• Canon Digital IXUS 300 HS: prueba de campo
  • Nokia N900: análisis
Prueba de producto
LABORATORIO DE SOBREMESA

Canon Pixma MP990: análisis

1
31
MAY 2010

Aunque las impresoras multifunción no suelen llamar la atención de los fotógrafos, la Canon Pixma MP990 aspira a hacerse un hueco en su carrito de la compra. Para ello, a su sistema de impresión con seis tintas independientes suma interesantes prestaciones, como el escaneo de opacos y transparencias. De manejo sencillo gracias a su pantalla de control y dotada de conexión Wi-Fi, la MP990 no es especialmente veloz, pero sí una opción de calidad y precio moderado -no tanto en lo que respecta al consumo de tinta- para quienes buscan disponer de un completo laboratorio digital sobre su mesa.

Situada en lo más alto del catálogo de impresoras multifunción de Canon desde que viera la luz en verano de 2008, la Pixma MP990 intenta conjugar las prestaciones de una impresora con serias ambiciones fotográficas y un escáner muy capaz (una auténtica rareza en este segmento). Y todo ello por un precio que se sitúa en torno a los 300 euros.

Canon Pixma MP990
Canon Pixma MP990
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon Pixma MP990
Canon Pixma MP990
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque nos centraremos en la primera de estas vertientes, los datos del escáner no dejan lugar a dudas sobre su importancia en el conjunto. Se trata, de entrada, de un modelo de tipo CCD en lugar de los más sencillos basados en tecnología CIS, por lo que no cabe considerarlo como un simple adorno para rematar un dispositivo que ejerza también de fotocopiadora.

Escáner potente
Su resolución no interpolada de 4.800 x 9.600 puntos por pulgada ofrece una notable capacidad de ampliación (unos 16 aumentos), que unida a la profundidad de color de 48 bits será de gran ayuda a la hora de escanear negativos o diapositivas de 35 milímetros para obtener copias en papel de tamaño considerable.

Canon Pixma MP990
Canon Pixma MP990
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Además de su superficie de escaneo para opacos, integra también bajo la cubierta de la lámpara superior el adaptador para película, que permitirá escanear de forma continuada seis negativos o cuatro diapositivas montadas.

Canon Pixma MP990
Canon Pixma MP990
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon Pixma MP990
Canon Pixma MP990
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Entre el software que acompaña a esta Pixma también se incluyen algunas herramientas de escaneo que facilitan esta tarea. No obstante, lo mejor será optar por la instalación personalizada para decidir qué programas se instalan y cuáles no, puesto que la opción por defecto inundará el ordenador de software (de dudosa utilidad, en algunos casos).

Manejo a toda pantalla
Aunque todos estos programas y las gruesas instrucciones pueden asustar nada más desembalar la impresora, su instalación (tanto si optamos por la conexión USB como por trabajar en red con el puerto Ethernet o vía Wi-Fi) no tiene grandes misterios.

Una vez instalada y en marcha, la pantalla de la MP990 centraliza todo su funcionamiento, ayudada por media decena de botones y una práctica rueda central.

Canon Pixma MP990
Canon Pixma MP990
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon Pixma MP990
Canon Pixma MP990
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

A través del menú se puede configurar el aparato y gestionar directamente las funciones a través de cómodos accesos a todas sus funciones. Así, quienes no quieran complicarse demasiado, pueden con un par de clics imprimir directamente desde tarjetas de memoria (esta Pixma cuenta con ranuras para los formatos más habituales y una entrada USB para memorias externas), escanear y obtener copias a partir de negativos, duplicar una foto en papel o incluso imprimir un CD o DVD con el correspondiente accesorio incluido.

Canon Pixma MP990
Canon Pixma MP990
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon Pixma MP990
Canon Pixma MP990
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De dimensiones considerables pero con un diseño cuidado, la MP990 cuenta con una bandeja inferior para almacenar papel de tamaño A4, mientras que el papel para copias fotográficas se carga en una bandeja desplegable de la zona superior trasera.

Seis tintas
Con una resolución de impresión de 9.600 puntos por pulgadas y gotas de 1 picolitro, esta Pixma emplea un sistema de media docena de cartuchos independientes -y muy pequeños-, entre los que se incluye una nueva tinta gris que promete mejorar las impresiones en blanco y negro y dar mayor estabilidad a las copias en color.

Canon Pixma MP990
Canon Pixma MP990
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon Pixma MP990
Canon Pixma MP990
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Lo cierto es que los resultados admiten pocas pegas en cuanto a calidad. Tanto el grado de nitidez y detalle de las copias como la gradación de los colores y las transiciones son excelentes. Incluso el siempre complejo asunto de la impresión en blanco y negro se resuelve con nota, con unos tonos medios que realmente agradecen la presencia de ese nuevo cartucho.

Sólo un detalle obliga a matizar la buena nota que la impresora merece en este terreno: el alto consumo de tinta. Aunque se trata de un clásico que quienes optan por imprimir copias en casa ya dan por hecho, en este caso sí nos ha sorprendido la escasa duración de -precisamente- el cartucho de tinta gris.

Canon Pixma MP990
Canon Pixma MP990
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Ha sido el primero en dar la señal de alarma -cada cartucho dispone de una luz que indica cuándo el nivel de tinta comienza a ser bajo- tras realizar varias decenas de copias de prueba en diferentes formatos, la mayoría en color.

No obstante, desde este primer aviso hasta que se agota hay un margen de varias copias más. Incluso podemos seguir trabajando sin sustituirlo, aunque la calidad del resultado se resentirá ligeramente.

El precio de cada uno de estos cartuchos, por cierto, está entre los 10 y los 12 euros, excepto el de pigmento negro, de mayor capacidad que sus compañeros y ligeramente más caro.

Canon Pixma MP990
Canon Pixma MP990
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Según los datos oficiales, siempre demasiado optimistas, el cartucho gris es capaz de resistir más de 150 copias en color a 10 x 15 centímetros, mientras que el resto están en torno a los 300 usando este tamaño de papel.

Una de las posibles explicaciones para el rápido descenso en los niveles de tinta que hemos apreciado es la calibración y el ajuste automático que la impresora realiza cada vez que la ponemos en marcha. Un proceso que, por lo que hemos averiguado, no puede obviarse de ningún modo y que conlleva un gasto de tinta considerable sólo por encender el aparato.

Tiempos variables
Si el consumo de tinta es uno de los contados peros que podemos ponerle a este equipo multifunción, los tiempos de impresión son otro detalle que tampoco nos ha convencido. Y de nuevo aquí la calibración inicial -que demora la puesta en marca incluso más de dos minutos- es en cierto modo responsable.

Oficialmente, la MP990 es capaz de ofrecer una copia de 10 x 15 centímetros en sólo 20 segundos. Pero esta cifra requiere algunas matizaciones. Además de la citada calibración inicial -que sólo afecta a la primera copia-, según nuestros propios cálculos una impresión de ese tamaño sobre papel fotográfico y a calidad máxima requiere en realidad más de 30 segundos.

Canon Pixma MP990
Canon Pixma MP990
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon Pixma MP990
Canon Pixma MP990
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Un tiempo que tampoco está nada mal, pero que, en cualquier caso, sólo se cumple al trabajar directamente con tarjetas de memoria en la impresora.

Conectada al ordenador (bien sea a través del puerto USB o mediante la conexión Wi-Fi) y enviando las imágenes desde allí, los tiempos se alargan notablemente. En el caso de una copia de 10 x 15 centímetros se supera de largo el minuto de impresión. Si optamos por un formato mayor, pongamos por caso de 20 x 30 centímetros a color, en la máxima calidad y sin márgenes, el tiempo requerido es de aproximadamente 2 minutos y 30 segundos.

Canon Pixma MP990
Canon Pixma MP990
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La misma operación, pero realizada directamente desde el lector de tarjetas de la impresora, reduce el tiempo en casi un minuto.
Una opción muy completa
Mejor una buena impresora y un buen escáner por separado que un todo-en-uno. Aunque ésa es la idea que de entrada tienen muchos usuarios al enfrentarse a un dispositivo multifunción, la verdad es que la Canon Pixma MP990 no tarda en echar por tierra esas reticencias.

Como escáner, sus posibilidades están a la altura de un aparato de gama media. Como impresora, su sistema de seis tintas ofrece unos resultados más que decentes y por encima de lo que suele ser habitual en este tipo de modelos multifunción.

Canon Pixma MP990
Canon Pixma MP990
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Fácil de instalar y manejar, su sistema de menús y la pantalla de control consiguen que en muchos casos nos podamos olvidar del ordenador. Todas sus opciones y posibilidades pueden controlarse desde allí, y visto el ahorro de tiempo y los buenos resultados al imprimir directamente desde tarjetas de memoria, resulta tentador optar por esta vía más rápida y cómoda.

Canon Pixma MP990
Canon Pixma MP990
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pese a su precio moderado (si no necesitamos ni el escáner ni la conexión Wi-Fi, hay opciones más asequibles, claro), mantener siempre al día los seis cartuchos de tinta no resulta muy económico. Este considerable gasto de tinta es, junto a los tiempos de impresión, el principal problema que achacarle a esta Pixma.

Pero quienes estén dispuestos a invertir en consumibles y en buen papel de impresión -y no sean especialmente impacientes- encontrarán en la MP990 todo lo que el aficionado a la fotografía puede pedirle a un laboratorio digital de sobremesa.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
1
Comentarios
Cargando comentarios