• Faltas de fotografía
  • Nos hacemos viejos
OpiniónEnfoque diferencial

Tregua

 
22
DIC 2008

La amenaza de la destrucción mutua asegurada fue el temor que salvó a la humanidad de la Tercera Guerra Mundial en plena Guerra Fría, hace ya algunas décadas. Pese a las ganas de apretar el fatídico botón nuclear, nadie se atrevía a ello, no por el miedo de acabar con millones de vidas, sino por la certeza de que el enemigo podría contraatacar con idéntica potencia.

Durante años, las dos grandes potencias se retaban entre sí con armas más y más potentes. Pero llegó un momento en que no importaba la potencia; se había alcanzado un nivel de poder de destrucción tal que un megatón más o un megatón menos era irrelevante. Alcanzado el equilibrio, se consiguió algo parecido a una tensa paz.

Nikon y Canon miran ahora con satisfacción al resto de las marcas mientras juegan a una especie de bipartidismo

El lanzamiento de la Nikon D3X supone, probablemente, el equilibrio definitivo entre los dos grandes rivales fotográficos. Si hasta hace poco Canon dominaba con claridad el mercado, la aparición de la D3 y la D300, y posteriormente de la D700, hicieron que la balanza comenzara a moverse hacia un punto más intermedio.

Sólo faltaba por cubrir el formato completo en su versión de alta resolución. Un mercado que, hasta antes de ayer, las EOS-1Ds de Canon reinaban en solitario.

Ahora, tanto Nikon como Canon miran con satisfacción al resto de las marcas, jugando a una especie de bipartidismo y alternancia de poder que recuerda mucho al devenir político.

¿Habrá alguien dispuesto a plantar cara a Canon y Nikon durante este 2009 que se nos viene encima?

Todo parece indicar que nos esperan meses de tranquilidad y calma chicha en el mercado. Fuentes nikonistas apuntan que el relevo de la D3 es lejano. Desde Canon, la futura sustituta de la EOS-1D Mark III sólo se otea en el horizonte de finales del próximo año.

¿Estarán las otras marcas dispuestas a dar la campanada durante este 2009 que se nos viene encima?

Pensaba en Sony, pero vista la situación económica de la compañía -o al menos lo que cabe deducir de su estruendoso proceso de reducción de plantilla-, resulta difícil creer que las Alpha vayan a estar para muchos trotes. Seguro que la idea es dejar macerar la aún reciente A900 para que ella sola, boca a boca y foto a foto, se cueza a fuego lento en su propia fama.

Tampoco parece que Olympus, Fujifilm, Pentax y Sigma estén ahora mismo en condiciones de plantarse firmes ante el statu quo actual. Y Panasonic parece últimamente más centrada en grandes operaciones comerciales -acaba de confirmar la compra de Sanyo- que en lanzar nuevos productos fotográficos a diestro y siniestro.

Necesitamos hacer más fotos y presumir y discutir menos sobre la cámara o el objetivo que usamos

Volviendo a ese equilibrio en la cumbre, romperlo podría parecer que es el objetivo de las firmas implicadas. Pero me pregunto si realmente eso les beneficia.

¿Es mejor mantener una lucha continua por estar un mes arriba y otro abajo o pasarse un año empatado con la competencia? ¿Le sienta tan mal a Canon estar compartiendo podio con Nikon? ¿Se puede arriesgar Nikon a romper el equilibrio para que Canon responda con un nuevo producto arrollador?

El año que viene se nos va a juntar la crisis económica -que no nos va a dejar comprarnos todos los objetivos que querríamos- con la fotográfica, con lo que al final, entre unos y otros, la casa sin barrer.

Tras años de continua sucesión de productos, igual esta crisis le viene bien a la fotografía

Pero, ¿saben qué? Me alegro. Ya estaba cansado de la vorágine fotográfica donde una cámara se queda vieja nada más sacarla de la caja. Necesitamos hacer más fotos y presumir y discutir menos sobre la cámara o el objetivo que usamos.

No deja de ser triste que muchos de los nuevos aficionados a la fotografía sepan quién es Carlos Ormazabal -dicho sea con todo el respeto hacia el portavoz de Nikon en España- y duden cuando se les pregunta por Richard Avedon.

Pues ya lo saben: ahorren, que la cuesta abajo llega en 2010, pero antes hay que escalar un puerto de los de primera categoría.

Miren por dónde, igual esta crisis que tanto daño está haciendo le viene bien a la fotografía. Después de años en los que la sucesión de nuevos productos era tan continua que casi no nos daba tiempo a exprimirlos, va a ser saludable parar un poco y dejar el mercado en barbecho. Al menos el mercado profesional, que es, ciertamente, el que da la salsa a este guisado.

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar