Crónica

Diseccionando las IXUS

 
9
JUN 2009
Eduardo Parra   |  Madrid

En un oasis de paz con forma de hotel, con una autopista por un lado y una de las más bulliciosas calles del centro de Madrid por otro, Canon ha desvelado esta misma mañana algunos de los ingredientes que conforman la exitosa fórmula de sus compactas de la serie Digital IXUS.

Aprovechando la visita de Richard Trestain -responsable de tecnología de producto fotográfico en Canon Reino Unido-, la firma ha organizado un selecto encuentro con prensa especializada para charlar sobre las interioridades técnicas de estas populares compactas (o al menos sobre todo aquello a este lado de la delgada frontera entre la información pública y los secretos que Canon prefiere guardar a buen recaudo, claro).

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Richard Trestain, responsable de tecnología de producto fotográfico en Canon Reino Unido.

Tal vez por eso no se ha dicho nada que no se hubiera contado ya antes o que no se supiera. Aun así, los asistente sí han podido descubrir algunos detalles que, relevantes o no, hay que reconocer que tienen su gracia.

Tras el consabido repaso al mercado fotográfico y al liderazgo que Canon ostenta en este terreno, la firma no ha dudado en asegurar que el gran secreto es "escuchar al consumidor". Un lema de lo más marketiniano que, no obstante, les ha permitido -aseguran- dar con lo que el usuario realmente quiere: una cámara fácil de usar y que ofrezca resultados de calidad.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Aunque la dirección canonista en España comenta que el mercado fotográfico no se está resistiendo especialmente, sorprende que en plena crisis no sea el precio de las cámaras una prioridad para los compradores.

Según Canon, la explicación es simple: las cámaras ya son baratas y por eso se siguen vendiendo muchas (aunque las ganancias sean menores).

Tecnología útil que funciona
Claro que después de leer el informe sobre el mercado británico elaborado por Canon se entiende un poco más esta manía por la facilidad: según nuestros vecinos anglosajones, la cámara digital es uno de los "gadgets" más complejos del mercado -incluso más que una videocámara- y el 86% reconoce no leer el manual de instrucciones.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

En este contexto, Canon prefiere huir -según Trustain- de esas funcionalidades curiosas que en realidad no aportan nada, y ofrecer en su lugar tecnologías realmente útiles. Del mismo modo, el portavoz de la marca asegura que las prestaciones a medio terminar también pueden ser contraproducentes para el éxito de una cámara.

Aunque un par de ejemplos hubieran servido para animar el ambiente, nos conformaremos por ahora con tomar buena nota de esta aseveración por si algún día hay que echar mano de ella.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Para dejar bien claro el esfuerzo de Canon en lo que a control de calidad del producto se refiere, Trustain no ha dudado en echar mano de una metáfora futbolera: si la superficie de una lente fuera un campo de fútbol, los sistemas de control de la firma serían capaces de detectar una brizna de hierba que sobresaliera más de un milímetro del resto. Un error que, una vez detectado, obligaría a desechar esa lente, ha asegurado.

Conexiones sencillas con accesorios de serie, diseño elegante y variado, modos de trabajo simples y efectivos... son este tipo de detalles los que -siempre según el discurso oficial de Canon- han permitido a la firma vender nada menos que 100 millones de unidades desde el lanzamiento de la primera IXUS.

Tal vez por eso sea una de las sagas preferidas para Canon. Con el permiso de las EOS, claro.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar