Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Crónica

Del VHS al 8K y del carrete a los 250 megapíxeles: el futuro según Canon

8
15
OCT 2015
Iker Morán | París

Cámaras que ven más que el ojo humano o que son capaces de grabar casi en total oscuridad. Vídeo en resolución 8K del que es posible sacar instantáneas que harían temblar a cualquier operador de cámara. Impresoras que dan volumen y textura a las copias. Cifras de megapíxeles que marean y teleobjetivos mucho más pequeños. De todo eso va el futuro –y algo del presente- de la imagen digital según Canon.

“Mucho futuro, pero la conexión Wi-Fi no tira”, protestaban quienes no se dejan arrastrar por el entusiasmo futurista cuando lo que necesitan es enviar una foto ahora. No mañana, no dentro de cinco años. Ahora. Pero hasta la Canon EXPO de París no hemos venido a hablar de presente, sino de lo que podremos ver en los próximos años.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon ha celebrado esta semana en París su exposición sobre tecnologías de futuro.

Una cita que la compañía organiza cada cinco años y a la que en esta ocasión ha decidido acercar a centenares de invitados entre prensa, clientes, distribuidores… ¿Quién quiere una feria de tecnología pudiendo montar su propia feria en la que no está la competencia en el estand de al lado recordándonos que, por ejemplo, lo del 4K o lo de quitar espejos no se nos da del todo bien? Por poner un ejemplo inocente.

A falta de competidores, aquí la prensa se ocupa entre café y café de lanzar algún que otro dardo a los pacientes portavoces de Canon, que muestran las maravillas que nos deparará el futuro. A falta de novedades reales (la mayoría ya habían sido adelantadas en septiembre, cuando se celebró un encuentro similar en Nueva York), siempre queda pinchar un poco.

canon expo 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
canon expo 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
canon expo 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Fotos con textura y reproducciones de cuadros que copian los trazos y deteriores de las obras originales.

“Mucha innovación aquí, pero poca en el mercado real”, espeta alguien de la prensa que al parecer no perdona los madrugones ni los atascos de París. Y es que por mucho que Canon haya mostrado sus espectaculares prototipos de cámaras de cine 8K, la falta de un modelo con vídeo 4K para el mercado de consumo es un detalle que a nadie pasa desapercibido.

“Canon tampoco fue la primera en lanzar una cámara digital, pero sí presentó la EOS 300D, que cambió el mercado”, responden los bien entrenados muchachos de la compañía. ¿Alguna novedad en el campo de los sensores más allá de la resolución? No hay datos al respecto. A veces hablar de futuro sin poder hablar de futuro es bastante complejo.

canon expo 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
canon expo 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Las gafas de realidad virtual no faltan en ninguna exposición sobre presente y futuro de la tecnología.

De lo que sí podemos hablar es de megapíxeles. Los 120 de la réflex que Canon ha prometido y de la que ya hay un prototipo operativo que, por lo que hemos visto, ofrece un nivel de detalle sencillamente espectacular. Y con el zoom 24-70 mm f2.8, por si alguien se está preguntando ya por las ópticas que serán capaces de seguirle el ritmo a un sensor así.

Pero 120 saben a poco cuando antes has visto un sensor APS-H de 250 millones de puntos. ¿El de la EOS 5DS Mark III? Quién sabe, pero por ahora son las cámaras astronómicas y las de videovigilancia las que parecen tener más opciones de estrenar algo así.

canon expo 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
canon expo 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Los avances en cámaras de videovigilancia han sido -y serán- notables en los últimos años.

Y es que la seguridad es un sector importante para Canon, que ya ha aprovechado su experiencia en el mundo de la imagen para desarrollar pequeñas cámaras 4K (aquí sí, ¿eh?) capaces de trabajar sin apenas luz. Más futurista suena esa que es capaz de detectar gritos o que reconoce los rasgos faciales de una persona aunque vaya caracterizada o con peluca. Los malos ya pueden ir temblando.

Igual algún fotógrafo también, porque cada vez que puede, Canon aprovecha para recordar que de un fotograma 4K de 8 megapíxeles pueden salir unas copias estupendas. Al menos con sus impresoras. Si eso lo llevamos a resolución 8K y a sus 32 millones de puntos por fotograma con 60 fotos por segundo, el futuro está lleno de temas de los que ya llevamos tantos años hablando que parecen antiguos antes de ser reales.

canon expo 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
canon expo 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
El CR-2 Plus AF de Canon, un sistema de cámara retinal.

Más exótica e innovadora es la impresión con textura, que más que futuro es ya casi una realidad. La parte elegante son unas reproducciones de cuadros capaces de copiar tanto los trazos de las pinturas como los posibles deterioros de los lienzos originales. A partir de ahí ya es cuestión de gusto decidir si usar esa tecnología para hacer copias de fotos de boda con volumen es o no una buena idea.

Pero centrar todo el discurso en la imagen digital tal y como la entendemos siempre desde el mercado fotográfico sería absurdo. Eso queda claro al ver ese futuro que plantea Canon, en el que las cámaras son solo una parte de su negocio. Tal vez cada vez menos importante ante otros segmentos en los que hay mayor alegría. O margen. O dinero. Tal vez sea eso lo que permite un despliegue como este mientras los gráficos de ventas de cámaras hacen llorar a los departamentos financieros.

canon expo 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
canon expo 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
canon expo 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Tecnología de Canon con aplicaciones médicas.

Además de la impresión –incluida la 3D de piezas y hasta trofeos-, las gafas VR y de 360 grados y la seguridad, las tecnologías médicas también tienen su dosis de protagonismo. Aparatos de mamografía mucho menos intrusivos o sistemas de fotografía dental y ocular que usan cámaras convencionales para retratar -por ejemplo- la retina.

Más cercana nos puede sonar una base de transferencia y carga inalámbrica para la cámara. Llegar a casa, soltar la cámara y conseguir que las fotos prácticamente se ordenen solas. Y que al día siguiente la cámara esté cargada. Eso sí que suena realmente bien.

canon expo 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
canon expo 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
canon expo 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
De arriba abajo, prototipos del sensor de 250 megapíxeles, la SLr con el captor de 120 millones de puntos y el teleobjetivo de 600 milímetros con tecnología Blue Spectrum.

Pero, ¿quién necesita esos 120 o 250 megapíxeles si ya no sabemos qué hacer con 50? Total, para que alguien retoque mal una foto de Inma Cuesta y se monte un pollo, pensamos en voz baja (somos insoportables sin Wi-Fi y con pocas horas de sueño). ¿Y quién realmente quiere grabar vídeo en 4K u 8K de sus vacaciones?

Hace solo diez años –comentan desde Canon- también veíamos películas en VHS y nos parecía suficiente. Touché, reconocemos en tono parisino. Claro que, pensándolo bien, nadie ha puesto sobre la mesa la que sin duda es la gran pregunta: ¿cómo serán los palos de selfies dentro de diez años?

canon expo 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
canon expo 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
En la imagen inferior, un prototipo de cámara 8K.

8
Comentarios
Cargando comentarios