• Canon PowerShot G5 X: toma de contacto
  • Sony RX1R II: la compacta que querrás comprar (pero tal vez no puedas pagar)
Prueba de producto
Canon EOS M10
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Canon EOS M10: toma de contacto

31
14
OCT 2015
Texto y fotos: Iker Morán

A veces la mejor manera de consolidar un sistema de cámaras no es presentar un modelo repleto de prestaciones sino precisamente optar por algo mucho más sencillo y popular. Al menos eso es lo que deben de pensar en Canon, que han querido volver a dejar clara su apuesta por las cámaras sin espejo acompañando a su reciente EOS M3 de la más asequible EOS M10.

Canon EOS M10
Canon EOS M10
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La EOS M10 en sus dos versiones (blanca y negra) y con coloridos accesorios.

Pequeña y llamativa –sobre todo con los accesorios de colores-, hace unos días tuvimos ocasión de pasar un rato con ella entre las manos para intentar adivinar qué se propone la compañía formulando esta nueva apuesta (más allá de vender cuantas más mejor, claro).

Y es que, igual que nos pasó cuando probamos la citada EOS M3, resulta imposible acercarse a esta gama canonista sin tener la sensación de que sigue siendo un segundo plato –o tercero o incluso el postre- para una firma que sigue hablando en clave réflex.

Una EOS M para todos

Decir que la EOS M10 supone un cambio de rumbo en realidad no sería muy preciso, porque si hacemos memoria, tanto la primera EOS M como la EOS M2 -que por aquí ni siquiera la vimos- tenían un planteamiento similar: cámaras sencillas y atractivas pensadas para todos los públicos.

Fue la EOS M3 la que rompió esa línea apuntando a un usuario más avanzado y dejando libre el hueco que ahora ocupa la EOS M10. Hablar de dinero tan pronto igual es un poco feo, pero esa fue nuestra primera pregunta mientras jugueteábamos en las oficinas de Canon España en Madrid con la cámara de color blanco y su carcasa naranja: 550 euros con la óptica. Un buen comienzo y un dato a tener presente para encajar la cámara en el mercado.

canon eos m10canon eos m10canon eos m10canon eos m10
Pequeña

Muy manejable y bonita, la EOS M10 sacrifica mandos físicos y cuenta con el viejo sensor de 18 megapíxeles ya empleado en esta gama

canon eos m10
Canon EOS M10
Iker Morán (Quesabesde)
canon eos m10
Canon EOS M10
Iker Morán (Quesabesde)
canon eos m10
Canon EOS M10
Iker Morán (Quesabesde)
canon eos m10
Canon EOS M10
Iker Morán (Quesabesde)

Superadas las primeras sensaciones (la cámara es a simple vista bonita), hay detalles que convencen menos. La economía de mandos tiene un pase, porque estamos hablando de una cámara en la que un dial de modos igual tampoco aportaría mucho. Desde la firma hablan de usuarios que se compran su primer modelo de óptica intercambiable y que vienen del mundo del móvil, así que posiblemente la excelente pantalla táctil y abatible que incorpora sea la mejor solución.

Pero no nos gusta, por ejemplo, encontrarnos con el veterano sensor de 18 megapíxeles que Canon ha usado durante años en sus réflex y en la gama EOS M. Aunque el procesador Digic 6 pondrá de su parte y es verdad que es un captor más que suficiente para este segmento, no hay que olvidar que la competencia está formada por modelos como -por ejemplo- la Sony A5100, con un CMOS de 24 megapíxeles mas actual. Así que no es un tema de calidad, sino de la dura competencia de un sector en el que Canon es relativamente novata.

Zoom retráctil

La gama de ópticas EOS M tampoco es demasiado amplia, así que se agradece cualquier nueva incorporación si de lo que se trata es de dar sensación de seriedad y continuidad al sistema.

Del nuevo zoom de 15-45 milímetros nos gusta su tamaño reducido y peso realmente ligero. El sistema retráctil, como ocurre siempre, tiene la pequeña pega de que hay que desplegarlo antes de disparar (un aviso en pantalla nos lo recuerda), y eso puede hacernos perder alguna foto si vamos lentos de reflejos. Pero pronto nos acostumbramos a esta mecánica de encendido en dos pasos.

canon eos m10
Canon EOS M10
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La EOS M10 (izquierda) junto a la EOS M3.

Dotado de estabilizador y motor de enfoque por pasos (bastante rápido y silencioso por lo poco que hemos podido ver), su cobertura en angular equivalente a 24 milímetros nos parece una gran noticia. Nos convence menos la limitada luminosidad de f6.3 en la posición de tele (72 milímetros) y comprobar que la bayoneta es de plástico.

Nos quedamos con ganas, eso sí, de ver esta cámara junto al 22 mm f2. Por tamaño, estética y calidad, seguro que forman una gran pareja. Más aún si tenemos en cuenta que este zoom costará –si se adquiere por separado- más de 300 euros y que la citada focal fija es más barata.

El nuevo zoom retráctil 15-45 mm f3.5-6.3 EF-M IS STM está dotado de estabilizador y motor de enfoque por pasos (bastante rápido y silencioso), y su angular equivale a un 24 milímetros

canon eos m10
Canon EOS M10
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La base del sistema

Siempre decimos lo mismo cada vez que una EOS M cae en nuestras manos: no es que sean malas ideas o propuestas, es que desde hace años el mercado está repleto de modelos similares, con mayor recorrido y suficientes generaciones a sus espaldas como para lucir una relación calidad-precio excepcional.

canon eos m10
Canon EOS M10
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Con un precio de unos 550 euros con óptica, la EOS M10 tiene ingredientes para convencer al fotógrafo aficionado

Canon parece dispuesta a pisar el acelerador con sus cámaras sin espejo. Y a hacerlo desde la base, dejando la EOS M3 para los fotógrafos más avanzados y tentando a un público mucho más amplio con esta EOS M10 y sus poco más de 550 euros con óptica.

La cámara es bonita, los resultados nos atrevemos a adelantar que serán más que correctos y su manejo y diseño cumplen para el público al que va dirigida. Si a eso le sumamos el logo de Canon, está claro que tiene todos los ingredientes para dar un empujoncito a las ventas de las EOS M. Con el permiso de la competencia, claro.

Artículos relacionados (1)
31
Comentarios
Cargando comentarios