• Panasonic Lumix DMC-FZ200: análisis
  • Sony RX1: análisis
Prueba de producto
LA EOS "LIGHT"

Canon EOS M: análisis

1
12
DIC 2012

Igual que en esos alimentos bajos en calorías o sin alcohol que prometen mantener intacto el sabor, la nueva EOS M de Canon prescinde del espejo de las réflex para ofrecer la misma calidad pero en un formato más reducido. La archiconocida fórmula llega ahora en versión canonista con un sensor APS-C de 18 megapíxeles y la facilidad de uso como principales pilares. Pese a sus buenos resultados en foto y vídeo, su tardía llegada, el elevado precio respecto a la competencia y la limitada oferta de ópticas propias hacen de esta esperada EOS M una apuesta segura pero no muy bien posicionada en el escaparate.

Casi medio año después de que Canon oficiara la puesta en escena de su sistema sin espejo, la EOS M ya está aquí. Justo a tiempo para las Navidades, su precio (en torno a los 800 euros con el también nuevo zoom de 18-55 milímetros) se plantea como uno de los principales baches de su esperado estreno.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque el tirón de la marca es más que evidente, en este caso Canon parte con cierta desventaja respecto a una competencia cuya gama de cuerpos, ópticas y precios es mucho más variada y está más segmentada.

Así que la pregunta que toca hacerse ahora es si esta especie de EOS 650D "light" (si se nos permite la metáfora) cumple con lo que se espera de ella en cuanto a calidad de imagen, diseño y manejabilidad.

Pequeña

De acuerdo: la EOS M no es la más pequeña de su clase. Incluso teniendo presente el tamaño de su captor (APS-C), salta a la vista que las NEX de Sony han conseguido mejores resultados en lo que respecta a miniaturización.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Su grosor es considerable, pero a su favor hay que decir que la sujeción es buena, pese a la ausencia de una empuñadura. En su defecto disponemos de un pequeño reborde en la zona frontal y un punto de apoyo para el pulgar en la trasera. Suficiente si trabajamos con los objetivos propios para esta bayoneta, pero escaso su recurrimos al adaptador para ópticas EF-S, cuyo volumen será mayor y pondrá en entredicho la ergonomía y el agarre del conjunto.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como salta a la vista, la EOS M no cuenta con un visor electrónico integrado. Tampoco hay posibilidad de usar uno externo, puesto que carece de un conector dedicado. Aunque criticar su ausencia puede ser injusto para un modelo dirigido a los fotógrafos noveles, es cierto que por su precio no estaría de más que al menos se ofreciera la opción de montar uno extraíble.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Precisamente eso es lo que ocurre con el flash. La EOS M no dispone de uno integrado, pero el cuerpo de la cámara está acompañado de serie por el nuevo Speedlite 90EX. Una solución similar a la usada por Sony en algunas de sus NEX, aunque en este caso la alimentación del flash sí es autónoma -necesita dos pilas de tipo AAA- y no depende del cuerpo de la cámara.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Mención especial merece -por cierto- el sistema de enganche de la correa. Por fin algo sencillo y práctico que evite tener que hacer malabarismos en su colocación.

¿Para mujeres?

Que las cámaras sin espejo tienen su vista puesta en el público femenino no es ningún secreto. Sus dimensiones más reducidas, los coloridos acabados y la facilidad de uso son para muchos genios del "marketing" buenos argumentos para situarlas en el punto de mira de las aficionadas a la fotografía.

Cierto o no, la EOS M no es una excepción. De hecho se ha hablado mucho al respecto. ¿Es la EOS M una cámara pensada para mujeres? Vaya por delante que el concepto en sí nos parece bastante absurdo, pero aun así hemos querido añadir un punto de vista femenino a la hora de valorar si estamos ante una cámara especialmente atractiva o si es una más de la lista.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En un improvisado estudio de mercado y sin tener delante ningún modelo de la competencia, esta EOS M blanca ha cautivado a menos del 50% de las nueve mujeres consultadas. El excesivo volumen junto al zoom de 18-55 milímetros, el grosor del cuerpo o unas formas que no acaban de convencer han sido los argumentos de las más críticas. En el otro extremo, a algunas de ellas les gusta la solidez del conjunto entre las manos y lo fácil de manejar que resulta la pantalla táctil.

Pocos mandos

Efectivamente esta EOS es muy sencilla de manejar. Ése es, de hecho, uno de los temas más destacados en su hoja de presentación. Dando por bueno el cuestionable axioma que identifica facilidad de manejo con pocos mandos, en Canon se lo han tomado al pie de la letra. La EOS M prescinde de muchos botones y opta por ceder todo el protagonismo a la pantalla táctil.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El botón de encendido, el dial principal para escoger la modalidad de trabajo (automático, foto y vídeo), una rueda trasera acompañada de algún que otro botón y poco más. Ni dial de modos (al menos no en su sentido clásico) ni apenas accesos directos o botones configurables.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para quienes no quieran complicarse la vida basta con seleccionar el modo "A+" en el dial principal y la cámara se ocupa de todo. Sin embargo este modo no da acceso a algunas funciones que sí serían interesantes incluso para los que dan sus primeros pasos, como los filtros artísticos.

Muestras: filtros creativos
Las fotografías se han realizado con una Canon EOS M y un objetivo Canon 18-55 mm f3.5-5.6 EF-M IS STM:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
acuarela
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
BN con grano
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
cámara de juguete
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
miniatura
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
ojo de pez
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
óleo

El siguiente modo (identificado con el icono de una cámara fotográfica) permite trabajar con los ajustes clásicos manuales (ASM), el modo programado P y las escenas preconfiguradas. A falta de un dial de modos físico, la pantalla táctil da un acceso relativamente sencillo a estas opciones. También se puede acceder a ellas a través de los mandos físicos, aunque resulta menos ágil.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Entre los modos también figura el llamado "CA" (automático creativo), que da cierto margen de maniobra al usuario aunque con un enfoque muy didáctico. En realidad se trata de una especie de prioridad a la apertura en la que es posible seleccionar el desenfoque del fondo y la luminosidad de la escena para actuar sobre la apertura y la compensación de la exposición, si bien de una forma más sencilla.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otro detalle que no nos convence: el botón de grabación de vídeo cumple con su función, pero sólo si en el dial principal se ha escogido esta modalidad de trabajo. Por tanto no es posible comenzar a grabar con sólo pulsarlo mientras estamos en el modo de captura fotográfica, y no sirve para nada mientras no estamos grabando vídeos.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con todo, la buena noticia es que la pantalla táctil puede presumir de un manejo excelente tanto en agilidad como precisión. Los menús están muy bien pensados y es posible llegar a cualquier opción de la cámara o ajuste de la exposición de forma muy rápida. Por supuesto también podemos escoger el punto de enfoque de la escena pulsando directamente sobre la pantalla, ampliar una zona para comprobar el enfoque e incluso disparar con un solo toque

Nueva montura, nuevas ópticas

Aunque se mantiene el tamaño de sensor APS-C de algunas cámaras réflex de la gama EOS, este modelo estrena una nueva montura. Por ahora sólo dos objetivos son compatibles con ella: el zoom 18-55 mm f3.5-5.6 EF-M IS STM usado para esta prueba y un 22 mm f2 EF-M STM de tipo "pancake". En ambos casos el factor de multiplicación focal es de 1,6x, con lo que estamos hablando de un zoom de 28-88 milímetros (aproximadamente) y de una interesante óptica fija de 35 milímetros.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El citado zoom, que acompaña a la cámara en el kit básico, nos ha sorprendido gratamente. De entrada su construcción poco tiene que ver con la del tradicional 18-55 mm f3.5-5.6 EF-S para las réflex de Canon. En este caso el acabado es metálico y el peso y la consistencia mayores, e incluso dispone de un anillo de enfoque manual en condiciones.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El 18-55 mm f3.5-5.6 EF-M IS STM que se suministra con el kit básico es uno de los dos primeros objetivos para este nuevo sistema de Canon.

Los resultados tampoco están nada mal, con una capacidad de respuesta en los bordes de la imagen más decente que la de su versión para cámaras réflex. Unos resultados en los que, más allá de la presumible mejora óptica, también tiene algo que decir el trabajo del procesador de imagen para equilibrar el rendimiento de la óptica y el sensor.

Hablando de las correcciones efectuadas al objetivo, la cámara cuenta con dos funciones configurables para compensar el viñeteo y las aberraciones cromáticas. Según hemos podido comprobar, la segunda de ellas pasa una elevada factura a la velocidad de disparo y reacción de la cámara.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hasta tal punto que, si disparamos simultáneamente en RAW y JPEG, tras realizar cada toma aparecerá en pantalla un mensaje ("busy") que nos hará esperar unas décimas de segundo antes de poder volver a disparar. Es importante tenerlo en cuenta y valorar si merece la pena.

Enfocando

Por lo demás, la cámara tiene una velocidad de disparo de algo más de 4 fotogramas por segundo. En JPEG esta cadencia es ilimitada, pero en RAW es mucho más pobre, llegando apenas a media docena de fotografías antes de perder el ritmo. Peor aún son los resultados si combinamos ambos formatos, en cuyo caso tras apenas tres disparos la cadencia cae en picado hasta prácticamente detenerse.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero si hay un asunto que ha despertado interés en torno a esta EOS M, éste es su velocidad de enfoque. La cámara emplea -como las Nikon 1 o las últimas NEX de Sony- un sistema híbrido que combina el enfoque por contraste de las compactas con el enfoque por diferencia de fase mediante células dedicadas en el sensor de imagen.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero más allá de la teoría lo que interesa es la práctica. ¿Qué tal enfoca la EOS M? Bien. Dicho esto, es cierto que no es la más rápida de su clase y que está claramente por detrás de lo visto en las últimas generaciones de los modelos de la competencia.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a ello, y trabajando con el zoom de serie, no nos hemos encontrado con problemas de enfoque. La cámara reacciona bien y no le cuesta dar con un punto de referencia, aunque sí es cierto que en ocasiones se muestra algo dubitativa y tiene que recurrir a ese movimiento de la óptica hacia delante y atrás hasta que consigue fijar el foco.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El adaptador EF-EOS M permite utilizar objetivos Canon EF-S en la EOS M. Su precio asciende a algo más de 150 euros.

Sin ser el más rápido -insistimos-, nos parece correcto para la gama a la que va orientada. Seguramente los usuarios que apuesten por esta cámara no tendrán muchas quejas al respecto.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El zoom de 18-135 milímetros con bayoneta EF-S montado en la EOS M.

Pero no nos quedamos ahí. ¿Qué pasa si usamos objetivos EF-S mediante el adaptador opcional? Hemos hecho la prueba con el zoom 18-135 mm f3.5-5.6, y los resultados han sido satisfactorios, con un rendimiento similar al visto en los objetivos con montura propia para el nuevo sistema. En la focal más larga le cuesta un poco, pero es cierto que se nota la presencia del motor de enfoque STM tanto en la suavidad como en el silencio del mecanismo.

Muestras: 18-135 mm EF-S
Las fotografías se han realizado con una Canon EOS M y un objetivo Canon 18-135 mm f3.5-5.6 EF-S STM con el adaptador EF-EOS M:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 ef-s stm con el adaptador ef-eos m:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 ef-s stm con el adaptador ef-eos m:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 ef-s stm con el adaptador ef-eos m:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 ef-s stm con el adaptador ef-eos m:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 ef-s stm con el adaptador ef-eos m:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 ef-s stm con el adaptador ef-eos m:

La cosa se complica si usamos un objetivo sin este motor de enfoque -en realidad la mayoría de ellos- y lo montamos en la EOS M mediante el citado adaptador. Utilizando el ya mencionado 18-55 mm f3.5-5.6 EF-S, el enfoque automático se vuelve ruidoso y bastante lento.

Calidad EOS

Teniendo en cuenta que la cámara incorpora un sensor que ya hemos visto en unas cuantas réflex de la firma, no cabe esperar muchas sorpresas en lo que respecta a la calidad de imagen.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En efecto, los 18 megapíxeles de la EOS M no decepcionan. Incluso podríamos decir que junto al zoom de 18-55 milímetros ofrecen un rendimiento que rivaliza sin problemas con el de la EOS 650D o la EOS 600D, por citar algunas de las últimas SLR canonistas.

Muestras: 18 MP
Las fotografías se han realizado con una Canon EOS M y un objetivo Canon 18-55 mm f3.5-5.6 EF-M IS STM:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:

Lo mismo ocurre si ponemos la lupa sobre el control del ruido. Con unos ajustes que se sitúan entre 100 y 12.800 ISO (más un valor forzado a 25.600 ISO), los resultados son muy buenos, con imágenes perfectamente usables hasta 3.200 o 6.4000 ISO.

Muestras: RAW
Las fotografías se han realizado con una Canon EOS M y un objetivo Canon 18-55 mm f3.5-5.6 EF-M IS STM. Haz clic bajo la imagen para descargar el archivo RAW original:

Como la EOS 650D, esta cámara también incorpora un sistema de disparo múltiple (escondido entre las escenas) que permite combinar varias tomas para conseguir reducir el ruido de la imagen resultante. Cuenta asimismo con un modo HDR para contraluces basado en esta misma idea de sumar tres fotografías con diferente exposición.

Muestras: sensibilidad
Las fotografías se han realizado con una Canon EOS M y un objetivo Canon 18-55 mm f3.5-5.6 EF-M IS STM:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
100 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
200 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
400 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
800 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
1.600 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
3.200 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
6.400 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
12.800 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
25.600 ISO

De todos modos, el rango dinámico no es un problema para la EOS M. Aunque como es de sobra sabido su CMOS de 18 megapíxeles no es el número uno en este terreno, sus resultados son muy buenos a la hora de recuperar información de luces y sombras si trabajamos en RAW.

Muestras: sensibilidad alta
Las fotografías se han realizado con una Canon EOS M y un objetivo Canon 18-55 mm f3.5-5.6 EF-M IS STM:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:
las fotografías se han realizado con una canon eos m y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-m is stm:

En JPEG echamos de menos algo más de nitidez en las tomas. Y es que, pese a que el zoom de 18-55 milímetros es algo mejor que su versión para réflex, no deja de ser una óptica que limita el potencial del sensor. Eso sí, los sistemas de corrección del viñeteo y las aberraciones cromáticas funcionan perfectamente y mantienen bajo control estos dos problemas.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Buena nota también en el apartado del vídeo, tanto en lo que respecta a la calidad de imagen como a las opciones disponibles. En este sentido la EOS M ofrece controles manuales y un puerto para conectar micrófonos externos, así como modos de grabación de 1920 x 1080 puntos a 25 y 24 fotogramas por segundo y a 50p reduciendo el cuadro a 1280 x 720 puntos.

La autonomía, eso sí, no es ninguna maravilla. Sin utilizar la opción de vídeo apenas ha sido posible realizar unas 250 fotografías con una carga de la batería. Está claro que su limitada capacidad (875 mAh) y el uso continuado de la pantalla táctil pasan factura.

Es una Canon, pero...

Si el objetivo era conseguir una cámara relativamente pequeña, fácil de manejar y que ofreciera resultados de calidad, es evidente que Canon lo ha conseguido. Pero cumplidos estos mínimos, el problema de esta EOS M es que no está sola en el mercado.

Lejos de eso, es la última en sumarse a una fiesta en la que algunos ya se sienten como en casa después de varias generaciones. Una evolución que ha permitido ir perfeccionando el rendimiento de las cámaras y reunir una interesante gama de ópticas.

En ambos campos la EOS M está claramente por detrás, con sólo dos objetivos propios y un enfoque automático que no consigue igualar al de las más rápidas del escaparate. Tampoco su precio ayuda, puesto que la segmentación en gamas ha permitido al resto de firmas situar modelos muy capaces por menos de 500 euros.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto a las ópticas, es cierto que el adaptador para objetivos EF abre las puertas (por algo más de 150 euros) a un abanico de piezas muy amplio. De hecho, durante la prueba hemos podido usar el ya citado 18-135 mm f3.5-5.6 EF-S, con unos resultados correctos en cuanto a enfoque y manejabilidad. No obstante, la ergonomía de la cámara queda seriamente tocada, y en el caso de usar objetivos sin motor de enfoque STM (la inmensa mayoría carecen de él), el autofoco se ralentiza mucho.

No es que la EOS M sea una mala opción. Quien opte por ella sin mirar el resto del catálogo tendrá pocas pegas que ponerle. Pero si entramos en las comparaciones, es evidente que no es la más pequeña ni la más rápida ni la más barata. Su sensor de 18 megapíxeles responde correctamente, sí, pero también hay mejores opciones en cuanto a resolución o control del ruido y el rango dinámico.

Aunque estamos convencidos de que, una vez más, el tirón de la marca hará su efecto y la EOS M se venderá relativamente bien, Canon tendrá que apostar más fuerte y pronto si quiere hacerse un hueco en este segmento.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

1
Comentarios
Cargando comentarios