• Apple iPhone 5 y Samsung Galaxy S III: comparativa
  • Sony NEX-6: primeras muestras
Prueba de producto
LA PENúLTIMA VERSIóN

Canon EOS 650D: análisis

 
5
NOV 2012

Es una estrategia de sobra conocida a la que Canon se ha abonado en los últimos años: lanzar una nueva SLR de gama baja que mantenga el 90% de las prestaciones del modelo predecesor -o del que está situado en una gama inferior- y añadirle alguna novedad para justificar el cambio de denominación. Armada con un sensor de 18 megapíxeles, la EOS 650D sigue al pie de la letra este guión y se presenta con la pantalla táctil y un nuevo enfoque híbrido como principales novedades. ¿Tiene sentido este nuevo puente entre la EOS 600D y la EOS 60D?

El ritmo de renovación que Canon se ha autoimpuesto últimamente para su elenco de cámaras réflex más asequibles produce casi tanto vértigo como pereza. ¿Cuál era la diferencia entre la EOS 500D y la posterior EOS 600D? ¿Y entre ésta y la más reciente EOS 650D?

Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En realidad detrás de cada una de ellas siempre hay un titular. Si la EOS 600D sacaba pecho con la pantalla articulada, ahora la EOS 650D (denominada EOS Rebel T4i en el mercado americano) se presenta como la primera réflex dotada de una pantalla táctil. Más allá de esta prestación, que como siempre tendrá partidarios y detractores, la cámara también se anima con un sistema de enfoque híbrido que promete mejorar el rendimiento a la hora de grabar vídeo o encuadrar con la pantalla. Al menos si la usamos con las dos primeras ópticas con motor STM.

Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tras estos dos grandes titulares también hay pequeñas mejoras en el enfoque tradicional y la velocidad de disparo. Aunque como ocurre siempre en esta gama el éxito comercial está más que asegurado -es una de esas réflex fáciles de recomendar y vender-, la escasa diferencia de precio con la más contundente EOS 60D obliga a revisar al detalle su comportamiento antes de darle el visto bueno.

Cambios mínimos

Poco dada a salirse del camino marcado -o al menos a ser la primera en salirse-, esta vez Canon se ha atrevido y ha puesto sobre la mesa la primera réflex con un monitor táctil. ¿Era lo que los usuarios demandaban? Aunque lo dudamos, es cierto que igual que ocurre con las pantallas articuladas también en este caso su uso es opcional. Está ahí, no molesta y tras unas horas de uso no tardaremos en encontrarle alguna utilidad.

Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Esencial o accesoria, lo que es cierto es que esta pantalla constituye el principal cambio en la ergonomía y el diseño de una cámara que, después de tantas generaciones, casi conocemos de memoria. De hecho, encontrar las diferencias entre la EOS 650D y la EOS 600D es casi un ejercicio de investigación para localizar los botones o detalles que sí han cambiado de forma o lugar.

Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Destaca por ejemplo la incorporación de una posición propia en el interruptor principal para la grabación de vídeo. Aunque no es difícil acostumbrarse a este nuevo acceso, es cierto que resulta un poco extraño tener separada la activación del Live View (a través de un pequeño botón trasero al alcance del pulgar) y el citado modo para el vídeo.

Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También hemos echado de menos algunas opciones de configuración de los mandos de la cámara (un clásico en esta gama), y lo cierto es que parecen quedar relegados a un segundo plano con la irrupción de la pantalla táctil.

Manejo táctil

Lo que sí cambia, lógicamente, es el manejo gracias a ese monitor táctil, que puede llegar a centralizar buena parte de las opciones. O no, porque como decíamos la EOS 650D mantiene sus mandos físicos.

Si trabajamos con el visor, que mantiene su cobertura del 95% y un tamaño y una luminosidad decentes para esta gama, el botón "Q" permite controlar desde la pantalla todos los ajustes de la toma. Un ligero toque nos da información sobre la función señalada. Una presión más continuada permite modificarla.

Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si optamos por el Live View, el acceso a los controles es más directo, sin necesidad de pasar por el citado botón "Q". En este caso también existe la posibilidad de enfocar seleccionando el punto directamente sobre la pantalla e incluso activar el obturador. Es interesante también la opción que permite ampliar una zona de la imagen cuando trabajamos con el modo de enfoque manual.

Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En ambos casos los menús y las opciones son muy intuitivos y fáciles de manejar, y la pantalla hace gala de una excelente velocidad de respuesta. Así que, relativizando o no la importancia y utilidad real de una pantalla táctil en una cámara de este tipo, al menos Canon puede presumir de haber implementado muy bien esta opción.

Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además, la pantalla táctil también puede resultar interesante a la hora de grabar vídeos sin que se cuele en ellos el consabido ruido de la pulsación de botones o del giro de diales.

Enfoque más ágil (a veces)

El enfoque automático es el segundo de los pilares sobre los que se asienta esta cámara. El sistema de autofoco tradicional mantiene sus 9 puntos, pero ahora pueden trabajar en cruz. Además, el sensor de imagen incorpora unas células dedicadas al enfoque que, cuando el espejo está levantado, sirven de ayuda al mecanismo de enfoque por contraste.

Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque este enfoque híbrido está orientado sobre todo a la grabación de vídeo, en teoría también debería notarse a la hora de encuadrar en pantalla usando el Live View. Se trata no obstante de una función que va directamente ligada a los nuevos objetivos con motor de enfoque STM (40 mm f2.8 y 18-135 mm f3.5-5.6), que prometen transiciones más ágiles y suaves en el modo de enfoque continuo.

Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que con el zoom 18-55 mm f3.5-5.6 IS II con el que hemos probado esta cámara no hemos notado ninguna diferencia ni a la hora de capturar instantáneas ni en las grabaciones de vídeo. El rendimiento del enfoque por contraste -o híbrido en este caso- sigue estando muy lejos del de la mayoría de cámaras sin espejo.

Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Entre las novedades también figura una ligera mejora en la velocidad de disparo en ráfaga respecto a la EOS 600D. Así, la nueva SLR canonista se atreve con una cadencia de hasta 5 disparos por segundo (3,7 es el registro de su predecesora).

Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a este paso adelante, el "buffer" de la cámara no parece seguir muy bien el ritmo: disparando en JPEG sólo soporta 15 fotos seguidas antes de perder fuelle, y combinando este formato con el RAW apenas es posible realizar 5 fotos de forma consecutiva. Incluso usando tarjetas SDHC de alta velocidad el tiempo de grabación y recuperación de la cámara es notablemente mejorable.

Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque hemos probado a desactivar el sistema de corrección de aberraciones cromáticas -otra de las novedades que incorpora la cámara- que a veces afecta negativamente a la ráfaga, no hemos notado ninguna mejora en este sentido.

Los consabidos 18 megapíxeles

A partir de este punto, la inmensa mayoría de lo dicho en su momento sobre la EOS 600D es directamente aplicable a este modelo, que incorpora el mismo sensor CMOS de 18 megapíxeles y tamaño APS-C que su predecesora. Se trata de hecho de un captor ya bastante veterano que, pese a esgrimir un notable y equilibrado rendimiento en lo que respecta a calidad, detalle, control de ruido y rango dinámico, ha quedado claramente superado por otros modelos más recientes.

Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero que haya quedado un poco desfasado no significa que el captor y el rendimiento de la EOS 650D no estén a la altura. Y es que la cámara ofrece unos resultados excelentes en lo que respecta a detalle y color, y el ruido sólo es un problema si nos vamos más allá de 3.200 o 6.400 ISO.

Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los archivos JPEG directos que ofrece la cámara también aprueban con nota, ofreciendo un equilibrio muy adecuado entre reducción de ruido y nivel de procesamiento sin afectar demasiado al detalle fino de la imagen ni la saturación del color. No obstante, si se quiere exprimir el rango dinámico de la cámara, trabajar en RAW nos dará algo más de margen en este campo, sobre todo a la hora de recuperar luces altas.

Muestras: 18 MP
Las fotografías se han realizado con una Canon EOS 650D y un objetivo Canon 18-55 mm f3.5-5.6 EF-S.
las fotografías se han realizado con una canon eos 650d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s.
las fotografías se han realizado con una canon eos 650d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s.
las fotografías se han realizado con una canon eos 650d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s.
las fotografías se han realizado con una canon eos 650d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s.
las fotografías se han realizado con una canon eos 650d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s.
las fotografías se han realizado con una canon eos 650d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s.
las fotografías se han realizado con una canon eos 650d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s.
las fotografías se han realizado con una canon eos 650d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s.
las fotografías se han realizado con una canon eos 650d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s.

¿Se nota la presencia del nuevo procesador Digic V? Lo cierto es que, como puede verse en las decenas de imágenes de muestra, las aberraciones cromáticas no constituyen un problema, así que en este sentido el motor de imagen realiza un buen trabajo. De todos modos no se aprecia una mejora en otros campos, y en su momento hubo cierta polémica después de que algunos estudios de laboratorio del sensor de la cámara situaran su rendimiento por debajo del de su predecesora.

Muestras: RAW
Las fotografías se han realizado con una Canon EOS 650D y un objetivo Canon 18-55 mm f3.5-5.6 EF-S. Fotografías realizadas en formato RAW y procesadas con Adobe Lightroom 4. Haz clic debajo de la imagen para descargar el fichero original.

Pero si salimos del laboratorio y lo analizamos desde una perspectiva más práctica, lo cierto es que conseguir diferenciar una toma de la EOS 650D de una realizada con la EOS 600D, 550D o 60D es prácticamente imposible. De hecho, el sencillo zoom de 18-55 milímetros usado en esta prueba vuelve a ser el eslabón más débil de la cadena, limitando el potencial de este veterano CMOS.

Muestras: sensibilidad
Las fotografías se han realizado con una Canon EOS 650D y un objetivo Canon 18-55 mm f3.5-5.6 EF-S.
las fotografías se han realizado con una canon eos 650d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s.
100 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 650d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s.
200 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 650d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s.
400 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 650d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s.
800 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 650d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s.
1.600 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 650d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s.
3.200 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 650d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s.
6.400 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 650d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s.
12.800 ISO

El vídeo, por su parte, tampoco registra apenas cambios respecto a lo ya conocido. Así, la EOS 650D permite grabar clips Full HD de 1920 x 1080 a 25 o 24 fotogramas por segundo y de 720 líneas a 50 fotogramas por segundo. Como novedades, incorpora un micrófono estéreo y la citada pantalla táctil, que también puede tener su utilidad en el terreno del vídeo. Y por supuesto cuenta también con el enfoque híbrido, que permite -con las ópticas adecuadas- conseguir un foco continuo más fluido.

Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Igual que en modelos anteriores, entre sus especificaciones relacionadas con el vídeo tampoco falta una entrada para micrófonos externos y controles manuales. De todas maneras, sólo el modo M permite ajustar tanto la velocidad de obturación como la apertura y la sensibilidad, mientras que en las modalidades de prioridad (A y S) tan sólo es posible compensar la exposición.

Cuestión de precio

Decir a estas alturas que la EOS 650D es una réflex perfecta para empezar no es ninguna novedad. De hecho, como nuevo buque insignia de la gama más sencilla de Canon y dadas sus completas prestaciones, lo cierto es que no decepcionará a fotógrafos algo más avanzados ni muy especialmente a quienes conceden cierta importancia al vídeo.

Posiblemente ahí está la clave. La pantalla articulada y táctil y el enfoque híbrido (insistimos una vez más en la importancia de dejar a un lado el zoom estándar de 18-55 milímetros y apostar por una de las nuevas ópticas STM para poder aprovecharlo) son sus principales bazas y resultan especialmente interesantes en el terreno del vídeo.

Pero en el caso de que la idea sea no prestar demasiada atención al vídeo, la cosa se complica. Por varios frentes, además. De entrada, la EOS M calca muchas de las especificaciones de esta EOS 650D, pero las presenta en un formato más pequeño y manejable (la ergonomía, eso sí, se resiente).

Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por el otro, la competencia ha hecho sus deberes, y ahí fuera hay cámaras de precio similar pero con más resolución (Nikon D3200), mejor enfoque continuo (Sony A57) y un captor superior en cuanto a ruido y rango dinámico (Nikon D5100).

El precio es, en realidad, la clave. El cuerpo de la EOS 650D se puede encontrar por unos 700 euros, 150 más que lo que cuesta ahora mismo la EOS 600D, con la que ya hemos visto que las diferencias son contadas. En el otro extremo, la EOS 60D, con un cuerpo mucho mejor rematado y un mejor sistema de medición, cuesta apenas 100 euros más.

Difícil decisión. A no ser, claro, que lo nuestro sea el vídeo y nos haga ilusión tener la primera réflex del mercado con una pantalla táctil.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar