COMPARTIR
  • Pentax Optio NB1000: análisis
  • Epson Stylus Photo R2000: análisis
Prueba de producto
RéFLEX CLóNICA

Canon EOS 600D: análisis

 
28
ABR 2011

Con una hoja de especificaciones prácticamente calcada a la de la EOS 550D, la joven EOS 600D alberga pocas sorpresas y, en todo caso, las pocas que alberga se las reserva para el apartado del vídeo. Así que con el manual de segmentación de mercado en la mano -una cámara para cada tipo de usuario-, Canon se ha sacado de la manga una SLR que viene a ser una versión de la citada EOS 550D pero con monitor abatible. Más allá de esta novedad y de los ligeros cambios estéticos, el zoom digital para el vídeo (de hasta 10x) y el control inalámbrico de unidades externas de flash son sus principales mejoras. Sin ser cambios revolucionarios (y teniendo en consideración que el sensor pide a gritos una puesta al día), lo cierto es que redondean un producto atractivo para la mayoría de usuarios.

Ya lo comentamos cuando tuvimos ocasión de catar la EOS 600D el mismo día de su anuncio: los parecidos respecto a otros modelos de gama inferior y superior en el catálogo canonista han obligado a la compañía japonesa a hacer auténticos malabarismos para encajar esta nueva réflex en su escaparate.

De hecho, las contadas novedades con las que se presenta esta SLR respecto a la EOS 550D pasarán prácticamente desapercibidas para quienes se fijen sólo en las cuestiones fotográficas. Más evidentes son sus carencias respecto a la EOS 60D, su teórica hermana mayor, que dispone de un mejor sistema de autofoco con 9 puntos en cruz y de un visor de tipo pentaprisma más grande, luminoso y de mayor cobertura.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Estratégicamente situada entre esos dos puntos y con el acento puesto en la grabación de vídeo, ha llegado el momento de hincarle el diente a esta EOS 600D e intentar facilitar un poco las cosas a quienes se encuentren indecisos ante el cada vez más repleto catálogo de cámaras réflex de Canon.

Sin apenas cambios externos
Sin sufrir ninguna modificación radical -es de sobra sabido que la filosofía de Canon es más bien conservadora en cuanto a modificar el diseño-, esta EOS 600D presenta algunos pequeños cambios con los que se pretende limar ciertas asperezas detectadas en modelos anteriores.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto a su hermana pequeña, la EOS 550D (con la que compartirá estante durante bastante tiempo en las tiendas), muchos de sus botones han sido rediseñados con el fin de mejorar su posición y ergonomía. El resultado es que ahora resultan algo más fáciles de localizar y accionar. También se ha agregado una pequeña zona rugosa que cubre parte del lateral izquierdo y que contribuye a mejorar la sensación cuando se tiene la cámara en la mano.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Continuando -lupa en mano- con la búsqueda de cambios, en la parte superior nos topamos con un nuevo botón ("Disp") situado encima del dial. Puesto que ha desparecido el sensor automático que en la EOS 550D se encargaba de apagar el monitor trasero al acercar el ojo al visor (la pantalla articulada requiere de más espacio), este botón se ocupa de realizar esta tarea de forma más artesana, y además sirve también para activar el zoom digital durante la grabación de vídeo.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En el dial principal, además de los clásicos modos manuales y semiautomáticos (PASM), tampoco faltan un modo automático de escena inteligente (la cámara detecta el tipo de escena y elige la configuración más adecuada), cinco modos predefinidos (retrato, paisaje, macro, acción y nocturno) y una posición para la grabación de vídeo. Como novedad, también se ha incluido un modo automático para la selección de los "Picture Styles", algo que agradecerán los usuarios que disparen en formato JPEG.

Pantalla articulada, el gran cambio
El sistema de menús permanece invariable si lo comparamos con el de la EOS 550D, si bien Canon ha decidido "capar" ciertas funcionalidades de la EOS 60D que, puestos a marcar distancias respecto a la primera, hubiéramos agradecido. Así pues, deberemos olvidarnos de los archivos RAW de tamaño reducido (sRAW) y del práctico proceso de revelado RAW en la propia cámara.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como viene siendo habitual, no falta el conector mini-HDMI, el micrófono externo (importante para los que deseen grabar audio con un mínimo de calidad), el puerto USB y el disparador remoto. La ranura para la tarjeta de memoria (SD Card, SDHC y SDXC) está ubicada a mano derecha, y en la parte inferior se encuentra la batería LP-E8 de 1.120 mAh.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Durante nuestras pruebas la batería ha hecho gala de buena autonomía, pudiendo realizar más de dos centenares de disparos (junto con alguna grabación de vídeo y un uso del flash puntual) sin que su capacidad se resintiera demasiado.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
De todos modos, la pantalla es la protagonista indiscutible en esta nueva EOS 600D. Heredada de la EOS 60D y convertida en el principal signo de distinción respecto a la EOS 550D, se trata de un panel LCD de 3 pulgadas con 1.040.000 píxeles de resolución y una proporción de 3:2 (óptima, pues es la misma que el sensor).

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El movimiento del monitor se fundamenta en un eje lateral que le permite adoptar cualquier ángulo y que resulta muy útil a la hora de trabajar con la previsualización Live View y, sobre todo, durante la grabación de secuencias de vídeo. Además, también es posible ocultar el panel para protegerlo cuando transportamos la cámara, un detalle que puede parecer menor pero que se agradece.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si la pantalla abatible es uno de los pilares que justifican este modelo, el segundo de ellos sería la incorporación de un transmisor Speedlite que permite controlar unidades de flash externas sin necesidad de cables. Se trata, pues, del tercer modelo de Canon que incorpora esta función tras las EOS 7D y 60D.

Tándem con el zoom de 18-135 milímetros
Entre los kits con los que se comercializa esta cámara, hemos optado por probar el que forma con el conocido y polivalente Canon 18-135 mm f3.5-5.6 EF-S IS, un zoom con un diseño óptico de 16 elementos distribuidos en 12 grupos y con un peso de 500 gramos.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El objetivo muestra una gran capacidad resolutiva en toda su focal, ofreciendo un excelente nivel de detalle. El viñeteo está bien controlado, pero las aberraciones cromáticas en la focal de 18 milímetros dejan bastante que desear. La distorsión es bastante acusada en el angular, pero muy fácil de corregir si usamos el software (Canon DPP) que acompaña a la cámara.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No falta en el objetivo un eficaz estabilizador de imagen que ofrece una mejora de unos tres pasos. Aún sin disponer de un motor ultrasónico (USM), la óptica responde rápidamente y de forma silenciosa en combinación con el modesto pero eficaz sistema de enfoque que incorpora la EOS 600D. El objetivo, por cierto, no se suministra con el correspondiente parasol, que deberemos comprar aparte.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A diferencia de otras cámaras que permiten corregir directamente en los archivos JPEG la mayoría de los defectos de origen óptico, Canon insiste en resolver únicamente de forma automática el viñeteo de las esquinas. También es cierto que, como ya hemos comentado, el programa que se sirve con la cámara permite solventar todos esos problemas -que tampoco son excesivos, la verdad- con un simple golpe de ratón.

Mismo enfoque

Tampoco hay cambios en esta Canon respecto al módulo de enfoque automático de la EOS 550D, manteniéndose el clásico esquema de nueve puntos heredado de la ya veterana EOS 400D, esto es, con un punto central en cruz y ocho periféricos sensibles a las líneas verticales.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si bien modelos de gama alta como la EOS 5D Mark II emplean un sistema bastante similar (aunque algo más sofisticado), se agradecería una actualización por parte de Canon en este sentido, así como la sustitución de los puntos luminosos en el visor por un sistema más moderno como el que usan otros fabricantes a través de una pantalla LCD superpuesta.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El enfoque automático combinado con el modo Live View ofrece tres opciones: detección de fase (el tradicional, con movimiento de espejo), detección facial y por contraste. Y diferencia de su predecesora, la EOS 600D permite trabajar y visualizar la imagen en tiempo real en diferentes formatos: 3:2, 4:3, 16:9 y 1:1.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La velocidad de enfoque por contraste sigue siendo un tanto desesperante, con una espera de entre uno y dos segundos (igual ocurre en vídeo) hasta que se consigue dar con un punto de referencia y bloquear el enfoque. Uno de sus puntos fuertes es la posibilidad de visualizar la profundidad de campo (la cámara tiene un botón para ello) o ver el histograma en vivo (si bien éste realiza sus cálculos para los archivos JPEG, nos puede servir como pista aproximada cuando trabajemos en RAW).

Como viene siendo habitual desde la llegada de la EOS 7D, esta SLR también utiliza el sistema de medición iFCL de 63 zonas con un sensor de doble capa sensible a la luz y el color. El resultado se traduce en una medición más precisa que antaño.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La compensación de exposición se mantiene invariable hasta los 5 pasos EV, aunque a la hora de realizar un horquillado nos tendremos que ceñir al intervalo comprendido entre -2 y +2 pasos EV.

La ráfaga tampoco registra cambios, pudiendo disparar a 3,7 fotogramas por segundo con un buffer bastante limitado de 5 o 6 imágenes en formato RAW. Una cifra esta última algo corta y que condiciona mucho el uso del modo de disparo continuo en fotografía de acción. Disparando en formato JPEG, eso sí, es posible llegar hasta los 37 disparos de forma ininterrumpida.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El visor, por su parte, es de tipo pentaespejo y ofrece una cobertura del 95%. Sus razonables dimensiones son parecidas a las de otros modelos de la competencia en este segmento, y no se echa de menos ningún parámetro esencial -incluida la sensibilidad- entre la información que proporciona en el momento de encuadrar.

Vídeo profesional no apto para eventos familiares
El vídeo sigue siendo uno de los aspectos más cuidados por Canon en esta SLR, que permite grabar secuencias Full HD de 1920 x 1080 píxeles a 25p y 24p (en el sistema PAL). Trabajando a 1280 x 720 puntos también es posible registrar vídeos a 60p o 50p con un tiempo de grabación máximo de 12 minutos por pieza.
Secuencias de 1920 x 1080 puntos y 25 fotogramas por segundo grabadas con una Canon EOS 600D y un objetivo 18-135 mm f3.5-5.6 IS EF-S. Haz clic en la imagen para descargar los archivos
Además de la curiosa función "instantánea de vídeo" (cuyo funcionamiento ya detallamos en nuestro primer contacto con la cámara y que, básicamente, limita la duración de cada secuencia a un máximo de 8 segundos para evitar la creación de vídeos soporíferos), la novedad más interesante es la posibilidad de aplicar un zoom digital que multiplica por 3 la focal nuestro objetivo sin ocasionar una pérdida de calidad en la imagen.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Se trata de una prestación que ha sido muy comentada en el caso de la Lumix DMC-GH2 de Panasonic, pero que no hay que olvidar que ya implementaba la EOS 60D. De esta forma, se aprovecha el "exceso" de resolución del sensor para recortar sólo la necesaria con el fin de llenar el cuadro (1920 x 1080) y brindar un zoom digital sin pérdida de calidad.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Entre las contadas novedades de la cámara también figura la posibilidad de ajustar de forma manual el volumen de entrada del sonido, así como un "vumetro" para visualizar de forma gráfica estos niveles. Desgraciadamente, este indicador sólo es accesible desde una función concreta del menú y por lo tanto ninguna de estas dos opciones -el ajuste de nivel y el citado "vumetro"- son visibles durante la grabación de un clip.

Exceptuando estos detalles, todo lo dicho a la hora de analizar el rendimiento en lo referente a los resultados y las prestaciones del vídeo de las EOS 550D y 60D es perfectamente extrapolable al nuevo modelo. Más allá del comportamiento del enfoque automático -que puede llegar a resultar exasperante para quienes esperan encontrar en esta EOS 600D algo parecido a una videocámara-, pocas quejas podemos tener de su rendimiento habida cuenta del segmento en el que se inscribe esta Canon.

En el sensor está la clave
Y la historia se repite en el interior de la cámara. La EOS 600D utiliza el mismo CMOS de 18,7 megapíxeles que las EOS 7D, 60D y 550D. Tampoco parece haber cambios respecto al procesador de imagen incorporado, que sigue luciendo la denominación DiGIC IV y nos lleva por tanto a echar la vista atrás. Concretamente, al año 2008.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco es que esto sea -ni mucho menos- una mala combinación. El sensor, gracias su resolución y su delgado filtro de paso bajo, es capaz de resolver un gran nivel de detalle, siempre y cuando usemos un buen objetivo. Los JPEG que genera la cámara por defecto (usando el modo "Auto" del apartado "Picture Style") ofrecen en general imágenes muy atractivas, de buen contraste y con vívidos colores.

Muestras: 18 MP
Las fotografías se han realizado con una Canon EOS 600D y un objetivo Canon 18-135 mm f3.5-5.6 IS EF-S
las fotografías se han realizado con una canon eos 600d y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 is ef-s
las fotografías se han realizado con una canon eos 600d y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 is ef-s
las fotografías se han realizado con una canon eos 600d y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 is ef-s
las fotografías se han realizado con una canon eos 600d y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 is ef-s
las fotografías se han realizado con una canon eos 600d y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 is ef-s
En lo que respecta al ruido, este captor ya ha demostrado que puede trabajar muy bien con sensibilidades altas, obteniendo resultados más que dignos con valores como 6.400 ISO y enfrentándose sin problemas a los modelos de la competencia.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero donde no parece haber ningún avance es en el rango dinámico, capítulo en el que los captores de otras firmas (estamos pensando, efectivamente, en el sensor fabricado por Sony de 16 megapíxeles que equipa la nueva Nikon D5100, competencia directa de esta Canon) consiguen unos mejores resultados. Hablamos concretamente de la drástica reducción del ruido en zonas sombreadas de la imagen y en el aumento del rango dinámico, lo que facilita "levantar" esas zonas oscuras sin que la calidad final de la toma se vea afectada.

Muestras: sensibilidad
Las fotografías se han realizado con una Canon EOS 600D y un objetivo Canon 18-135 mm f3.5-5.6 IS EF-S. Haz clic en la imagen para ver un recorte
las fotografías se han realizado con una canon eos 600d y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 is ef-s. haz clic en la imagen para ver un recorte
100 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 600d y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 is ef-s. haz clic en la imagen para ver un recorte
200 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 600d y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 is ef-s. haz clic en la imagen para ver un recorte
400 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 600d y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 is ef-s. haz clic en la imagen para ver un recorte
800 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 600d y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 is ef-s. haz clic en la imagen para ver un recorte
1.600 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 600d y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 is ef-s. haz clic en la imagen para ver un recorte
3.200 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 600d y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 is ef-s. haz clic en la imagen para ver un recorte
6.400 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 600d y un objetivo canon 18-135 mm f3.5-5.6 is ef-s. haz clic en la imagen para ver un recorte
12.800 ISO
La EOS 600D dispone de varios ajustes de reducción de ruido que se empiezan a notar a partir de 800 ISO. Es cuando trabajamos con esa sensibilidad que se aprecia una pérdida de detalle y cierto efecto de lavado en las texturas más finas de la imagen.
Muestras: RAW
Las fotografías se han realizado con una Canon EOS 600D y un objetivo Canon 18-135 mm f3.5-5.6 IS EF-S. Imágenes tomadas en formato RAW y procesadas con Adobe Lightroom 3.3. Haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original
Aunque la función de ISO automático no deja de ser interesante y práctica, echamos en falta un mayor control sobre su funcionamiento, como por ejemplo la posibilidad de definir la velocidad mínima de obturación.
¿Nueva generación?
¿Realmente existía un espacio a cubrir entre las vigentes EOS 550D y 60D? Aunque la cuestión tiene mucho sentido desde la perspectiva de un usuario de cualquiera de estos modelos, posiblemente la opinión de alguien interesado en hacerse con su primera cámara en este segmento (póngase por caso la EOS 600D) sea muy diferente. Cuantas más opciones, mejor, pensarán muchos. Y con razón.

La nueva SLR canonista no es el modelo en el que deberían pensar los usuarios que ya poseen una Canon relativamente reciente y con tres cifras en su apellido (EOS 500D y 550D, para más señas), que sin duda deberían aspirar a una EOS 60D o incluso una EOS 7D. Pero sí es una excelente opción como modelo de iniciación (para quienes tengan más de 700 euros disponibles, claro) que también hará las delicias de todos aquellos que busquen una réflex ligera con sobradas capacidades para la grabación de vídeo.

Canon EOS 600D
Canon EOS 600D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque la falta de novedades en el ámbito fotográfico resulte un tanto decepcionante para muchos, la pantalla articulada es un detalle interesante que puede inclinar la balanza para todos aquellos usuarios especialmente interesados en esto del vídeo.

En cualquier caso, y pese a la interesante propuesta de Canon con esta EOS 600D (si le sumamos el zoom de 18-135 milímetros, tenemos un equipo versátil y completo para una buena temporada), empieza a ser hora de que la firma apriete el acelerador ante una competencia que está acostumbrando a los usuarios a ofrecer lo mismo (o más) por menos dinero.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar