• Samsung Gear S: análisis
  • Panasonic Lumix G7: análisis
Prueba de producto
Canon EOS 5DS
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Canon EOS 5DS: primeras muestras (en el desierto)

23
25
JUN 2015
Iker Morán   |  Desierto de Tabernas (Almería)

Ha habido que esperar mucho –demasiado- desde que en febrero tuvimos el primer encuentro con las dos nuevas reinas de la oferta réflex de Canon, las EOS 5DS y 5DS R, armadas las dos con sensores CMOS de formato completo y 50 megapíxeles.

¿Y para qué quiero yo una cámara de tanta resolución que además cuesta 3.800 euros? Esa fue la pregunta que muchos se hicieron entonces –y se siguen haciendo ahora- y a la que ya intentamos responder. Una pregunta que, en todo caso, suele plantear en voz alta quien ni tiene intención de comprarse una cámara así ni la necesita para nada.

Canon EOS 5DS
Canon EOS 5DS
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La EOS 5DS junto a los dos objetivos con los que se ha realizado esta prueba.

Así que, tras muchos meses de espera (suficiente tiempo para que Sony plante cara con su A7R II, por cierto), preguntas y todo tipo de reflexiones etéreas, ha llegado el momento de la verdad. O al menos el más divertido: empuñar una de las primeras EOS 5DS que han llegado a España y salir corriendo a probarla.

Para un estreno de tal magnitud hemos elegido además un paraje a la altura de las circunstancias y nos hemos escapado unos días de la mano de minube y el Servicio Provincial de Turismo de la Diputación de Almería para recorrer esta provincia que mezcla sur y Mediterráneo como pocas.

Singular elección

¿Por qué la EOS 5DS y no la EOS 5DS R? De entrada porque parece un modelo más pensado para todos los públicos, pero también porque ha sido la primera en llegar a nuestra redacción. Así que ya habrá tiempo de echarle el guante a su hermana sin filtro de paso bajo, que es –por cierto- 200 euros más cara.

Pero si el escenario escogido para esta puesta de largo es especial, no lo son menos las dos ópticas que nos han acompañado en esta escapada al sur en busca de los paisajes del desierto y de la costa del Cabo de Gata. El Canon 16-35 mm f4 L, que la firma nos ha suministrado junto al cuerpo, y un 50 mm f1.4 que nos ha cedido para la ocasión la tienda barcelonesa Foto K.

Muestras: 50 MP
Fotografías realizadas con una Canon EOS 5DS y un objetivo Canon 16-35 mm f4 L

Cualquier defecto de la óptica o trepidación en el disparo quedan al descubierto al ampliar la imagen

¿Por qué cedernos el mencionado zoom angular y más concretamente su versión más económica en lugar del 16-35 mm f2.8? Desconocemos los motivos, pero vamos a suponer que si la propia compañía es lo que nos ofrece, será porque están convencidos de que esta óptica de menos de mil euros puede estar a la altura de las circunstancias. También es cierto que su fama le precede, y más allá del estabilizador integrado, es capaz de ofrecer una mayor nitidez que su supuesta hermana mayor.

En cualquier caso, esa es la pregunta que muchos nos hicimos al oír hablar por primera vez de esos 50 millones de puntos y su presumible nivel de exigencia en cuanto a calidad óptica. Algo que también nos hemos propuesto resolver utilizando ese objetivo de referencia para muchos: el 50 mm f1.4. ¿Aguanta una óptica de menos de 400 euros en una cámara como esta?

Muestras: 50 MP
Fotografías realizadas con una Canon EOS 5DS y un objetivo Canon 50 mm f1.4 L

Para empezar a resolver todas estas dudas hemos realizado una rápida selección de nuestros dos primeros días por Almería aprovechando las escasas paradas para descargar, revisar y compartir una docena de imágenes tomadas con ambos objetivos. Estamos hablando de archivos JPEG con un peso que se sitúa en torno a los 15 MB e imágenes RAW de unos 60 MB. O para entendernos: una tarjeta de 64 GB aquí da para unas 500 fotos disparando en la máxima resolución y en ambos formatos simultáneamente.

Y es que, en efecto, la EOS 5DS es una de esas cámaras que requieren cierto cariño a la hora de trabajar. Cualquier defecto de la óptica o cualquier trepidación en el disparo quedan al descubierto al aplicar la lupa, ir ampliando y comprobar que la nitidez no es tan rabiosa como debería en algunas tomas.

Estamos hablando de archivos JPEG con un peso que se sitúa en torno a los 15 MB e imágenes RAW de unos 60 MB. Una tarjeta de 64 GB da para unas 500 fotos en la máxima resolución y en ambos formatos

canon eos 5ds
Canon EOS 5DS
Foto: Quesabesde

Ya hablaremos con más calma y detalle de la cámara, de su velocidad, sus prestaciones, su manejo, su enfoque… Pero seguro que un vistazo a esta primera y rápida galería de imágenes en pleno viaje sirve para hacerse una primera idea y comprobar -por ejemplo- que el 16-35 mm f4 L aguanta el tipo, aunque es verdad que una cámara así lo lleva al límite.

¿Y el 50 mm f1.4? Pues nos gusta lo que vemos, aunque intentar apurar el foco y la profundidad de campo no es muy buena idea cuando estamos lidiando con un CMOS de 50 megapíxeles dispuesto a dejarnos en evidencia como fotógrafos. En todo caso, ahí están las fotos para que cada cual vea cómo rinde la réflex de formato completo y mayor resolución del momento con ópticas que a priori no pueden sacarle todo el jugo.

canon eos 5ds
Canon EOS 5DS
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

A nosotros, tras pasar la noche de San Juan en las playas de Almería y recorrer el desierto de Tabernas (con parada en Fort Bravo, zona de rodaje de muchas películas y donde está sacada la foto de esa iglesia de apariencia mejicana), nos espera hoy otra jornada por el Cabo de Gata de la que, esperemos, salga alguna buena foto. Ya se sabe, eso sí, que por ahora no hay resolución suficiente para convertirnos en buenos fotógrafos, aunque por suerte aquí no se trata de eso.

23
Comentarios
Cargando comentarios