Crónica

Cita con Canon en las alturas

 
9
MAR 2012
Eduardo Parra   |  Madrid

No nos engañemos: en la rueda de prensa celebrada por Canon esta mañana ha habido poco que rascar. Como en tantas otras ruedas las novedades no eran tales y las peritas altamente apetecibles estaban custodiadas por la "policía" de la preproducción. Y aunque se podían tocar, lo de meter la tarjeta subrepticiamente en ellas mejor ni probarlo.

Quizá solo por contemplar las vistas que hay desde la planta 50 del edificio Torre de Cristal, en el madrileño complejo de oficinas de Las Cuatro Torres, ya merecía la pena la visita. Y nunca se sabe si algún portavoz tendrá el día subido de azúcar y nos contará algún inconfesable secreto de la alcoba canonista.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

No ha sido el caso. Con la EOS 5D Mark III de fondo (la también nueva EOS-1D X parece ya un producto de otra época) y sin sorpresas, la cita ha tenido otros puntos álgidos.

Y es que contra toda previsión, y pese a arremolinamos a su alrededor para verla, toquetearla y probarla, la mencionada Mark III no ha sido la que más atención ha acaparado esta mañana. Las miradas se dirigían en cambio hacia la zona de compactas, donde las IXUS más modestas se batían el cobre con los nuevos superzooms de la saga PowerShot, que desde la planta 50 del rascacielos han demostrado sobradamente su potencial capturando como si estuvieran aquí al lado a las hormiguillas humanas que paseaban cien metros más abajo.

Canon EOS 5D Mark III
Canon EOS 5D Mark III
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Canon EOS 5D Mark III
Canon EOS 5D Mark III
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Pero en cualquier caso han sido dos prestaciones no estrictamente fotográficas las que se han llevado la palma. Una de ellas se ponía a prueba en la zona de demostración Wi-Fi, donde las nuevas IXUS se intercambiaban archivos entre sí o con dispositivos Apple (en un futuro cercano lo harán también con dispositivos Android). Pasarse fotos de una cámara a otra, mandarlas a un iPad o iPhone y subirlas a la red directamente han sido algunas de las acciones que más se han esforzado los hombres y mujeres de Canon en enseñar. "Mejor que las Eye-Fi", se apresuraban a afirmar algunas voces canonistas.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Pero sin duda el premio gordo ha sido para la IXUS SX260 HS y su capacidad (compartida con la SX240 HS) de reconocer las caras, archivarlas en la memoria e identificarlas posteriormente con un nombre cuando vuelven a estar encuadradas. Ha sido la atracción de la mañana. No ha habido invitado que no se plantase delante de la cámara con su muy estudiado surtido de muecas para poner en jaque al software canonista. ¿Me reconocerá si arqueo una ceja? ¿Y si me pongo la mano en la barbilla? Bueno, digamos que aunque en ciertos momentos la cámara ha tenido sus dudas, el veredicto es positivo.

Canon PowerShot SX260 HS
Canon PowerShot SX260 HS
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Canon PowerShot SX260 HS
Canon PowerShot SX260 HS
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Y mientras tanto, la PowerShot G1 X y la EOS 5D Mark III pasaban de mano en mano sin demasiado interés (o menor del que era de esperar) haciendo buena la teoría de juegos que viene a decir, más o menos, que al final la cámara más atractiva es la que menos citas se lleva. Aunque, para serles sincero, a servidor no le importaría tener una reunión a solas con ella.

Artículos relacionados (1)
Prueba de producto
03 / JUL 2012
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar