• Canon EOS 550D: primeras muestras
  • Samsung NX10: prueba de campo
Prueba de producto
VíDEO EN MAYúSCULAS PARA BOLSILLOS MINúSCULOS

Canon EOS 550D: la función de vídeo, a examen

 
23
MAR 2010

Aunque hace ya tiempo que el vídeo HD llegó al mundo de las réflex digitales para quedarse, la EOS 550D es la primera que, por menos de 700 euros, cuenta con todo lo necesario para disfrutar a fondo de esta función. Resoluciones de 1080 y 720, cadencias de 24, 25 y 50 fotogramas por segundo y un monitor LCD con un millón de píxeles de resolución sitúan a esta SLR de Canon en el olimpo de las cámaras para producciones de bajo coste. O mejor dicho, de muy bajo coste.

La historia se repite. Primero llegó la EOS 7D, que con sus múltiples cadencias de fotogramas y sus controles manuales ensombrecía la limitada función de vídeo de su hermana mayor, la EOS 5D Mark II, mucho más cara y con el full-frame como principal argumento a su favor.

Ahora es el turno de la EOS 550D, más barata que la EOS 7D pero con el mismo sensor, las mismas posibilidades en la grabación de vídeo y -además- con un nuevo monitor LCD de 3 pulgadas y un millón de píxeles de resolución.

Canon EOS 550D
Canon EOS 550D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Un modelo que, a priori, representa una muy interesante opción para quienes anden buscando una réflex con la que grabar vídeo en condiciones.

Más barata, más pequeña, más ligera
Aunque los menores peso y tamaño de la EOS 550D con respecto a sus hermanas mayores pueden parecer ventajosos, no lo son cuando queremos usarla para grabar secuencias de vídeo. A la habitual falta de ergonomía de las SLR para este fin debemos sumar la ligereza de la EOS 550D, que hace que aún sea más difícil mantenerla estable sin la ayuda de un soporte.

Del mismo modo, la construcción de la cámara es -evidentemente- más endeble que la de una EOS 7D o una EOS 5D Mark II.

Canon EOS 550D
Canon EOS 550D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que no podemos olvidar que ésta es un cámara de gama baja, y eso se deja notar en detalles como la ausencia de un dial de control en la parte trasera. Un mando que nos sería de gran utilidad para realizar ajustes con suavidad, moviendo lo menos posible el cuerpo de la cámara durante la grabación.

Críticas de un signo totalmente distinto a las anteriores suscita el espectacular monitor LCD integrado, con una diagonal de 3 pulgadas y más de un millón de píxeles de resolución. Huelga decir que el enfoque automático durante la grabación de vídeo sigue siendo, en la mayoría de las situaciones, demasiado lento y poco útil, por lo se agradece contar con una pantalla que nos permita ajustar manualmente el foco con la mayor precisión posible.

Canon EOS 550D
Canon EOS 550D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 550D
Canon EOS 550D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este sentido, hay que tener en cuenta que el objetivo 18-55 mm f3.5-5.6 IS EF-S, que es el que acompaña a esta cámara en el kit estándar, carece de un anillo de enfoque en condiciones, por lo que realizar este ajuste manualmente puede resultar engorroso.

Puede que Canon tampoco tenga mucha confianza en su sistema de enfoque por contraste, pero el caso es que el modo de enfoque automático continuo -es decir, que permite enfocar durante una secuencia al pulsar a medio recorrido el dispador- está desconectado por defecto. Así las cosas, hay que realizar una pequeña búsqueda por los menús de control de la cámara para activar esta opción.

Ajustes manuales
Al igual que la EOS 7D, la EOS 550D ofrece la posibilidad de realizar ajustes manuales durante la grabación de vídeo. Sumergiéndonos en el menú de opciones podemos determinar que la cámara funcione automáticamente o activar un modo manual mediante el cual podemos manipular -independientemente- la velocidad de obturación, el diafragma y la sensibilidad.

Canon EOS 550D
Canon EOS 550D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por cierto, que este último ajuste presenta un rango de 100 a 6.400 ISO y un botón de acceso directo -el mismo destinado a la captura fotográfica- que resulta bastante práctico. El valor forzado de 12.800 ISO, disponible para la toma de instantáneas, no puede seleccionarse por tanto a la hora de grabar clips.

La EOS 550D no incorpora ningún botón específico para iniciar la grabación en cualquier momento, como sí ocurre en la EOS 7D o en la Panasonic Lumix DMC-GH1. Para acceder a esta función habrá que situar el dial de modos en la posición de vídeo y accionar la captura con el mismo botón trasero que sirve para activar el Live View.

Canon EOS 550D
Canon EOS 550D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 550D
Canon EOS 550D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La mayor carencia en este sentido vuelve a estar en el sonido, y es que no podemos hacer ningún tipo de ajuste y debemos confiar en el AGC (control automático de la ganancia) de la cámara. Del mismo modo, tampoco contamos con salida de auriculares o "vumetro" para monitorizar el audio.

Hace pocos días Canon ponía en liza un firmware para la EOS 5D Mark II que habilita un cierto control sobre el audio entrante, así como modos de disparo con prioridad a la obturación y al diafragma. Ojalá estas mejoras lleguen también a la EOS 550D.

Calidad y versatilidad
Encontrarse con distintas cadencias de fotograma en una cámara de unos 700 euros debe resultar doloroso para los pioneros que se hicieron con una EOS 5D Mark II y han pasado todos estos meses -hasta la llegada del citado firmware- peleándose con su único formato de grabación de 30 cuadros por segundo.

Dejando a un lado estas curiosas incongruencias que siempre produce el avance tecnológico, la EOS 550D permite grabar con una resolución vertical de 1080 líneas y 24 ó 25 fotogramas por segundo, o con 720 líneas a 50 cuadros por segundo. Estas cifras son las estándares para el sistema PAL, por lo que si configuramos la cámara en NTSC las velocidades cambiarán a 24, 30 y 60 cuadros, respectivamente.

Canon EOS 550D
Canon EOS 550D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 550D
Canon EOS 550D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Las cadencias de 24 y 25 cuadros nos darán, en la máxima resolución posible, las texturas más cinematográficas. El modo a 50p, por su parte, nos brinda la posibilidad de grabar secuencias más cercanas al vídeo digital e incluso generar cámaras lentas con mucha fluidez.

Los resultados están, como cabía esperar, a la altura de los obtenidos con la EOS 7D, con la que esta Canon comparte sensor y sistema de compresión de vídeo.

Varias secuencias de vídeo grabadas con la Canon EOS 550D y sometidas a un proceso de compresión optimizado. Puedes reproducir el vídeo a pantalla completa y en alta definición.

Así, una vez más, cabe destacar la nitidez y el nivel de detalle de las capturas, y sobre todo una reproducción de color y un rango dinámico por encima de los que ofrecen las videocámaras de precio similar. Aunque ya sea un clásico al hablar de vídeo en cámaras réflex, tampoco hay que olvidar el control sobre la profundidad de campo y el precioso "bokeh" derivados del uso de sensores de gran tamaño (en comparación con los empleados en la mayoría de las videocámaras para aficionados).

vídeo
Secuencias de 1920 x 1080 puntos y 24 fotogramas por segundo grabadas con una Canon EOS 550D y un objetivo 18-55 mm f3.5-5.6 IS EF-S. Haz clic en la imagen para descargar los archivos
Evidentemente, este efecto no será tan acentuado como en el caso de la EOS 5D Mark II y su gran sensor de formato completo, pero sí lo suficiente como para emular con solvencia el conseguido por las cámaras de cine.

En cuanto al rendimiento con sensibilidades altas, la EOS 550D resiste perfectamente hasta los 800 ISO y aguanta muy bien incluso a 1600 ISO. Unos resultados más que suficientes para realizar tomas en interiores sin tener que preocuparse demasiado por el ruido.

Canon EOS 550D
Canon EOS 550D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 550D
Canon EOS 550D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tal y como ocurría con la EOS 7D, el temido efecto "rolling shutter" derivado del sistema de exploración del sensor CMOS no es tan evidente como en la citada EOS 5D Mark II. Probablemente, esto se debe a la menor superficie del APS-C que arman estas cámaras.

Los conocidos problemas de "aliasing" y efecto muaré que ya vimos en los anteriores modelos siguen presentes en las secuencias de la EOS 550D, especialmente cuando grabamos en el modo de 720p. Conviene en este sentido tener cuidado cuando nos enfrentemos a zonas o texturas de detalle muy fino, como el pelaje de un animal o las hojas de un árbol a contraluz.

Difícil edición
Debido a su precio, es probable que la EOS 550D acabe en manos de usuarios con no demasiada experiencia en el mundo del vídeo y sus flujos de trabajo, y esto les causará más de un dolor de cabeza.

Canon comprime sus vídeos a partir del códec H.264, que proporciona unos grandes niveles de calidad con tamaños de archivo razonablemente pequeños. El problema es que la compleja arquitectura de este códec hace que los archivos sean difícilmente editables por la gran cantidad de recursos informáticos que consumen.

Canon EOS 550D
Canon EOS 550D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Antes de trabajar con los vídeos, por tanto, conviene siempre convertirlos a un formato menos exigente y más apto para la edición. Una tarea que, a día de hoy, resulta bastante compleja si no se está familiarizado con los formatos de compresión y poco recomendable si no queremos desembolsar más dinero en aplicaciones adicionales. Sería interesante que Canon incluyera junto a la EOS 550D algún tipo de programa destinado a facilitar este trámite.

Mientras, la única opción para quienes no estén dispuestos a trabajar más de la cuenta será visualizar sus vídeos -algo que no será difícil siempre que se disponga de un ordenador medianamente moderno o un buen reproductor multimedia- o conectar directamente la cámara al televisor a través del puerto HDMI.

Cine para todos
Hasta hace bien poco, quienes querían emular las texturas cinematográficas con poco presupuesto no tenían más remedio que invertir muchas horas en posproducción, tratando de evitar que las grabaciones obtenidas con sus cámaras MiniDV parecieran parte de la más cutre de las teleseries.

Si con la llegada del vídeo a las cámaras réflex todo esto ya resultaba mucho más sencillo, con la EOS 550D es también más asequible. No es una videocámara, y por tanto presenta unas limitaciones que deberán tener en cuenta tanto quienes piensen en realizar algún proyecto mínimamente ambicioso como el que sólo busque grabar algún que otro plano en sus próximas vacaciones.

Pese a ello, además de a los fotógrafos, este modelo tiene argumentos más que suficientes para seducir también a los videoaficionados más entusiastas, que hasta ahora veían la EOS 7D o la citada Lumix DMC-GH1 de Panasonic muy lejos de su bolsillo.

Etiquetas
Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar