• Pinnacle Studio Ultimate, versión 12: de un vistazo
  • Samsung NV100HD: toma de contacto y muestras
REFUERZOS EN LA GAMA MEDIA

Canon EOS 50D: primeras impresiones  

1
SEP 2008
Iker Morán   |  Berlín

Recién salida del horno, la EOS 50D no se ha dejado ver mucho por esta edición de IFA. Aun así, Canon ha acercado hasta Berlín algunos de los primeros modelos de preproducción que circulan por Europa, y QUESABESDE.COM ha tenido la oportunidad de pasar unos minutos con la cámara. 15 megapíxeles, una pantalla muy mejorada y un procesador DiGIC IV que promete mucho configuran la renovada receta de Canon para el segmento medio.

Sobre el papel, la EOS 50D se enfrenta a dos problemas que han nublado su aparición en el escaparate: la sombra del relevo de la EOS 5D, que centra todas las miradas, y la nueva Nikon D90, que dio la campanada hace menos de una semana al convertirse en la primera máquina réflex capaz de grabar vídeo.

Canon EOS 50D
Canon EOS 50D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon EOS 50D
Canon EOS 50D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Con la EOS 50D entre las manos y armados con el nuevo 18-200 mm f3.5-5.6 EF-S IS de Canon, este contexto queda un tanto desvirtuado. Y ello pese a que, a primera vista, la nueva SLR no parece suponer un salto muy espectacular respecto a su predecesora, la EOS 40D.

Parecida, pero diferente
Y es que la EOS 50D sigue las directrices del modelo anterior en casi todos los apartados. Las excepciones hay que buscarlas, por ejemplo, en la pantalla, que mantiene las 3 pulgadas pero eleva su resolución hasta 920.000 píxeles. Un detalle que se nota -y mucho- al revisar las imágenes y al trabajar con el modo de previsualización Live View.

Canon EOS 50D
Canon EOS 50D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon EOS 50D
Canon EOS 50D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Precisamente esta función dispone ahora de un mando propio, que sin duda facilita mucho su activación. Una pista más de que ya no hay marcha atrás en la implementación del Live View en todos los modelos de Canon, y que si se confirman los rumores y la sustituta de la EOS 5D es capaz -como la Nikon D90- de grabar vídeo, cobrará aún mayor importancia.

De momento hay que conformarse con el omnipresente sistema de detección facial, que aterriza ahora también en las SLR de Canon. Y lo hace, según las primeras comprobaciones realizadas, con un rendimiento bastante preciso y veloz.

La apuesta por un cuerpo más estanco y resistente -un detalle que puede situar la EOS 50D en la órbita de la Nikon D300- llega acompañada de otra de las modas más pujantes en el escaparate réflex: la incorporación de una conexión HDMI.
DiGIC IV
Pero es el interior de la cámara el que aglutina las novedades más destacadas de la EOS 50D, empezando por su CMOS de tamaño APS-C y 15 millones de píxeles. Una cifra que permite a Canon situarse por encima de los 14 megapíxeles de Sony y Pentax.

Canon EOS 50D
Canon EOS 50D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon EOS 50D
Canon EOS 50D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sin embargo, más interesante que las batallas en torno a la resolución es el estreno del procesador de imagen DiGIC IV. Y es que, sin grandes aspavientos, el nuevo motor aporta muchas pistas no sólo sobre lo que la EOS 50D será capaz de ofrecer, sino también sobre el camino que Canon podría seguir de aquí en adelante.

Canon EOS 50D
Canon EOS 50D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La velocidad es uno de los primeros efectos. Aunque los 6,3 fotogramas por segundo de la EOS 50D pueden sonar parecidos a los de la EOS 40D, hay que tener en cuenta que se ha producido un gran aumento de resolución y -consiguientemente- de la cantidad de información que la cámara tiene que manejar.

¿Se imaginan dos procesadores DiGIC IV trabajando simultáneamente? Posiblemente algún día lo veremos.

Canon EOS 50D
Canon EOS 50D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon EOS 50D
Canon EOS 50D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El ruido es otro de los caballos de batalla de Canon, más ahora que Nikon ha sentado un precedente con la D3 y su receta de resolución controlada y sensibilidad insuperable.

Y es que la EOS 50D se atreve, por primera vez en el catálogo canonista, con valores forzados de hasta 12.800 ISO.

Canon EOS 50D
Canon EOS 50D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Como siempre, habrá que esperar a tener entre las manos las primeras unidades de producción y ver los resultados finales para poder valorar la importancia del salto dado y hacer conjeturas sobre futuras aplicaciones.

También es nuevo el sistema que permite ajustar la intensidad del mecanismo de reducción de ruido en tres pasos, así como la reciente tecnología Auto Brightness Processing, que ahora también cuenta con tres niveles distintos.

Guiños al aficionado
Pese a que la EOS 50D no disimula sus pretensiones semiprofesionales, Canon tampoco quiere dejar al margen a los fotógrafos aficionados. De hecho, la cámara hace especial hincapié en el tema de la previsualización con una pantalla mejorada, enfoque con prioridad al rostro y un botón de activación propio.

Canon EOS 50D
Canon EOS 50D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon EOS 50D
Canon EOS 50D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Más curiosa resulta la posibilidad de cambiar los principales ajustes de disparo a partir de la información que se muestra en la pantalla principal.

Pese a que hay muchas réflex digitales que apuestan por este funcionamiento, no hay que olvidar que la EOS 50D ya cuenta con un segundo monitor en la parte superior derecha para, precisamente, mostrar y controlar estos valores.

Canon EOS 50D
Canon EOS 50D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Remata esta serie de guiños a quienes puedan creer que la EOS 50D les queda grande el nuevo modo "CA" que se hace un hueco en el dial principal.

Más allá del clásico automatismo con el que la cámara controla todos los parámetros, ahora se muestra en pantalla un breve comentario sobre el efecto que tendría -por ejemplo- abrir más el diafragma o recurrir a una velocidad más rápida.

Canon EOS 50D
Canon EOS 50D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon EOS 50D
Canon EOS 50D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Cierto que no molesta a nadie su presencia, pero la verdad es que sorprende que esta funcionalidad no haya sido implementada en la joven EOS 1000D y sí en la EOS 50D.

Segmento medio redibujado
La lista de novedades es, como decíamos, amplia. Sin ir más lejos, los portavoces de Canon que nos guiaron a través de los menús de la nueva réflex destacaron la presencia de un sistema de corrección del efecto de viñeteo (gentileza del nuevo procesador DiGIC IV) y de un microajuste del enfoque automático compatible con unas 20 ópticas.

Es también interesante, al menos sobre el papel, el nuevo sistema de limpieza automática del sensor. Aunque se mantiene intacta su lógica de funcionamiento, que se basa en la vibración del filtro de paso bajo, por lo visto ahora Canon ha empleado un nuevo material que repele la suciedad y el polvo con mayor eficacia.

Canon EOS 50D
Canon EOS 50D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Ya habrá tiempo, en cualquier caso, de ir desgranando con más detalle todas estas prestaciones con un modelo de producción final entre las manos.

Sólo entonces será posible resolver -o por lo menos aclarar un poco más- si la EOS 50D podrá hacer frente a la D300 o si, por el contrario, la reciente presentación de la D90 eclipsará su incipiente andadura.

La feria de Photokina se convertirá, sin duda, en un interesante campo de batalla. Y estamos convencidos de que habrá otras marcas que aprovecharán la ocasión para montar su trinchera.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar