• Nikon D5000: toma de contacto y muestras
  • Sony Bravia KDL-32V5500 y LG BD370: toma de contacto
Prueba de producto
CANON EOS 500D, OLYMPUS E-620 Y NIKON D5000: DUELO DE BEST SELLERS

Canon EOS 500D, Olympus E-620 y Nikon D5000: frente a frente

 
29
ABR 2009

Recién llegadas o a punto de aterrizar a los escaparates, son ya las tres principales candidatas a arrasar en el sector réflex durante los próximos meses. Indiscutibles referentes en esa categoría situada a medio camino entre el usuario novel y quien busca algo más, hemos conseguido reunir durante unos días las novísimas Olympus E-620, Nikon D5000 y Canon EOS 500D para comprobar si alguna de ellas consigue imponerse en este trío -a priori- muy igualado.

Precio parecido, especificaciones muy completas -y con no pocas similitudes- y unos sólidos precedentes tanto en lo que se refiere a calidad como a éxito de ventas. Con esta carta de presentación queda claro que enfrentar a los tres nuevos pesos pesados en el segmento SLR de gama media (léase Nikon D5000, Olympus E-620 y Canon EOS 500D) puede ser casi tan delicado como interesante.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De todos modos, un repaso a sus prestaciones, su diseño y ergonomía y sobre todo a los resultados que son capaces de ofrecer puede ser de gran ayuda para quienes no sepan en qué modelo invertir esos 700 u 800 euros reservados para una nueva réflex.

Entre las manos
Aunque las cuestiones relacionadas con el diseño y el manejo de la cámara siempre cuentan con un componente subjetivo muy alto, tras pasar unas cuantas horas de convivencia con la EOS 500D, la E-620 y la D5000 se hace patente que tanto el aspecto exterior como estas primeras sensaciones empiezan a marcar diferencias.

Canon EOS 500D
Canon EOS 500D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 500D
Canon EOS 500D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Quién se lleva la peor parte en cuanto a la construcción? Pues sin duda alguna la Canon, que es la única que entre las manos transmite esa conocida sensación de fragilidad y exceso de plástico. En el lado contrario se sitúa la D5000, que sin ser una obra maestra de la ergonomía, muestra un tacto mucho más firme y consistente.

Nikon D5000
Nikon D5000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon D5000
Nikon D5000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este sentido, la E-620 juega en su propia liga y marca un tanto indiscutible a sus rivales. Es cierto que su mínima empuñadura puede causar algún problema de agarre, pero a la hora de transportarla es, con diferencia, la más pequeña, ligera y cómoda.

Olympus E-620
Olympus E-620
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus E-620
Olympus E-620
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto a los menús y controles, cada uno luce su propio estilo con la sencillez como bandera común. En este sentido, la Olympus es la que más accesos directos tiene, pero también es cierto que los usuarios noveles se sentirán posiblemente más cómodos con el sistema propuesto por Canon o Nikon.

Pantalla móvil o fija
Pero si hay una característica que marcas distancias desde el minuto cero, ésta es la pantalla. Frente al monitor fijo de 3 pulgadas de la EOS 500D, Nikon se ha marcado un punto al subirse ahora al tren de las pantallas móviles.

Canon EOS 500D
Canon EOS 500D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque, mejor dicho, se trata de un LCD abatible, puesto que la movilidad total queda reservada a la E-620, que precisamente por eso merece ser declarada ganadora en este apartado.

Nikon D5000
Nikon D5000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon D5000
Nikon D5000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que, pese al espectacular tamaño y resolución del monitor de Canon y los avances vinculados a la previsualización Live View (enfoque, detección facial, vídeo, etcétera), todas estas herramientas pierden puntos si no van asociadas a una pantalla que permita todo tipo de malabarismos a la hora de encuadrar.

Olympus E-620
Olympus E-620
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si nos decantamos por el clásico gesto de pegar el ojo al visor, el marcador cambia notablemente. Como era de esperar, aquí la Olympus se queda totalmente descolgada en cuanto a tamaño y luminosidad, pese a que los tres modelos comparten una cobertura del 95%.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Bastante similares el de la D5000 y el de la EOS 500D, este último es el que logra imponerse (aunque la diferencia es mínima).

Enfoque y ráfaga
Uno de los saltos cualitativos más notables de la Nikon D5000 respecto a modelos anteriores es, sin duda, el enfoque automático. Frente a la sencillez de sus predecesoras D60, la nueva SLR se desmarca con un sistema de 11 puntos que funciona realmente bien y que se impone a los mecanismos de 9 y 7 puntos de la Canon y la Olympus, respectivamente. La ausencia de motor de enfoque en el cuerpo, eso sí, será un dato a tener en cuenta por los usuarios de ópticas veteranas de la marca, desprovistas de motor de enfoque.

Nikon D5000
Nikon D5000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dejando a un lado la vital importancia de la óptica utilizada -en todos los casos, el sencillo objetivo de serie-, el comportamiento es muy decente en todos los modelos y en la mayoría de situaciones.

Canon EOS 500D
Canon EOS 500D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si la luz escasea, la Nikon y la Canon son algo más rápidas a la hora de encontrar un punto de foco, aunque esta última es bastante más escandalosa que la E-620 a la hora de mover los engranajes del objetivo para enfocar.

Olympus E-620
Olympus E-620
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco al hablar de ráfagas hay abismales diferencias sobre el papel. Tanto la E-620 como la D5000 ofrecen una cadencia de 4 fotogramas por segundo, mientras que la EOS 500D se conforma con 3,4 disparos.

Nikon D5000
Nikon D5000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 500D
Canon EOS 500D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Más interesante es destacar que, trabajando en JPEG, ninguna de las dos primeras tiene problemas a la hora de alargar la ráfaga, mientras que la Canon empieza a flaquear a partir de los 20 disparos consecutivos.

Olympus E-620
Olympus E-620
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si se trata de hallar un punto de desempate entre la Nikon y la Olympus, basta con recurrir al oído: mientras el sonido del espejo y la obturación de la E-620 es un tanto agónico (el de la Canon también), la D5000 se muestra mucho más convincente en este sentido.

12 y 15 megapíxeles
Sumergidos ya en las interioridades de la cámara, frente a los 12 megapíxeles que lucen la Nikon y la Olympus, Canon apuesta por un CMOS de 15 millones de puntos.
Muestras: máxima resolución
Las capturas se han realizado con una Canon EOS 500D y un objetivo Canon 18-55 mm f3.5-5.6 EF-S IS
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s is
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s is
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s is
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s is
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s is
¿Se nota ese plus de resolución de la EOS 500D? La verdad es que, como ya nos ocurrió a la hora de probar la EOS 50D -con la que esta réflex presumiblemente comparte sensor-, el aumento de resolución no comporta mejoras apreciables. O al menos no con la óptica utilizada para esta comparación.
Muestras: máxima resolución
Las capturas se han realizado con una Nikon D5000 y un objetivo Nikon 18-55 mm f3.5-5.6 DX VR
las capturas se han realizado con una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr
las capturas se han realizado con una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr
las capturas se han realizado con una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr
las capturas se han realizado con una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr
las capturas se han realizado con una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr
Y es que, como comentaremos más adelante, los objetivos de serie que acompañan a estas tres SLR son un elemento que tampoco habrá que obviar al decantarnos por una u otra.
Muestras: máxima resolución
Las capturas se han realizado con una Olympus E-620 y un objetivo Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
las capturas se han realizado con una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
las capturas se han realizado con una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
las capturas se han realizado con una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
las capturas se han realizado con una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
las capturas se han realizado con una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
Puesto que por ahora no hay ningún programa que acepte simultáneamente los RAW de estas tres réflex y que facilite así cualquier comparación, nos hemos centrado en los archivos JPEG generados directamente por la cámara.
Muestras: sensibilidad
Las capturas se han realizado con una Canon EOS 500D y un objetivo Canon 18-55 mm f3.5-5.6 EF-S. Haz clic en la imagen para ver un recorte
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s. haz clic en la imagen para ver un recorte
100 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s. haz clic en la imagen para ver un recorte
200 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s. haz clic en la imagen para ver un recorte
400 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s. haz clic en la imagen para ver un recorte
800 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s. haz clic en la imagen para ver un recorte
1600 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s. haz clic en la imagen para ver un recorte
3200 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s. haz clic en la imagen para ver un recorte
6400 ISO (forzada)
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s. haz clic en la imagen para ver un recorte
12800 ISO (forzada)
Así, trabajando con sensibilidades bajas, hay que echar mano de la lupa al 100% (e incluso 200%) para conseguir distinguir algunas diferencias en el nivel de detalle que ofrece cada una de ellas.
Muestras: sensibilidad
Las capturas se han realizado con una Nikon D5000 y un objetivo Nikon 18-55 mm f3.5-5.6 DX VR. Haz clic en la imagen para ver un recorte
las capturas se han realizado con una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr. haz clic en la imagen para ver un recorte
100 ISO (forzada)
las capturas se han realizado con una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr. haz clic en la imagen para ver un recorte
200 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr. haz clic en la imagen para ver un recorte
400 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr. haz clic en la imagen para ver un recorte
800 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr. haz clic en la imagen para ver un recorte
1600 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr. haz clic en la imagen para ver un recorte
3200 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr. haz clic en la imagen para ver un recorte
6400 ISO (forzada)
Y aun así, los 15 megapíxeles de la EOS 500D no se imponen al resultado que ofrecen la E-620 (con la inestimable ayuda de una óptica que ofrece más nitidez y contraste) y la D5000.
Muestras: sensibilidad
Las capturas se han realizado con una Olympus E-620 y un objetivo Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. Haz clic en la imagen para ver un recorte
las capturas se han realizado con una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte
100 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte
200 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte
400 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte
800 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte
1600 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte
3200 ISO
Con unos tonos generales muy agradables, es la EOS 500D la que ofrece unos acabados más saturados, mientras que la dominante cálida de la Olympus con luz diurna se agradece frente a sus competidoras. No ocurre lo mismo en tomas interiores, cuando el balance de blancos automático de la E-620 se queda por detrás del de sus compañeras.
Ópticas de serie
Como decíamos, es la relación entre el sensor y el objetivo utilizado la que marca las diferencias entre los tres modelos.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En todos los casos se ha recurrido a la óptica de serie que acompaña a las cámaras en su lanzamiento comercial: el Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 para la Olympus, y los estabilizados Canon 18-55 mm f3.5-5.6 EF-S IS y Nikon 18-55 mm f3.5-5.6 DX VR.

Olympus E-620
Olympus E-620
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Frente al cuerpo estabilizado de la E-620 (estabilización para todas las ópticas, por tanto), Nikon y Canon han optado por dotar también a sus objetivos más sencillos de sistemas de estabilización ópticos. Es cierto, por tanto, que aunque el reparto de puntos sigue beneficiando a Olympus en este terreno, la respuesta de Nikon y Canon ha sido muy acertada.

Nikon D5000
Nikon D5000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 500D
Canon EOS 500D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El cualquier caso, el Zuiko se impone a sus competidores en todos los aspectos: construcción -es el único con un anillo de enfoque decente-, tamaño y peso y rendimiento óptico.

Olympus E-620
Olympus E-620
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de la nitidez y el contraste citados, el mejor comportamiento en los bordes de la imagen y a la hora de esquivar las aberraciones cromáticas -un apartado en el que el conjunto de Canon sale perdiendo- aúpan en muchos aspectos el rendimiento de la Olympus al nivel de sus competidoras.

Ruido y rango dinámico
Pero el marcador da un vuelco esperado a la hora de echar un vistazo a las muestras tomadas con los ajustes de sensibilidad más altos u observar el comportamiento del rango dinámico de las imágenes. Es en estos apartados donde el menor tamaño del sensor Cuatro Tercios de la Olympus pasa factura y sitúa la E-620 un paso por detrás.

Olympus E-620
Olympus E-620
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon D5000
Nikon D5000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si esta réflex cuenta con ajustes situados entre 100 y 3200 ISO, la D5000 toma como base los 200 ISO pero alarga su abanico mediante valores forzados para ofrecer un rango que se extiende desde 100 hasta 6400 ISO. La EOS 500D es la que bate marcas, con opciones desde 100 hasta nada menos que 12.800 ISO.

Muestras: sensibilidad alta
Las capturas se han realizado con una Canon EOS 500D y un objetivo Canon 18-55 mm f3.5-5.6 EF-S IS, una Nikon D5000 y un objetivo Nikon 18-55 mm f3.5-5.6 DX VR, y una Olympus E-620 y un objetivo Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6, respectivamente
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s is, una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr, y una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6, respectivamente
800 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s is, una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr, y una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6, respectivamente
1600 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s is, una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr, y una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6, respectivamente
800 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s is, una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr, y una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6, respectivamente
1600 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s is, una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr, y una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6, respectivamente
3200 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s is, una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr, y una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6, respectivamente
800 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s is, una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr, y una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6, respectivamente
1600 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos 500d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s is, una nikon d5000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr, y una olympus e-620 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6, respectivamente
3200 ISO
Descartada la Olympus (a partir de 400 ISO, la presencia de ruido es claramente superior), decantarse por la Canon o la Nikon es complicado teniendo en cuenta los buenos resultados que ofrecen ambas incluso a 3200 ISO.

Muestras: rango dinámico © QUESABESDE.COM

Las capturas se han realizado con una Canon EOS 500D y un objetivo Canon 18-55 mm f3.5-5.6 EF-S IS, una Nikon D5000 y un objetivo Nikon 18-55 mm f3.5-5.6 DX VR, y una Olympus E-620 y un objetivo Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6, respectivamente. En todos los casos se han activado los correspondientes sistemas de optimización del rango dinámico y compensación de sombras:







La cosa está un poco más clara al hablar de rango dinámico. Con los correspondientes sistemas de optimización conectados ("D-Lighting activo" para la Nikon, "compensación de sombras" para la Olympus, y "luminosidad automática" en el caso de la EOS), la D5000 es la que consigue un mejor balance a la hora de extraer información de las luces y las sombras.

Canon EOS 500D
Canon EOS 500D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque la E-620 se defiende muy dignamente, las luces altas son su punto flojo. Algo parecido -aunque menos pronunciado- le ocurre a la EOS 500D, cuyos 15 megapíxeles -y fotodiodos más pequeños, claro- parecen pasar factura en este punto.

También vídeo
Tampoco pasa desapercibida otra de las grandes diferencias de este trío: mientras la D5000 y la EOS 500D ya se han apuntado a la moda de la grabación de vídeo, Olympus parece que prefiere ceder el estreno a su inminente cámara Micro Cuatro Tercios.

Nikon D5000 y Canon EOS 500D
Nikon D5000 y Canon EOS 500D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como era de esperar, las nuevas SLR de Nikon y Canon siguen presentando las mismas bondades e inconvenientes que ya pudimos ver en aquellos modelos pioneros.

Nikon D5000
Nikon D5000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon D5000
Nikon D5000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así, la D5000 iguala en todos los aspectos la función D-Movie de su hermana mayor, la D90. La EOS 500D, por su parte, acoge las características de la EOS 5D Mark II y las adapta, eso sí, a un sensor de formato APS-C.

Canon EOS 500D
Canon EOS 500D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 500D
Canon EOS 500D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así, y a diferencia de la Nikon, la Canon sólo limita la grabación de vídeo a la capacidad de la tarjeta o a los 4 GB de memoria impuestos por el sistema FAT32, y ofrece además un rudimentario sistema de autofoco.


 Vídeo © QUESABESDE.COM

Secuencias grabadas con una Canon EOS 500D y un objetivo Canon 18-55 mm f3.5-5.6 EF-S IS (1920 x 1080 y 1080 x 720, respectivamente) y una Nikon D5000 con un objetivo Nikon 18-55 mm f3.5-5.6 DX VR:


EOS 500D

EOS 500D

Nikon D5000
Canon ofrece dos posibilidades de grabación, una a 1280 x 720 píxeles y 24 fotogramas por segundo y otra a 1920 x 1080 píxeles que, inexplicablemente, presenta una cadencia de 20 fotogramas por segundo. Como ya nos atrevimos a aventurar en su momento, estos 20 cuadros son insuficientes para generar un vídeo realmente fluido y con un movimiento natural.

Nikon D5000
Nikon D5000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Canon, por cierto, se decanta por el códec MPEG 4 AVC/H.264, más eficiente en la compresión que el MJPEG empleado por la D5000.

Canon EOS 500D
Canon EOS 500D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Un rápido vistazo a los vídeos capturados demuestra que la EOS 500D ofrece, en general, una mejor calidad de vídeo en cuanto a nitidez y nivel de detalle. Por algún motivo, la D5000 presenta una sutil falta de definición y de contraste que no se observa en las tomas fotográficas.

Canon EOS 500D
Canon EOS 500D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De la misma manera, con la D5000 se hacen más evidentes los defectos ocasionados por el famoso CMOS y su obturación de tipo "rolling shutter", que en la Canon se disimula algo mejor.

Nikon D5000
Nikon D5000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon D5000
Nikon D5000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por otro lado, Nikon ha demostrado mayor precisión al registrar los movimiento rápidos en la imagen con un vídeo más fluido que el de la EOS 500D, especialmente si lo comparamos con el absurdo modo de captura a 20 fotogramas por segundo.

Cuestión de precio, monturas o manías
Antes de adentrarnos en el momento decisivo, hay que echar un vistazo a la lista de precios. La más veterana de las tres, la E-620, ya puede encontrarse por menos de 700 euros acompañada del Zuiko de 14-42 milímetros mencionado.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La EOS 500D, junto al zoom de 18-55 milímetros estabilizado, ronda los 860 euros, mientras que el kit formado por la D5000 y el 18-55 milímetros con tecnología VR ya se vende por unos 750 euros.

Olympus E-620
Olympus E-620
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A partir de aquí, vía libre para que cada cual aplique sus propios criterios a la hora de decantarse por una u otra. Ha quedado claro que todas ellas -con sus matices, claro- ofrecen unos niveles de calidad muy altos, así que si el precio o el tamaño -por ejemplo- son básicos para nosotros, ir a por la E-620 será una gran idea.

Canon EOS 500D
Canon EOS 500D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No ocurre lo mismo si no queremos renunciar a la grabación de vídeo, en cuyo caso habrá que poner en la balanza la Canon o la Nikon.

Nikon D5000
Nikon D5000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Ni que decir tiene que si se trata de renovar cámara y ya disponemos de algunas ópticas en condiciones, la bayoneta de estos objetivos será un buen criterio para quedarnos con una de las tres candidatas.

La ganadora (o ganadoras)
Pese a los consejos anteriores, no pretendemos saltarnos el comprometido momento de repartir medallas entre estas tres pretendientes a arrasar los escaparates primaverales y veraniegos.

Si han llegado hasta aquí, ya habrá quedado bastante claro que es la Nikon D5000 la que reúne más puntos favorables.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No sólo sus especificaciones incluyen datos que alguna de sus competidoras obvia (pantalla móvil y grabación de vídeo, entre otros), sino que también es la que luce una mejor construcción y un más eficaz enfoque. Con un excelente comportamiento en cuanto a calidad, rango dinámico y ruido, tampoco hay que olvidar que es un poco más barata que la EOS 500D.

Segundo puesto para la Olympus E-620, que ha sabido plantar cara y demostrar que, como ya dijimos en su momento, es una de las mejores cámaras que ha concebido Olympus en los últimos tiempos.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Su comedido tamaño y completas especificaciones llegan acompañados -como hemos podido ver- por un precio moderado y un rendimiento que sólo flaquea si nos empeñamos en hablar sólo de sensibilidades altas. Y el Zuiko de 14-42 milímetros, no lo olvidemos, es con diferencia el mejor de los tres objetivos probados.

Cierra esta clasificación la Canon EOS 500D, que pese a todas las excelencias que reúne, no consigue destacar con claridad en ningún terreno básico.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Su calidad y nivel de ruido son excelentes, y también la grabación de vídeo es algo mejor que en la Nikon. Pero la pobre óptica de serie que la acompaña, su mejorable construcción y su precio algo más elevado nos obligan a decantarnos antes por las otras dos opciones.

Actualización: para evitar confusiones, se ha matizado algún dato sobre el sistema de enfoque de la Nikon D5000 y su compatibilidad con ópticas desprovistas de motor de enfoque.

Etiquetas
Productos relacionados (3)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar