Actualidad

Canon desvela por fin la EOS 30D, una actualización de la 20D más discreta de lo esperado

 
21
FEB 2006

Tanto se había especulado y filtrado sobre la nueva réflex digital de Canon, que la definitiva confirmación de la EOS 30D puede que provoque alguna decepción. Finalmente, la SLR se conforma con mejoras que podrían considerarse menores en comparación con otras renovaciones, mientras que mantiene el sensor CMOS de 8,2 megapíxeles, el procesador DIGIC II y la velocidad de disparo de 5 fps.

Ni 10 megapíxeles, ni 7 fotogramas por segundo, ni autofoco mejorado, ni cambios en el tamaño del sensor. En este caso, la clásica rumorología que precede a un anuncio de estas características aspiraba a demasiado: la recién presentada EOS 30D no cumple ninguna de las prestaciones que se habían pronosticado a bombo y platillo.

De hecho, la nueva réflex digital se mantiene muy fiel al cuadro de especificaciones que ya lucía su predecesora. De este modo, la EOS 30D llega también equipada con un sensor CMOS de 8,2 megapíxeles y con una multiplicación focal de 1,6x; con sensibilidades situadas entre 100 y 3200 ISO (este último valor sin calibrar); con un procesador Digic II, y con una velocidad de disparo en ráfaga de hasta 5 fotogramas por segundo.

Canon EOS 30D
Canon EOS 30D

La optimización del buffer se plantea como uno de los cambios más notables de esta EOS 30D. En efecto, pese a mantenerse la cadencia de disparo, las ráfagas se han visto ampliadas. Así, el remozado modelo pasa de 23 a 30 disparos en JPEG, mientras que para los archivos en RAW el valor se ha incrementado hasta alcanzar las 11 imágenes consecutivas, frente a las 6 que ofrecía la EOS 20D.

Montura EF-S
El sensor, uno de los puntos que más disparidad de opiniones había despertado entre los expectantes aficionados, no ha sufrido ninguna modificación, ni en dimensiones ni en resolución. La EOS 30D es, por tanto, compatible con las ópticas de bayoneta EF-S de Canon.

Aprovechando esta circunstancia, la marca no ha querido perder la ocasión de ampliar su catálogo de ópticas con la incorporación de un nuevo 17-55 milímetros de la citada gama EF-S, que tiene en su luminosidad continua de f2.8 y en el sistema de estabilización IS dos interesantes argumentos.

En el listado de novedades desveladas hoy por Canon tampoco falta la renovación de un viejo conocido de los fotógrafos: el 85 mm f1.2 L, perteneciente en este caso a la saga de objetivos para fotografía profesional de la firma.

Pantalla y cuerpo
Aunque las similitudes externas entre la nueva EOS 30D y la veterana EOS 20D son más que evidentes, las primeras imágenes publicadas -este medio aún no ha recibido ni un sólo dato por parte de Canon- transmiten la sensación de que el cuerpo ha sido redibujado, acentuando las líneas redondeadas del diseño.

Canon EOS 30D
Canon EOS 30D

Más llamativos son los cambios en la parte trasera de la cámara, con la incorporación de un nuevo monitor LCD de 2,5 pulgadas y 230.000 píxeles. Datos que coinciden con los empleados para la pantalla utilizada en las SLR de la familia Mark II.

Medición puntual
El resto de novedades incorporadas en la EOS 30D requieren una revisión más exhaustiva de la hoja de especificaciones. Muchas de ellas cabría interpretarlas como guiños a los fotógrafos más exigentes y detallistas; tal vez, como una forma de plantar cara a la D200 de Nikon.

Entre tales novedades destaca la mejora en la medición puntual de la cámara. Aunque la EOS 20D ya disponía de una medición catalogada como tal, su cobertura real era más próxima a la medición central que a la considerada como puntual. La EOS 30D solventa esta cuestión reduciendo la zona de medición al 3,5% de la imagen.

La incorporación del menú "estilos de imagen", que permite ajustar de forma sencilla los valores del procesado de las fotografías y que ya está disponible en modelos como la EOS 5D, es otro de los puntos destacados.

También cabría citar en este listado de innovaciones un nuevo obturador que presume de una vida útil de 100.000 disparos, o la compatibilidad con el módulo opcional de transmisión inalámbrica WFT-E1. Lo mismo ocurre con la empuñadura vertical, que a diferencia de lo que ocurrió con el salto de la EOS 10D a la EOS 20D, será posible emplear la del modelo anterior.

Aunque aún no hay datos oficiales sobre precios y disponibilidad, algunas fuentes no oficiales hablan de 1.400 euros como el precio de salida del cuerpo de la cámara, con la posibilidad de adquirirlo conjuntamente con el nuevo EF-S 17-55 por 1.900 euros o de conformarse por 1.500 euros con el más humilde 18-55 mm.

Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar