Actualidad

Canon marca el punto de inflexión con la EOS-300D, la primera SLR digital de precio moderado

 
1
SEP 2003

Continuando con su política de constante renovación, Canon ha presentado este verano la primera cámara digital de objetivos intercambiables orientada claramente hacia el aficionado. Sus dos principales bazas son el sensor CMOS de 6 megapíxeles y, sobre todo, su competitivo precio de poco más de 1000 euros. Canon no se ha conformado con la EOS-300D y ha presentado también la nueva compacta PowerShot A80.

Siete puntos de enfoque, 35 zonas de medición, un ligero cuerpo de plástico, un sensor prácticamente idéntico al de la EOS-10D, un procesador DiGIC y, ante todo, un precio ajustado de alrededor de 1100 euros son las principales características de la recién nacida hermana menor de la familia SLR digital de Canon. Unas características que, desde el mismo día de su anuncio oficial, han atraído la atención de miles de fotógrafos aficionados reluctantes a desembolsar ingentes cantidades de euros por una cámara digital de objetivos intercambiables.

Con un precio aproximado de 1000 euros, la Canon EOS-300D -arriba- rompe moldes en el mercado de las SLR digitales. La A80, en la imagen inferior, se sitúa en la cumbre de la gama PowerShot A.
Canon afirma que "la EOS-300D es la cámara SLR para aficionados más importante desde el lanzamiento de la AE1 en 1976". Así, si la AE1 fue el inicio de una revolución SLR por ser la primera cámara que incorporaba un microprocesador, Canon cree que la EOS-300D representa el punto de inflexión histórico hacia la conversión digital definitiva del mercado de cámaras SLR.

Algunas de las características básicas de la nueva EOS-300D son su zócalo para tarjetas CompactFlash; los 2,8 fps que puede alcanzar en una ráfaga de hasta cuatro imágenes; la zapata para flash externo; la compatibilidad con el sistema de impresión directa sin pasar por el PC, y la posibilidad de captura en modo RAW -no así en TIFF.

Un nuevo objetivo para la EOS-300D
Canon ha dado a conocer además un nuevo objetivo especialmente diseñado para la 300D. Se trata de un 18-55 mm, con un rango de aberturas f3.5-5,6. Todo ello, unido a la multiplicación de la focal de 1,6x, brinda una lente equivalente a un 28-90 mm, uno de los zoom más aclamados de la gama EOS.

Según se indica en la nota de prensa facilitada por Canon a los medios, el nuevo objetivo "saca el máximo provecho posible al sensor de tamaño compacto, empleando un 'sistema de enfoque posterior corto' que permite colocar el objetivo más cerca del sensor que en los modelos anteriores. Esto proporciona imágenes de alta calidad con un objetivo sustancialmente más ligero y más corto".

La nueva máquina de Canon, denominada EOS Digital Rebel en el mercado estadounidense, es compatible con todos los objetivos de la gama EOS. Canon asegura que estará disponible en pocas semanas junto con el objetivo 18-55 mm, que no se venderá por separado puesto que sólo es compatible con este modelo.

Canon PowerShot A80, una compacta no tan inocente
Junto a la EOS-300D, Canon ha añadido a su catálogo de compactas digitales la nueva PowerShot A80. Situada en la cumbre de la gama A, la nueva máquina de la compañía japonesa reúne un seguido de características que, sobre el papel, la convierten en una completa cámara para el usuario aficionado.

En este sentido, Canon clama en una nota de prensa que la A80 pretende emular a la PowerShot G2, aportando además un cuerpo de menores dimensiones. Así pues, la nueva cámara posee un sensor de 4 millones de píxeles, una pantalla TFT rotatoria que puede girar hasta 180 grados y un amplio abanico de controles manuales que incluye los modos de disparo con prioridad a la obturación y a la abertura.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar