• Olympus E-3: primeras impresiones
  • Nikon D3: primeras muestras
Prueba de producto
21 MEGAPíXELES DE SAFARI

Canon EOS-1Ds Mark III: toma de contacto y primeras muestras

 
23
OCT 2007
Iker Morán   |  Borana Ranch (Kenia) / Barcelona

Su sensor full-frame y sus 21 millones de píxeles convierten a la nueva EOS-1Ds Mark III -con permiso de los cuerpos de medio formato- en la réflex digital más potente y cara del mercado. Semanas antes de que llegue a las tiendas, QUESABESDE.COM ha sacado a esta SLR de gama profesional de su hábitat natural para enfrentarla, acompañada de una amplia artillería de ópticas Canon, a un safari fotográfico en Kenia.

La veloz EOS-1D Mark III sería, posiblemente, una elección más acertada para un contexto en el que la velocidad de disparo y ganar unos milímetros en las focales más largas -gracias a su factor de multiplicación de 1,3x- serían aspectos a tener muy en cuenta. No obstante, el safari fotográfico organizado por Canon durante la semana pasada en Kenia nos brindó la oportunidad de probar un modelo totalmente operativo de la EOS-1Ds Mark III.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
QUESABESDE.COM pudo evaluar en Kenia, con motivo de un safari fotográfico organizado por Canon, el rendimiento de la nueva EOS-1Ds Mark III.

Dadas las especiales condiciones de esta primera prueba, los teleobjetivos de Canon fueron nuestra elección prioritaria para la mayoría de tomas.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sobre el terreno y desde el aire: Canon organizó vuelos en helicóptero para poner a prueba su EOS-1Ds Mark III.

Precisamente al trabajar con estas focales extremas o incluso disparando desde un helicóptero, la necesidad de disponer de velocidades de obturación suficientemente rápidas condicionó el uso de sensibilidades más altas de lo habitual en escenas con tanta luminosidad.

Para todos los gustos
Basada en el conocido diseño de la saga profesional de Canon, la 1Ds Mark III hace gala de un porte y una envergadura contundentes.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
El popular Canon EF 70-200 mm f2.8 L USM, uno de los objetivos más utilizados durante las jornadas keniatas.

Su peso también es un dato a tener en cuenta, sobre todo para aquellos que no están acostumbrados a cámaras tan grandes (y mucho menos a teleobjetivos de dimensiones tan contundentes).

Canon EOS-1Ds Mark III
Canon EOS-1Ds Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Así, durante esos días dispusimos de interesantes combinaciones para poner a prueba la nueva réflex. En lo tocante a los objetivos fijos, el luminoso 500 mm f5.6 y el relativamente compacto 400 mm f4 DO fueron nuestros compañeros de viaje.

Canon EOS-1Ds Mark III
Canon EOS-1Ds Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Ambos dotados de estabilizador de imagen IS, cabe destacar el excelente funcionamiento del enfoque, incluso cuando se aumenta su focal mediante un extensor de 1.4x. En este sentido, sí pudimos notar que los objetivos DO se resienten algo más al recurrir a estos duplicadores.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Una EOS-1Ds Mark III literalmente "pegada" al mítico Canon EF 1200 mm f5.6 L USM, cuyo peso alcanza los 16,5 kilogramos y cuyo precio asciende a más de 60.000 euros. Evidentemente, no fue éste uno de los objetivos con los que se realizaron las pruebas.

Respecto a los objetivos de focal variable, además del popular 70-200 mm f2.8, recurrimos también al zoom 100-400 mm f4.5-5.6 (muy útil para este tipo de tomas por su relación entre peso y focales) y al polivalente 28-300 mm f3.5-5.6. Cuesta acostumbrarse, en ambos casos, al sistema de zoom por extensión que sustituye al clásico anillo.

Manejo sin sorpresas
Tanto en diseño como en ergonomía y distribución de los mandos, la 1Ds Mark III sigue claramente las pautas marcadas por sus predecesoras. Pese a ello, sí se han realizado algunos cambios que saltan a la vista, como la pantalla de 3 pulgadas, el botón para activar el enfoque o -aleluya- la aparición del parámetro de sensibilidad en el excelente visor.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La EOS-1Ds Mark III fue una de las grandes novedades expuestas en la feria IFA 2007, a la cual pertenecen estas imágenes.

Por lo demás, el cuerpo sigue distribuyendo su manejo en tres pantallas y un buen surtido de accesos directos.

Aunque en principio se echa de menos un control más rápido del formato y tamaño del archivo y del balance de blancos, lo cierto es que los veteranos de la marca sabrán de sobra que estos dos parámetros pueden controlarse fácilmente desde la pequeña pantalla situada bajo el monitor principal, en la parte trasera del cuerpo.

Canon EOS-1Ds Mark III
Canon EOS-1Ds Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Hablando de tamaños de archivo, un dato que hay que tener muy en cuenta es que nos enfrentamos a una cámara de más de 20 megapíxeles. Así, trabajando en JPEG, la 1Ds Mark III genera archivos que en la mayoría de casos rondan los 10 MB. Un dato que hay que tener muy presente, sobre todo si se pretende combinar estas imágenes con archivos RAW, cuyo peso suele superar los 30 MB.

Muestras: 21 MP
Las capturas se han realizado con una Canon EOS-1Ds Mark III y los objetivos Canon EF 70-200 mm f2.8 L (las dos primeras) y EF 100 mm f2.8 Macro (la última)
las capturas se han realizado con una canon eos-1ds mark iii y los objetivos canon ef 70-200 mm f2.8 l (las dos primeras) y ef 100 mm f2.8 macro (la última)
las capturas se han realizado con una canon eos-1ds mark iii y los objetivos canon ef 70-200 mm f2.8 l (las dos primeras) y ef 100 mm f2.8 macro (la última)
las capturas se han realizado con una canon eos-1ds mark iii y los objetivos canon ef 70-200 mm f2.8 l (las dos primeras) y ef 100 mm f2.8 macro (la última)
Las tarjetas de memoria se llenan a una velocidad sorprendente, más aún si abusamos de la considerable ráfaga de la cámara. Mover después esos archivos en el ordenador requiere también algo de potencia (y de paciencia).

Canon EOS-1Ds Mark III
Canon EOS-1Ds Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

No obstante, estamos hablando de un cuerpo destinado esencialmente a los profesionales -su precio supera con creces los 6.000 euros-, por lo que estas cuestiones se dan por sabidas.

Al detalle
Es obvio que el plato fuerte de la 1Ds Mark III es su sensor de formato completo y 21 millones de puntos. Con estas credenciales y la fama de los modelos anteriores, apenas debería sorprender que la calidad y el nivel de detalle de las muestras obtenidas durante esos días fueran excelentes.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Uno de los asistentes al EOS Safari dispara con la EOS-1Ds Mark III.

Una vez desechado un amplio porcentaje de fotografías con claros síntomas de trepidación (el estabilizador tampoco puede hacer milagros al disparar con focales tan largas a pulso o con apoyos improvisados en un todoterreno) o directamente desenfocadas (cuesta hacerse con un sistema de tantos puntos), los resultados finales hablan por sí solos.

Muestras: 21 MP
Las capturas se han realizado con una Canon EOS-1Ds Mark III y los objetivos Canon EF 28-300 mm f3.5-5.6 L, EF 500 mm f5.6 L y EF 100-400 mm f4.5-5.6 L provisto de un multiplicador de 1.4x, respectivamente
las capturas se han realizado con una canon eos-1ds mark iii y los objetivos canon ef 28-300 mm f3.5-5.6 l, ef 500 mm f5.6 l y ef 100-400 mm f4.5-5.6 l provisto de un multiplicador de 1.4x, respectivamente
las capturas se han realizado con una canon eos-1ds mark iii y los objetivos canon ef 28-300 mm f3.5-5.6 l, ef 500 mm f5.6 l y ef 100-400 mm f4.5-5.6 l provisto de un multiplicador de 1.4x, respectivamente
las capturas se han realizado con una canon eos-1ds mark iii y los objetivos canon ef 28-300 mm f3.5-5.6 l, ef 500 mm f5.6 l y ef 100-400 mm f4.5-5.6 l provisto de un multiplicador de 1.4x, respectivamente
Como puede apreciarse en la fotografía del pájaro en la rama, pese a estar algo subexpuesta, el nivel de detalle no se resiente lo más mínimo al trabajar con 400 ISO.

Canon parece haber tomado buena nota respecto a las quejas de algunos usuarios de cámaras réflex de la marca, que no acababan de ver las imágenes realmente nítidas hasta aplicarles una máscara de enfoque.

Canon EOS-1Ds Mark III
Canon EOS-1Ds Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon EOS-1Ds Mark III
Canon EOS-1Ds Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque la idea de todos aquellos modelos era ofrecer archivos con un procesamiento muy suave, en este caso la configuración por defecto de la cámara en modo JPEG trabaja con un modo estándar que aplica un nivel de nitidez 3 a las imágenes.

Muestras: RAW
Las capturas se han realizado con una Canon EOS-1Ds Mark III y los objetivos Canon EF 70-200 mm f2.8 L y 24-105 mm f4 L. Imágenes tomadas en RAW, y procesadas y convertidas a JPEG mediante Digital Photo Prefessional. Haz clic en las imágenes para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
las capturas se han realizado con una canon eos-1ds mark iii y los objetivos canon ef 70-200 mm f2.8 l y 24-105 mm f4 l. imágenes tomadas en raw, y procesadas y convertidas a jpeg mediante digital photo prefessional. haz clic en las imágenes para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
las capturas se han realizado con una canon eos-1ds mark iii y los objetivos canon ef 70-200 mm f2.8 l y 24-105 mm f4 l. imágenes tomadas en raw, y procesadas y convertidas a jpeg mediante digital photo prefessional. haz clic en las imágenes para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
Evidentemente, también es posible modificar este ajuste o disparar en el denominado modo "neutro", que no altera ninguno de estos valores.

Canon EOS-1Ds Mark III
Canon EOS-1Ds Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pese a que, por cuestiones logísticas, la mayoría de disparos se realizaron en JPEG, incluimos también algunos recortes de muestras tomadas en RAW y procesadas mediante la aplicación Digital Photo Professional de Canon, la única -por ahora- que es capaz de interpretar el formato de la 1Ds Mark III.

Ruido bajo control
El paso de 16 a 21 megapíxeles conlleva que, al darse en una misma superficie, los fotodiodos que conforman el sensor hayan visto reducido su tamaño.

Canon EOS-1Ds Mark III
Canon EOS-1Ds Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sin embargo, desde Canon se asegura que la configuración de las microlentes en el nuevo CMOS y el trabajo que desempeña el procesador DiGIC III evitan mayores problemas al trabajar con sensibilidades elevadas.

Muestras: sensibilidad
Las capturas se han realizado con una Canon EOS-1Ds Mark III y el objetivo Canon EF 70-200 mm f2.8 L. Haz clic en las imágenes para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
las capturas se han realizado con una canon eos-1ds mark iii y el objetivo canon ef 70-200 mm f2.8 l. haz clic en las imágenes para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
50 ISO (forzado)
las capturas se han realizado con una canon eos-1ds mark iii y el objetivo canon ef 70-200 mm f2.8 l. haz clic en las imágenes para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
100 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos-1ds mark iii y el objetivo canon ef 70-200 mm f2.8 l. haz clic en las imágenes para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
200 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos-1ds mark iii y el objetivo canon ef 70-200 mm f2.8 l. haz clic en las imágenes para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
400 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos-1ds mark iii y el objetivo canon ef 70-200 mm f2.8 l. haz clic en las imágenes para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
800 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos-1ds mark iii y el objetivo canon ef 70-200 mm f2.8 l. haz clic en las imágenes para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
1600 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos-1ds mark iii y el objetivo canon ef 70-200 mm f2.8 l. haz clic en las imágenes para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
3200 ISO (forzado)
Con valores calibrados de 100 a 1600 ISO y dos forzados a 50 y 3200 ISO, a la vista de la secuencia de sensibilidad realizada no parece que el ruido deba figurar en la lista de problemas de la 1Ds Mark III. Las tomas a 800 y 1600 ISO son excelentes, e incluso a 3200 ISO el ruido está bajo control.

Canon EOS-1Ds Mark III
Canon EOS-1Ds Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Resultará interesante comprobar la evolución de la Mark III en este terreno respecto a su predecesora.

Limpieza con alguna aberración
Otras de las novedades de la 1Ds Mark III -además de la previsualización Live View con enfoque manual- es el sistema de limpieza automática del sensor, que parece ser ya una prestación obligada para las nuevas réflex de la marca.

Basada en el uso de materiales que repelen la suciedad -asegura la compañía- y en la vibración del filtro de paso bajo, lo cierto es que el safari en Kenia supuso una prueba de fuego para este mecanismo de limpieza. Los continuos cambios de objetivo y -sobre todo- la cantidad de polvo en el ambiente son ingredientes perfectos para encontrarse con fotografías plagadas de motas.

Canon EOS-1Ds Mark III
Canon EOS-1Ds Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque cuando se habla de este tema Canon nunca descarta la necesidad de recurrir a la corrección mediante software e incluso a la tradicional limpieza manual, la verdad es que los resultados tras varios días de prueba -aunque no los suficientes para sacar una conclusión definitiva- son bastante satisfactorios.

Si bien nos hemos topado con varias tomas en las que se aprecian las manchas, las imágenes capturadas a posteriori aparecen más "limpias", por lo que cabe suponer -más allá de la incidencia que la focal o el diafragma puedan tener en su visibilidad- que el sistema de limpieza consiguió retirarlas del sensor.

Canon EOS-1Ds Mark III
Canon EOS-1Ds Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Otro detalle apreciable en algunas imágenes es la presencia de aberraciones cromáticas en forma de halos púrpuras en los contornos de la escena.

Como hemos podido comprobar, este problema puede solventarse con bastante eficacia al trabajar en RAW, aunque no todos los objetivos son compatibles con el tratamiento anti-aberraciones cromáticas del citado programa Digital Photo Professional.

Canon EOS-1Ds Mark III
Canon EOS-1Ds Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sin embargo, aunque la mayoría de las tomas se realizaron bajo un intenso sol y una iluminación muy contrastada -proclive, por tanto, a generar este efecto-, resulta interesante comprobar cómo la enorme resolución del sensor de esta Mark III pone a prueba la calidad de las ópticas empleadas.

¿Acaso los 21 megapíxeles se acercan al límite de lo que los mejores objetivos son capaces de aguantar?

Aunque tan breve aventura no es suficiente para formular veredictos en firme, esta última cuestión sobre las ópticas y sus posibles implicaciones convive en las primeras sensaciones suscitadas por la EOS-1Ds Mark III con la indiscutible calidad de la más joven -y potente- SLR de Canon.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar