• Panasonic Lumix GX80: análisis
  • Sony RX10 III: análisis
Prueba de producto
Canon EOS-1D X Mark II
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Canon EOS-1D X Mark II: prueba de campo

9
27
JUN 2016

Un paso firme pero sin demasiadas estridencias, cifras espectaculares ni titulares llamativos. Así se presentó la Canon EOS-1D X Mark II hace unos meses, y pese a esa presunta timidez y perfil bajo, la firma japonesa no dudó en apodarla The Beast (la bestia), asegurando que estamos ante la herramienta perfecta para el fotoperiodismo de acción.

¿Es la nueva EOS de gama profesional tan fiera como la pintan? Para comprobarlo, y tras las buenas impresiones transmitidas por su sistema de enfoque, decidimos adoptar esta réflex como nuestra cámara de trabajo durante unos días.

Canon EOS-1D X Mark II
Canon EOS-1D X Mark II
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Del mismo modo que cuando en el cine hacen rugir el motor y queman rueda para demostrar el poderío de un coche, algunos fotógrafos no podemos evitar disparar una ráfaga nada más sacar la cámara de su embalaje (tenemos nuestras debilidades, reconozcámoslo). Y lo cierto es que la ráfaga de la EOS-1D X Mark II es de las que impactan.

La cámara enfoca bien, las fotos son nítidas y el ruido es bajo. Si viviéramos en un mundo lógico y racional, eso lo firmaríamos de primeras sin necesidad de tirar una sola foto. Sería un desastre que una cámara de corte profesional y semejante precio no cumpliese con esas tres condiciones. Pero más allá de este amor a primera vista –esa ráfaga aún resuena en nuestras cabezas- y de lo que podemos dar casi por supuesto, la idea es preguntarse en voz alta si esta bestia y su no menos bestial precio de 6.300 euros son lo que los profesionales esperaban.

Hagamos un poco de memoria. La EOS-1D X Mark II es la segunda generación dentro de la gama X, evolución directa de las EOS-1D, unas cámaras diseñadas pensando sobre todo en periodistas gráficos y fotógrafos deportivos. Alta velocidad y sensibilidad han sido siempre -y siguen siendo hoy- los argumentos fundamentales de estos modelos.

Así, la EOS-1D X Mark II es en esencia una versión refinada de una cámara que, de entrada, había dado en el clavo para muchos fotógrafos que buscaban fotos con foco y poco ruido. Ahora se trata de mejorar aún más esos dos parámetros y añadir una buena dosis de vídeo 4K para perfeccionar la receta.

61 puntos de enfoque seleccionables

Nuestra primera parada nos lleva a un polideportivo para ver cómo se comportan dos de los argumentos principales de este nuevo modelo canonista: el enfoque y la ráfaga. Las cifras son espectaculares y de sobra conocidas: 14 fotografías por segundo ampliables a 16 si se trabaja con el espejo levantado –con enfoque y exposición fija- y hasta 170 RAW consecutivos y un número ilimitado de JPEG si la tarjeta acompaña.

En este sentido, trabajar con soporte CFast es muy recomendable, pese a que eso suponga tener que invertir en nuevas tarjetas y lectores.

canon eos-1d x mark iicanon eos-1d x mark iicanon eos-1d x mark iicanon eos-1d x mark iicanon eos-1d x mark iicanon eos-1d x mark ii
The Beast

Así denominan en Canon a la EOS-1D X Mark II, una réflex con captor full-frame de 20 megapíxeles que es capaz de grabar vídeo 4K y disparar ráfagas de hasta 16 fotogramas por segundo

canon eos-1d x mark ii
Canon EOS-1D X Mark II
Eduardo Parra (Quesabesde)
canon eos-1d x mark ii
Canon EOS-1D X Mark II
Eduardo Parra (Quesabesde)
canon eos-1d x mark ii
Canon EOS-1D X Mark II
Eduardo Parra (Quesabesde)
canon eos-1d x mark ii
Canon EOS-1D X Mark II
Eduardo Parra (Quesabesde)
canon eos-1d x mark ii
Canon EOS-1D X Mark II
Eduardo Parra (Quesabesde)
canon eos-1d x mark ii
Canon EOS-1D X Mark II
Eduardo Parra (Quesabesde)

Respecto al enfoque, el renovado sistema llega con 61 puntos, 21 de ellos en cruz. ¿No son muy pocos comparados con los 153 de la Nikon D5 y sus 99 en cruz? La buena noticia para los canonistas es que todos los puntos de la Mark II son seleccionables –no es así en la Nikon- y funcionan a f8. Algo que los fotógrafos de naturaleza y deportes que trabajen con ópticas f4 y multiplicadores agradecerán. Eso sí, en ambos modelos la cobertura de todos esos puntos sigue estando demasiado apiñada en el centro.

En cualquier caso, un rápido vistazo a los menús de configuración del enfoque de la EOS-1D X Mark II obliga a recordar que es básico dedicar un buen rato a configurar todos estos ajustes si se quiere aprovechar al máximo el rendimiento del sistema de enfoque. Como ocurre con todos los modelos de gama profesional, esta EOS ha de ser calibrada y personalizada por su usuario final, particularmente en lo que respecta al enfoque.

Toda la acción

Seguimos con nuestra sesión práctica en una exhibición de BMX. Aunque no podemos presumir de ser unos expertos en la materia, en este tipo de escenas interesa principalmente que la ráfaga sea suficientemente rápida para poder capturar la acrobacia al completo y -llegado al caso- elegir la foto más espectacular de todo el ejercicio.

En este sentido el comportamiento de la EOS-1D X Mark II es espectacular. Sus 14 fotogramas por segundo se llevan de maravilla con las nuevas tarjetas CFast con una velocidad de 3.500x y nos permiten hacer largas secuencias de RAW y JPEG combinados.

Muestras: acción
Fotografías realizadas con una Canon EOS-1D Mark II y un objetivo Canon 200 mm f2.8 II IS L

Es prácticamente nuestra primera incursión en el mundo BMX y prácticamente también nuestro estreno con la EOS-1D X Mark II, así que nos tememos lo peor. Pero nada de eso. La ráfaga es tremenda y el enfoque no se resiente durante el tiro, permitiendo capturar no solo el momento cumbre de la maniobra, sino también el ejercicio al completo gracias al potente buffer. No nos olvidamos de testear el nuevo sensor de medición de 360.000 píxeles, que también parece comportarse a la perfección.

Ráfaga disparada a 14 fotogramas por segundo y 20 megapíxeles con una EOS-1D X Mark II y un Canon 200-400 mm f4 L IS USM Extender 1.4x.

Repetimos la operación en escenas con una acción en la que hay movimientos más erráticos. Un partido de fútbol y una sesión de atletismo son nuestro particular campo de pruebas para el enfoque de esta nueva Mark II, y en ambos casos los resultados son excelentes: todas –o casi todas- las fotos de la ráfaga están dentro de foco, y conseguimos que no se nos escape ningún momento de la acción.

Muestras: acción
Fotografías realizadas con una Canon EOS-1D Mark II y los objetivos Canon 200 mm f2.8 L y 70-300 mm f4-5.6 IS L

Secuencias completas de 100 metros vallas, saltos de longitud de principio a fin, perfectas paradas en el aire de los saltadores de altura o con pértiga… No nos atreveremos a decir que esos 6.300 euros están justificados –nos odiarían los compañeros fotoperiodistas por ello-, pero la verdad es que hay muy poco margen a los peros.

Probando la sensibilidad

Es verdad que estamos ante una réflex optimizada para la fotografía de acción, pero es de sobra sabido que los reporteros tienen que enfrentarse a todo tipo de encargos: desde un partido de fútbol hasta un acto social.

Y nada mejor que la noche madrileña para poner a prueba cómo se comporta esta cámara cuando lo único que tiene a favor es que el sujeto a fotografiar no se mueve. Fiesta y recepción en el ayuntamiento de Madrid, y ahí nos vamos para enfrentarnos a una buena dosis de mala luz perfecta para probar el enfoque en estas condiciones (y ya de paso, el flash).

Es verdad que en esta asignatura Canon siempre ha ido unos pasos por detrás de su eterno competidor, pero comprobamos con alivio que la Mark II llega con los deberes hechos y que usar el flash no es ya una especie de quiniela.

canon eos-1d x mark ii
Canon EOS-1D X Mark II
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Decían desde Canon que el reto era que pudiéramos tirar en un campo de fútbol a 10.000 ISO sin preocuparnos por el ruido, y efectivamente se puede

Aprovechamos la alfombra roja para probar una nueva y curiosa modalidad de ráfaga en la que se puede limitar el número de disparos consecutivos pero sin renunciar a la velocidad máxima de 14 fotogramas por segundo. Puede parecer una prestación menor, pero es un poderoso complemento cuando queremos asegurarnos una foto sin -por ejemplo- un parpadeo traicionero y al mismo tiempo no queremos preocuparnos de que se nos pegue el dedo al obturador. Nos gusta esta opción.

Tener que subir hasta 4.000 ISO a f2 y 1/250 de segundo ya indica que estamos en un buen ambiente para probar el comportamiento con poca luz. Descubrimos de paso que el sistema antiparpadeo -que detecta fuentes de luz que provocan este efecto y lo minimiza- es realmente una buena idea. No saldrá en los titulares, pero es uno de esos detalles que a la hora de la verdad el profesional agradece.

Decían desde Canon que el reto era que los fotógrafos pudiéramos tirar en un campo de fútbol a 10.000 ISO sin preocuparnos por el ruido. Efectivamente se puede. E incluso a 20.000 ISO levantando un poco la imagen a la hora de procesarla.

Muestras: sensibilidad
Fotografías realizadas con una Canon EOS-1D X Mark II y un objetivo Canon 24 mm f1.4 II L
fotografías realizadas con una canon eos-1d x mark ii y un objetivo canon 24 mm f1.4 ii l
20.000 ISO
fotografías realizadas con una canon eos-1d x mark ii y un objetivo canon 24 mm f1.4 ii l
40.000 ISO
fotografías realizadas con una canon eos-1d x mark ii y un objetivo canon 24 mm f1.4 ii l
51.200 ISO
fotografías realizadas con una canon eos-1d x mark ii y un objetivo canon 24 mm f1.4 ii l
102.400 ISO
fotografías realizadas con una canon eos-1d x mark ii y un objetivo canon 24 mm f1.4 ii l
204.800 ISO
fotografías realizadas con una canon eos-1d x mark ii y un objetivo canon 24 mm f1.4 ii l
409.600 ISO

La firma ha hecho un magnífico trabajo con el sensor de formato completo y 20 megapíxeles –cierto, todavía no habíamos mencionado la resolución- y con el procesador de imagen que lo acompaña. Además de controlar el ruido con valores muy altos, nos gusta comprobar que la nitidez aguanta el tipo. De poco sirve una fotografía limpia tan filtrada que parece una pintura en lugar de una foto. ¿El límite? Nos atreveríamos a decir que a 50.000 ISO la cámara da imágenes que se podrían publicar sin problema.

Varios días de ajetreo fotoperiodístico que se saldan con casi 3.000 archivos en las tarjetas de memoria antes de que la batería de la cámara diga que no puede más. Justo en el momento en que íbamos a copiarle una imagen en la tarjeta a un compañero y la cámara nos dice –ya hecha la selección e iniciado el proceso- que no tiene batería suficiente para eso. Sería de agradecer que avisara antes, la verdad.

Sin Wi-Fi, con GPS

A la mañana siguiente toca sesión de fotoperiodismo en los juzgados. La urgencia para enviar las fotos a redacción nos recuerda que la conexión Wi-Fi no va incluida de serie y que toca pasar por caja para comprar el correspondiente adaptador externo.

Lo que sí incorpora esta Mark II como novedad es un GPS. No dudamos de su utilidad para los reporteros más viajeros, pero para los de ciudad y moqueta la verdad es que no aporta demasiado. De hecho nos dan ganas de desactivarlo. No por su consumo energético –no parece afectar en absoluto- sino al recordar que cada una de nuestras fotos estará geolocalizada con un margen de error de pocos metros.

Muestras: Canon 135 mm f2
Fotografías realizadas con una Canon EOS-1D X Mark II y un objetivo Canon 135 mm f2 L

Exacto, alguien con tiempo libre podría saber dónde esta la casa del famoso de turno, el despacho de abogados que defiende a tal persona o seguir los pasos del ministro. Definitivamente hubiéramos preferido Wi-Fi.

Eso sí, la opción de poder procesar los RAW en la cámara –que no es muy ágil, por cierto- se agradece, aunque es una pena que la nueva pantalla táctil no permita que esta operación sea algo más cómoda a la hora de, por ejemplo, enderezar la imagen. Tal vez esperábamos la pantalla de un iPad, y esta, en la que prácticamente solo podemos elegir el punto de enfoque en Live View, nos sabe a poco.

X de segunda generación

Llegamos a casa, limpiamos la cámara y la empaquetamos para su devolución. Han sido dos semanas breves pero intensas que sin duda dejan huella. Si cuando tuvimos a la que llaman The Beast en las manos por primera vez ya sentimos el flechazo, dos semanas de cortejo podrían servir para comprar el anillo y ahorrar para el piso.

Dicen algunos que nada justifica el salto a este modelo desde el anterior, que la Mark II carece de ninguna prestación particular que justifique el cambio. Posiblemente se trate de fotoperiodistas sin interés por las prestaciones referentes al vídeo. Y puede que tengan razón, o simplemente en este caso no se trataba de revolucionar nada sino simplemente de ajustar algunos detalles.

Pese a su abultado precio de más de 6.000 euros, no hay que perder de vista que la EOS-1D X Mark II es un modelo de gama profesional que se centra en las necesidades de los fotoperiodistas

canon eos-1d x mark ii
Canon EOS-1D X Mark II
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Y es que, con un precio de más de 6.000 euros, no parece que haga falta recordar que estamos ante un modelo de gama profesional que se centra precisamente en las necesidades de este colectivo, más allá de las cifras abultadas o los titulares que siempre animan foros y pasiones de los aficionados.

Productos relacionados (1)
9
Comentarios
Cargando comentarios