Actualidad

La Canon EOS-1D X, que no estará disponible hasta abril, se asoma por Barcelona

 
25
ENE 2012
Iker Morán   |  Barcelona

Todavía habrá que esperar hasta el próximo mes de abril para verla en los escaparates, pero el nuevo buque insignia de Canon comienza poco a poco a dejarse ver por el país. Ayer mismo, sin ir más lejos, la EOS-1D X se dejó tocar en la presentación organizada por Canon en colaboración con la tienda barcelonesa Nivell 10.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Una aparición, eso sí, bastante tímida: pese a que han pasado ya más de tres meses desde su anuncio oficial el cuerpo mostrado seguía sin ser final. Así que los fotoperiodistas que se acercaron hasta este taller impartido por Álvaro Gómez de Luque (del servicio profesional CPS de Canon) y Julio Gómez (experto en vídeo y asiduo colaborador de la firma) tuvieron que volverse a casa sin muestras tomadas con esta SLR de 18 megapíxeles.

Prioridad al enfoque "por motivos obvios"
Por si el cambio en la denominación del modelo no lo dejaba suficientemente claro, durante la charla teórica los dos ponentes ahondaron en el mensaje oficial de Canon, que sitúa esta EOS-1D X como una especie de borrón y cuenta nueva respecto a la generación anterior.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque sin mencionar en ningún momento los archiconocidos problemas de enfoque de la EOS-1D Mark III ni la D4 anunciada recientemente por Nikon, en realidad estos dos temas estuvieron presentes en todo momento. De hecho, Gómez no dudó en asegurar que el autofoco ha sido un tema prioritario en la renovación de esta cámara "por motivos obvios".

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Según explicaron, el nuevo mecanismo de enfoque de 61 puntos no tiene nada que ver con el de la EOS-1D Mark IV. Además de su nueva estructura y de la dedicación exclusiva de un procesador a esta tarea, los cambios también han llegado a la construcción de las lentes de la unidad de enfoque, de vidrio moldeado y menos sensibles a los cambios de temperatura y humedad.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

También el mecanismo de elevación y retorno del espejo ha sido totalmente renovado. Algo que, según se comentó, implica un notable cambio en la sonoridad del disparo, que ya no busca parecerse a las réflex de antaño, comentaron.

A vueltas con el f8
Con el museo MACBA como telón de fondo y unos patinadores como improvisados modelos en movimiento, los asistentes pudieron realizar una primera prueba del sistema de enfoque y el disparo en ráfaga de la cámara.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Tal vez por el tipo de perfil profesional de los fotógrafos presentes en el acto de ayer, esta vez el tema de las limitaciones del enfoque de la cámara al trabajar con ópticas cuya luminosidad máxima sea de f8 (objetivos con duplicador, mejor dicho) no fue uno de los más comentados. Una cuestión que parece preocupar sobre todo a los fotógrafos de naturaleza y que este medio volvió a poner sobre la mesa.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pero, como era de esperar, no hay cambios respecto a lo dicho hace meses. La estructura del sistema y esos 61 puntos de enfoque con el tamaño de pupila usado hacen que el límite esté en f5.6. Se trata -aseguraron- de una cuestión física, por lo que resulta complicado pensar que una simple actualización de firmware sirva para poder saltarse esta suerte de limitación.

Renovación de ópticas
Pese a que el precio final que tendrá la cámara sigue siendo una incógnita (se habla de una cifra próxima a los 6.000 euros), sí se dio alguna pista sobre los planes de Canon para este año en su catálogo de ópticas. En este sentido, se habló de una "renovación salvaje", aunque sin concretar cuáles serían los próximos objetivos en sumarse a la lista de novedades.

La grabación de vídeo que ofrece la EOS-1D X también ocupó buena parte de la charla, si bien los ponentes reconocieron que "nadie se va a comprar esta cámara sólo por el vídeo". Los "vúmetros" en pantalla para controlar la entrada de audio o la posibilidad de trabajar con dos tipos de compresión (ALL-IN a 44 Mbps o IPB a 18 Mbps) fueron algunas de las novedades más destacadas.

El lavado de cara de los menús de pantalla -mucho más sencillos e intuitivos, apuntaron- y las mejoras introducidas para que la cámara se ocupe de muchas tareas que antes había que realizar al editar las imágenes también estuvieron presentes a lo largo de la presentación de la nueva EOS.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar