COMPARTIR
  • Canon EOS-1D Mark III: primeras impresiones
  • Nikon D40x: toma de contacto
LA NUEVA REINA DE LAS EOS

Canon EOS-1D Mark III: a fondo  

2
MAR 2007

Pocos días después de su presentación oficial, nos reencontramos con la EOS-1D Mark III en Barcelona, donde Canon ha trasladado su flota de novedades. Un contacto un poco más relajado con la nueva SLR de altos vuelos y las explicaciones de los técnicos de la compañía nos ayudan a descubrir alguna interioridad más de la que está llamada a ser la principal atracción de esta próxima feria PMA de Las Vegas.

A menos de una semana de que Las Vegas se convierta en el centro de atención de todas las miradas, la Canon EOS-1D Mark III ya ha cautivado buena parte de ellas. Atraídos por el magnetismo de sus 10 megapíxeles y sus retumbantes ráfagas de 10 fotogramas por segundo, QUESABESDE.COM aprovechó la presentación de la cámara en Barcelona, este martes, para pasar unos minutos con la réflex más deseada del momento.

Canon EOS-1D Mark III
Canon EOS-1D Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Mientras los miembros del equipo de Canon se afanaban con los preparativos de la presentación que tendría lugar esa misma noche, Álvaro Gómez de Luque, miembro del servicio profesional de Canon (CPS), nos recordaba algunas de las innovaciones que llegan de la mano de esta Mark III.

Canon EOS-1D Mark III
Canon EOS-1D Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sus indicaciones y la documentación técnica oficial ("White Paper") publicada por la compañía permiten conocer un poco más el nuevo buque insignia de Canon.

Más píxeles, igual superficie sensible
Del más de medio centenar de características que Canon destaca al hablar de su nueva SLR, el renovado CMOS de 10,1 megapíxeles es uno de los ineludibles ejes de atención.

Canon EOS-1D Mark III
Canon EOS-1D Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pese a los insistentes rumores, Canon se mantiene firme con el tamaño APS-H y el factor de multiplicación de 1,3x de este CMOS. Discutible para algunos, lógico para otros, el continuismo, unido al aumento de la resolución, implica una necesaria reestructuración de los píxeles que componen este captor.

Canon EOS-1D Mark III
Canon EOS-1D Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Así lo explica Canon, que habla de píxeles de 7,2 micrones de lado, frente a los 8,2 micrones de la EOS-1D Mark II N (el sensor es de igual tamaño, pero contiene 8 megapíxeles) y la EOS 5D (el sensor, en este caso, es de formato completo).

Canon EOS-1D Mark III
Canon EOS-1D Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Además de aclarar que este mismo tamaño es el que lucen los píxeles del CMOS de la 1Ds Mark II, la compañía aporta otro dato muy interesante: la estructura interna de cada píxel y de sus microlentes se ha replanteado, de modo que, en realidad, la superficie útil del fotosito es la misma que la disponible en el modelo predecesor.

Con 7,2 micrones de lado, los píxeles de la Mark III son más pequeños que los de la Mark II N, pero mantienen la misma superficie sensible, según Canon. | Foto: Canon

Estas mejoras en la eficacia lumínica -aseguran los técnicos de Canon- repercuten directamente en la respuesta de la cámara con sensibilidades altas. De hecho, la Mark III es la primera de la marca que se atreve con un valor de 3200 ISO calibrado y ofrece un valor forzado de 6400 ISO.

Canon EOS-1D Mark III
Canon EOS-1D Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque se habla de un rango dinámico a sensibilidades elevadas equivalente a lo visto en las EOS-1D Mark II y Mark II N, la documentación oficial de la compañía apunta que en las sombras se ha conseguido reducir el ruido un 50% respecto a modelos anteriores.

Canon EOS-1D Mark III
Canon EOS-1D Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Los técnicos de Canon insisten, precisamente, en que los niveles de ruido son sorprendentemente bajos. No obstante, habrá que esperar a tener un modelo de producción final entre las manos -no es el caso- para corroborar este prometedor dato.

Del estruendo al silencio
Lo que sí se puede valorar son las cualidades sonoras de esta SLR profesional, que, entre otras novedades, incorpora un nuevo obturador al que se le concede una vida útil de 300.000 ciclos.

Canon EOS-1D Mark III
Canon EOS-1D Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Manteniendo las bases del manejo de modelos anteriores (aunque ahora ya no es necesario mantener pulsado un botón cuando se requiere una combinación de dos), el botón "Drive", situado a la izquierda del visor, permite activar las modalidades del disparo en ráfaga.

Canon EOS-1D Mark III
Canon EOS-1D Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Ya dimos buena cuenta en su día de lo impresionante que resultaba la ráfaga de 10 fotogramas por segundo durante más de 100 disparos. Ni que decir tiene que el uso de tarjetas de gama profesional con una velocidad de acceso que esté a la altura de las circunstancias se hace más necesaria que nunca.

La EOS-1D Mark III emplea dos procesadores DiGIC III, que permiten gestionar el caudal de información generado por el CMOS de 10 megapíxeles y las ráfagas de 10 fotogramas por segundo. | Foto: Canon

Interesante es también el modo de disparo silencioso, de cuya discreción podemos dar fe, aun con la óptica desmontada y el oído pendiente del juego en dos tiempos del espejo y el obturador.

Live View sin cables
Pero uno de los aspectos que más curiosidad ha despertado ha sido el denominado Live View. La Mark III se convierte, de este modo, en la cuarta réflex digital del mercado que ofrece esta cualidad, estrenada en su día por la Olympus E-330 y replicada por la Lumix DMC-L1 de Panasonic y la clónica Leica Digilux 3.

Canon EOS-1D Mark III
Canon EOS-1D Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

A nadie pasa por alto que se trata de la primera SLR de gama incuestionablemente profesional que implementa esta función.

No ha trascendido aún mucha información sobre el Live View de la Mark III, pero a la vista de las explicaciones de la firma, el sistema empleado se asemeja más a lo que ofrece la L1 que a la estructura de doble sensor presente en la E-330. Sería, por tanto, un acercamiento al denominado Modo B de este cuerpo de Olympus.

Existe, sin embargo, una importante diferencia: al contrario de lo que ocurre en la réflex de Olympus -tras actualizar el firmware a la versión 1.2- o en el modelo de Panasonic, la Mark III sólo ofrece la posibilidad de enfocar manualmente cuando se trabaja con previsualización de la imagen.

Un enfoque que cuenta, eso sí, con la inestimable ayuda de un doble zoom, con el que es posible magnificar la imagen y ajustar el foco con total precisión.

Canon EOS-1D Mark III
Canon EOS-1D Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El sistema Live View, que se activa intuitivamente pulsando el botón "set" situado en el centro del dial trasero, cuenta también con opciones tan interesantes como la previsualización del histograma o la posibilidad de comprobar los efectos que sobre la imagen tienen las variaciones en los ajustes de la exposición.

A falta de una pantalla abatible que facilite encuadres complicados, nos confirman que esta función está más pensada para el trabajo con trípode que para los entornos de acción. Otro dato interesante que aparece en el citado "White Paper" de la Mark III está igualmente vinculado a esta previsualización y al lógico calentamiento que puede provocar en el sensor CMOS, si se alarga su tiempo de utilización.

Canon EOS-1D Mark III
Canon EOS-1D Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En este sentido, Canon asegura que sólo si se trabaja bajo la incidencia directa del sol o de focos de estudio, se puede producir un calentamiento excesivo de la cámara, y ello podría repercutir en la calidad final de los archivos (recordemos que el calor y el ruido son parientes próximos).

Canon EOS-1D Mark III
Canon EOS-1D Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Por el contrario, si la advertencia térmica se produce trabajando con un Microdrive, la cámara se apagará automáticamente para no dañar este soporte de memoria.

Limpieza infrarroja
Los rediseñados menús de la cámara siguen un principio digno de agradecer: en lugar de un interminable listado de opciones, éstas se han repartido en más grupos por los que la navegación -en horizontal y vertical- resulta mucho más ágil.

Canon EOS-1D Mark III
Canon EOS-1D Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Y es que en cuanto a manejo y ergonomía, Canon ha hecho un buen trabajo en la Mark III. Además de la pantalla principal de 3 pulgadas, dispone de otros dos monitores que muestran las opciones seleccionadas, que a su vez aparecen reflejadas -aleluya- en el visor.

Canon EOS-1D Mark III
Canon EOS-1D Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De este modo, la selección de la sensibilidad puede hacerse con una pulsación y un giro de rueda, sin necesidad de despegar el ojo del visor. El tamaño del archivo, por su parte, puede modificarse rápidamente mediante el botón "func" de la parte inferior, que va ofreciendo las numerosas combinaciones de los tres formatos disponibles: JPEG, RAW y el nuevo sRAW.

Canon EOS-1D Mark III
Canon EOS-1D Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En este contexto, no resulta en absoluto complicado acceder a las funciones relacionadas con la limpieza del sensor. La Mark III repite las opciones (autolimpieza, limpieza por software y limpieza manual) disponibles en la EOS 400D, pero con notables cambios en la mecánica.

Canon EOS-1D Mark III
Canon EOS-1D Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En la unidad de preproducción analizada, el proceso de encendido y apagado de la cámara coincidía con la activación del sistema de autolimpieza, que igualmente puede programarse o ejecutarse en cualquier momento.

A diferencia de la Sony Alpha A100 o la Pentax K10D, que aprovechan la estabilización mecánica para agitar el sensor y desprender el polvo, el sistema de la Mark III está dedicado en exclusiva a la limpieza.

Estructura del nuevo sistema de limpieza del sensor de Canon. El filtro infrarrojo es ahora el encargado de repeler y sacudir la suciedad. | Foto: Canon

Sin embargo, a diferencia de lo que ocurría con la EOS 400D, no es el filtro Low Pass el responsable de la agitación, sino un nuevo filtro infrarrojo que recibe las vibraciones ultrasónicas durante 3,5 ó 4 segundos, mientras el obturador abre y cierra sus láminas hasta tres veces para desprender así las partículas de polvo u otros elementos.

Próxima parada: Las Vegas
Si sobre el papel y en las manos parece incontestable la grandeza -literal y metafórica- de la Canon EOS-1D Mark III, ahora sólo falta comprobar el rendimiento práctico de esta inacabable lista de prestaciones.

Canon EOS-1D Mark III
Canon EOS-1D Mark III
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Tal vez en el próximo encuentro con la Mark III, dentro de unos pocos días en la feria PMA de Las Vegas, sea posible indagar en alguna otra prestación, como la prioridad a las luces altas y su rango dinámico mejorado, por ejemplo. Y con un poco de suerte, incluso podamos obtener ya alguna prueba tangible de que nos encontramos ante la réflex más avanzada del momento.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar