• Fujifilm X-T2: primeras impresiones
  • Fujifilm X-T2: primeras muestras
Prueba de producto
Canon EOS 1300D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Canon EOS 1300D: análisis

7
11
JUL 2016
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

Quienes esperen emociones fuertes, nuevas tecnologías o una larga lista de novedades se han equivocado de cámara. Mejor avisar desde el principio para evitar así posibles decepciones. Y es que la joven Canon EOS 1300D puede ser muchas cosas menos emocionante. Posiblemente tampoco se espera eso de una réflex que es la puerta de entrada a la familia EOS y cuyo cuerpo se presentó con un precio oficial por debajo de los 400 euros.

Canon EOS 1300D
Canon EOS 1300D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con ese currículum no hace falta ser adivinos para imaginar que la EOS 1300D seguirá la senda de sus predecesoras y será un éxito de ventas por mucho bostezo y crítica que despierte entre los entendidos del mundillo fotográfico. Y es que estamos ante una réflex sencilla que ofrece nada más y nada menos que lo que promete y cabe esperar por su precio, y que básicamente es una EOS 1200D con nuevo procesador y conexión Wi-Fi.

Ligera

Ahora que se habla tanto de las cámaras pequeñas y ligeras gracias a la eliminación del espejo réflex, hay que reconocer que la EOS 1300D puede jugar con este argumento a su favor: es una SLR tradicional, pero es bastante pequeña y sobre todo muy ligera.

La mala noticia es que eso se consigue a base de un cuerpo de plástico. Por menos de 400 euros es verdad que no cabe esperar titanio y que a la mayoría de interesados en un cuerpo como este tampoco le darán mayor importancia y se fijarán en lo que realmente importa: pesa poco y es cómoda para llevar siempre encima.

canon eos 1300dcanon eos 1300dcanon eos 1300dcanon eos 1300dcanon eos 1300dcanon eos 1300d
Pequeña y de plástico

Casi idéntica a la EOS 1200D, los controles manuales y automáticos conviven en buen equilibrio en el cuerpo de esta réflex realmente pequeña y ligera

canon eos 1300d
Canon EOS 1300D
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon eos 1300d
Canon EOS 1300D
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon eos 1300d
Canon EOS 1300D
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon eos 1300d
Canon EOS 1300D
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon eos 1300d
Canon EOS 1300D
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon eos 1300d
Canon EOS 1300D
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sobre la ergonomía y los mandos poco hay que añadir a lo comentado en su momento acerca de la EOS 1200D, porque el diseño es prácticamente idéntico. De nuevo estamos ante una cámara pensada para aprender o para no complicarse la vida, en la que controles manuales y automáticos conviven en buen equilibrio.

Cualquiera que haya tenido en las manos un modelo de los dos o tres últimos años no tardará mucho en percibir la veteranía de la EOS 1300D en muchas de sus opciones o incluso en la propia filosofía de la cámara, pero de nuevo el precio es el que marca el camino, y pedir más mandos u opciones de configuración personal –como nos gustaría- posiblemente no tenga mucho sentido en una cámara así.

18 megapíxeles con Wi-Fi

Igual que ocurre con el diseño, tampoco hay apenas cambios en la lista de especificaciones de esta sencilla réflex. No obstante merece la pena repasar algunas de sus principales prestaciones, empezando por el sensor APS-C de 18 megapíxeles, que ya tiene a sus espaldas unas cuantas generaciones.

Aunque es verdad que se ha quedado un tanto anticuado en comparación con captores más actuales –no tanto en resolución como por ejemplo en sensibilidad-, hay que reconocer que el rendimiento sigue siendo correcto para una cámara de primer precio.

La principal novedad de la EOS 1300D es la conexión Wi-Fi, que permite accecer desde un terminal iOS o Android a las fotos de la cámara y controlarla remotamente

canon eos 1300d
Canon EOS 1300D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La velocidad de ráfaga de 3 fotogramas por segundo tampoco es para lanzar cohetes, y lo mismo ocurre con muchas otras cifras de la cámara que no pasan de ser simplemente normales: pantalla de 3 pulgadas y 960.000 puntos de resolución, una sensibilidad calibrada que solo llega a 6.400 ISO o el sistema de enfoque de 9 puntos.

Es este otro de los detalles que demuestra que el paso de los años pasa factura a una cámara que es nueva pero hace suyas tecnologías de generaciones anteriores. No es que la cámara enfoque mal, es que su mecanismo simplemente está muy superado a día de hoy por cámaras que tampoco cuestan mucho más que esta EOS 1300D.

canon eos 1300d
Canon EOS 1300D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El sistema de enfoque de 9 puntos es otro detalle que pasa factura a una cámara que hace suyas tecnologías de generaciones anteriores

Si el enfoque tradicional a través del visor ya es un tanto limitado, al trabajar desde la pantalla con la previsualización Live View nos encontramos con el mismo problema. Tal vez sea que nos empezamos a acostumbrar al sistema Dual Pixel de modelos de gama superior, pero en cualquier caso mejor tener un poco de paciencia con esta EOS 1300D, sobre todo si estamos ante una escena en la que la iluminación sea un poco compleja.

Otro detalle a tener en cuenta y que en realidad es un clásico de las réflex más económicas: la cobertura del visor solo abarca un 95%, por lo que es posible que aparezcan en la imagen final detalles que no vemos a través del ocular.

Pero no todo van a ser quejas, y por ejemplo la incorporación de la conexión Wi-Fi con NFC –la principal novedad de la cámara- y la más que decente autonomía de entre 400 y 500 disparos por carga de la batería puede que nos reconcilien un poco con esta SLR.

Resultados correctos

Sin cambios en el sensor de 18 megapíxeles, a estas alturas ya sabemos que la llegada de un nuevo procesador de imagen no suele significar grandes mejoras en lo que respecta a calidad y rendimiento. Tal es el caso de la EOS 1300D, cuyos resultados se saldan con la misma nota que su predecesora: son correctos.

¿Qué significa eso? Que con buena luz y en la mayoría de condiciones a las que se enfrentará el usuario de esta réflex, los resultados son suficientemente buenos. Hay sensores más actuales y mejores en el mercado, pero de nuevo hay que mirar de reojo el precio para entender de lo que hablamos.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Canon EOS 1300D y un objetivo Canon 18-55 mm 3.5-5.6 IS II

Con buena luz y en la mayoría de condiciones a las que se enfrentará el usuario de esta réflex, los resultados que se obtienen son correctos

Con una gama de sensibilidades relativamente limitada y que solo llega a un valor forzado de 12.800 ISO, el control del ruido es bueno hasta 3.200 ISO, pero también en este punto los años pesan. Exactamente lo mismo pasa con el rango dinámico, que se resiente en JPEG en las zonas más claras de la imagen. De todos modos, trabajar en RAW permite mejorar un poco los resultados en este sentido cuando toque enfrentarse a escenas con mucho contraste.

Respecto al vídeo, pocas novedades. En realidad, ninguna: Full HD de 1920 x 1080 píxeles a 30p y opciones manuales con resultados correctos de color, aunque tampoco en este campo –claro- la cámara puede enfrentarse a la competencia más actual.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Canon EOS 1300D y un objetivo Canon 18-55 mm 3.5-5.6 IS II
¿Me la compro?

Antes incluso de desempaquetar la EOS 1300D podíamos imaginar lo que íbamos a encontrar. De ahí esa sensación de déjà vu respecto a lo dicho de la EOS 1200D: ni emociona, ni entusiasma, ni la calidad que brinda es nada del otro mundo a día de hoy. Pero es barata y es Canon, y no nos engañemos: eso es precisamente lo que muchos usuarios buscan para su primera cámara seria.

Con el precio de menos de 400 euros que luce esta réflex, desanimarlos no sería muy justo. Como mucho podemos intentar convencerles de que al zoom estándar 18-55 mm f3.5-5.6 le sumen un barato y práctico 50 mm f1.8, con el que la cámara ganará algún punto y seguro que ellos disfrutan y aprenden mucho más.

canon eos 1300d
Canon EOS 1300D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Canon EOS 1300D con una bolsa Crumpler Muli 9000 black.

Pese a las pocas novedades que trae, es barata y es Canon, y no nos engañemos: eso es lo que muchos usuarios buscan para su primera cámara seria

La llegada de la conexión Wi-Fi, que mediante una aplicación permite transferir las fotos al móvil o controlar la cámara desde allí, deja la lista de novedades un poco triste. Pero la buena noticia es que quienes no estén interesados en esta conectividad pueden rebuscar a ver si queda alguna EOS 1200D a precio escandalosamente asequible.

En cualquier caso el principal problema de la EOS 1300D no son sus tecnologías un tanto vetustas, sino que por un precio muy parecido la competencia tiene cámaras en el mercado con algo más de entidad. Son también muy sencillas (pensemos, por ejemplo, en la Nikon D3300), y sin ser tampoco el no va más en cuanto a últimas tecnologías, sí ofrecen algo más de potencia en todos los sentidos.

La bolsa que aparece fotografiada en este artículo es una Crumpler Muli 9000 black y ha sido cedida como parte de un acuerdo publicitario entre Reflecta, firma importadora de Crumpler en España, y Quesabesde.

Productos relacionados (2)
Artículos relacionados (2)
7
Comentarios
Cargando comentarios