• Toshiba Folio 100: análisis
  • Canon EOS 600D: toma de contacto
Prueba de producto
CON TODO (PERO SIN NADA EXCEPCIONAL)

Canon EOS 1100D: toma de contacto

 
8
FEB 2011
Iker Morán   |  Madrid / Barcelona

Después de dos años y medio, ¿cabía esperar una renovación más espectacular o la nueva Canon EOS 1100D cumple con creces las expectativas para el segmento y el público al que va dirigida? Con ésta y muchas otras preguntas nos acercamos a la más sencilla de las EOS apenas unas horas después de ser anunciada oficialmente. Su precio (unos 490 euros sin objetivo) no sólo la sitúa como la más asequible de las réflex canonistas vistas hasta ahora, sino también como un éxito de ventas asegurado. Pero, ¿era esto lo que esperábamos?

Cuando hace tiempo los responsables de Canon insinuaron la posibilidad de plantar cara a los sistemas sin espejo a base de pequeñas réflex todas las miradas se posaron en la ya por entonces veterana EOS 1000D. ¿Sería aquella sencilla cámara la última de una saga llamada a reconvertirse en una suerte de familia de miniaturizados modelos SLR?

Canon EOS 1100D
Canon EOS 1100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Como suele ocurrir, la realidad es bastante más aburrida que las especulaciones, y Canon ha tomado el camino más recto para diseñar una EOS 1100D tan lógica como predecible. La fórmula, de hecho, es ya un clásico: reforzar las prestaciones y potenciar sus mejores argumentos (precio y facilidad de manejo) para hacer frente a la creciente competencia en este segmento.

Mandos más grandes, manejo simplificado
Que la EOS 1100D es una réflex realmente pequeña y ligera es poco más que una obviedad. ¿Lo es más que su predecesora? Estábamos convencidos de ello, pero tras enfrentarlas en la misma mesa está claro que la memoria nos engaña.

Canon EOS 1000D y 1100D
Canon EOS 1000D y 1100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon EOS 1000D y 1100D
Canon EOS 1000D y 1100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De hecho, los parecidos son evidentes, aunque se suavicen algunas líneas o se apueste ahora por una pantalla ligeramente más grande (2,7 pulgadas en lugar de 2,5). Puestos a renovar, ¿por qué no una de más pulgadas y con algo más de resolución? Evidentemente, la reducción de costes ha pesado mucho.

Canon EOS 1100D
Canon EOS 1100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon EOS 1100D
Canon EOS 1100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque a la construcción de plástico no cabe ponerle muchas pegas en esta gama, la textura y el acabado de la cámara -sin ninguna zona rugosa para mejorar el agarre- no nos acaban de convencer. Lo mismo ocurre con lo de esconder la tarjeta de memoria en el mismo compartimento que la batería. Somos así de cómodos.

Canon EOS 1100D
Canon EOS 1100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Pero no todo van a ser tirones de orejas. La reubicación de los mandos y las generosas dimensiones de la mayoría de botones dejan bien clara la orientación de este modelo hacia los usuarios noveles. Todo está a mano y bien visible, incluido un surtido de accesos directos para aquellos que no se conformen sólo con los modos automáticos y quieran ajustar los parámetros por su cuenta.

Canon EOS 1100D
Canon EOS 1100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon EOS 1100D
Canon EOS 1100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

¿Qué hace el botón para activar el flash reubicado a este lado? Los técnicos de Canon nos explican su teoría, que nos convence: aunque la posición "correcta" de sujeción de una SLR con dos manos situaría la izquierda cerca del clásico control para el flash, muchos recién llegados a este mundo se saltan la norma, así que mejor dejar todos los mandos en la misma zona, al alcance de la mano derecha.

Un CMOS veterano
Si las novedades en el diseño no sorprenden, tampoco el interior de la EOS 1100D está lleno de sorpresas. Su nuevo CMOS de 12 megapíxeles (¿similar al usado por la EOS 450D?) parece sonar a poco en comparación con las cifras que manejan la mayoría de modelos hoy en día, pero lógicamente es más que suficiente para una cámara de esta categoría.

Canon EOS 1100D
Canon EOS 1100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De sus resultados tampoco cabe desconfiar a priori, aunque como siempre esperaremos a tener una unidad final antes de lanzar las campanas al vuelo.

Canon EOS 1100D
Canon EOS 1100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Algo más decepcionantes son sus datos en lo que respecta a velocidad de disparo, que se mantienen casi idénticos a los de la EOS 1000D (3 fotogramas por segundo en JPEG y 2 en RAW). Después de más de 30 meses de espera saben a poco.

El vídeo es uno de los platos fuertes de la nueva EOS 1100D, porque efectivamente su predecesora no disponía de esta opción. A falta de un botón propio para iniciar la grabación en cualquier momento, hay que pasar por el dial principal de modos. Tras ello, el mismo botón que activa la previsualización Live View se ocupa de comenzar la grabación.

Canon EOS 1100D
Canon EOS 1100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon EOS 1100D
Canon EOS 1100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De todos modos, hay que reconocer que la grabación de vídeo (1920 x 1080 a 20 o 25 fotogramas por segundo) es un tanto limitada en esta EOS 1100D: no dispone de controles manuales y tampoco se ofrece un conector para micrófonos externos.

Mirando a sus hermanas mayores
Junto al nuevo sensor y a la grabación de vídeo, la más pequeña de las EOS también puede presumir de haber hecho los deberes en lo que respecta al enfoque (9 puntos) y la adopción de algunas tecnologías reservadas antes a modelos de gama superior, como la medición iFCL de 63 zonas heredada de la EOS 7D.

Canon EOS 1100D
Canon EOS 1100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El visor mantiene su cobertura del 95%, pero hay que reconocer que, pese a ello, su tamaño y luminosidad son bastante decentes -tal y como ya ocurría en la EOS 1000D- en comparación con lo que suele verse en modelos superiores.

Junto a la cámara, Canon ha anunciado también una nueva versión de su zoom estándar estabilizado 18-55 mm f3.5-5.6 EF-S IS. Más allá de la presumible mejora en el sistema de estabilización y de los cambios estéticos introducidos, ni la bayoneta de plástico ni el diminuto anillo frontal de enfoque -dos de los puntos más débiles de su construcción- registran cambios.

Canon EOS 1100D
Canon EOS 1100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon EOS 1100D
Canon EOS 1100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La velocidad del enfoque por contraste y la sonoridad del enfoque tradicional con este zoom estándar no aspiran a figurar entre los mejores puntos de la nueva SLR (cabrá esperar a probar las versiones finales de la cámara y el objetivo para confirmar de forma definitiva este detalle).

Según lo previsto
La EOS 1100D tiene todo lo que hay que tener, y puede que incluso más. Pero le falta esa prestación destacada que todas las firmas y cámaras buscan y sólo a veces encuentran: una función o característica que a la hora de la verdad sirva de gancho para los indecisos.

Con esa sensación nos acercamos a la cámara tras conocer sus especificaciones, y después de pasar un par de horas con ella no hemos conseguido quitarnos esta idea de la cabeza.

Claro que es muy posible que ese gancho que buscamos no sea necesario: el precio y el nombre de Canon rotulado en el cuerpo -es justo reconocerlo- son pilares más que suficientes para augurar a esta 1100D un futuro comercial prometedor.

Por si esa idea de reducción de costes al máximo no había quedado clara, además del cuerpo solo (unos 490 euros) y junto al 18-55 mm f3.5-5.6 EF-S IS II (unos 600 euros), Canon se ha sacado de la manga una nueva versión de este zoom pero sin estabilizador. En este caso, el precio será de unos 550 euros.

Canon EOS 1100D
Canon EOS 1100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon EOS 1100D
Canon EOS 1100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

No hay que olvidar tampoco que la EOS 1100D es la primera SLR de Canon que llegará a los escaparates de diferentes colores. Tampoco es que sea un argumento que entusiasme a todo el mundo, pero puede tener cierto gancho comercial.

¿Esperábamos algo más, o mejor dicho, algo diferente? Posiblemente. ¿Eran justas nuestras expectativas? Es probable que no. De hecho, sentados ahora mismo delante de la cámara no sabríamos muy bien qué ingrediente añadiríamos a la receta sin encarecerla demasiado ni salirnos del menú.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar