• Google Nexus 4: análisis
  • Olympus M. Zuiko 60 mm f2.8 ED Macro: análisis
Prueba de producto
ESPEJO PARA RATO

Canon EOS 100D y EOS 700D: toma de contacto

1
21
MAR 2013
Iker Morán   |  Madrid

¿Queda algún espacio por cubrir en el escaparate de cámaras de óptica intercambiable? Aunque nosotros nos empeñamos en creer que no, las compañías insisten en llevarnos la contraria. Sin ir más lejos, Canon ha descubierto hoy un hueco entre la EOS M y sus SLR más sencillas, y ha colocado ahí a la pequeña EOS 100D. Horas antes de su presentación hemos tenido la oportunidad de sostener entre las manos la réflex más pequeña y ligera del mercado. Y de paso hemos conocido también la EOS 700D, una tibia renovación de la EOS 650D. La nueva pareja sigue fiel a los 18 megapíxeles en formato APS-C y viene a certificar que para Canon hay espejo para rato.

Habría que remontarse un par de años atrás para encontrar las primeras insinuaciones de Canon sobre su proyecto de concebir una especie de réflex en miniatura. Aunque la llegada de la EOS M -su primera cámara de óptica intercambiable sin espejo- parecía alejar esta posibilidad, la recién anunciada EOS 100D (Rebel SL1 en el mercado americano) certifica que aquellos planes iban en serio. La idea es muy sencilla: todo el potencial de una SLR canonista para aficionados, pero concentrado en un cuerpo muy pequeño y que pesa apenas 400 gramos.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
QUESABESDE.COM tuvo la oportunidad de ver de cerca las nuevas EOS 100D y 700D el día antes de su presentación.

Intrigados por saber cómo es esta mini réflex, ayer mismo volamos hasta las oficinas de Canon en Madrid para poder ver y tocar la más pequeña y joven de las EOS. Un modelo que se ha convertido en protagonista absoluto de la jornada -en realidad lo es desde hace días gracias a las inevitables filtraciones-, pero que en realidad no llega solo.

Le acompañan una renovada versión del zoom EF-S estándar de 18-55 milímetros y la EOS 700D (llamada Rebel T5i al otro lado del Atlántico), que pese a ser el nuevo buque insignia de las réflex de iniciación de Canon llega con escasas novedades.

EOS 700D, renovación mínima

Eclipsada por su hermana pequeña, en realidad poco hay que decir de la nueva EOS 700D. Ni su hoja de especificaciones ni su apariencia aportan muchas sorpresas a lo que ya se esperaba de su predecesora (o mejor dicho, a lo que ésta ya ofrecía).

Canon EOS 700D
Canon EOS 700D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon EOS 700D
Canon EOS 700D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Las especificaciones son un calco de la generación anterior: un sensor CMOS de tamaño APS-C con 18 megapíxeles, enfoque híbrido con 9 puntos (todos en cruz), ráfagas de hasta 5 fotogramas por segundo, vídeo Full HD con controles manuales y entrada para micrófono, visor con un 95% de cobertura...

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La EOS 700D reemplaza en el escaparate a la EOS 650D (al fondo en esta imagen).

Una de esas renovaciones que obliga a sacar la lupa en busca de novedades. Descubrimos, por ejemplo, algún retoque en el diseño y en el dial de modos, y una consistencia mejorada entre las manos que recuerda más a las EOS de dos dígitos (como la EOS 60D) que a esta gama más básica.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La EOS 700D (a la izquierda en ambas imágenes) junto a la EOS 650D.

Pero, ya puestos, ¿por qué no ha aprovechado Canon la ocasión para poner al día su veterano sensor, sumar algún punto más de enfoque o añadir Wi-Fi, por ejemplo? Visto desde fuera parecería lógico justificar el salto con algo más que detalles o nuevos automatismos y filtros. Pero inmersos en el repleto escaparate canonista cada vez parece más complicado sumar prestaciones a este segmento sin pisar el que está justo encima. ¿Estrenar un nuevo CMOS de dimensiones APS-C en esta gama en lugar de hacerlo con las futuribles EOS 70D o 7D Mark II? Sería extraño.

Canon EOS 700D
Canon EOS 700D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon EOS 700D
Canon EOS 700D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque las ganas de jugar con la EOS 100D fueron en detrimento de dedicarle algo más de tiempo a la EOS 700D en esta primera toma de contacto, por ahora sí podemos decir que -pese a la decepción experimentada tras constatar la falta de novedades más potentes- sí nos ha gustado su acabado y consistencia entre las manos y el excelente funcionamiento de la pantalla táctil. Algo que, también es verdad, ya destacamos al probar la EOS 650D.

Canon EOS 700D
Canon EOS 700D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon EOS 700D
Canon EOS 700D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La buena -o la mala- noticia es que los potenciales compradores de una EOS no tendrán que romperse la cabeza teniendo que elegir entre la 650D y la 700D: el nuevo modelo reemplazará al anterior cuando salga a la venta a finales de abril. Su precio, por cierto, será de entre 900 y 950 euros con el renovado 18-55 mm f3.5-5.6 EF-S IS STM.

Miniatura

Basta echar un simple vistazo para entender que la gracia de la EOS 100D no son sus prestaciones (muy similares a las de la EOS 700D), sino su diseño y su tamaño. Y es que esta réflex de 18 megapíxeles cuenta con una hoja de especificaciones que incluye una pantalla táctil de 3 pulgadas y más de un millón de píxeles (y que funciona tan bien como la de la citada EOS 700D, aunque en este caso no es articulada), ráfagas de hasta 4 fotogramas por segundo, vídeo Full HD (sin controles manuales) y un visor con una cobertura del 95%.

Canon EOS 100D
Canon EOS 100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Nada mal para una cámara de este tamaño. Pero, ojo, no nos dejemos engañar por las apariencias: los acabados están muy bien conseguidos, la sujeción es decente pese a la mínima empuñadura y entre las manos transmite -en general- buenas sensaciones. Lógicamente los botones de la parte trasera son más pequeños de lo habitual, pero es cierto que en la zona superior ni el dial ni los mandos han sufrido demasiado a raíz del proceso de miniaturización.

Canon EOS 100D
Canon EOS 100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon EOS 100D
Canon EOS 100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Quienes quieran viajar ligeros de equipaje seguro que están dispuestos a hacer el esfuerzo de acostumbrarse a la ergonomía de una cámara bastante más pequeña de lo habitual. Una apuesta por la miniaturización que nos ha hecho recordar la ya descatalogada Olympus E-450, una réflex de dimensiones similares e incluso más ligera (380 gramos) que vio la luz hace cuatro años. Se trataba, eso sí, de un modelo Cuatro Tercios, es decir, con un sensor más pequeño que el que utiliza esta EOS.

Canon EOS 100D
Canon EOS 100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Eso sí, más pequeña no significa más barata, aunque ésa podría ser nuestra primera idea. La EOS 100D costará concretamente unos 850 euros con el mencionado zoom de 18-55 milímetros dotado de tecnología STM. Volvemos la mirada con extrañeza hacia la EOS 1100D, que anda también por allí mientras parece escuchar disimuladamente la cifra, y caemos en la cuenta de que no tienen nada que ver.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Las diferencias de tamaño entre la EOS 1100D (a la izquierda en ambas imágenes) y la EOS 100D se intuyen a simple vista.

Pese a que las denominaciones pueden llevar a engaño, la EOS 1100D seguirá siendo la más sencilla y barata de las réflex canonistas. La EOS 100D pertenece a otra gama. Es más pequeña que la primera, pero posee unos acabados superiores a los de ésta.

¿Y la EOS M?

Aclarada la relación familiar de la pequeña EOS 100D con el resto de réflex de Canon, la pregunta es inevitable: con la EOS M reclamando su espacio, ¿tiene sentido lanzar ahora una réflex en miniatura?

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La nueva EOS 100D junto a la más pequeña EOS M.

Salta a la vista que la diferencia de tamaño sigue siendo notable y que el diseño y concepto de ambas son muy diferentes, pero las similitudes en el precio y las prestaciones pueden llevar a confusión. O no, porque en realidad, y más allá del discurso oficial, la idea es muy sencilla: ofrecer tantas alternativas como sea posible a los usuarios. Quienes quieran una "experiencia réflex" -así lo definen desde Canon- en un cuerpo pequeño pueden mirarse ahora la EOS 100D. Para los que opten por algo diferente y no necesiten un visor ya está la EOS M.

Enfoque híbrido de segunda generación

Aunque ya hemos dicho que las novedades en cuanto a prestaciones es también limitada en el caso de la EOS 100D, hay detalles interesantes. Además del mayor protagonismo que se concede a los filtros -incluida una función que muestra una foto con y sin filtro para que el usuario elija- y de la incorporación de nuevos modos de escena, nos ha llamado la atención el sensor híbrido de segunda generación.

Canon EOS 100D
Canon EOS 100D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Según las explicaciones oficiales dadas por la compañía, esta tecnología mejorada amplía en un 80% el área cubierta por las células del captor dedicadas al enfoque por diferencia de fase. Algo que, al menos en teoría, debería repercutir en la velocidad y precisión del autofoco a la hora de grabar vídeos o trabajar con el Live View.

Aunque aún es pronto para pronunciarse -el modelo que ha pasado por nuestras manos no es de producción final-, la verdad es que sí hemos notado cierta mejoría respecto a otros modelos e incluso en comparación con la EOS 700D.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
El nuevo zoom de 18-55 milímetros con motor STM se suministrará de serie con las nuevas EOS.

Todo ello trabajando con el renovado zoom de 18-55 milímetros, que como principal novedad incorpora un motor STM especialmente pensado para sacar provecho de la modalidad de enfoque por pasos. También hay cambios en el esquema óptico -que promete mejores resultados- y en el diseño de este objetivo. Algunos nos gustan, como el anillo de enfoque manual, que deja por fin de estar integrado en el elemento frontal de la óptica. Otros no tanto, como esa bayoneta que sigue siendo de plástico.

Apuesta SLR

Pero más allá de la reducción de tamaño o de las contadas novedades, ¿qué hay de los resultados? No hay todavía muestras para sacar conclusiones, pero teniendo en cuenta que el sensor es ya un viejo conocido del sector no cabe esperar sorpresas. Ni buenas ni malas. Tal vez, eso sí, el nuevo zoom pueda aportar alguna mejora en este terreno.

En cualquier caso, estas dos nuevas EOS parecen ser también una declaración de intenciones por parte de Canon. Mientras todo el mundo habla del retroceso de los espejos en las cámaras más sencillas, está claro que la firma sigue apostando por las réflex en esta categoría. Y lo hace por ahora con mayor entusiasmo que por los sistemas sin espejo.

¿Inercia? ¿Un sector que conoce y domina? ¿Falta de alternativas? En cualquier caso la experiencia nos hace pensar que las nuevas EOS 100D y 700D no tendrán demasiados problemas para arrasar en los escaparates durante los próximos meses.

Productos relacionados (2)
1
Comentarios
Cargando comentarios