• Y después de Instagram, ¿qué?
  • Postenfoque y posfotografía
OpiniónContando píxeles

Canon D800 Mark V

 
17
OCT 2011

A los grandes gurús y emprendedores del periodismo -o lo que sea- blogosférico se les suele olvidar comentar en sus conferencias que hay dos grandes trucos para triunfar en este mundillo: rodearse de gente suficientemente entusiasmada con lo suyo como para escribir casi gratis y, sobre todo, enseñarles que lo importante no es lo que cuenten, sino que usen las palabras adecuadas para posicionarse en Google. Periodismo 2.0, señores.

Así que, usando un complejo algoritmo matemático, he llegado a la conclusión de que ahora mismo el título perfecto para un artículo no podía ser otro: Canon D800 Mark V, una ingeniosa combinación de las dos cámaras más buscadas del momento y que, por lo visto, podrían ver la luz en cuestión de días. Maquiavélicamente perfecto, ¿verdad?

Para variar, es complicado saber qué hay de verdad y cuánto de especulaciones gratuitas en todo lo que se ha escrito durante estas últimas semanas sobre las futuribles Nikon D800 y Canon EOS-1D Mark V.

Se dice que el nuevo buque insignia de Canon para los fotoperiodistas podría anunciarse mañana mismo y que Nikon hará lo propio con el esperado relevo de la D700 sólo una semana después. Aunque en realidad son dos modelos que poco tienen que ver entre ellos por segmento y filosofía, hay cosas comunes: ambos parece que estrenarán unas especificaciones de esas que quitan el hipo, y tanto una cámara como la otra ya están generando un montón de preguntas.

Empezando en orden cronológico, esta Mark V se perfila como una puesta al día bastante lógica. Algo más de resolución (18 megapíxeles frente a los 16 de la EOS-1D Mark IV), más velocidad (12 o 14 fotogramas por segundo en lugar de 10) y lo que todos esperan de un modelo de este tipo: una sensibilidad estratosférica con ajustes calibrados de hasta 51.200 ISO.

Tampoco se sale del guión más previsible que Canon se haya puesto las pilas con el enfoque. Aunque la Mark IV calmó los ánimos y pasó página respecto a los problemas de enfoque de la EOS-1D Mark III, en el sector muchos coinciden en afirmar que la competencia anda mejor posicionada en este campo. Así que los 61 puntos de enfoque de los que hablan los rumores en torno a esta SLR tendrían también mucha lógica.

Hasta aquí todo normal, pero lo divertido empieza al hablar del tamaño del sensor. ¿Será de formato completo en lugar de ese CMOS de tamaño APS-H (con recorte de 1,3x) que Canon ha usado siempre en esta gama, tal como aseguran todas las apuestas? ¿Supondrá la fusión de las líneas 1D y 1Ds, según apuntan los más atrevidos, sin tener en cuenta que las 1Ds compiten con las cámaras de formato medio y que 18 megapíxeles no es nada en ese terreno?

Se dice que Canon anunciará su Mark V mañana y que Nikon hará lo propio con la D800 dentro de una semana

En realidad, son dos ideas casi tan antiguas como los rumores sobre esa supuesta Canon EOS-3D que nadie ha visto. Reaparecen cada dos o tres años, pero hasta ahora nunca se han cumplido, así que no estaría de más un poco de escepticismo al respecto.

Tenga un captor de 24 x 36 milímetros o un poco más pequeño -a los fotógrafos de deporte y naturaleza les encanta ese 1,3x, no lo olviden-, la pregunta que muchos nos hacemos es a qué vienen tantas prisas por renovar la más joven de las tres EOS de gama profesional.

La EOS 5D Mark II ya ha cumplido tres años y todos esperamos impacientes su renovación. La EOS-1Ds Mark III parece haber quedado olvidada en el limbo tras más de cuatro años en el escaparate, y mira tú por dónde, Canon decide renovar ahora -supuestamente- la EOS-1D Mark IV.

En realidad, el planteamiento tiene un poco de trampa, porque los dos anteriores modelos también fueron renovados en ciclos de aproximadamente dos años. Un dato que no consigue que se difumine esa sensación de querer adelantarse a la Nikon D4 que, se supone, llegará en 2012.

Porque, hablando de Nikon, lo que parece que está a la vuelta de la esquina es la esperadísima D800. Por fin, gritarán los usuarios más impacientes mientras algunos ya visualizan un sensor de formato completo y 36 megapíxeles.

¿El triple de resolución que la D700? Eso se comenta. ¿Y qué pasará entonces con ese ruido tan bien controlado de su predecesora? Habrá que verlo, pero ya nos podemos ir imaginando que, salvo milagros de última hora, no se puede estar en misa y repicando. O mucha resolución o mucha sensibilidad, en resumidas cuentas.

Superado el susto inicial que produce ese supuesto dato -que por ahora es sólo un rumor, insistimos-, está claro que supondría un cambio de rumbo notable y una clarísima declaración de intenciones: la D700 ha sido una gran cámara, pero es la EOS 5D Mark II la que ha arrasado en ventas y en el terreno del vídeo, así que ahora toca ir en esa dirección.

Nos guste o no, la lógica comercial del asunto es inapelable. Hay quienes prefieren 12 megapíxeles y 102.600 ISO, argumentarán algunos. Razón no les falta, pero las cifras del mercado son las que mandan y dictan el camino.

No obstante, estamos de acuerdo en que, si finalmente los rumores se cumplen, queda desierto un segmento de mercado con unos cuantos potenciales usuarios: una cámara de formato completo, resolución moderada y, sobre todo, con un precio no muy desorbitado. A ver si alguien se anima, que llevamos años pidiéndolo.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

Productos relacionados (3)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar