• Nikon Coolpix S800c: análisis
  • Apple iPod touch, nano y shuffle: análisis
Prueba de producto
VIAJERA DE FORMATO COMPLETO

Canon EOS 6D: análisis

3
15
ENE 2013

Formato completo más asequible, decimos nosotros. Formato completo en una cámara más pequeña e ideal para los fotógrafos más viajeros gracias al GPS y el Wi-Fi, replica Canon. Más allá del discurso oficial, está claro que la EOS 6D es una de las SLR más esperadas del momento. La calidad de imagen de su CMOS de 20 megapíxeles convence, pero hay que tener claro que las diferencias con la EOS 5D Mark III (enfoque, visor, doble ranura...) son considerables. Quienes estén dispuestos a asumir esos recortes y a tener algo de paciencia con la configuración del Wi-Fi, encontrarán en la EOS 6D la respuesta a esa vieja demanda de cámaras de formato completo a precio moderado.

Se anunció el pasado otoño, pero ha habido que esperar hasta ahora para ver la EOS 6D en los escaparates. Meses de espera que, de entrada, no juegan a favor de un modelo que tiene que lidiar con la sombra de la Nikon D600, a la venta desde hace tiempo y con claras ventajas en algunos aspectos.

Dado que esto no pretende ser una comparativa, mejor zanjar el tema lo antes posible: la EOS 6D gana la partida en cuanto a conexiones, Wi-Fi y tamaño reducido, pero queda un paso por detrás de la D600 si comparamos sus sistemas de enfoque, la cobertura del visor o la ausencia de una segunda ranura para tarjetas de memoria.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero centrémonos en la EOS 6D. Tras haber pasado unos cuantos días con ella a cuestas, hemos podido probar no sólo el rendimiento de su sensor con varios objetivos (el 24-105 mm f4 L IS con el que forma kit y el flamante 24-70 mm f2.8 L II), sino también el enfoque cuando las condiciones se complican o el sistema Wi-Fi, una de sus prestaciones estrella.

Es la más pequeña y una de las más baratas dentro del todavía escueto catálogo de cámaras con sensor de formato completo. Pero... ¿es la EOS que muchos fotógrafos llevaban años reclamando?

Gama media

Pese a que esos 2.000 euros que cuesta el cuerpo son una inversión considerable para aficionados y profesionales, la EOS 6D juega a situarse en la gama media de cuerpos al menos en lo que a diseño y construcción se refiere. De hecho, entre las manos nos recuerda casi tanto a la veterana EOS 7D como a la EOS 60D, con unos toques de EOS 5D Mark III.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El resultado es bueno si se tiene claro que aquí la prioridad es disfrutar de un cuerpo bastante compacto y notablemente ligero (755 gramos con la batería) para las prestaciones que ofrece. A algunos no les gustará este planteamiento y preferirían algo más robusto, pero seguro que los más viajeros agradecen la idea. Ojo, eso sí, porque en función de la óptica usada (y formato completo supone normalmente tener que emplear objetivos grandes) el conjunto puede quedar un poco descompensado.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El argumento del tamaño sirve para justificar dos de las primeras carencias que se perciben en esta EOS: el flash integrado y el uso de una sola ranura para tarjetas de memoria. En realidad no es nada terriblemente grave (la mencionada Mark III tampoco tiene flash), pero el agravio comparativo es implacable: la Nikon D600 sí lo ofrece.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero más allá de estas recurrentes críticas, la EOS 6D consigue un excelente equilibrio entre peso, tamaño y sensación de fiabilidad entre las manos. Con una construcción en aleación de magnesio que oficialmente se describe como a prueba de polvo y salpicaduras, la zona superior cede al plástico para permitir que tanto el GPS como el Wi-Fi puedan tener señal.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A diferencia de la EOS 60D, en este caso la pantalla de 3 pulgadas y más de un millón de puntos de resolución es fija. Un detalle que, además de contribuir al ahorro de espacio, puede que para muchos aporte algo de seriedad al conjunto (aunque sin duda para otros será una carencia, sobre todo a la hora de grabar vídeo o realizar capturas desde ángulos complicados).

Ajustando los controles

Pocas sorpresas en cuanto a los menús y los controles que ofrece esta cámara. Por destacar algunos detalles, como en la EOS 7D y la EOS 5D Mark III este modelo también apuesta por un botón trasero que sirve tanto para activar la previsualización en pantalla como para saltar de las instantáneas al vídeo.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En la parte interna de la rueda posterior un segundo control secundario permite navegar por los menús o ajustar la selección del punto de enfoque. De hecho, si investigamos en los menús de configuración personal de la cámara, descubriremos que este mando puede programarse para ejercer directamente esta función. Sin duda una buena idea para agilizar la selección del punto de enfoque.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El botón central también puede configurarse para, por ejemplo, acceder directamente a la sensibilidad. Aunque esta función dispone de su propio botón en la parte superior de la cámara, hemos podido comprobar que resulta bastante más cómodo si queremos operar sin separar el ojo del visor.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dentro de las relativamente amplias opciones de configuración personal, el botón frontal (junto a la bayoneta) también puede ocuparse de otra tarea que no sea la previsualización de la profundidad de campo. Nosotros hemos optado por asignarle la activación del nivel electrónico en el visor. Un nivel que, por cierto, no es ninguna maravilla: es de un solo eje, y cuando aparece, el resto de información del visor se esfuma.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque los accesos directos son numerosos y las opciones de configuración tampoco escasean, sí hemos echado de menos un mando dedicado al balance de blancos y el botón de función ("M.Fn") que sí está presente en la EOS 5D Mark III. Cuestión de marcar diferencias, suponemos. Incluso en los mandos.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como siempre, el botón "Q" se ocupa de activar el menú de acceso rápido en pantalla que permite de forma bastante cómoda -aunque hagan falta algunos clics para ello- variar las funciones más importantes de la cámara.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, y como ocurre con todos los modelos de cierta envergadura, merece la pena antes de ponerse a disparar dedicar unos minutos a recorrer los menús y configurar las opciones y los mandos para ajustarlos a nuestras manías.

Visor al 97%

A diferencia de lo ocurrido hasta ahora en todas las cámaras de formato completo, la EOS 6D no ofrece un visor con una cobertura del 100%, sino que ésta se queda en un 97%. Su tamaño y luminosidad son excelentes, y quienes den el salto desde una cámara con sensor APS-C estarán encantados con la diferencias.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sin embargo, y aunque ese 3% de la escena no es gran cosa, sí es cierto que resulta imposible no volver a dirigir la mirada hacia la citada D600. Y a poner cara de sorpresa con las cinco primeras fotos en las que aparece en la imagen final una pequeña zona que no veíamos a través del visor.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Teniendo en cuenta que el pentaprisma es una pieza cara, cabe entender que se trata de una estrategia para reducir costes. Y también, suponemos, para marcar distancias con la EOS 5D Mark III o dar a entender que esta EOS 6D no es una cámara de gama profesional.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este mismo contexto se puede entender también su velocidad máxima de obturación de 1/4.000 de segundo o la sincronización a 1/160 con el flash. La ráfaga de 4,5 fotogramas por segundo tampoco es para tirar cohetes, si bien su elevada resolución de 20 megapíxeles hace que la cantidad de datos que la cámara tiene que mover sea considerable.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Trabajando con tarjetas SD Card de alta velocidad en formato JPEG la duración de la ráfaga es ilimitada y en RAW se puede llegar hasta unas 18 tomas consecutivas. El resultado combinando ambos formatos cae notablemente hasta unos 7 disparos. En los dos casos una vez agotado el "buffer" la cámara no llega a detenerse, pero su velocidad cae en picado.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de estos modos de disparo continuo, la EOS 6D también ofrece dos modalidades silenciosas (toma simple y continua a 3 fotogramas por segundo) que realmente reducen bastante el sonido que se produce con el golpe del espejo y la obturación. Los fotógrafos de espectáculos o de naturaleza que necesiten ser sigilosos lo agradecerán.

GPS y Wi-Fi: marcando diferencias

Entre tanto leve tirón de orejas, a esta EOS hay que reconocerle también el mérito de ser la primera réflex del mercado (ya hay algunos modelos de óptica intercambiable, pero son sin espejo) que se atreve a integrar de serie la conexión Wi-Fi. Y además llega acompañada de un módulo GPS (que ya habíamos visto en otras cámaras, eso sí).

Teniendo en cuenta que Canon no es una firma muy dada a lanzarse la primera a la piscina, se trata de una apuesta interesante y que refuerza esa idea oficial de que la EOS 6D puede ser una gran cámara para fotógrafos viajeros que quieran saber donde está sacada cada foto y deseen compartirlas de forma fácil. O relativamente fácil.

Aunque es cierto que tanto la geolocalización como el Wi-Fi se pueden conseguir en muchos modelos mediante accesorios externos, en este caso no hace falta ni invertir más ni cargar la cámara con añadidos. Todo viene de serie.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Evidentemente la autonomía se resiente si queremos mantener activados todos estos "gadgets". Si los datos oficiales hablan de unos 1.000 disparos por carga, según hemos podido comprobar el GPS y el Wi-Fi activado reducen esta cifra hasta poco más de unos 200 disparos. La culpable parece ser la conexión inalámbrica, puesto que sólo con el GPS y tras unos 500 disparos la batería seguía disponiendo del 40% de carga.

¿Y para qué sirve el Wi-Fi? Básicamente para poder compartir las imágenes desde la cámara (correo, Facebook, Twitter...) o bien controlarla de forma remota desde un móvil o un tablet con la ayuda de la aplicación Canon EOS Remote.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En lugar de una farragosa explicación escrita nos hemos animado a mostrar su funcionamiento en un didáctico vídeo en el que además lidiamos con la configuración -un tanto engorrosa- de algunas funciones que nos obligan a pasar por el servicio Canon iMage Gateway.

Enfoque de 11 puntos

Pero si hay una cifra controvertida en las especificaciones de la EOS 6D, ésa tiene que ver con sus 11 puntos de enfoque. La EOS 5D Mark II y la EOS 60D tienen sólo 9, dirán los más optimistas. Sí, pero la EOS 5D Mark III tiene 61 puntos, y lo que es peor en términos comparativos: la Nikon D600, 39.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De todos modos no hay que dejarse llevar por la simple teoría ni por los números, sino probar la cámara sobre el terreno. Más allá de la cifra de puntos de enfoque, tras usar la EOS durante unos cuantos días nuestra preocupación tiene que ver más con la escasa cobertura de éstos. Y es que incluso los puntos más extremos abarcan poco más que la zona central del encuadre.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También es ampliamente mejorable el tiempo de reacción inicial del enfoque. No es que el mecanismo sea lento o le falta agilidad, puesto que tanto con el zoom de 24-105 milímetros como con el 24-70 mm f2.8 II éste ha demostrado ser rápido y fiable. Sin embargo, en muchas ocasiones se produce una especie de duda inicial al pulsar a medio recorrido el disparador que nos puede hacer perder unas décimas de segundo cruciales.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El enfoque por seguimiento es también correcto y ofrece diversas opciones de configuración, pero basta con observar el menú y compararlo con el de la Mark III (que dispone de un apartado dedicado en exclusiva a los ajustes de foco) para recordar que no estamos ante la misma clase de cámara.

¿Y qué tal cuando la luz escasea? Interesante pregunta, pues Canon hizo hincapié ya en el momento de presentar la EOS 6D en la sensibilidad del mecanismo de enfoque con poca luz y su capacidad para trabajar en escenas con -3 EV. Dispuestos a comprobarlo (y de paso probar las sensibilidades más extremas) nos colamos en la reciente cabalgata de reyes de Barcelona para, entre caramelos y regalos, ver si era cierto.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La EOS 6D, equipada con el objetivo Canon 24-70 mm f2.8 EF L II USM.

Con la configuración del enfoque dando prioridad a la precisión y no al disparo (si no hay enfoque confirmado, no se dispara) y trabajando con el citado 24-70 mm f2.8 II, la experiencia resultó bastante reveladora y confirmó lo que imaginábamos: el enfoque rinde correctamente con escasa (o muy escasa) luz, y si bien es cierto que la cámara no nos dio confirmación de foco en muy pocas ocasiones, le falta agilidad de respuesta si queremos enfrentarnos a escenas con cierta acción.

Por cierto, un último apunte sobre el enfoque: la EOS 6D sí ofrece microajustes para las ópticas que utilicemos.

Formato completo de 20 megapíxeles

Pero con permiso del Wi-Fi, el GPS y ese baile de cifras, lo que realmente interesa a muchos usuarios de la EOS 6D es lo que se esconde tras su bayoneta EF: un sensor CMOS de formato completo y 20 megapíxeles.

Éste es sin duda el punto fuerte de la cámara y su mejor baza. No sólo por sus 24 x 36 milímetros, sino por la incuestionable calidad que brinda. Como siempre, claro, la óptica juega un papel fundamental, y si de verdad se quiere aprovechar el potencial de ese captor, habrá que pensar en invertir también en objetivos de cierto nivel.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La propuesta más natural sería el zoom 24-105 mm f4 L IS que de hecho acompaña a la cámara en uno de los kits que ofrece Canon. Un objetivo con limitaciones de sobra conocidas, pero que podría ser un buen punto de partida para abarcarlo casi todo por un precio moderado. De todos modos la EOS 6D forma una excelente pareja con ópticas fijas y luminosas que, en algunos casos, requieren una inversión bastante modesta.

Muestras: 24-105 mm f2.8 II
Las fotografías se han realizado con una Canon EOS 6D y un objetivo Canon 24-105 mm f4 EF L IS:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-105 mm f4 ef l is:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-105 mm f4 ef l is:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-105 mm f4 ef l is:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-105 mm f4 ef l is:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-105 mm f4 ef l is:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-105 mm f4 ef l is:

Aunque no hemos tenido ocasión de enfrentar la EOS 6D con la EOS 5D Mark III ni podemos cruzar las muestras de estudio realizadas con ambas (la Mark III fue probada con el "antiguo" 24-70 mm f2.8 y la comparación sería injusta), visto el rendimiento de la nueva cámara está claro que poco tiene que envidiar en este sentido a su hermana mayor. Incluso nos atreveríamos a asegurar que la supera ligeramente en lo que respecta al control del ruido.

Muestras: 24-70 mm f2.8 II
Las fotografías se han realizado con una Canon EOS 6D y un objetivo Canon 24-70 mm f2.8 EF L II:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-70 mm f2.8 ef l ii:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-70 mm f2.8 ef l ii:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-70 mm f2.8 ef l ii:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-70 mm f2.8 ef l ii:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-70 mm f2.8 ef l ii:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-70 mm f2.8 ef l ii:

Con ajustes situados entre 100 y 25.600 ISO (y forzados a 50 y hasta 102.400 ISO) los resultados son excelentes, con imágenes nocturnas que incluso a 12.800 ISO y si somos un poco permisivos con el grano (bastante limpio y sin demasiado ruido cromático), pueden ser perfectamente utilizables. La reducción de ruido pasa factura al nivel de detalle de los JPEG a partir de los 3.200 ISO, pero trabajando en RAW podremos controlar mucho mejor este parámetro y el aspecto y la textura que deseamos para nuestras imágenes.

Muestras: sensibilidad
Las fotografías se han realizado con una Canon EOS 6D y un objetivo Canon 24-70 mm f2.8 EF L II:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-70 mm f2.8 ef l ii:
100 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-70 mm f2.8 ef l ii:
200 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-70 mm f2.8 ef l ii:
400 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-70 mm f2.8 ef l ii:
800 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-70 mm f2.8 ef l ii:
1.600 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-70 mm f2.8 ef l ii:
3.200 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-70 mm f2.8 ef l ii:
6.400 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-70 mm f2.8 ef l ii:
12.800 ISO
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y un objetivo canon 24-70 mm f2.8 ef l ii:
25.600 ISO

Lo mismo ocurre al analizar el rango dinámico. Si bien los JPEG son bastante correctos, la capacidad del sensor para recuperar luces y sombras se evidencia al procesar los RAW y jugar con estos parámetros. Eso sí, al levantar las sombras el ruido aparecerá con cierta fuerza y es posible encontrar algún resto de "banding".

Muestras: sensibilidad alta
Las fotografías se han realizado con una Canon EOS 6D y los objetivos Canon 24-70 mm f2.8 EF L II y 24-105 mm f4 EF L IS:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y los objetivos canon 24-70 mm f2.8 ef l ii y 24-105 mm f4 ef l is:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y los objetivos canon 24-70 mm f2.8 ef l ii y 24-105 mm f4 ef l is:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y los objetivos canon 24-70 mm f2.8 ef l ii y 24-105 mm f4 ef l is:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y los objetivos canon 24-70 mm f2.8 ef l ii y 24-105 mm f4 ef l is:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y los objetivos canon 24-70 mm f2.8 ef l ii y 24-105 mm f4 ef l is:
las fotografías se han realizado con una canon eos 6d y los objetivos canon 24-70 mm f2.8 ef l ii y 24-105 mm f4 ef l is:

El sistema de medición iFCL de 63 zonas visto en la últimas SLR de Canon hace perfectamente su trabajo, con un buen rendimiento incluso en las escenas más complicadas. Puestos a señalar lo menos bueno, hay cierta tendencia a sobreexponer en tomas muy contrastadas. En cualquier caso, nada que no pueda controlarse ajustando la exposición o al procesar las imágenes recurriendo a su excelente rango dinámico.

Muestras: RAW
Las fotografías se han realizado con una Canon EOS 6D y los objetivos Canon 24-70 mm f2.8 EF L II y 24-105 mm f4 EF L IS:

Dos últimas consideraciones a tener en cuenta. Como ya hemos comentado, el ajustado peso del cuerpo de la cámara unido al del 24-70 mm f2.8 II, que pesa 805 gramos, hace que el conjunto pueda quedar un poco descompensado, afectando a la sujeción y por ende a la trepidación (este zoom no tiene estabilizador) de las imágenes. Así se explicaría que a un porcentaje medianamente alto de las tomas disparadas con velocidades de 1/60 de segundo les falte un punto de nitidez y muestren signos de movimiento.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es importante también recordar el peso de cada uno de los archivos RAW que captura esta EOS: nada menos que unos 25 MB. Una cifra a tener en cuenta a la hora de elegir tarjeta de memoria, más aún si no olvidamos que contamos con una sola ranura.

Vídeo con más detalle y muaré

Si la EOS 6D es atractiva para los fotógrafos porque ofrece las bondades de un sensor de formato completo en un cuerpo más manejable, no lo es menos para los amantes y profesionales del vídeo. Un sector en el que la peculiar estética que se consigue con los captores full-frame ha calado muy hondo.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que la EOS 6D hereda todas las prestaciones de vídeo vistas en la EOS 5D Mark III. La excepción la pone la toma para auriculares, una ausencia importante pero fácilmente asumible si tenemos en cuenta que entre en el precio de una y otra cámara hay unos 1.000 euros de diferencia.

En cuanto a la calidad de imagen, la EOS 6D ofrece un rendimiento muy similar al de la citada Mark III, cuya función de vídeo ya analizamos con detenimiento hace tiempo. No obstante, es cierto que hemos detectado algunas diferencias sutiles.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En las pruebas realizadas con la cámara percibimos que la EOS 6D es capaz de obtener algo más de detalle y nitidez que su hermana mayor. Lamentablemente este incremento se traduce también en una mayor presencia del temido efecto muaré, fácilmente visible en algunas de las secuencias capturadas.

Lo que es (y lo que no es) la EOS 6D

Viajera y compacta como dice Canon o asequible y de formato completo como insistimos la mayoría, de lo que no hay duda es de que la nueva EOS 6D es una excelente cámara y constituye la opción natural para aquellos canonistas que quieran dar el salto al formato completo con una inversión algo más moderada.

Por los 2.000 euros que cuesta el cuerpo, la calidad de imagen que ofrece está a la par de modelos notablemente más caros y englobados en eso que se llama gama profesional. ¿Dónde está el truco? En sus prestaciones recortadas en otros apartados, como el sistema de enfoque, el visor del 97% o todas esas pegas que hemos ido señalando.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lupa en mano, los resultados que ofrece son su mejor baza. Rematada además por un par de prestaciones únicas en su gama: el Wi-Fi integrado y el GPS. Incluso los poco amigos de sumar a las cámaras prestaciones que excedan de lo más puramente fotográfico acabarán encontrándoles utilidad. Además, ya se sabe: si te molesta, simplemente no lo actives.

Pero por mucho que pueda competir en cuanto a calidad fotográfica -y en menor medida en el terreno del vídeo- con la EOS 5D Mark III, considerar esta EOS 6D como una versión pequeña de aquélla sería un error. Y posiblemente el origen de una especie de decepción cuando entre las manos comprobemos que, por ejemplo, el sistema de enfoque tiene más que ver con el de la EOS 60D que con el de su hermana mayor.

Canon EOS 6D
Canon EOS 6D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque la veterana EOS 5D Mark II, camino de su jubilación y a precios muy asequibles, puede ser una tentación, la EOS 6D se impone en casi todos los frentes. Excepto en la construcción y consistencia, claro. Y es que no hay que perder de vista que, por mucho que algunos profesionales la utilicen, está concebida para los llamados aficionados avanzados.

Denominaciones y clasificaciones al margen, además de las carencias del enfoque y algún que otro cabo suelto, el problema de la EOS 6D es la alargada sombra de la Nikon D600.

En cualquier caso, quienes entiendan qué es y qué no es la EOS 6D pueden acercarse a ella sin temor a acabar decepcionados. Por algo menos de 2.000 euros las puertas al formato completo en versión canonista ya se han abierto.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

3
Comentarios
Cargando comentarios