Actualidad

Versiones renovadas del 16-35 mm f2.8 L y el Speedlite 580EX escoltan a la Mark III

 
22
FEB 2007

La EOS-1D Mark III no ha llegado sola. Canon ha arropado a su réflex más veloz con versiones revisadas de viejos conocidos: el objetivo 16-35 mm f2.8 EF L USM y el flash Speedlite 580EX, que añaden ahora a su denominación el número "II". El transmisor inalámbrico WFT-E2 y el kit de verificación OSK-E3 tampoco han faltado a la cita.

Un rediseño completo del esquema óptico del objetivo es, según Canon, el argumento para renovar a uno de sus cristales profesionales más conocidos: el angular 16-35 mm f2.8 EF L USM. Atendiendo a estas explicaciones, la nueva versión -bautizada como 16-35 mm f2.8 L USM II- llega con una "gran mejora de la nitidez en la zona periférica" de las imágenes.

Dispuesto a convertirse en el zoom angular de referencia en el segmento profesional, explica Canon, el objetivo luce una luminosidad máxima de f2.8 que se mantiene a lo largo de todo su recorrido focal. En su construcción, cabe destacar la presencia de dos elementos UD de baja dispersión, destinados a eliminar las aberraciones cromáticas.

Canon 16-35 mm f2.8 EF L USM II
Canon 16-35 mm f2.8 EF L USM II

El nuevo Speedlite 580EX II, por su parte, mantiene las líneas generales de diseño del flash original, pero mejora su resistencia al polvo y al agua.

Canon Speedlite 580EX II
Canon Speedlite 580EX II

Por otro lado, en conjunción con la nueva EOS-1 D Mark III, es posible modificar sus parámetros desde el propio menú de la cámara.

Transmisor inalámbrico
Las novedades también se han acercado al terreno de la transmisión inalámbrica con el nuevo WFT-E2. Entre las mejoras que introduce este nuevo dispositivo opcional destaca la compatibilidad con los protocolos PTP y HTTP.

En la práctica, esto supone que, además de enviar las imágenes, los fotógrafos también podrán disparar la cámara desde el ordenador. Tal y como apunta Canon al hablar de la función Live View de la nueva EOS-1D Mark III, esto incluye la posibilidad de previsualizar en la pantalla del ordenador la imagen registrada por el sensor.

La nueva Canon EOS-1D Mark III, con el transmisor WFT-E2 y el objetivo 16-35 mm f2.8 EF L USM.

Cierra la lista de novedades el sistema de seguridad OSK-3, que además de detectar cualquier manipulación realizada sobre las imágenes, es también capaz de cifrar los archivos antes de su transmisión.

De este modo, las imágenes se guardan en la tarjeta CompactFlash, mientras que una tarjeta SD Card especial (tarjeta de seguridad de datos, la denomina Canon) hace las veces de llave de cifrado, por lo que es necesaria para poder acceder a esas fotografías.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar