• Motorola Moto E 2015: análisis
  • Fotos: la siguiente apuesta fotográfica de Apple
Prueba de producto
Canon 11-24 mm f4 EF L
Foto: Quesabesde

Canon 11-24 mm f4: en globo con uno de los zooms angulares más extremos

6
13
ABR 2015
Texto y fotos: Iker Morán   |  Costa Brava (Girona)

Hay objetivos que por sus cifras ya dejan claro que no son del montón. Es el caso del impresionante Canon 11-24 mm f4 L, que pasa por ser el zoom angular para formato completo más extremo del momento, con permiso del 8-15 mm f4 L de la misma marca y a medio camino entre un ojo de pez circular y un angular extremo dependiendo del tamaño del sensor de nuestra cámara.

Pero si sus 127 grados de cobertura a 11 milímetros o su impresionante óptica frontal no son suficiente reclamo para nuestra curiosidad, su peso (casi 1.200 gramos) y sobre todo su precio (3.500 euros) dejan claro que no estamos ante un objetivo más.

Canon 11-24 mm f4 EF L
Canon 11-24 mm f4 EF L
Foto: Quesabesde

Así que en lugar de una prueba al uso hemos decidido que una óptica tan especial merecía también algo especial. ¿Qué mejor que un paseo en globo por la Costa Brava para probar de lo que es capaz este angular? Por eso nos hemos apuntado al viaje organizado por el Patronat de Turisme Costa Brava Girona y minube, y durante unos días hemos recorrido esta zona acompañados de este zoom extremo montado en una Canon EOS 5D Mark III.

Un zoom muy diferente

Acercarse a un zoom tan especial como este con el mismo discurso que si estuviéramos hablando de cualquier otro objetivo tiene poco sentido. Se trata de una pieza muy especializada y con un público y unas aplicaciones muy concretas. A no ser que alguien pueda darse el capricho de invertir esa cifra en un objetivo que facilita eso de tener fotografías diferentes a todos los demás, claro.

Quienes busquen las respuestas convencionales pueden respirar tranquilos: pese a lo extremo de su cobertura, el 11-24 mm f4 de Canon muestra un rendimiento excepcional en todos sus parámetros.

canon ef 11-24 mm f4 l usmcanon ef 11-24 mm f4 l usmcanon ef 11-24 mm f4 l usmcanon ef 11-24 mm f4 l usmcanon ef 11-24 mm f4 l usmcanon ef 11-24 mm f4 l usm
Especial

Con una cobertura de hasta 127 grados, un peso de casi 1,2 kilos y un precio de 3.500 euros, está claro que no estamos ante un objetivo más

canon ef 11-24 mm f4 l usm
Canon EF 11-24 mm f4 L USM
Iker Morán (Quesabesde)
canon ef 11-24 mm f4 l usm
Canon EF 11-24 mm f4 L USM
Iker Morán (Quesabesde)
canon ef 11-24 mm f4 l usm
Canon EF 11-24 mm f4 L USM
Iker Morán (Quesabesde)
canon ef 11-24 mm f4 l usm
Canon EF 11-24 mm f4 L USM
Iker Morán (Quesabesde)
canon ef 11-24 mm f4 l usm
Canon EF 11-24 mm f4 L USM
Iker Morán (Quesabesde)
canon ef 11-24 mm f4 l usm
Canon EF 11-24 mm f4 L USM
Iker Morán (Quesabesde)

La distorsión está relativamente bien controlada (¡hablamos de 11 milímetros para formato completo!), el viñeteo es muy moderado, los reflejos son sorprendentemente mínimos teniendo en cuenta que el sol se nos ha colado en muchas tomas y la calidad a lo largo de su recorrido focal y sus aperturas admite pocas pegas, siempre y cuando –una vez más- no perdamos de vista el tipo de angular del que estamos hablando.

Por recurrir a una comparación rápida y usando como referencia el muy bien valorado 16-35 mm f2.8 L II canonista, el nuevo zoom poco tiene que envidiarle más allá de la luminosidad y un precio casi tres veces inferior. Aunque insistiremos una vez más: este angular ni es ni pretende ser para todos los públicos.

Retos

Pero vamos con lo realmente interesante: ¿cómo es trabajar con una óptica así? Complicado. Y no solo por el correspondiente madrugón para subirse a un globo o por el respeto que provoca asomar por la cesta un equipo de más de 6.000 euros, sino porque no es fácil acostumbrarse al punto de vista de un 11 milímetros.

Canon 11-24 mm f4 EF L
Canon 11-24 mm f4 EF L
Foto: Quesabesde

Es parte de su encanto, pero también de su elevado nivel de exigencia. Porque por mucho que no debamos perder de vista que también tenemos entre manos un muy solvente angular de 16 o 24 milímetros f4, quien paga por un angular así quiere aprovechar al máximo esos 11 milímetros. En nuestro caso, la verdad, ha sido duro obligarnos a prescindir cada ciertos disparos de la focal más extrema para jugar con otras posibilidades.

Da igual que ya hayamos trabajo con angulares extremos, que nos hayamos asomado incluso a algún ojo de pez excepcional, que un 16 milímetros forme parte del equipo habitual o que hace nada estuviéramos por Atenas con un 20 milímetros para formato completo: la perspectiva que ofrecen esos 11 milímetros es realmente extrema. Ya lo comprobamos hace unos meses durante su estreno en Londres, y este vuelo ha sido la confirmación.

Muestras: Canon 11-24 mm
Fotografías capturadas con un Canon 11-24 mm f4 L montado en una Canon EOS 5D Mark III

La distorsión está relativamente bien controlada por tratarse de un 11 milímetros, el viñeteo es muy moderado y los reflejos son mínimos

La mejor prueba es posiblemente esa imagen en la que entra absolutamente todo: parte de la vela del globo, los Pirineos con algo de nieve al fondo y el Cap de Creus al otro extremo. Cielo, mar y montaña. Como idea para animar a los visitantes a acercarse a Girona pinta muy bien.

El precio a pagar es que tendremos que hacer auténticos malabarismos para que nuestros pies o nuestra sombra no salgan también en la foto. Al menos si se nos pasa por la cabeza usar este objetivo en mano y para reportaje, que tampoco es que vaya a ser este su ecosistema más habitual.

Muestras: Canon 11-24 mm
Fotografías capturadas con un Canon 11-24 mm f4 L montado en una Canon EOS 5D Mark III

Otro reto relacionado con este uso un tanto aventurero y de altura que le hemos dado: conseguir horizontes rectos. Con la ayuda del nivel de la cámara, en algunos casos puede que hasta lo hayamos conseguido.

Pero no nos conformemos con las historias de altos vuelos, porque incluso a la hora de retratar una ciudad como Girona o los paisajes que nos hemos ido encontrando a lo largo de estos días, hay que reconocer que este angular ha sido un compañero único. Exigente en todos los sentidos, pero único.

Solo para unos pocos

Con este Canon 11-24 mm f4 nos ha pasado lo mismo que con algunas de las piezas más raras que han pasado por nuestras manos: somos conscientes de que ni nosotros ni la inmensa mayoría de fotógrafos lo necesitan en realidad, pero resulta complicado desprenderse de él. Y es que más allá de los usos profesionales y su potencial en este campo, hay una cosa indiscutible: sacar fotos espectaculares con él es realmente sencillo.

canon 11-24 mm f4 ef l
Canon 11-24 mm f4 EF L
Foto: Quesabesde

Ni nosotros ni la inmensa mayoría de fotógrafos lo necesitan, pero resulta complicado desprenderse de él

Analizándolo con sentido común y la mano en el bolsillo –repetimos, 3.500 euros-, es evidente que hay angulares tanto de tipo zoom como fijos en el catálogo de Canon y en los de la competencia mucho más baratos y capaces de cubrir ese segmento para la mayoría de fotógrafos. Incluidos los amantes de lo más extremo.

De ahí que estemos ante un objetivo que solo tiene sentido en una lógica de rentabilidad profesional para los fotógrafos de naturaleza y arquitectura que sepan que van a ser capaces de amortizar esos 11 milímetros. Si es el caso, la diversión está asegurada. Incluso sin globo.

6
Comentarios
Cargando comentarios