• Ojímetro neoyorquino de mercado
  • Sí que se podía
OpiniónContando píxeles

Pues yo también

 
30
ENE 2012

Se dice por ahí que Pentax está a punto de lanzar su segundo sistema sin espejo. Al parecer, y tras experimentar con la diminuta Pentax Q, ahora la idea es lanzar algo más convencional y que esté basado en un sensor de tamaño APS-C. De confirmarse estos rumores -que se confirmarán-, se completará un nuevo capítulo en esta novela que comenzaron a escribir Olympus y Panasonic en agosto de 2008, cuando aquello de quitarles el espejo a las cámaras de objetivo intercambiable nos parecía casi tan extraño como exótico.

Vamos camino de cumplir cuatro años desde tan señalada fecha, y excepto Canon, el resto de firmas del sector han acabado por colarse en este segmento, confirmando una vez más que la realidad casi siempre acaba siendo menos original y más repetitiva que los planes trazados sobre el papel.

Si de algo se sabe en este mercado es de calcar el escaparate de la competencia para acabar ofreciendo casi lo mismo

Porque, si de algo se sabe en este mercado es de calcar el escaparate de la competencia para acabar ofreciendo casi lo mismo. Da igual que se trate de compactas, réflex, modelos de estos sin espejo o cafeteras termonucleares. A la hora de la verdad, los catálogos se parecen tanto, que a cierta distancia costaría distinguir unas cámaras de otras.

Y como era de esperar, con este nuevo segmento ha pasado tres cuartos de lo mismo. Los chicos de "marketing" siguen discutiendo si en Europa tardaremos mucho o poco en seguir los pasos de Japón a la hora de desterrar los espejos, los visores y toda esa parafernalia mecánica.

Tan predecibles como un calendario, quienes apuestan sólo por este tipo de cámaras (Olympus y Panasonic) están convencidos de ello, mientras que los que salvan sus cuentas a base de vender cámaras SLR miran con cierta condescendencia a estos jovenzuelos impertinentes.

Pero salvo Canon, que ya se sabe que necesita su tiempo, el resto de firmas ya ha colocado -por si acaso- sus fichas en esta nueva ruleta, aportando algo en algunos casos o simplemente al grito de "pues yo también", como suele ser habitual.

Curiosamente, desde este lado de la trinchera nos encanta pecar de bipolaridad y criticar tanto una actitud como la otra. Somos así: tenemos bofetadas para todos. Cuando un nuevo sistema apuesta por un sensor tan grande como el de una réflex con el consiguiente desequilibrio de tamaño entre el cuerpo y la óptica, sacamos los cuchillos afilados. ¿Hacía falta tanto lío para hacer una cámara más pequeña?, preguntamos con un gran bostezo.

Pero pobres de los que se atrevan a salirse del guión previsto para ejercer de raritos de la clase (véase la citada Pentax Q) o para no pisar su propio negocio (Nikon 1). Entonces el ruido de sables es incluso mayor, señalando el elevado precio (que también es verdad) o asegurando que no era eso lo que los sufridos usuarios estaban esperando.

Salvo Canon, el resto ya ha colocado sus fichas en la ruleta de las cámaras sin espejo, aportando algo o simplemente al grito de "pues yo también"

Y mientras no acabamos de aclararnos si queremos algo diferente o más de lo mismo (réflex sin espejo, básicamente), lo más gracioso del asunto es que al final lo único que conseguimos con nuestro gesto de admiración y cierto revuelo son las ideas que miran sin disimulo al pasado.

Fujifilm le ha cogido el truco al tema retro tras el exitazo de la X100, y Olympus parece que está a punto de subirse a ese mismo tren resucitando y digitalizando sus míticas OM.

A ver si después de tanto discurso futurista y tanto rollo de ruptura con los espejos y las cámaras tal y como las conocíamos hasta hoy el único camino -o el único que motiva a muchos- es volver a lo mismo de siempre. ¿Está todo inventado o será que no sabemos mirar más allá de lo que ya conocemos?

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar