• La delgada línea roja
  • Sin explicación científica
OpiniónEnfoque diferencial

Se acabó el juego en Las Vegas

 
12
MAR 2007

Hace unos días empecé a escribir unas líneas para esta columna sobre la PMA de Las Vegas. Hablaba sobre novedades, repercusiones, mercados, megapíxeles... Es decir, un pequeño resumen de la feria mezclado con algo de opinión, que culminaba con un par de conclusiones de esas que son tan evidentes que se repiten una vez tras otra desde hace años.

El entusiasmo con el que acogen los consumidores las novedades fotográficas se va tan pronto como llega

Pero he decidido cambiarlo. Vengo de una reunión con fotógrafos -la mayoría aficionados- en Segovia. Una reunión que ha contado con casi un centenar de "freaks", capaces no sólo de gastarse sus ahorros en un nuevo teleobjetivo, sino de convencer a sus novias -y novios- de hacerse "taitantos" kilómetros de ida y "taitantos" de vuelta en un fin de semana.

Y teniendo en cuenta cómo se presentaba el fin de semana, con "el clásico" en pleno "prime time" del sábado, lo cierto es que reunir a semejante cantidad de personas tiene su mérito.

Un servidor, que ha de mantener el puesto, se había leído mucho las crónicas de los compañeros desplazados a Las Vegas, estudiado a fondo las novedades y memorizado algún dato para asombrar al respetable y dejar bien alto al prestigioso medio de comunicación que tiene un mono azul por logotipo y se llama QUESABESDE.COM.

Las novedades fotográficas de hoy son como la tarta de cumpleaños: toda la comida esperándola para olvidarla cuando sirven el café

Y sí, se habló... pero de comida, porque de fútbol, nada de nada, y de la PMA, menos. Apenas se comentó de pasada la nueva Sony Cyber-shot DSC-G1 o el bestial 200-500 mm f2.8 de Sigma, bautizado ya como el objetivo Beluga. Poco o nada más se dijo. Ni un comentario sobre los prototipos de Sony u Olympus, ni tampoco sobre las E-410 y E-510.

Es más, apenas si se mentó -no sin críticas- la D40x, y sólo salió a colación la Canon EOS-1D Mark III cuando enumerábamos deseos bajo los efectos de la queimada.

Ahora, con los nervios más calmados y las neuronas reponiéndose, empiezo a sacar conclusiones.

No se trata ya de si un nuevo modelo es innecesario, sino de que estamos a punto de sobrepasar el nivel de saturación digital

La primera y principal es que veo un mercado fotográfico apático. Los consumidores acogen las novedades con entusiasmo, sí, pero tal como llega ese entusiasmo se va. ¿Cuánto eco ha tenido la Mark III? Más bien poco. Estaba tan claro su liderazgo, que hablar de ella a pocas semanas de su lanzamiento es como comentar lo azul que está hoy el cielo: irrelevante y evidente.

Una novedad generaba antaño mareas de opinión y ríos de comentarios en todos los foros, antes y después de salir. Ahora ya no. Las novedades fotográficas de ahora son como la tarta de cumpleaños: toda la comida esperándola para olvidarla en cuanto sirven el café. Ojalá la cosa cambie.

No se trata ya de que si el modelo tal o cual es innecesario o no aporta nada nuevo. Se trata de que estamos a punto de sobrepasar el nivel de saturación digital, y aquí hay poco movimiento.

El marketing sigue la táctica del "más-de-lo-mismo-pero- con-más-megapíxeles" y apenas hay novedades

El segmento profesional está ciertamente estancado, dejando solo a Canon en el papel de "equipador" de fotoperiodistas.

En la parte baja, las compactas digitales han tomado definitivamente el mando, y por mucho que las marcas se esfuercen, el marketing sigue la táctica del "más-de-lo-mismo-pero-con-más-megapíxeles" y apenas se ven novedades. Y si las hay, son tan tímidas y poco publicitadas que se les augura un futuro -cuando menos- difícil.

El Wi-Fi, elemento que -pensaba- despuntaría en esta PMA, no se ha dejado apenas ver. Y más allá de ese aspecto, no hay en esta feria muchas cosas que llevarse a la boca.

Tanto en los medios no especializados como en otros, esta PMA ha pasado un poco desapercibida

Sí, es cierto que la portada de este medio está llena de novedades día si y día también, pero la auténtica realidad es que tanto en los medios de comunicación no especializados como en aquellos fotográficos que tienen más vida social que mediática, esta PMA ha pasado un poco desapercibida.

Aunque el trabajo como pitoniso está muy valorado en España -sólo hay que ver lo sesudo de sus reflexiones en los no menos sesudos programas del corazón-, no voy a ejercer como tal ni vaticinar qué nos traerá el futuro.

Pero lo que está al alcance de todo mortal ajeno a las bondades futuristas de las verduras es que las novedades de antes no son las de ahora.

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar