• Visión de futuro
  • Life
OpiniónContando píxeles

Gangas

 
19
MAR 2007

Acaban de pasar por nuestras manos dos compactas de 12 megapíxeles. Son las primeras, y por lo menos a día de hoy y entre las marcas más conocidas del sector, se supone que son las únicas.

De ahí mi sorpresa cuando, a la vuelta de la PMA de Las Vegas, con el orgullo de haber trasteado ya con una docena megapíxeles, me encuentro sobre mi mesa la caja de una curiosa compacta digital. EuroCyber, reza la marca, y lo que es más importante: alardea de 12 megapíxeles.

A la vuelta de la PMA veo sobre mi mesa la caja de una curiosa compacta que alardea de 12 megapíxeles

En un principio, lo achaqué al jet lag transoceánico o a la preocupante alimentación sufrida durante la pasada semana en el desierto de Nevada. Pero el caso es que a la mañana siguiente allí seguía. Ni era un espejismo, ni el 12 se había convertido en una cifra más razonable.

En realidad, no es tan descabellado, pensamos. Suele ocurrir que marcas de segunda fila -o de tercera o totalmente desconocidas- van a la cabeza a la hora de incrustar más megapíxeles en sus sensores. De hecho, paseando por los pasillos de la PMA, ya nos topamos con alguna desconocida compacta con el "12 megapíxeles" grabado en su carcasa.

Cuando ya nos disponíamos a redactar un titular para la noticia de la semana, me contaron la historia. Aquella prodigiosa compacta había venido de Canarias, de un reciente viaje de la madre de la amiga de una vecina del tío de alguien... o algo así.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
"Paseando por los pasillos de la PMA, ya nos topamos con alguna desconocida compacta con el '12 megapíxeles' grabado en su carcasa."

Más interesante que el origen de esa joya eran sus prestaciones. Y es que -menuda decepción- los 12 megapíxeles tenían truco. En realidad, la cámara utiliza un CMOS de 3 megapíxeles que ha sido interpolado ni más ni menos que cuatro veces para ofrecer unos archivos finales de 12 millones de puntos. Con un par.

Los 12 megapíxeles tenían truco, y es que la cámara interpola la imagen a partir de un CMOS de 3 megapíxeles

Por si fuera poco, su zoom de 8 aumentos resulta ser -¿lo adivinan?- un zoom digital generado a partir de una óptica fija. Diseño extraplano, eso sí, y una pantalla de 3 pulgadas de la que no se indica la resolución. Pero, visto lo visto, no cabe esperar ninguna maravilla.

Lo preocupante del asunto no es que la cámara sea un auténtico despropósito. En realidad, planteada como un modelo de juguete, como una cámara muy básica o adornada con un precio indecentemente barato, la cosa podría hasta tener cierta gracia.

Pero no era ese el caso. El vendedor de turno coló este engendro a la inocente compradora como lo último en fotografía digital, una auténtica ganga que -agárrense- costó más de 250 euros.

Lo preocupante es que el vendedor coló este engendro a la inocente compradora por más de 250 euros

Puede que hasta nos parezca gracioso o sorprendente que semejante engaño pueda llegar a cuajar, pero no todo el mundo se pasa el día indagando sobre las últimas tendencias en fotografía digital o surcando los foros antes de decidirse por un modelo.

Ya me imagino el discurso: que si 12 megapíxeles dan muchísima calidad, que si con este zoom podrá acercar las cosas, que si fíjese en esta gran pantalla, que si esto por menos de 400 euros no lo encuentra. Y dicho así, pues igual hasta cuela.

Y vaya si coló. La señora volvió a la península con toda la ilusión del mundo y le regaló a su hija la ganga que había comprado aprovechando los buenos precios que hay en Canarias. Imagínense la cara de poker de la susodicha al ver la calidad de aquella cosa.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
"La señora volvió a la península con toda la ilusión del mundo y le regaló a su hija la ganga que había comprado. Imagínense la cara de poker que les quedó al ver la calidad de aquella cosa."

Llegados a este punto, y puestos a repartir responsabilidades, el tema se complica. Y es que, además del listo que estaba al otro lado del mostrador, me pregunto qué parte de culpa debería recaer en los fabricantes que elaboran este tipo de trastos, etiquetándolos de tal forma que resulte fácil engañar al poco docto en la materia.

Me pregunto qué parte de culpa debería recaer en los fabricantes que elaboran este tipo de trastos

O, más aún, tal vez deberían aprovechar esta bonita anécdota los genios del marketing o los locuaces tenderos que basan todo su discurso comercial en la dichosa resolución. Vayan a una tienda, cronómetro en mano, y hagan apuestas a ver cuántos segundos tardan en mencionarle los megapíxeles del trasto en cuestión. Y claro, luego pasa lo que pasa.

Análisis de conciencias aparte, no es la primera vez que escucho una historia similar. De hecho, Eneko -ese intrépido viajero que anda dando la vuelta al mundo en tándem- nos contó una experiencia parecida en Hong Kong, donde le intentaron vender un modelo ya obsoleto por un precio desorbitado, haciéndole creer que aquello era el no va más de la tecnología oriental.

Vayan a una tienda y cuenten cuánto tardan en mencionarle los megapíxeles del trasto en cuestión

Sacar a partir de casos aislados conclusiones generales es siempre una práctica peligrosa. Así que no se trata de crear un estereotipo sobre las tiendas de electrónica de esas zonas que gozan de ciertas peculiaridades impositivas y que tendemos a identificar como paraísos de las compras.

Como en todas partes, en Canarias, en Andorra o en Hong Kong habrá excelentes profesionales, usureros de toda la vida, gangas y timos a pequeña escala esperando al inocente buscador de chollos.

Así que, si tienen la suerte de poder hacer una escapada a cualquiera de estos sitios, no dejen de dar una vuelta antes por esta página o sus foros, para ver cómo anda la cuestión de los megapíxeles, los objetivos y todas esas cosas.

Y si lo que realmente necesitan es una compacta de 12 megapíxeles, no se preocupen. Seguro que dentro de poco el escaparate estará plagado de ellas.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar