• Giulio Piscitelli: "La fotografía me permite ver las cosas sin el filtro ...
  • Antonin Kratochvil: "Les dije que no iba a hacer esa mierda de fotografías"
Con texto fotográfico

"Trabajar a 53 grados bajo cero es todo un reto" Bryan Alexander

 
Foto: Bryan Alexander
30
MAY 2013
Declaraciones obtenidas por Calvin Dexter

Hizo su primer viaje al Ártico en 1971 junto a su esposa Cherry, ganadora del Wildlife Photographer of the Year en 1995. Desde entonces, ella y Bryan Alexander se han dedicado en cuerpo y alma a documentar esta gélida región y sus gentes. Obtenidas a temperaturas que no suelen superar los 50 grados bajo cero, las fotos de este matrimonio británico han llenado las páginas de publicaciones como Time, Vogue o The Sunday Times. Durante los últimos años la BBC también ha contado con ellos en el asesoramiento y la producción de distintos documentales.

Bryan Alexander

Esta fotografía muestra lo que pasa cuando se está a 53 grados centígrados bajo cero y se lanza al aire una taza de agua hirviendo: el agua explota en una nube de vapor y cristales de hielo. La hice en 1999 y estaba cerca del pueblo ruso de Verjoyansk, en la República de Saja.

Me resulta interesante ver cómo reacciona la gente al observar esta fotografía por primera vez. Para empezar muchos se sienten desconcertados por lo que realmente muestra la imagen. Entonces, cuando leen el texto que la acompaña y se dan cuenta de lo que en ella está pasando, habitualmente se llevan una sorpresa. Algunas personas han llegado a decirme que pueden ver una cara en la nube de vapor.

Hice esta foto porque por aquel entonces estaba trabajando en una historia acerca de la vida en el pueblo de Verjoyansk. El mayor reclamo de aquella pequeña localidad de Siberia Oriental es que alardeaba de haber registrado, en el año 1885, la temperatura más baja jamás registrada en el hemisferio norte: 67 grados bajo cero.

De algún modo quería mostrar en mis fotografías lo intenso y severo que era el frío. Y eso puede no ser tan fácil como parece. Allí, en los días más fríos, el cielo suele estar despejado y apenas si hay viento, de modo que las fotos que se hacen en esas condiciones no muestran el frío real. Esta foto del agua hirviendo fue mi forma de capturar y mostrar aquel frío extremo.

No me fue nada fácil conseguir esta imagen. Para empezar tuve que trabajar a 53 grados bajo cero, lo que supone todo un reto. Por aquel entonces trabajaba con película, y eso significa que no podía mirar en la cámara si la foto había salido bien o no. Lo intenté seis veces, y entre todas las capturas ésta fue la que funcionaba mejor. Apenas tuve que ajustar luego el brillo, el contraste y el color.

Estoy especializado en el Ártico y sus habitantes. Intento mostrar a la gente corriente, que muy probablemente nunca visitará el Ártico, cómo es la vida allí, cómo son los cambios que están teniendo y con qué problemas tienen que lidiar en este mundo que cambia a una velocidad de vértigo.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar