• Joan Guerrero: "El arte está en la calle"
  • Olivier Laban-Mattei: "Al día siguiente la policía iraní empezó a usar ...
Con texto fotográfico

"Quizás nuestros hijos sólo podrán ver los orangutanes en cautividad" Boyd Norton

 
Foto: Boyd Norton
8
ABR 2010
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Más de 40 años ha dedicado Boyd Norton al fotoperiodismo de naturaleza y al conservacionismo, realizando reportajes en lugares tan dispares como Alaska y Borneo. Sus imágenes -publicadas en National Geographic y Time, entre otros medios- han contribuido a la creación de varios parques naturales en Alaska y a la designación del lago Baikal en Siberia como Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO. Norton destina un pequeño porcentaje de sus beneficios a la International League of Conservation Photographers.

Boyd Norton

El orangután es una especie en serio peligro de extinción. Su hábitat en las selvas húmedas de la isla de Borneo, donde se destruyen a diario cientos de hectáreas, está desapareciendo a un ritmo alarmante. La tala de los bosques se hace para el desarrollo de plantaciones de palma, ya que el negocio del aceite de palma es muy lucrativo y Malasia e Indonesia son los mayores productores mundiales.

Esta pérdida del hábitat conlleva un preocupante descenso de la biodiversidad, y el orangután es una de las especies más amenazadas. La población de orangutanes desciende además por la caza furtiva y el comercio ilegal, dejando a muchos [orangutanes] jóvenes huérfanos, con pocas posibilidades de sobrevivir en libertad.

En Borneo existen un par de lugares destinados a la rehabilitación de estos ejemplares: el Sepilok Sanctuary, en Sabah, y el Semingoh Orangutan Sanctuary, en Sarawak. Durante este proceso, que puede durar hasta seis años, enseñan al animal qué plantas puede comer y dónde encontrarlas, tal como haría su madre.

En uno de mis talleres llevé a un grupo de estudiantes al Semingoh Orangutan Sanctuary, donde encontré al macho adulto que aparece en la fotografía. Jamás aprendió a valerse por sí mismo, y como resultado permanece encerrado, con muy pocas oportunidades de experimentar la vida en estado salvaje que realmente debería vivir.

Varios estudiantes tomaron imágenes de la escena. En el momento en que yo me acerqué, el orangután puso la mano en los barrotes y aproveché para tomar la fotografía.

Esta imagen tiene un significado muy importante porque simboliza el destino de todos los orangutanes, a menos que se tomen pasos decididos hacia la preservación de su hábitat natural. Además, el candado añade un elemento importante a la imagen, dramatizando la realidad de algunos de estos ejemplares, que deberán pasar el resto de sus vidas en cautividad.

Mi principal objetivo con esta fotografía es hacer entender a la gente que éste podría ser el destino de todos los orangutanes en un futuro; que quizás nuestros hijos ya sólo podrán ver los orangutanes en cautividad en los zoos, no en estado salvaje.

Hay varias organizaciones dedicadas a la protección de los grandes primates. La Orangutan Foundation International, fundada por la doctora Biruté Galdikas, lleva décadas trabajando por la conservación de los orangutanes y su medio natural.

Esta imagen apareció en la portada de dos revistas de naturaleza y en mi libro 'The Art of Outdoor Photography'. Además, puede verse en la galería 'Art for Conservation'.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar