• Photosynth para iPhone: análisis
  • Panasonic Lumix GH2: análisis
SIEMPRE PROTEGIDA (Y SIEMPRE A PUNTO)

BlackRapid SnapR: análisis  

23
MAY 2011

¿Llevar la cámara en la mano o colgada del cuello y siempre lista para disparar, o transportarla dentro de una funda protegida contra robos, golpes y otras inclemencias? Es uno de los dilemas a los que suele enfrentarse el fotógrafo viajero y al que BlackRapid trata de dar respuesta con la SnapR. Esta original funda permite tener una cámara compacta en posición de disparo en sólo unos segundos con un rápido movimiento, y a su vez mantenerla a buen recaudo dentro de la bolsa.

La firma estadounidense BlackRapid lleva ya algún tiempo intentando innovar en un terreno no muy dado a experimentos: las fundas y las correas para cámaras. Dos accesorios que, sin embargo, son totalmente indispensables para cualquier fotógrafo viajero y condicionan en gran medida la comodidad a la hora de tomar instantáneas.

BlackRapid SnapR
BlackRapid SnapR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Trasprobar las bondades de la correa RS-4 (especialmente indicada para cámaras de cierta envergadura y peso), en esta ocasión la firma se centra en las compactas con la SnapR, una funda que da una ingeniosa vuelta de tuerca a la idea original de estas singulares correas.

Para compactas grandes
Que la propia BlackRapid utilice una Canon PowerShot G12 en sus fotos promocionales es ya toda una declaración de intenciones. Y es que la SnapR tiene unas medidas ideales para albergar cámaras compactas de dimensiones medianas como la Panasonic Lumix DMC-LX5 o la Nikon Coolpix P7000.

BlackRapid SnapR
BlackRapid SnapR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Forzando un poco más, también podemos alojar en el interior de la funda alguna pequeña cámara de objetivo intercambiable, como la Olympus E-PL1 o las NEX de Sony. En ambos casos, eso sí, deberemos armarlas con objetivos lo suficientemente planos como para que se ajusten a la limitada capacidad de la funda.

BlackRapid SnapR
BlackRapid SnapR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
BlackRapid SnapR
BlackRapid SnapR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si nos ceñimos a los datos oficiales, la hoja de especificaciones de la BlackRapid SnapR garantiza que podemos dar cabida a cámaras con unas dimensiones máximas de 133 x 82 x 58 milímetros.

BlackRapid SnapR
BlackRapid SnapR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
BlackRapid SnapR
BlackRapid SnapR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hay que tener en cuenta, eso sí, que cuanto más apuremos el espacio interior de la funda, menos partido podremos sacar de los interesantes bolsillos laterales, muy útiles para alojar la documentación, el teléfono móvil y otros objetos personales.

BlackRapid SnapR
BlackRapid SnapR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Esta bolsa de transporte puede presumir además de una construcción y unos acabados realmente buenos. Todo en ella, desde las cremalleras metálicas hasta las potentes costuras, transmite una gran sensación de robustez y durabilidad.

BlackRapid SnapR
BlackRapid SnapR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
BlackRapid SnapR
BlackRapid SnapR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Se agradecen también algunos detalles de calidad, como los protectores de nailon para los enganches de la correa y la base de goma impermeable y antideslizante.

Ágil y muy segura
La principal peculiaridad de la SnapR y su auténtica razón de ser estriba en la acertada simbiosis entre funda de trasporte y correa de cuello. Un todo en uno que resulta ser sumamente práctico.

BlackRapid SnapR
BlackRapid SnapR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Cuando sacamos la cámara de la funda ésta permanece unida a la cinta mediante una pequeña correa deslizante. Así que, si la llevamos al hombro y cruzada por delante -esa es la idea-, este sistema permite realizar un movimiento similar al visto en las citadas correas BlackRapid para cámaras de mayores dimensiones.

BlackRapid SnapR
BlackRapid SnapR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así, gracias a este mecanismo es posible desplazar la cámara desde el interior de la bolsa hasta la posición de disparo y luego devolverla a su sitio sin que se separe jamás de la SnapR y, por tanto, de nosotros.

La ventaja es evidente: tener la cámara siempre a punto sin necesidad de llevarla constantemente en la mano o colgada del cuello. Además, mientras llevemos la bolsa cruzada, es en teoría imposible que se nos caiga al suelo, olvidarla en cualquier sitio o ser víctimas de algún caco avispado.

BlackRapid SnapR
BlackRapid SnapR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
BlackRapid SnapR
BlackRapid SnapR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El único "pero" es que, en ocasiones, el deslizarse de la cámara por la cinta de la funda no es todo lo fluido que nos gustaría. Algo que ocurre si, por ejemplo, la correa está enredada. Así, en algunas ocasiones podemos querer fotografiar algo con urgencia y que la cámara se quede atascada a medio camino.

BlackRapid SnapR
BlackRapid SnapR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Al igual que muchas otras soluciones de BlackRapid, esta SnapR se acopla a la cámara a través de la rosca de trípode, por lo que esta funda no es un producto adecuado para usuarios habituales de este soporte o quienes se pasen el día realizando exposiciones largas dejando la cámara apoyada en cualquier superficie.

BlackRapid SnapR
BlackRapid SnapR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
BlackRapid SnapR
BlackRapid SnapR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si nos cansamos de esta configuración, la SnapR también ofrece una cinta de mano independiente y separada de la funda. Gracias a los enganches automáticos, pasar de una a otra opción es muy fácil.

Perfecta para hacer turismo
Tras unos días con la BlackRapid SnapR colgada del hombro podemos decir que se trata de una opción perfecta para hacer turismo. Y es que esta funda permite transportar la cámara cómodamente, siempre protegida y a la vez lista para poder disparar con ella en cuestión de segundos.

BlackRapid SnapR
BlackRapid SnapR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con un precio de poco más de 40 euros, es evidente que la SnapR no es la bolsa más barata del momento y que hay que pagar un pequeño extra para su ingenioso diseño.

Se trata, no obstante, de una inversión justa si tenemos en cuenta su comodidad, su triple función (bolsa, correa de cuello y correa de mano) y unos materiales, acabados y construcción que están a la altura.

Etiquetas
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar