• Sony NEX-5: panorámicas en 3D
  • Archos 7 Home Tablet: análisis
Prueba de producto
ALGO MáS QUE UNA SIMPLE CORREA

BlackRapid RS-4: análisis

 
10
AGO 2010

Todos tenemos nuestras propias manías a la hora de llevar la cámara encima: colgada del cuello, cruzada, al hombro, con la correa enroscada en la muñeca? Seguro que una rápida encuesta revelaría firmes defensores de cada una de estas modalidades. Aun así, seguramente habrá quienes todavía no hayan dado con la fórmula perfecta. La firma estadounidense BlackRapid ha puesto sobre la mesa un sistema de correas muy sencillo e ingenioso que puede ser un gran descubrimiento para aquellos que pasan horas con la cámara encima.

Hay que reconocer que, dentro del inmenso universo de accesorios fotográficos, la correa de la cámara no suele gozar de demasiado protagonismo. Nos preocupamos de las tarjetas de memoria, los filtros, la bolsa de transporte... pero la correa acaba siendo en la mayoría de los casos la que viene de serie con la cámara. Independientemente de que el material usado, el acolchado y -en general- la comodidad de uso dejen mucho que desear.

BlackRapid RS-4
BlackRapid RS-4
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a ello, de vez en cuando surgen interesantes ideas en un segmento que no parece especialmente abonado para las genialidades. Después de todo, tampoco tiene mucho misterio diseñar una correa, ¿no?

BlackRapid RS-4
BlackRapid RS-4
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En BlackRapid no están de acuerdo, y en lugar de apostar por ampliar la ya bastante extensa gama de correas en cuanto a colores, materiales y acabados, han ido por la vía práctica con la RS-4. Importada en España por Zinkin Foto, es uno de los modelos estrella de esta firma estadounidense y está alcanzando bastante popularidad, sobre todo entre los fotógrafos profesionales del otro lado del Atlántico. En QUESABESDE.COM hemos podido pasar unos cuantos días probándola.

Cámara lateral
Aunque a simple vista la BlackRapid RS-4 parece una correa normal y corriente -aunque con la zona de apoyo y los anclajes sobredimensionados-, en realidad está pensada para usarse a modo de bandolera, cruzada sobre el pecho y con la cámara situada en uno de nuestros costados.

BlackRapid RS-4
BlackRapid RS-4
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
BlackRapid RS-4
BlackRapid RS-4
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Efectivamente, eso mismo también puede hacerse con una correa convencional suficientemente larga, pero en ese caso -y ahí radica el principal argumento del sistema BlackRapid- colocar desde aquí la cámara en posición de disparo no resulta ni cómodo ni rápido.

BlackRapid RS-4
BlackRapid RS-4
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La solución pasa por una simple e ingeniosa hebilla que permite mover la cámara desde esta posición lateral de transporte hasta situarla frente a nosotros sin tener que cambiar de lado la correa. Además, este sistema de deslizamiento hace que el movimiento para colocar la cámara delante de nuestros ojos sea muy rápido. Un detalle a tener en cuenta si no queremos que se nos escape ninguna foto.

Manos libres
Incluso trabajando con una réflex de tamaño medio y una óptica bastante grande, esta posición lateral resulta un poco aparatosa, pero también muy cómoda una vez que nos hemos acostumbrado a ella.

Es básico ajustar bien la longitud de la correa para buscar la posición óptima: ni demasiado alta ni demasiado baja y con el suficiente margen de maniobra para desplazar la cámara de forma ágil.

BlackRapid RS-4
BlackRapid RS-4
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
BlackRapid RS-4
BlackRapid RS-4
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Y no acabaremos con el costado amoratado si constantemente dejamos caer la cámara de golpe, sobre todo si ésta y la óptica forman un conjunto especialmente pesado? Dependerá, evidentemente, de lo cuidadosos que seamos a la hora de soltar la cámara. Tras probarla unos cuantos días, incluso dejándola caer a medio camino, el golpe es bastante amortiguado. Tanto para la cámara como para nosotros.

¿Ventajas de llevar la cámara cruzada con este sistema? De entrada, las posibilidades de quedarnos sin equipo a consecuencia de un tirón se reducen drásticamente. Además de la seguridad, poder tener las manos libres mientras caminamos y no necesitamos la cámara resulta un interesante descubrimiento. Sobre todo para quienes estamos acostumbrados a llevar el cuepro siempre en la mano y con la correa en torno a la muñeca.

BlackRapid RS-4
BlackRapid RS-4
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
BlackRapid RS-4
BlackRapid RS-4
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Ni que decir tiene que, aunque la correa puede usarse también con cámaras compactas, es con material de cierto volumen y peso cuando ésta demuestra mejor sus ventajas.

Anclajes rápidos
Y pocos misterios más tiene este sistema de correa de BlackRapid. Cabe destacar, eso sí, que dispone de un pequeño compartimento protegido por una cremallera en la hombrera acolchada -muy cómoda, por cierto- que nos puede servir para guardar alguna tarjeta de memoria.

Otros modelos, como la correa RS-5, incorporan más compartimentos que permiten almacenar también un teléfono móvil, por ejemplo, o personalizarlos (en el caso de la RS-7) con pequeñas fundas (MODS) para guardar más material de pequeño tamaño.

BlackRapid RS-4
BlackRapid RS-4
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Incluso la compañía acaba de lanzar una nueva versión que -aseguran- ha sido especialmente diseñada para fotógrafas. ¿La diferencia? Una hombrera algo más ergonómica y con algún que otro dibujito.

Pero volviendo a la RS-4, igual que sus compañeras de catálogo emplea un sistema de anclaje metálico muy práctico consistente en un mosquetón que se encarga de sujetar la pequeña zapata metálica -con rosca estándar para la montura del trípode- que tendremos que enroscar a nuestra cámara.

BlackRapid RS-4
BlackRapid RS-4
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
BlackRapid RS-4
BlackRapid RS-4
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si la intención es trabajar con más de una cámara, lo ideal sería adquirir varias de estas zapatas y tener una enroscada en cada cuerpo. De este modo, bastará con liberar el seguro del mosquetón y cambiar la cámara rápidamente.

De todos modos, pensando en los profesionales que normalmente emplean dos cuerpos para evitar así tener que andar cambiando de ópticas, BlackRapid también dispone de una correa doble (similar a un arnés, para llevar una cámara a cada lado) y un accesorio para unir dos RS-4.

Una muy buena idea
Como suele ocurrir con los accesorios fotográficos, las correas de BlackRapid no son especialmente baratas. El modelo RS-4 probado cuesta unos 60 euros y es el más económico de todos los disponibles. Las zapatas adicionales tienen un precio de unos 15 euros.

En cualquier caso, para los profesionales de la materia se trata de una inversión moderada y muy recomendable. Fotoperiodistas, fotógrafos de naturaleza y los usuarios especialmente viajeros serán -posiblemente- los primeros en percibir las ventajas de esta propuesta.

BlackRapid RS-4
BlackRapid RS-4
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es sencilla, práctica y cómoda. Así que seguro que más de uno descubre a la vuelta de las vacaciones, harto de pasar muchas horas con la cámara encima o de haber perdido más de una buena foto por llevarla en la mochila, que lo que puede parecer una tontería a primera vista es en realidad una excelente idea.

Etiquetas
Artículos relacionados (1)
Prueba de producto
23 / MAY 2011
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar