• Wai Hnin Tun: "Fue el momento más duro de cuantos viví"
  • Pau Barrena: "Es una foto más que me ha dado un premio, pero yo estoy ...
Con texto fotográfico

"Alguna vez me han preguntado si hay intención de burla en esta fotografía" Bernat Armangué

 
Foto: Bernat Armangué (AP)
27
FEB 2014
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Una pequeña nota de color rodeada de sobriedad y solemnidad. Bernat Armangué afirma que ésta es una de esas imágenes de las que puede hacerse una lectura totalmente diferente según los ojos con los que se mire. Y es que, tal y como reconoce este fotoperiodista barcelonés de AP residente desde hace años en Jerusalén, para quienes no estén familiarizados con las tradiciones hebreas la presencia de un pequeño payaso rodeado de judíos ortodoxos puede resultar un tanto chocante.

Bernat Armangué

Esta fotografía fue tomada durante la festividad judía del Purim, que de acuerdo con el libro bíblico ‘Megillat Esther’ celebra la liberación del pueblo judío del antiguo imperio persa. Es costumbre en esta festividad dar caridad, regalar alimentos, recitar el ‘Megillat Esther’, beber vino y usar disfraces. Esta última costumbre hace que podamos asociar dicha festividad con el carnaval que se celebra en países de raíces cristianas, aunque poco tienen que ver.

Purim es una fiesta muy celebrada en Israel, y en la agencia [AP], al igual que muchas otras festividades religiosas, solemos documentarla. Aquel día yo fui a una yeshivá, un centro de estudio de textos religiosos judíos, que pertenece a la dinastía hasídica Belz. Es un edificio majestuoso, con gran aforo durante los días de celebración.

Recuerdo andar entre esa marea monocromática y de golpe presenciar una nota de color que aparecía y desaparecía cada vez que alguien se movía. No hay mucha mirada personal en esta estampa. Cualquier fotógrafo que hubiera presenciado esta misma escena se hubiera percatado de su singularidad.

"El camino vital -religión, ideología, potencia cognoscitiva, etcétera- del espectador condicionará su interpretación. Tal vez esta fotografía sea un claro ejemplo de ello"

Lamentablemente tuve muy pocas oportunidades para trabajar la situación. En realidad, esta imagen siempre me recuerda la fotografía que nunca tomé, porque inicialmente ese joven payaso estaba flanqueado a derecha e izquierda por un mayor número de adultos, todos ellos vestidos con sus trajes oscuros, y esa isla de color destacaba mucho mejor entre la gran marea negra. Cuando yo conseguí acercarme la coyuntura había desaparecido. Llegué tarde.

La múltiple lectura de una misma imagen es algo frecuente. El camino vital -religión, ideología, potencia cognoscitiva, etcétera- del espectador condicionará su interpretación. Tal vez esta fotografía sea un claro ejemplo de ello. Una audiencia vinculada a las tradiciones judías entenderá con mayor facilidad lo sucedido ese día, mientras que un público totalmente ajeno a esa realidad tendrá una lectura más dubitativa e interpretativa.

Alguna vez me han preguntado si hay intención de burla en esta fotografía. ‘No por mi parte… ¿y por la tuya?’, he contestado. Es agradable constatar que, independientemente de religiones y culturas, siempre existen cosas en común, y es que cuando somos pequeños disfrutamos de una forma distinta a cuando somos adultos.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar