• Olympus XZ-1: toma de contacto
  • SteadePod: análisis
Prueba de producto
GRABAR Y PROYECTAR

BenQ DV S11: análisis

 
11
ENE 2011

La taiwanesa BenQ se ha apuntado un tanto en el segmento de las videocámaras de bajo coste con la DV S11, la primera de su clase en equipar un picoproyector con el que reproducir nuestras grabaciones. Es precisamente este argumento el que permite a BenQ elevar el perfil de una sencilla videocámara HD que, de otra manera, probablemente habría pasado desapercibida entre la inmensa oferta disponible.

Si la Bloggie MHS-PM5 tiene su lente de 360 grados y las videocámaras Flip cuentan con carcasas intercambiables, el pequeño proyector que arma la BenQ DV S11 es, sin duda, su principal rasgo diferencial frente a la competencia y el mejor gancho para atraer miradas hacia ella.

Y es que en el segmento de las videocámaras de bolsillo -en el que la calidad de imagen y la hoja de especificaciones no es lo más importante-, son precisamente estos detalles los que pueden decantar la balanza hacia uno u otro modelo.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La DV S11 montada en el mini trípode que BenQ suministra de serie y proyectando un vídeo sobre un soporte improvisado.

Así, y siempre teniendo en cuenta sus evidentes y abundantes limitaciones, la DV S11 y su picoproyector constituyen una nueva propuesta para compartir nuestras fotos y vídeos.

Control táctil
Con un diseño sencillo y monolítico, la DV S11 destaca especialmente por su enorme pantalla de 3,5 pulgadas de control táctil. Una prestación que, unida al tamaño del aparato, podría llevarnos a pensar a simple vista que nos encontramos ante un teléfono móvil y no frente a una videocámara.

BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Gracias a este monitor táctil la cámara está prácticamente desprovista de botones, quedando circunscrita la mayor parte de su manejo a la pantalla. En el modo de grabación, la DV S11 emplea tan sólo un tercio del monitor en mostrar la secuencia que se está capturando, mientras que el resto de la superficie se utiliza para los citados botones de control táctil.

BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cambio, al pasar al modo de reproducción, la cámara hace uso de toda la extensión del LCD para mostrar, en formato vertical, los vídeos e imágenes obtenidos.

BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La respuesta táctil de la DV S11 es bastante decente, al menos si tenemos en cuenta que se trata un dispositivo muy sencillo y económico. Aun así, nos hemos encontrado con algunas situaciones en las que la cámara no reacciona a la primera pulsación.

Este hecho podría resultar problemático si se trata de iniciar una grabación o realizar una foto al instante. Afortunadamente, BenQ ha incorporado en su S11 un botón físico para este fin con el que nos ahorraremos cualquier tipo de riesgo.

BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El diseño de la DV S11 es bastante elegante y resultón, y a pesar de que el plástico es el material predominante en su construcción, la cámara parece bastante sólida y resistente.

BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Convenientemente protegidas por pestañas, la cámara cuenta con una ranura para tarjetas SD Card y SDHC, un puerto mini-USB, y conexiones mini-HDMI y A/V. Curiosamente, carece de un puerto USB extensible, algo que suele ser muy habitual en este tipo de videocámaras y que facilita su conexión a cualquier equipo sin necesidad de un cable adicional.
Proyectando que es gerundio
Llegamos a la prestación estrella de la DV S11: un picoproyector integrado que, sobre el papel, es capaz de generar imágenes de hasta 50 pulgadas de diagonal. De esta forma, BenQ se apunta a la escueta tendencia que inauguró Nikon con sus Coolpix S1000pj y posterior S1100pj y continuó General Imaging con la PJ1.

BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como cabía esperar, el rendimiento de este proyector no es ninguna maravilla. Para poder aprovechar al máximo sus posibilidades conviene usarlo en entornos muy poco iluminados y no alejarse mucho de la zona de proyección.

BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si bien es cierto que la cámara es capaz de generar unta pantalla de hasta 50 pulgadas, hay que matizar que la distancia necesaria para conseguir semejantes dimensiones provoca una pérdida de luminosidad y nitidez poco aconsejable. Cuanto más cerca estemos de la zona de proyección, más luminosidad y nitidez conseguiremos, así que mejor no alejarse demasiado aunque para ello haya que sacrificar tamaño de proyección.

Activar esta función es sumamente fácil a través de un botón propio en el menú de reproducción. Además, en una de las esquinas de la cámara una pequeña palanca permite enfocar -de forma manual, claro- la lente del proyector.

BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para mejorar la experiencia de proyección, la DV S11 incluye un pequeño trípode que nos permite mantener la cámara recta y estable, y que evidentemente también nos puede servir de ayuda a la hora de realizar las capturas.

BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Llegado el momento de elegir una superficie sobre la que proyectar, eso sí, mejor decantarse por una zona lo más blanca posible y sin ninguna textura.

Media definición
En el apartado de la imagen, la DV S11 decepciona un poco y su rendimiento queda algo por debajo incluso de lo que cabría esperar de un dispositivo de estas características y precio. Así, los vídeos capturados muestran una ausencia de nitidez en las zonas de detalle fino que puede llegar a ser molesta para los usuarios más exigentes.
Vídeos capturados con una BenQ DV S11
La cámara permite grabar secuencias de 1920 x 1080 píxeles a 25 fotogramas por segundo y de 1280 x 720 píxeles a 25 o 50 cuadros. Y es precisamente en este último modo donde la S11 ofrece su mejor cara.

BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que la fluidez de movimiento que ofrecen esas 60 imágenes por segundo camufla un poco la ausencia de nitidez que se aprecia en las imágenes y el efecto "rolling shutter" que aparece en la grabaciones con más movimiento.

Cuando grabamos en este modo, además, la propia cámara permite reproducir los vídeos con un efecto de cámara lenta muy interesante.

Hay que tener en cuenta, eso sí, que estos defectos de la imagen que produce la S11 pueden ser muy evidentes vistos en un televisor Full HD de 50 pulgadas, pero pasarán más desapercibidos al usar el proyector integrado o publicar los vídeos en Internet, que es para lo que en realidad está pensada esta cámara.

BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La DV S11 viene armada con un sensor de 5 megapíxeles, por lo que la posibilidad que ofrece de realizar fotografías de hasta 16 millones de píxeles pasa, irremediablemente, por un proceso de interpolación que estropea la imagen. Si queremos evitar este procedimiento tendremos que conformarnos con imágenes de "sólo" 2592 x 1944 puntos, un tamaño más que suficiente para la mayoría de situaciones.

Muestras: foto
Imágenes tomadas con una BenQ DV S11
imágenes tomadas con una benq dv s11
5 MP
imágenes tomadas con una benq dv s11
5 MP
imágenes tomadas con una benq dv s11
5MP
imágenes tomadas con una benq dv s11
5 MP
imágenes tomadas con una benq dv s11
5MP
imágenes tomadas con una benq dv s11
16 MP
Igual que ocurre con el vídeo, las instantáneas sufren de cierta falta de nitidez y detalle. Afortunadamente, la DV S11 se muestra bastante hábil a la hora de reproducir con fidelidad los colores y de exponer la imagen correctamente, lo que sin duda contribuye a mejorar la imagen final.

BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para cuando la iluminación sea escasa, la DV S11 ofrece una pequeña luz de LED que, sin ser ninguna maravilla, nos ayudará iluminar objetos que se encuentren cerca de la cámara.

El hecho diferencial
¿Por qué escoger la BenQ DV S11 antes que otros dispositivos similares? La respuesta es clara: por el picoproyector. Esta prestación es, sin duda, la gran baza de la DV S11, una cámara aceptable dentro de su gama, pero que poca cosa más tiene que ofrecer frente a la competencia.

BenQ DV S11
BenQ DV S11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si la posibilidad de proyectar las grabaciones y disfrutarlas en compañía no nos parece suficientemente atractiva, existen en el mercado otras videocámaras similares en rendimiento que además resultan algo más económicas.

La DV S11 tiene un precio oficial de unos 200 euros con un kit que incluye dos fundas de transporte y un trípode. La cámara, además, está disponible en los colores negro, naranja y rojo burdeos.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar