Actualidad

Bellperre Touch reta a Vertu con prestaciones discretas y un precio de 3.000 euros

 

Con una pantalla de 4,9 pulgadas cubierta de zafiro y una construcción que combina acero y piel, aspira a hacerse un hueco en un mercado donde la calidad lo es todo

Bellperre Touch
Bellperre Touch
13
FEB 2015

El inabarcable mercado de los teléfonos móviles de gran lujo cuenta con un nuevo representante. La firma holandesa Bellperre, una compañía poco conocida pero que ya comercializaba un teléfono de tipo candybar con finos acabados, acaba de anunciar el bautizado como Bellperre Touch, su primer modelo de pantalla táctil y el segundo de su escueto catálogo.

Competidor de los terminales más asequibles de Vertu y de las creaciones de empresas como Gresso o la española Kustom Mobile, el Bellperre Touch es un teléfono que se caracteriza por hacer más énfasis en la posibilidad de personalización y las terminaciones que en la ficha técnica, que está lejos de poder rivalizar con los actuales buques insignia de los grandes fabricantes.

Bellperre Touch
Bellperre Touch
Foto: Bellperre
Bellperre Touch
Bellperre Touch
Foto: Bellperre

Dotado con un panel Super AMOLED de 4,9 pulgadas, el Bellperre Touch hace uso de una lámina de carísimo cristal de zafiro para salvaguardar su pantalla de posibles golpes y arañazos. Su resolución es relativamente limitada, ofreciendo 720 x 1280 píxeles, como tampoco resulta especialmente llamativa su anónima CPU de doble núcleo a 1,5 GHz.

Este procesador se acompaña por 2 GB de RAM y 48 GB de almacenamiento. Las cámaras traseras siguen la misma línea, con sensores de 8 y 1,9 megapíxeles. Lejos de sumarse a la fiebre 4K que comienza a inundar la industria, el sensor trasero se conforma con capturar vídeo con resolución Full HD.

Con estas características Bellperre no tiene más remedio que tratar de seducir a sus clientes con un elevado nivel de realización, que contempla el uso de un chasis de acero 316L parcialmente acolchado con superficies de piel. El modelo más asequible está acabado en cuero de búfalo y cuesta 2.600 euros, mientras que el más costoso ha sido decorado en los talleres de Bellperre con piel de caimán y tiene un precio de 3.000 euros.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar