• Doble filo
  • Cambios de criterio
OpiniónEnfoque diferencial

Ponte las pilas

 
27
NOV 2006

Recuerdo como si fuera hoy el día en que compre mi primera cámara digital. Por aquel entonces, empezaba a cobrar en mi primer trabajo serio y ni siquiera tenía un dos en la inscripción de edad de mi hoja laboral. La cámara era una Canon PowerShot S350 y contaba con la encomiable resolución de 0,3 megapíxeles. Además, venía con una tarjeta CompactFlash de 2 MB que daba para unas 40 fotos y se alimentaba con tres pilas AA.

Resultaba casi cómico abrir la bolsa y ver veinte pilas recargables que daban para unas pocas docenas de fotos

No mucho después, me hice con otra cámara de vocación más profesional, la Olympus E-20 P, que empleaba cuatro pilas, también AA. Más allá de su innegable calidad o de su portentosa resolución -para la época-, lo que más recuerdo de la E-20 es su autonomía. Su pobre, corta, escasa, ridícula autonomía.

Mirando con perspectiva, la verdad es que resultaba casi cómico abrir la bolsa y ver, literalmente, hasta veinte pilas recargables de 1200 mAh -lo habitual por aquel entonces- para apenas unas cuantas docenas de fotos.

Había ocasiones en que cubrir una información con la cámara digital era más un suplicio que un placer, y un miedo atroz recorría mi espalda temiendo quedarme colgado en el peor momento posible, aun usando un juego de baterías recién cargadas.

Ya prácticamente nadie se queja de la autonomía, y nos fijamos más en los píxeles o en quién tiene el zoom más largo

Poco a poco y casi sin darnos cuenta, hemos superado una limitación que hace no tantos años era crítica y que hoy es prácticamente agua pasada. Ya prácticamente nadie se queja de la autonomía, y nos fijamos más en los píxeles o en quién tiene el zoom más largo. El consumo, por fortuna para nosotros, ya no es un problema.

Hoy día, uno puede coger una cámara digital profesional y tirar 2000 fotos sin despeinarse. Pero es que también puede bajar la escala y tirar 200 fotos -o muchas más- con una sencilla compacta. ¿Alguien ha visto foros con quejas? ¿Anuncios? ¿Campañas de publicidad sobre ello? Ciertamente las hay, pero se cuentan con los dedos de una mano y no son nada, comparadas con las campañas hechas para presumir de píxeles.

Todos hemos maldecido alguna vez la autonomía, y sorprende que ahora apenas si haya quejas

Y no hablamos de algo baladí. Al contrario que los megapíxeles, de los que mucha gente conocía sólo su nombre y poco o nada de su utilidad -los hay que siguen relacionando calidad con resolución-, el consumo energético es algo que todos conocemos y que, en mayor o menor medida, todos hemos maldecido alguna vez.

Por eso me sorprende que apenas si haya quejas en este aspecto. Que si la EOS-1D Mark II avisa tarde cuando se está agotando la batería; que si la D200 no aguanta tanto como decían en un principio; que si las pilas recargables son mejores o peores que las baterías nativas... En resumen: pocos comentarios y casi todos de pasada, como si fuera un mal menor.

Con el Wi-Fi a punto de instalarse perennemente en el mundo fotográfico, tal vez las cosas cambien

Y debe ser que, en efecto, es un mal menor. O hablando con mayor propiedad: ya es un mal de pequeña envergadura. ¿Cómo es posible? No acabo de entender que lo que hace cinco años era un grave problema, hoy sea algo tan insignificante como si la cámara es negra o plateada.

De justicia es tanto criticar cuando algo no funciona como aplaudir cuando algo está bien hecho. ¿Por qué nadie, ni los grandes ni los pequeños -ni tampoco los medianos- hace autobombo enarbolando la bandera del logro energético?

Quién sabe. Al paso que vamos y con el Wi-Fi a punto de instalarse perennemente en el mundo fotográfico, tal vez tenga que recuperar estas líneas y cambiar su sentido. Por el momento, sin embargo, un pequeño aplauso a esas marcas que, sea por el motivo que sea, no se han tirado los trastos a la cabeza. Por el momento.

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar