• No hay artículos previos de esta serie
  • Fotografiando a los menonitas de Bolivia
Biblioteca

Barcelona para nostálgicos

3

La Fábrica propone un recorrido por la capital catalana desde 1855 hasta nuestros días de la mano de autores como Gerda Taro, Xavier Miserachs o Helmut Newton

22
ABR 2015

¿Qué queda hoy de la Barcelona de hace cien años? ¿Quién se acuerda de las casetas de escribientes, de los minuteros, de los vendedores ambulantes de letras de canciones, de las Ramblas libres de guiris, de una Sagrada Familia rodeada de huerta, del taxidermista de la Plaza Real, de los baños donde se agolpaban multitudes con pintorescos trajes de baño a rayas?

Ya poco o nada queda de aquella ciudad de principios del siglo XX que retrataron con maestría Arissa, Pérez de Rozas y compañía, y cuyos recuerdos en blanco y negro abren las páginas de “Barcelona”, una propuesta de La Fábrica coeditada con el ayuntamiento de la capital catalana –uno de los prólogos es de su actual alcalde, Xavier Trias- y que reúne en torno a 300 fotos fechadas desde 1855 y hasta los años más recientes.

“Barcelona” es sobre todo un álbum fotográfico protagonizado por las gentes que han esculpido la fisonomía de la ciudad, un retablo nostálgico, apasionado y amable

Un interesante compendio de imágenes realizadas por autores de la más distinta condición: desde Miserachs -quizás el fotógrafo con mayor presencia, gracias seguramente a su autoproclamado “transfuguismo social”- hasta Castro Prieto, pasando por Colita, Forcano, Pomés, Cartier-Bresson, Koudelka, Gerda Taro –autora de buena parte de las fotos en tiempo de guerra junto a David Seymour Chim-, Helmut Newton e incluso cuatro fotos en color –puede que prescindibles- de Català-Roca.

Un retrato coral que nos permite ver a Dalí saltando a la comba en el Park Güell en 1952 (Català-Roca), al público del antiguo estadio de Les Corts durante un partido de fútbol del Barça hacia 1930 (David Seymour Chimp), a Joan Miró en su estudio en 1953 (Cartier-Bresson), a la joven miliciana en la terraza del hotel Colón en 1936 (Juan Guzmán), a John Wayne pillado subrepticiamente en un bar del Raval en 1962 (Joan Colom), a Vargas Llosa y Gabriel García Márquez posando juntos en 1972 (Colita) o a un solitario turista tomando fotos en la Plaza de Catalunya en 1960 (César Malet). Cómo no, Martin Parr y su corrosiva visión kitsch del turismo de masas también tienen cabida en el libro.

Porque “Barcelona” es sobre todo un álbum fotográfico protagonizado por las gentes que han esculpido su fisonomía. Un sintecho en una simpática foto, lo que parece ser una prostituta en la penumbra, los destrozos de la huelga general del 29 de marzo de 2012 y tantas fotos con connotaciones políticas como dedos hay en una mano son la anecdótica nota disonante de un retablo nostálgico, apasionado y amable.

Editado por Ricardo Feriche y con un precio de 49 euros, “Barcelona” consta de 352 páginas y viene en encuadernación de cartoné con camisa. Los textos que acompañan a las imágenes están en castellano, inglés y catalán.

3
Comentarios
Cargando comentarios