• Feliz 2010
  • Factura de formato completo
OpiniónContando píxeles

La mejor campaña de Canon

 
2
FEB 2009

"Posiblemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta la vida." Seguro que han oído hablar de esta campaña, importada recientemente por la Unión de Ateos y Librepensadores de Catalunya desde Londres a Barcelona y que desde hace unos días también se pasea por Madrid.

Pese a su limitado presupuesto -unos 2.500 euros- y presencia -dos líneas de autobús de la capital catalana-, no ha habido informativo o periódico que no les haya dedicado unos minutos a los ya bautizados como buses ateos.

La Conferencia Episcopal Española -cómo no- ha puesto el grito en el cielo, y algunas asociaciones religiosas de Barcelona y Madrid ya han contraatacado -o planean hacerlo- con un formato similar, aunque sin el educado "probablemente".

Lo ocurrido con Obama y su BlackBerry sobrepasa todos los límites de una campaña publicitaria rentable

Un auténtico éxito, vamos. Tanto que incluso hay quienes, aprovechando el tirón, han lanzado un campaña publicitaria con el lema: "Hay autobuses que nos preguntan: ¿Dios existe o no? Este autobús te garantiza que la revista Pronto existe."

Sin entrar en cuestiones divinas y centrándonos en lo terrenal del asunto, esta campaña es el sueño de cualquier agencia de publicidad. Poca inversión y una enorme presencia en los medios. Algo así como esos anuncios virales que intentan -insistentemente- dar la campanada en la red, pero en versión motorizada.

Aunque posiblemente le falta algo de intencionalidad e intereses comerciales, este caso se ajusta bastante bien a lo que se conoce como "publicity": conseguir presencia en los medios de forma gratuita y, además, lograr que el mensaje no sea percibido como publicidad.

Pero si de campañas baratas y rentables se trata, lo que ha ocurrido con Barack Obama y su ya archifamosa BlackBerry sobrepasa todos los límites. Es casi imposible que a estas alturas no hayan oído hablar de la adicción del nuevo presidente de Estados Unidos a su smartphone y del culebrón que se ha montado porque la mayoría de terminales no cumplen la estricta normativa de seguridad que requieren las comunicaciones de la Casa Blanca.

El tema lleva ya meses apareciendo de forma recurrente en los medios especializados y generalistas. En el penúltimo capítulo se decía que al nuevo inquilino del Despacho Oval le habían convencido para usar una Sectera Edge, que por lo visto es como una BlackBerry pero en versión tanque.

Obama apareció en septiembre sosteniendo la Canon EOS 5D Mark II, la misma SLR con la que se realizaría su primer retrato como presidente

Justo cuando en General Dynamics -la empresa responsable de la tal Sectera- estaban haciendo la ola y descorchando champán del caro, el mundo se despertó con un nuevo cambio de planes. Robert Gibb, secretario de prensa de Obama, confirmaba al expectante universo que el presidente podría mantener su BlackBerry, aunque la comunicación quedaría restringida a un círculo laboral y personal muy reducido.

Conclusión: la insistente aparición de los dispositivos de RIM en manos de Obama durante estos últimos meses y su repercusión en los medios es, sencillamente, impagable. En The New York Times sí le ponen precio: unos 50 millones de dólares hubiera costado una campaña similar.

Aunque el grado de alegría en el cuartel general de Canon no será equiparable al de Research in Motion, lo cierto es que Obama también ha hecho un par de favores -de esos que no tienen precio- a aquella compañía.

Durante la campaña apareció con una misteriosa réflex en las manos. Una curiosa foto en la que algunos ya vislumbramos pistas sobre la por entonces inexistente EOS 5D Mark II y que para el resto de la humanidad, ocupada en cosas más interesantes, fue sólo una informal instantánea (en la que, eso sí, el logotipo de Canon lucía palmito junto al por entonces candidato).

Foto: Callie Shell (Aurora para Time)

Precisamente esta nueva EOS fue la utilizada por Pete Souza, el fotógrafo oficial de la Casa Blanca y usuario declarado de Canon, para realizar el primer retrato del recién instalado presidente. Una foto que ya ha dado la vuelta al mundo y que en sus datos EXIF vuelve a llevar de regalo el nombre de la firma nipona.

Foto: Pete Souza

Me imagino que es todo pura casualidad y no se trata de una oscura campaña orquestada por un poderoso y activo lobby canonista. Seguro que ni intencionadamente les hubiera salido tan redondo.

Quizás porque queda feo que Obama luzca sólo material canadiense y japonés, ya se ha visto a su hija con una Kodak

Pero imagínense por un momento la cara de alegría que se les tiene que estar quedando a los muchachos de Nikon, que a saber lo que se gastan para lucir logotipo en C.S.I, o de Sony, que ha invertido un dineral para que los niños de Operación Triunfo canten a dúo con sus coloridas Cyber-shot.

Claro que en estos tiempos de crisis en los que el producto nacional necesita un empujoncito queda feo que el presidente luzca sólo material japonés y canadiense. Tal vez por eso alguien en Washington pensó que, para compensar, sería una buena idea que se viera a Malia Obama -hija de Barack Obama- con una Kodak EasyShare M893 IS durante la ceremonia de investidura.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

Productos relacionados (1)
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar