• Teclado QWERTY para el iPhone 4 (y 4S): análisis
  • Panasonic Lumix FZ150: análisis
Prueba de producto
APRIéTATE EL CINTURóN

B-grip: análisis

 
17
OCT 2011

Por su originalidad, precio moderado y funcionalidad, de entre todas las soluciones disponibles para transportar nuestra cámara, el cinturón b-grip merece figurar en un lugar destacado. Aunque llevar el equipo fotográfico colgado del cinto puede parecer a priori algo un tanto extraño -y poco discreto, ciertamente-, esta peculiar correa ha demostrado no sólo ser bastante cómoda, sino también una opción a considerar para quienes quieren tener la cámara siempre a mano y transportarla sin castigar demasiado el cuello o lo hombros.

Aquello de "desenfunda tu cámara y ponte a disparar" jamás había tenido tanto sentido como tras descubrir y probar el b-grip, un peculiar soporte de cinturón creado por la casi desconocida firma CPTech que nos permite llevar la cámara al más puro estilo Buffalo Bill.

b-grip
b-grip
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que el objetivo de este invento es muy simple: liberar totalmente las manos, el cuello y los hombros de la pesada carga de la cámara y alojarla cómodamente en un cinturón a la altura de la cadera, siempre lista para disparar y molestando lo mínimo posible.

Simple y eficaz
El b-grip es un invento sumamente sencillo. Y probablemente en la sencillez radica la clave de su funcionalidad. El artilugio básicamente se compone de una zapata y una bandeja -como las que pueden encontrarse en cualquier trípode convencional- y de un cinturón. La diferencia es que dicha bandeja cuenta con un par de arandelas por las que pasa una correa, para ajustarse todo el conjunto a la cintura como si fuera una riñonera.

b-grip
b-grip
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
b-grip
b-grip
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En definitiva, el b-grip busca trasladar al mundo de las cámaras de mayor tamaño un sistema de transporte que ya hemos visto con teléfonos móviles o compactas. Algo que inicialmente nos hacía dudar de su efectividad aplicado a un objeto mucho más pesado y voluminoso.

b-grip
b-grip
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
b-grip
b-grip
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero a pesar de las sospechas iniciales, el sistema ha resultado ser realmente firme y cómodo, consiguiendo que la cámara se adapte en todo momento a nuestros movimientos sin que resulte engorrosa. Esto se consigue en gran parte gracias al diseño alargado de la bandeja, que permite que la cámara repose firme sobre nuestro cuerpo y no se balancee al movernos.

b-grip
b-grip
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además, el grosor del cinturón y su eficaz sistema de cierre consiguen que la correa no ceda ni un milímetro durante su uso. Se evita de este modo que ésta se vaya aflojando poco a poco para acabar con el cinturón medio descolgado al final de la jornada.

Hay que tener en cuenta, eso sí, que esta prueba se ha realizado con la Panasonic Lumix DMC-G2, un modelo de óptica intercambiable relativamente ligero.

b-grip
b-grip
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para usar la cámara tan sólo hay que echar la mano al cinturón y liberar la zapata de la bandeja accionando su cierre rápido. Se encarga de asegurar la integridad del equipo en cada momento una pequeña correa secundaria (lo que vendría a ser una "línea de vida" en la terminología de los escaladores) que conecta la cámara con la bandeja para que ésta no caiga al suelo accidentalmente.

Manos libres
Después de unos días trasteando con el b-grip queda claro que su hábitat natural son las actividades en las que es importante que las manos estén libres y que el equipo no nos moleste en ningún momento. Una travesía por la montaña en la que llevamos bastones o incluso una excursión en bicicleta serían dos buenos ejemplos.

b-grip
b-grip
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por otro lado, el b-grip también puede resultar muy cómodo para realizar cambios de objetivo: basta con orientar la cámara hacia arriba en el cinturón y realizar la operación. Eso sí, teniendo en cuenta que para evitar la suciedad se suele recomendar orientar la bayoneta hacia abajo, mejor realizar este cambio lo más rápidamente posible.

b-grip
b-grip
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otro detalle que nos ha gustado es que junto al cinturón se incluye una funda impermeable que permite proteger la cámara de la lluvia y de otras inclemencias, si fuera necesario.

b-grip
b-grip
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hay que tener en cuenta, eso sí, que cuando la cámara reposa en nuestra cadera queda expuesta a golpes al pasar por sitios estrechos o aproximarnos a algún saliente. En todo caso, es algo que evitaremos con la costumbre y al tomar consciencia del lugar en el que viaja nuestro equipo fotográfico.

b-grip
b-grip
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
b-grip
b-grip
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La zapata del b-grip es compatible con una gran variedad de trípodes, por lo que resultará muy cómodo pasar la cámara del cinturón a uno de estos soportes. Además, la zapata cuenta con una pieza desplegable que permite poner la cámara en posición horizontal sobre una superficie plana.

b-grip
b-grip
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El fabricante sugiere además un curioso uso de la bandeja a modo de pequeño monópode para apoyarlo sobre una superficie y poder fotografiar así objetos pequeños. Algo que, francamente, no nos ha convencido mucho.

Otra alternativa
El cinturón b-grip supone una nueva alternativa para trasportar la cámara de fotos y, sobre todo, tenerla siempre lista para desenfundar. Aunque la última palabra la tendrán los gustos y las necesidades de cada usuario, lo que sí podemos corroborar es que este original soporte cumple con su cometido de forma solvente.

b-grip
b-grip
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Cierto que no resulta muy elegante o discreto, pero una vez nos hemos acostumbrado a llevar la cámara en la cintura descubriremos que puede llegar a ser realmente cómodo. Teniendo en cuenta sus ventajas, lo que ofrece y el precio de otras opciones de trasporte, los menos de 50 euros por los que puede encontrarse en Digital Factory se nos antojan razonables.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar