Actualidad

Las autoridades estadounidenses arremeten contra los vídeos de drones en YouTube

3

Los reguladores federales aseguran que la publicidad en YouTube convierte los vídeos grabados por aficionados en uso comercial y regulado de sus aparatos

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
El Parrot Bebop es uno de los numerosos drones para aficionados disponibles en el mercado.
16
MAR 2015

La fotografía aérea y la creciente popularidad de los drones han vuelto a colisionar con un marco legal que cada vez más evidentemente necesita ser actualizado. El último incidente ha tenido lugar en Estados Unidos, donde la FAA (Administración Federal de Aviación, por sus siglas en inglés) está contactando con algunos usuarios de YouTube con uno de estos vehículos para indicarles que no pueden publicar sus vídeos en el servicio de Google.

Según informan en Motherboard, Jayson Hanes, un aficionado de Tampa ha recibido un comunicado firmado por la FAA en el que se le indica que ha realizado un uso no autorizado de su drone. De acuerdo con la legislación estadounidense, Hanes no puede hacer un uso comercial de su aparato, un DJI Phatom2, una cláusula que habría sido vulnerada al introducir publicidad en sus vídeos a través de YouTube.

La FAA no ha regulado hasta la fecha el uso no comercial de drones, pero sí establece una serie de normas que regulan el pilotaje comercial de estos ingenios. Según el comunicado recibido por Hanes, alguien envió una queja a la FAA alegando que sus vídeos quebrantaban la ley al incorporar publicidad a través de YouTube, algo con lo que las autoridades concuerdan tras haber revisado el contenido en cuestión.

Uno de los vídeos de Hanes que despertaron las suspicacias de la FAA.

De acuerdo con Hanes, a pesar de que sus vídeos están incluidos en la plataforma publicitaria de YouTube, aún no ha recibido ni un solo ingreso desde la filial de Google y sus ganancias actuales en esa plataforma ni siquiera ascienden a un dólar. Una cantidad que palidece frente a los 10.000 dólares con los que la FAA ha llegado a multar a compañías que estaban haciendo un uso comercial no autorizado de sus drones.

Por su parte, la FAA asegura que está revisando el caso después de que Motherboard haya hecho pública esta situación, aunque la agencia dista de desdecirse, limitándose a señalar que revisará la forma en la que sus inspectores notificarán de ahora en adelante posibles infracciones.

Los drones ya son lobby

La boyante industria que se ha creado en torno a los drones ha formado un frente común a través de la Small UAV Coalition, un grupo de presión que aglutina a fabricantes y operadores de vehículos aéreos no tripulados de pequeñas dimensiones. Amazon, Google, GoPro, Intel y Parrot son algunos de sus miembros.

La misión de la Small UAV Coalition es clara: convencer a las autoridades estadounidenses de que sus aparatos no solo son seguros, sino que deben volar bajo un marco legal claro y conciso, que permita su uso regulado con fines comerciales y no comerciales sin miedo a posibles demandas. De esta forma se evitarán situaciones como la vivida por Hanes y otros aficionados, al tiempo que se abren las puertas a servicios innovadores como la plataforma de paquetería aérea de Amazon.

A pesar de la fuerza de sus miembros, el lobby de los drones tiene una difícil misión por delante. Incidentes como el protagonizado por un aficionado ebrio que estrelló su cuadricóptero en los jardines de la Casa Blanca no ayudan a su causa, lo que ha motivado que fabricantes de drones como DJI, uno de los más importantes del mundo, haya decidido poner puertas al cielo y evitar por software la posibilidad de sobrevolar ciertas áreas consideradas "fuera de límites".

Fuentes y más información
3
Comentarios
Cargando comentarios