• Canon 100-400 mm f4.5-5.6 II: prueba de campo
  • Sony 24-240 mm f3.5-6.3 FE OSS: prueba de campo
Prueba de producto
Atomos Shogun
Foto: Quesabesde

Atomos Shogun: el mejor amigo de la Sony A7S

4
16
MAR 2015
Texto y fotos: Álvaro Méndez

Ha sido uno de los productos más esperados de esta temporada desde que se dejó ver por vez primera en el salón NAB 2014. No es esta una afirmación exagerada. La expectación creada en torno al Atomos Shogun tiene mucho que ver con el ruido mediático del que ha venido acompañada la Sony A7S, pues se trata de uno de los escasos grabadores portátiles capaz de capturar la señal 4K de esta cámara a través de su conexión HDMI.

De ahí que los primeros compradores de esta cámara estuvieran esperando como agua de mayo el lanzamiento del accesorio de la firma australiana Atomos, cuya llegada a los escaparates se ha ido demorando hasta su lanzamiento oficial poco antes de las pasadas Navidades.

Atomos Shogun
Atomos Shogun
Foto: Quesabesde
Para la prueba del Atomos Shogun hemos contado con una Sony A7S, un objetivo Zeiss Loxia 50 mm f2 y un armazón Skier para la cámara. Un equipo cedido por Foto Técnica Import, importador de Atomos, Zeiss y Skier en España.

Solvente, completo y relativamente asequible, el Atomos Shogun se ha convertido en un dispositivo esencial para extraer todo el potencial de la popular cámara de fotograma completo de Sony.

Ligero y portátil

Dotado de una pantalla táctil de 7,1 pulgadas, lo primero que llama la atención al sujetar por primera vez el Atomos Shogun es sin duda su gran ligereza. Con la batería y el disco SSD removible el dispositivo apenas alcanza los 650 gramos de peso, una buena noticia si tenemos en cuenta que es un accesorio muy orientado a trabajar con cámaras ligeras y equipos pequeños.

Lamentablemente da la sensación de que buena parte de esa ligereza de la que hace gala el Shogun se ha conseguido a base de meter plástico en su construcción. Y es que a pesar de que el dispositivo parece razonablemente sólido, el acabado y el tacto del mismo no parecen los más adecuados para un producto cuyo precio roza los 2.000 euros.

atomos shogunatomos shogunatomos shogunatomos shogunatomos shogunatomos shogun
Peso moderado

Equipado con un monitor de 7,1 pulgadas, el Shogun pesa unos 650 gramos con la batería y el disco SSD incluidos

atomos shogun
Atomos Shogun
Álvaro Méndez (Quesabesde)
atomos shogun
Atomos Shogun
Álvaro Méndez (Quesabesde)
atomos shogun
Atomos Shogun
Álvaro Méndez (Quesabesde)
atomos shogun
Atomos Shogun
Álvaro Méndez (Quesabesde)
atomos shogun
Atomos Shogun
Álvaro Méndez (Quesabesde)
atomos shogun
Atomos Shogun
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es difícil valorar con rigurosidad la dureza y resistencia de un producto tras solo un par de semanas de uso. La verdadera prueba de fuego para el Shogun sería meterlo en un rodaje intensivo para saber hasta qué punto es capaz de resistir golpes, humedad ambiente o alguna salpicadura fortuita. En todo caso nuestra recomendación es invertir en la medida de lo posible en alguna carcasa protectora para evitarse disgustos.

Algo similar ocurre con las conexiones, todas ellas sin ningún tipo de protección, o con el disco SSD que utiliza el grabador y que se acopla a la parte trasera de la cámara de forma algo precaria. La elección de este soporte estándar es por cierto un gran acierto, ya que permite aumentar la capacidad del grabador con mucha facilidad y con un desembolso económico moderado.

atomos shogun
Atomos Shogun
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La disposición de los puertos HDMI en el lateral no es la más adecuada, y se echa de menos cierta protección en las conexiones

Otras opciones parecidas del mercado como el Odissey 7Q+ utilizan por el contrario sistemas de almacenamiento propios mucho más caros y difíciles de encontrar.

En cuanto a conexiones el Shogun cuenta con dos puertos SDI, un Genlock, dos terminales HDMI en el lateral, una salida para auriculares y un multiconector para audio. Y es que el grabador viene acompañado de un cable de la firma Lemo que, a través de una única conexión de audio, proporciona dos entradas y dos salidas XLR balanceadas con alimentación Phantom y cuyos canales cuentan con control de volumen independiente. Sin duda una solución interesante para ampliar las opciones de conectividad del dispositivo sin comprometer su tamaño.

Atomos suministra con el Shogun un cable de la firma Lemo que convierte una única conexión de audio en dos entradas y dos salidas XLR

atomos shogun
Atomos Shogun
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Eso sí, el uso de este cable provoca un incremento de peso en el lateral que puede desequilibrar ligeramente el Shogun. Desde este punto de vista la conexión hubiera estado mejor situada en la parte trasera del dispositivo.

El Atomos Shogun se suministra con un maletín rígido acompañado de varios cables y accesorios, entre los que se encuentra un lector externo de discos SSD con conexión USB 3.0.

Monitor de altos vuelos

Totalmente desprovisto de botones –excepto el interruptor de encendido y apagado-, el Atomos Shogun se controla íntegramente a través de su monitor táctil. El manejo del dispositivo es sumamente fácil e intuitivo, y cuenta con un menú de opciones claro y conciso.

La pantalla está construida con tecnología Gorilla Glass, por lo que cabe esperar de ella una buena resistencia. Luce una resolución de 1920 x 1200 píxeles y una elevada densidad de 320 puntos por pulgada. Con semejantes cifras no es de extrañar que la calidad de imagen del monitor sea francamente buena, muy nítida, con una gran reproducción de color, buenos ángulos de visión y un estupendo contraste.

atomos shogun
Atomos Shogun
Foto: Quesabesde

La pantalla luce unos excelentes contraste, detalle y saturación, aunque tiene cierta tendencia a producir reflejos en entornos muy iluminados

Eso sí, tiene una acusada tendencia a producir reflejos en condiciones de alta luminosidad, por lo que si se utiliza en exteriores es más que recomendable hacerse con una visera o parasol. De hecho es una lástima que Atomos no haya incluido este accesorio de serie.

Monitor de forma de onda, vectorscopio, patrón zebra configurable, focus peaking y ampliación de la imagen en proporción 1:1 y 1:2 son algunas de las opciones que ofrece el Shogun para facilitarnos la vida durante los rodajes. En el caso de la ampliación, el monitor permite además desplazarse por toda la imagen deslizando el dedo por la pantalla, algo que resulta sumamente práctico.

atomos shogunatomos shogun
Funciones avanzadas

El Shogun cuenta con varias funciones avanzadas, entre las que destacan la ampliación de la imagen en proporción 1:1 y 1:2 y un estupendo focus peaking

atomos shogun
Atomos Shogun
Álvaro Méndez (Quesabesde)
atomos shogun
Atomos Shogun
Álvaro Méndez (Quesabesde)

De hecho enfocar con el Atomos Shogun es una auténtica maravilla, tanto por la calidad de imagen que ofrece como por su fantástico focus peaking, que delimita con gran claridad las zonas enfocadas de la imagen. Todo ello ha sido de gran ayuda a la hora de acertar con el enfoque con el luminoso Zeiss Loxia 50 mm f2 que hemos empleado para la prueba.

La última actualización de firmware del dispositivo incluye además la posibilidad de cargar tablas de color 3D LUT para obtener flujos de vídeo ya entalonados. Para ello bastará con cargar los archivos Cube en el disco SSD y acceder a ellos a través del menú de opciones.

Autonomía desconcertante

Con la batería suministrada de serie la autonomía del Shogun ronda los 40 minutos, una cifra que a priori puede resultar algo escasa. Y es que muy probablemente el esfuerzo por reducir el peso del dispositivo también haya incidido en la autonomía del mismo. Afortunadamente viene con dos baterías y es posible acoplar a él otras de mayor capacidad, así como conectarlo a la red eléctrica u otras fuentes de alimentación externas.

atomos shogun
Atomos Shogun
Foto: Quesabesde

Con una autonomía de unos 40 minutos, el Shogun se muestra incapaz de señalar con precisión el estado de carga de la batería

Pero más que la autonomía, cuyas cifras entran dentro de lo razonable, lo que resulta francamente desconcertante es el indicador de batería del Shogun, que en ningún momento parece señalar con precisión cuál su estado de carga. El marcador en pantalla oscila en muchas ocasiones de manera poco clara, y cuando la batería llega a su fin el Shogun se apaga sin más. Sin ninguna alerta previa.

Si en ese momento estamos en mitad de la grabación de un clip, al reiniciar el dispositivo aparece un mensaje indicando que hay un archivo corrupto y nos da la posibilidad de recuperarlo. Afortunadamente esto nos ha sido posible realizarlo todas las veces que ha ocurrido durante la prueba.

4K, ProRes y DNxHD

La prestación estrella del Shogun es sin duda su capacidad para grabar señal de vídeo 4K a través de su conexión HDMI, algo que muy pocos reproductores portátiles son capaces de hacer. Como adelantábamos, esto lo convierte en una de las opciones más interesantes para exprimir el potencial de la Sony A7S, que como bien es sabido puede lanzar flujos de vídeo de 3840 x 2160 píxeles por su conector microHDMI.

Para ello es tan fácil como conectar la A7S y el Shogun. A partir de ahí este último detecta automáticamente la entrada de una señal 4K, y únicamente tendremos que seleccionar el nivel de compresión de la captura. El grabador del Atomos permite registrar vídeo en los estándares ProRes 422, ProRes 422 LT y ProRes 422 HQ, todos ellos con una profundidad de 10 bits. Mediante una actualización de firmware (AtomOS 6.2) se ha añadido también la posibilidad de realizar capturas en los códecs de Avid DNxHD y DNxHR, una opción muy poco habitual en este tipo de grabadores.

atomos shogun
Atomos Shogun
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El Atomos Shogun permite registrar señal 4K vía HDMI en los estándares ProRes 422 LT, ProRes 422 y ProRes 422 HQ

El Atomos Shogun nos ha permitido comprobar de primera mano qué tal luce el vídeo 4K de la Sony A7S. Y la verdad es que la combinación de un sensor de formato completo de alta sensibilidad con la resolución UHD y con un códec robusto (ProRes 422 HQ) y con una alta tasa de bits (entre 700 y 900 Mbps) proporciona unos resultados francamente potentes.

Incluso con el más ligero ProRes 422 LT (unos 300 Mbps) obtenemos un flujo de vídeo con grandes posibilidades y un gran ahorro de almacenamiento: bastan 150 GB para guardar toda una hora de vídeo 4K.

El Atomos Shogun admite flujos de 24, 25 y 30 fotogramas por segundo en 4K, mientras que si rebajamos la resolución a Full HD es capaz de registrar secuencias a 120 cuadros por segundo.

Vídeo grabado con una Sony A7S y un Atomos Shogun en resolución 4K. Puedes seleccionar esta resolución mediante las opciones de configuración de YouTube.

Aunque por las razones expuestas la historia de este grabador ha estado íntimamente ligada a la A7S de Sony, es obvio que el Shogun también es un accesorio interesante para trabajar con otras cámaras. No solo por su rendimiento como monitor, sino también por su capacidad para grabar en ProRes.

Tal es el caso de la Lumix DMC-GH4. Si la cámara de Panasonic permite grabar vídeo 4K en tarjetas SD con compresión H.264, a 8 bits, con un muestreo de 4:2:0 y con una tasa de 100 Mbps, a través del Shogun es posible capturar el mismo flujo con 10 bits, un muestreo de 4:2:2 y hasta 750 Mbps.

Unos 2.000 euros

Pese a que se trata de un producto solvente y con muchas posibilidades, el principal motivo para desembolsar los cerca de 2.000 euros que cuesta el Atomos Shogun es sin duda la necesidad de grabar vídeo 4K con una Sony A7S. Y es que como hemos advertido ya varias veces, a día de hoy esta es una de las pocas opciones que existen para este cometido, por lo que la elección es bastante clara.

Habrá que ver cómo puede afectar a la larga el hecho de que otros fabricantes lancen también grabadores capaces de capturar vídeo 4K a través del HDMI, o incluso que poco a poco la mayoría de cámaras puedan grabar en esa resolución internamente. En ese panorama futuro es posible que los defectos del Shogun –principalmente su construcción y autonomía- le acaben pasando factura.

atomos shogun
Atomos Shogun
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Actualización: se han añadido algunos cambios en el texto (20 de marzo, 2015) con motivo del lanzamiento de la última actualización de firmware (AtomOS 6.2) del dispostivo.

Productos relacionados (1)
4
Comentarios
Cargando comentarios