• Pentax Q: análisis
  • Samyang 35 mm f1.4 AS UMC: análisis
Prueba de producto
TABLET CON COMPLEJO DE NETBOOK

Asus Eee Pad Transformer: análisis

 
14
SEP 2011

Una buena máquina para trabajar, un tablet al que se le podría pedir un mejor rendimiento multimedia. He aquí un ejemplo de hasta qué punto puede oscilar la satisfacción del usuario con el Asus Eee Pad Transformer en función de si éste se conecta o no a su teclado externo. A la venta por separado, este interesante accesorio le brinda una gran polivalencia al equipo y estira muy interesantemente su autonomía. Bondades todas ellas que, sin embargo, no logran disimuilar el todavía algo inestable comportamiento de Android Honeycomb, disponible ya en su versión 3.2 en este singular tablet de Asus.

Teniendo en cuenta el papel pionero que ha jugado Asus en el segmento de los netbooks, no es de extrañar que la compañía asiática haya optado en sus tablets por formatos en los que el teclado QWERTY físico pueda ser tan protagonista como la pantalla táctil. Y la decisión es bastante acertada en el caso de este Asus Eee Pad Transformer, que sin su estación opcional correría el riesgo de ser poco más que una comparsa en la cada vez más numerosa oferta de tablets con Android.

Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por supuesto que se puede adquirir sin el citado teclado (en el mercado español hay que desembolsar 100 euros más por él), pero esto no sólo implica renunciar a las teclas físicas, sino también a algún que otro conector adicional y una segunda batería que, al ser capaz de recargar la principal cuando conectamos el teclado al equipo, le brinda a éste una autonomía que difícilmente pueden alcanzar sus competidores, ya se trate de tablets o netbooks.

Con o sin

La conveniencia del teclado externo se hace notar desde el momento en el que nos fijamos en el diseño del Eee Pad Transformer, ya que si bien no se le puede hacer ningún reproche especial a Asus en esta materia, por sí solo el tablet cubre este apartado de forma discreta y sin grandes alardes.

Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con el teclado conectado, eso sí, conviene destacar que el peso del conjunto se eleva a unos 1,3 kilos, algo por encima de la media del planeta netbook. Además, y si bien el sistema de enganche es bastante sencillo, la estabilidad del conjunto no es como la de un ordenador portátil. Es decir, si intentamos levantarlo agarrándolo por la pantalla y tirando hacia arriba, ésta acabará separándose del teclado más temprano que tarde.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Una pestaña deslizante sirve para bloquear y liberar el acople entre el Asus Eee Pad Transformer y su teclado externo.

Es todo el agarre que se consigue a través del puerto inferior del tablet (el mismo que se emplea para el cargador y la conexión USB) y los dos anclajes que le flanquean, quedando todo el conjunto parcialmente sostenido por una barrera que sobresale ligeramente por la parte trasera del teclado.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
En la parte inferior del Eee Pad Transformer se sitúan el puerto creado por Asus para la ocasión y dos huecos que se corresponden con dos salientes del teclado externo como sistema de acople.

Aunque no sea un acople total, el sistema sí que permite abrir y cerrar el conjunto con la misma facilidad que en cualquier netbook. El teclado, además, cuenta con una discreta pata trasera pensada para mejora la ergonomía al escribir, ya que hace que las teclas queden ligeramente inclinadas.

Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Claro que no se trata sólo de un teclado, sino de una estación portátil que además de proporcionar teclas y autonomía extra, también trae consigo añadidos como dos puertos USB 2.0 (protegidos por unas pestañas que los hacen algo incómodos de usar cuando el equipo descansa sobre una mesa, todo hay que decirlo).

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
En el lateral izquierdo, el teclado del Eee Pad Transformer lleva su propia entrada para el conector propio de Asus y uno de sus dos puertos USB 2.0 (en la imagen, parcialmente destapado).

Si prescindimos de dicha estación, estamos ante un tablet bastante convencional dentro de lo moderno (sus 680 gramos, por ejemplo, calcan el peso de las versiones sin 3G de la primera generación del iPad), con dimensiones de 271 x 171 x 13 milímetros, batería no extraíble y un acabado que tiñe de marrón los dos laterales frontales, el perímetro y la parte trasera.

Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La carcasa está hecha de materiales plásticos, pero opta por un distintivo acabado cromado en la parte trasera que resulta bastante adherente al tacto.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Mientras que en la parte superior del perímetro izquierdo hay un botón de encendido y un control de volumen, en el extremo opuesto el Asus Eee Pad Transformer lleva una entrada de 3,5 milímetros para auriculares y micrófono y una salida mini-HDMI (sin cable adaptador suministrado, como es habitual).

De las dos versiones del Eee Pad Transformer que Asus está vendiendo ya en España (la de 64 GB no ha llegado aún), en nuestro caso hemos podido probar un ejemplar con 16 GB de almacenamiento integrado, que en la práctica se traduce en una capacidad real de 12,63 GB.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El equipo cuenta con una ranura de acceso externo para tarjetas microSD de hasta 32 GB.

Dicha capacidad se puede aumentar con o sin el teclado accesorio, ya que el tablet lleva una ranura para tarjetas microSD y la base incluye otra pensada para tarjetas SD Card.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
A través del teclado se le puede sumar al conjunto una tarjeta SD Card

Ambas ranuras, dicho sea de paso, carecen de pestañas o láminas protectoras, por lo que habrá que andarse con cuidado para evitar la entrada accidental en el dispositivo de polvo o líquidos.

Honeycomb sobre tecnología IPS

Como la mayoría de fabricantes de tablets basados en Android Honeycomb, Asus se ha decantado por una pantalla panorámica de 10,1 pulgadas y 1280 x 800 píxeles que, eso sí, imita en parte a la del iPad al emplear tecnología IPS LCD.

Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Esto le brinda a la pantalla del Eee Pad Transformer unos buenos ángulos de visión. El panel consigue además un brillo bastante decente, si bien los blancos se reproducen de forma algo más neutra en cualquiera de las dos ediciones lanzadas hasta la fecha del tablet de Apple.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La navegación lateral entre escritorios viene acompañada de un efecto semejante al de una ruleta.

La interfaz gráfica, por su parte, mantiene el estilo esencial de Android, aunque repensado para adaptarse de forma más natural al formato tablet. Quien hasta ahora sólo haya visto el sistema operativo de Google en sus versiones destinadas originalmente a smartphones, por tanto, se encontrará con varios cambios en el guión.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El panel de notificaciones de Android Honeycomb.

Las notificaciones, para empezar, aparecen ahora en la esquina inferior derecha de la pantalla, tanto en forma de iconos como dentro de un panel que se puede convocar en cualquier momento para obtener información sobre aspectos como la conexión a Internet o el estado de la batería.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Aunque al abrir aplicaciones pueden aparecer más controles tanto en ésta como en otras zonas, Honeycomb mantiene en todo momento visibles en la esquina inferior izquierda tres iconos para dar un paso atrás, volver al escritorio principal y consultar el historial de aplicaciones abiertas.

Todos los tablets con este sistema operativo, por otro lado, están prescindiendo tanto de las teclas físicas como de los iconos táctiles retroiluminados en el marco de la pantalla. En lugar de ello, Google ha habilitado varios botones virtuales siempre fijos y visibles que se complementan con los controles adicionales que cada aplicación lleva dentro.

Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El cambio visual más significativo, en cualquier caso, lo encontramos en el sistema para personalizar los escritorios principales, ya que éstos se mantienen siempre visibles (en forma de miniaturas, se entiende) compartiendo espacio en pantalla con las listas de widgets, iconos de acceso directo y fondos de pantalla.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
La interfaz de Honeycomb, incluyendo el modo de personalización de los escritorios, puede verse tanto en formato apaisado como en vertical.

El surtido de widgets es bastante amplio, incluyendo una aportación de la propia Asus (consistente en un panel que va mostrando algunos de los últimos elementos abiertos por el usuario, como fotos, canciones o páginas web) y varias "cascadas" de elementos, con los que uno puede explorar vídeos de YouTube o aplicaciones de Android Market sin abrir ninguna aplicación ni salirse del escritorio principal.

Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El historial de aplicaciones abiertas está ahora mucho más a mano y se presenta de una forma más práctica: al pulsar en el icono correspondiente (consistente en dos cuadrados superpuestos), en la parte izquierda de la pantalla aparecerá una lista explorable mediante "scroll" vertical donde se muestran el nombre de cada aplicación y su última pantalla, poniéndola al alcance de una pulsación con el dedo.

Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cuanto al teclado QWERTY virtual, la sensibilidad es bastante buena, pero se vuelve a producir la paradoja de siempre en los tablets: aunque hay más espacio para separar las letras y hacerlas más grandes, nuestras manos abarcan mucho mejor pantallas de menor tamaño para escribir con los pulgares. A ver si Google se anima a habilitar un teclado "partido en dos", como los que ya se preparan tanto en Windows 8 como en iOS 5.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Por defecto, el teclado QWERTY virtual del Asus Eee Pad Transformer muestra los números en la fila superior, en lugar de "ocultarlos" bajo las letras (algo que sí que sucede con la letra eñe).

Si bien es cierto que el sistema operativo para tablets de Google ha madurado bastante desde nuestros primeros contactos con las unidades del Motorola Xoom expuestas en el último Mobile World Congress, lo cierto es en Mountain View aún tienen que trabajar más en términos de soltura y estabilidad gráfica.

Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sin ir más lejos, la autorrotación de la interfaz a base de acelerómetro provoca un efecto visual bastante conseguido, pero tiende a producirse en algunas ocasiones con excesiva lentitud. La RAM de 1 GB no impide que algunas aplicaciones puedan llegar a cerrarse de golpe y porque sí, y apartados como el navegador web o la galería de imágenes quedan temporalmente bloqueados con más regularidad de la deseada (aunque esto suele solucionarse girando el dispositivo para que la autorrotación actualice lo que se ve en pantalla y todo vuelva a la normalidad).

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El soporte para tecnología Flash garantiza la reproducción -y con buena soltura- de vídeos incrustados en el navegador web.

En este sentido, la buena noticia es que se trata de incidencias que Google va corrigiendo poco a poco en cada versión de Android Honeycomb y Asus las está implementado con bastante celeridad en su Eee Pad Transformer, que se suministra directamente con Android 3.1 y ya hace tiempo que dispone de una actualización a Android 3.2, como hemos tenido ocasión de comprobar.

Viviendo de las rentas en las aplicaciones

Como ya sucedió durante los primeros meses de vida del iPad, la inmensa mayoría de aplicaciones que se pueden descargar de Android Market en un tablet Honeycomb están originalmente pensadas para smartphones. Esto quiere decir que el Asus Eee Pad Transformer tiene acceso a miles de estos programas, aunque los que están especialmente optimizados para el formato tablet sólo son -a día de hoy- unos pocos centenares.

Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Al menos, en las que ya están pensadas desde cero para llevarse bien con lod tablets se observa una interfaz que hace bastante amigable su manejo en pantallas táctiles de gran tamaño. Sin duda la de YouTube, que además posee un estilo visual bastante atractivo, es uno de los mejores ejemplos en este sentido.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
La portada de la aplicación de YouTube (imagen superior) y como ésta visualiza el canal del usuario.

Algo similar sucede con Google Maps Navigation, que por cierto funciona perfectamente aun cuando la unidad del Asus Eee Pad Transformer que hemos probado no disponía de conexión 3G para apoyar al GPS (aunque las rutas se pierden en cuanto nos alejamos de una red Wi-Fi, lógicamente).

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Una ruta para coches trazada con Google Maps Navigation.

La mayor pega que le ponemos a este tipo de aplicaciones, en términos generales, es que de momento sólo funcionan en modo apaisado, cuando la visualización vertical puede resultar útil en ciertos casos y situaciones.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Mensaje que aparece en la pantalla del Asus Eee Pad Transformer tras instalar Android 3.2 y abrir alguna aplicación no optimizada para Honeycomb.

En cuanto al resto de aplicaciones, la citada actualización a Android 3.2 ha traído consigo el prometido zoom para adaptar programas creados originalmente con Android 2.3 y versiones anteriores en mente. La función se controla fácilmente a través de un icono habilitado en la parte inferior desde el que se puede alternar entre las opciones "Zoom to fill screen" (en inglés, "zoom para llenar la pantalla") y "Stretch to fill screen" ("estirar para llenar la pantalla").

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Es en los juegos de corte sencillo donde el zoom de aplicaciones resulta especialmente práctico.

La paradoja es que muchas aplicaciones ya se mostraban de forma correcta antes de esta nueva prestación (por defecto, todas eran tratadas con la opción "Stretch to fill screen"), y en algunos casos activar el zoom provoca una clara pérdida de calidad de las imágenes en pantalla.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
En otros casos, como el del juego "Wings of Steel", usar el zoom provoca una clara pixelación en los elementos que aparecen en pantalla.

La cantidad y variedad de las aplicaciones (independientemente de si están optimizadas o no) es bastante amplia, aunque aún hay grandes ausencias, caso de la aplicación oficial de Facebook para Android. Tampoco hubiese estado de más una opción en la interfaz de Android Market para separar las aplicaciones optimizadas por un lado y las no optimizadas por otro, pero por el momento no existe.

La vertiente netbook

Una vez conectado a su base (algo que de paso bloquea el acelerómetro para dejar la interfaz siempre apaisada), el Asus Eee Pad Transformer proporciona los mismos sistemas de control que un netbook -teclado y "touchpad"- y añadiéndole la pantalla táctil. El teclado, resuelto con el tan de moda diseño chiclet que separa las teclas entre sí, aprovecha la anchura de la base casi por completo y responde a la perfección a la hora de mecanografiar.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
La base-teclado emite su propia notificación en la parte inferior derecha de la pantalla cuando está conectada al Asus Eee Pad Transformer.

Como la ocasión lo requiere, el equipo lleva la suite Polaris Office con edición de documentos incluida (para Word, Excel y PowerPoint) junto al clásico lector de PDF. No son aplicaciones tan avanzadas como los programas ofimáticos de Microsoft, pero cubren de sobra todas las funcionalidades básicas.

Como ya vimos recientemente en el Logitech Tablet Keyboard, el teclado externo de Asus permite manejar la interfaz del equipo mediante teclas convencionales (las flechas direccionales, sin ir más lejos, sirven para moverse lateralmente entre los escritorios principales) y otras especiales, como las situadas en la fila superior donde suelen ir las de función en Windows.

Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Todas activan su función pulsando tambien Ctrl o Fn para labores como regular el brillo y el volumen, activar y desactivar conexiones inalámbricas, hacer una captura de pantalla o bloquear el "touchpad". Además, tres de las acciones clásicas de Android (volver al escritrio, lanzar una búsqueda o mostrar las opciones contextuales) cuentan con sus teclas propias de acción directa a ambos lados de la barra espaciadora.

Esta última es una de la que nos ha dado más guerra al usarla dentro de aplicaciones, ya que al pulsarla en los buscadores propios de algunas páginas web no se llega a generar un espacio. Y no hay forma de hacer aparecer el teclado virtual en pantalla si el tablet está conectado a la base, aunque al menos todas las teclas funcionan bien en la búsqueda de Google.

Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque mover un puntero en la pantalla no sea la más familiar en Android, a través del "touchpad" se pueden controlar las opciones de navegación habituales, incluida la posibilidad de reubicar widgets. En resumen, que se puede controlar casi todo sin despegar las manos del teclado o la alfombrilla táctil que tiene a sus pies.

Con todo, la pantalla táctil siempre está ahí e incluso es el medio más rápido y cómodo para algunas acciones, como regular el zoom en un documento de texto, abrir hipervínculos o mover el "scroll" en el navegador web.

Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Al final, eso sí, lo que más le sirve para distinguirse de la experiencia de usuario que proporcionan otros teclados externos es que no es sólo un teclado, sino también una base con su propia batería.

Un tercio más de autonomía

Para ser exactos, el reparto de consumo entre la batería del tablet y la de la base es más bien de un 60% y un 40%, respectivamente, pero en la práctica esto se traduce en que la presencia del teclado hace que la autonomía media de dos días del Asus Eee Pad Transformer pase de a tres jornadas completas con un uso medianamente intensivo de la pantalla, las conexiones inalámbricas y los programas ofimáticos.

Por supuesto, tanto con como sin teclado el equipo puede lograr una autonomía más amplia. Todo depende de la asiduidad con la que desbloqueemos la pantalla y el tipo de tareas que realicemos, siendo los videojuegos una de las facetas en las que el porcentaje de carga tiende a bajar más rápido.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Media hora jugando ininterrumpidamente a "Angry Birds" supone consumir casi un 10% de la batería del Asus Eee Pad Transformer.

Con todo, la entrada en juego del teclado garantiza la supervivencia del conjunto durante todo un viaje de negocios (Asus habla de unas 16 horas de trabajo ininterrumpido), siempre y cuando no vivamos los problemas detectados en algunas unidades en las que la batería de la base no llegaba a entrar en modo de ahorro cuando se dejaba de usar el equipo.

De todas formas, y si bien hay que admitir que no hay tablet o netbook que pueda presumir de semejantes marcas de autonomía, hay un par de detalles a mejorar en lo que se refiere a las formas. Para empezar, el cable del cargador es mucho más corto que el de un ordenador portátil, por lo que a veces puede ser complicado o imposible recargar todo el conjunto mientras escribimos con él apoyado sobre una mesa.

Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además, no hay forma de monitorizar cuál es el estado de carga de la batería de la base-teclado. Ésta es la primera que se consume cuando ambos elementos están conectados. De hecho, si usamos un rato el tablet por separado y le conectamos la base, el porcentaje de carga de la batería de éste comenzará a subir hasta quedarse fijo en el 100%, para comenzar a bajar de nuevo cuando se agote la del teclado.

No hubiese estado de más, por tanto, que cada batería pudiese indicar por separado su estado en el panel de notificaciones de Android, ya que así podríamos prever con antelación cuándo recargar la de la base.

Una asignatura pendiente en lo multimedia

La del ocio audiovisual es la parcela donde más flojea el Asus Eee Pad Transformer. La vertiente que puede generar una mayor satisfacción en el usuario, eso sí, es la de los videojuegos, pues no en vano estamos ante un equipo basado en Nvidia Tegra 2 (concretamente en un chip T20, procesador de doble núcleo a 1 GHz incluido) y por lo tanto con acceso al catálogo de juegos optimizados de Tegra Zone.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
"Pinball HD for Tegra", uno de los juegos optimizados para Nvidia Tegra 2.

Ya dijimos al probar este tipo de títulos que tampoco es que sean la panacea (y además son algo más caros que sus equivalentes genéricos en Android Market), pero en casos particulares como "Samurai II: Vengeance THD" se hace un buen aprovechamiento de las posibilidades gráficas que brinda la plataforma de Nvidia.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La cámara principal del Asus Eee Pad Transformer tiene 5 megapíxeles de resolución y dispone de autoenfoque, pero no de flash integrado.

El rendimiento de las cámaras, como es habitual en los tablets, es bastante limitado. Como se puede deducir de la selección de muestras, el captor principal sólo da mínimamente la cara si procuramos no recurrir a enfoques muy amplios ni retratar objetos excesivamente lejanos. Es mejor acercarse.

Muestras: 5 MP
Las capturas se han realizado con un Asus Eee Pad Transformer.
las capturas se han realizado con un asus eee pad transformer.
las capturas se han realizado con un asus eee pad transformer.
las capturas se han realizado con un asus eee pad transformer.

Tres cuartos de lo mismo sucede con los vídeos, donde se puede trabajar a 1280 x 720 píxeles y 30 fotogramas por segundo pero con una estabilidad muy limitada, incluso aunque tengamos un pulso de hierro.

En cuanto a la reproducción, no hay nada que objetar en el apartado musical (más allá la escasa potencia que arrojan los altavoces estéreo integrados) pero sí en el de los vídeos, donde no hay compatibilidad con formatos como Divx o MKV.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El captor frontal (de 1,2 millones de puntos) se conforma con secuencias a 640 x 480 e imágenes a 1024 x 600.

Para añadir contenido a la memoria interna del equipo desde un ordenador, por cierto, hay que instalar en éste un software llamado Asus Sync, aunque una vez completado este paso los archivos se pueden arrastrar y soltar directamente en la carpeta deseada como si de un "pendrive" o disco duro externo común se tratase.

¿Dos pájaros de un tiro?

Exclusivamente como tablet, el Asus Eee Transformer es un modelo tan respetable como cualquier otro, pero éste es uno de esos casos en los que un accesorio opcional multiplica para bien las posibilidades del equipo, destacando el extra de autonomía. Ahora bien, quien quiera principalmente un netbook encontrará lagunas en algunos aspectos.

La parte ofimática está perfectamente cubierta, pero quien se lo imagine como un equipo con el software de un PC, se equivoca en varias materias aún poco exploradas por las aplicaciones de los tablets, como la edición fotográfica medianamente avanzada o la reproducción de películas en formatos "populares".

Asus Eee Pad Transformer
Asus Eee Pad Transformer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Quizás la mejor forma de verle la gracia al Eee Transformer la tengan quienes quieran la portabilidad del tablet "desnudo" para muchas situaciones del día a día, pero que de vez en cuando necesiten un teclado cómodo con el que ponerse a escribir, ya sea por motivos profesionales o personales.

En este sentido, no queda otra que tener un poco de paciencia con Android Honeycomb, prometedor pero todavía más inestable de la cuenta. Como Asus no ha modificado su interfaz nativa, al menos es previsible que las actualizaciones del sistema operativo de Google le vayan llegando con puntualidad, como así ha sido hasta ahora.

En el momento de publicarse este análisis, en España no están disponibles aún las versiones con conectividad 3G, vendiéndose los modelos de 16 y 32 GB a 400 y 500 euros, respectivamente (100 euros más si también queremos el teclado).

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar