• Canon PowerShot S100: análisis
  • Nikon V1: análisis
Prueba de producto
TABLET CON TECLADO DESLIZANTE

Asus Eee Pad Slider: análisis

 
28
NOV 2011

Esta vez no hay elección: a diferencia de otros tablets que pueden relacionarse con teclados QWERTY externos, el Asus Eee Pad Slider lleva uno integrado y con un llamativo mecanismo deslizante. Algo que lo hace perfecto para quienes necesiten mecanografiar sí o sí, pero que trae consigo contrapartidas en el peso y el grosor del equipo. Son las peculiaridades de un tablet que, por el resto, comparte con muchos otros de su clase prestaciones como la pantalla IPS de 10,1 pulgadas o el sistema operativo Android Honeycomb 3.2.

Asus ya ha dejado claro que el mayor peso de su gama de tablets recae sobre la familia Transformer, a la que no en vano ya ha añadido un modelo con procesador de cuatro núcleos. Pero si algo está caracterizando al fabricante asiático en este segmento de mercado es su apuesta por el teclado mecánico, y el Eee Pad Slider no es una excepción.

Asus Eee Pad Slider
Asus Eee Pad Slider
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Diseño aparte, no hay ningún gran cambio ni en el software ni en el hardware de este tablet deslizante de Asus respecto a lo que ya vimos al analizar hace un par de meses el Eee Pad Transformer. Por eso, y para no repetirnos demasiado, esta vez aligeraremos el formato y la extensión habituales de nuestros análisis para centrarnos en cómo cambia la experiencia de usuario en el modelo que nos ocupa.

Un diseño con contrapartidas...

Más de una vez se ha sostenido desde estas líneas que la competición que tienen montada los fabricantes de tablets por ver quién lanza el modelo más delgado y ligero es algo absurda. Siempre y cuando, eso sí, estén por debajo de unos máximos razonables. Y el Asus Eee Pad Slider los supera de forma amplia: casi un kilo de peso (960 gramos) y casi 2 centímetros de grosor (sus dimensiones completas son de 273 x 180,3 x 17,3 milímetros).

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El grosor del Asus Eee Pad Slider casi duplica la media habitual en los tablets de última generación.

Esto se nota sobre todo al usarlo como si fuese un tablet convencional. Es decir, cerrado y sosteniéndolo con ambas manos. No es que uno vaya a ganar musculatura en los brazos y las manos por ello, pero sí que se sentirá más incómodo que con un iPad o la mayoría de tablets de diseño monobloque, sean o no los más finos y livianos del momento.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La curvatura de los laterales es el rasgo más singular del Asus Eee Pad Slider si obviamos la presencia del teclado.

En comparación con otros tablets de Asus, la principal contrapartida está en la autonomía. La batería de de 2.260 mAh de este Slider es suficiente para garantizar una jornada completa de uso intermedio o unas 6 horas de trabajo intensivo. Pero son cifras que se quedan muy por detrás de lo que puede conseguir el antes citado Eee Pad Transformer con la ayuda de su base-teclado, que lleva batería propia.

... pero también con ventajas

Paradójicamente, en cierto tipo de situaciones el Asus Eee Pad Slider es más cómodo de manejar que la inmensa mayoría de tablets. Y no lo decimos sólo a la hora de mecanografiar (que eso es evidente), sino al usarlo apoyado sobre una superficie rígida, ya sea ésta una mesa o incluso nuestro regazo.

Asus Eee Pad Slider
Asus Eee Pad Slider
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como ya sucedía en smartphones como el Nokia N97, al sacar el teclado la pantalla no sólo se desliza, sino que también queda parcialmente inclinada en diagonal. Por lo tanto, el teclado no es sólo un teclado, sino un soporte de sobremesa integrado en el equipo. No hace falta sostenerlo con las manos para ver un vídeo o pulsar aquí o allá en su pantalla, con la comodidad que ello puede suponer si estamos usando el tablet mientras viajamos en transporte público o, sin ir más lejos, tumbados en la cama o el sofá.

Esto también posibilita interesantes usos del tablet como segunda pantalla tanto en casa como en la oficina. Por ejemplo, teniéndolo en la mesa del despacho o el dormitorio para ir revisando correos electrónicos o un lector de "feeds" mientras usamos un ordenador para otros menesteres.

Asus Eee Pad Slider
Asus Eee Pad Slider
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otros tablets también pueden hacer esto mediante accesorios (como pasa sin ir más lejos con la antes citada base-teclado del Transformer) o algún otro soporte integrado (caso de la pata trasera habitual en los tablets de la firma francesa Archos). En este sentido, la principal ventaja del Eee Pad Slider está en que ofrece un soporte más fiable y estable.

La pantalla no se balanceará por mucho que meneemos el equipo, ya esté cerrado o abierto. De hecho, cuando uno intenta abrirlo por primera vez lo habitual es no conseguirlo hasta darse cuenta de que no hay que tirar de la pantalla hacia atrás, sino hacia arriba (consecuentemente, para ocultar el teclado hay que empujar la pantalla hacia abajo).

Teclado integrado pero comprimido

Este Slider también tiene cierto complejo de netbook, pero no tanto como el Transformer. Para empezar, no hay un "touchpad" que nos permita controlar la interfaz gráfica de Android con un puntero. Las teclas mantienen el estilo chicle con pequeñas separaciones entre sí, pero son algo más pequeñas. Y el número de teclas se ha visto ligeramente reducido.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Conviene señalar que la unidad empleada para este análisis es una muestra o "sample" para prensa, de ahí que no lleve tecla para la letra eñe (que sí que está presente en los ejemplares del Eee Pad Slider que Asus comercializa en España).

Los más avispados notarán que se ha sacrificado toda la fila superior de teclas especiales para labores como activar y desactivar las conexiones inalámbricas o regular el brillo de la pantalla. Lo que ha hecho Asus es reubicarlas dentro de otras teclas y activar sus funciones pulsando al mismo tiempo la tecla "Fn".

Algunas que había en el Transformer se han perdido en el Slider, como la que sirve para encender y apagar la pantalla del equipo. De todas formas, al menos para encenderla basta con pulsar cualquier tecla, por lo que la pérdida no es tan grave.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Por defecto, el teclado QWERTY virtual del Asus Eee Pad Slider reserva la fila superior de teclas para números.

Sigue sin haber una forma para convocar el QWERTY virtual sin cerrar antes el teclado mecánico. De todos modos, en esta ocasión no hemos vivido los problemas que tenía el Transformer a la hora de usar la barra espaciadora de su teclado externo en los buscadores integrados de algunas páginas web, por lo que tampoco se trata de una limitación que vaya a entorpecer la experiencia de usuario.

Además, el mismo diseño del equipo deja claro que está pensado principalmente para labores ofimáticas. Y aunque las teclas sean algo más pequeñas que las del teclado de un portátil o incluso un netbook al uso, responden a la perfección y posibilitan altas velocidades de escritura tras un par de días de adaptación.

Asus Eee Pad Slider
Asus Eee Pad Slider
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Conviene señalar, eso sí, algunas carencias del software que lleva el Slider para dichos menesteres. Polaris Office, la "suite" ofimática con edición gratuita para tablets Android, es en general bastante solvente. Pero si trabajamos con archivos creados con otros programas es posible que caracteres como los acentos no sean bien reconocidos y lo que en un principio eran textos perfectamente escritos se conviertan en auténticos galimatías.

Algunos buenos detalles...

La caja del Eee Pad Slider no incluye un cable para aprovechar su salida mini-HDMI. Pero sí que trae al menos una práctica funda de tela para transportar el tablet y protegerlo en la medida de lo posible de pequeños golpes y arañazos.

Asus Eee Pad Slider
Asus Eee Pad Slider
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otra curiosidad la encontramos en el lateral izquierdo. Justo entre la ranura para tarjetas microSD (en la parte superior) y los botones para controlar el volumen y apagar o encender la pantalla (abajo), hay un pequeño pulsador que sirve para reiniciar el equipo con una sola pulsación.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Como puede observarse, el botón de reinicio (el que está situado más a la izquierda en la imagen) está montado de forma que no pueda pulsarse accidentalmente.

Se trata de un botón bastante pequeño y completamente hundido en su propio hueco, de forma que el usuario debe presionarlo prácticamente con la uña del dedo. Un buen apaño -y lo suficientemente difícil de accionar para evitar pulsaciones no intencionadas- con el que devolver estabilidad al Slider en el caso de que dé algún problema.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El puerto USB estándar y la salida de audio de 3,5 milímetros están en la parte superior derecha (imagen superior) mientras que la salida mini-HDMI y el puerto para el cargador se sitúan en la parte izquierda de la zona superior (o trasera en el caso de que el tablet repose sobre una mesa con el teclado abierto).

El equipo también dispone de conectividad USB a través de un puerto 2.0 de tamaño estándar, para conectar así lápices de memoria y explorarlos directamente con el gestor de archivos. Otros tablets suelen incluir un micro-USB y si acaso habilitar este tipo de puertos a través de accesorios, pero en el caso que nos ocupa el puerto convencional ya está presente y Asus ha decidido no acompañarlo con una versión reducida.

... y otros no tan buenos

Atendiendo a la pobre calidad de las fotos y los vídeos a 720p que obtiene la cámara de 5 megapíxeles del Slider, Asus bien podría haberse conformado con incluir sólo el captor de 1,2 millones de puntos que el equipo lleva en el frontal. A este limitado desempeño hay que sumarle además un pequeño inconveniente del diseño del tablet.

Asus Eee Pad Slider
Asus Eee Pad Slider
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Asus Eee Pad Slider
Asus Eee Pad Slider
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que al desplegar el teclado, el objetivo de la cámara reposa a sólo unos milímetros de la superficie sobre la que lo apoyemos para mecanografiar. Las cuatro pequeñas patas que lleva el Slider en sus cuatro esquinas evitan que la óptica llegue a hacer contacto, pero no que se llene de polvo y otros residuos.

El reproductor multimedia que viene preinstalado, una vez más, no acepta formatos como DivX o MKV. Y no deja de ser un equipo basado en Honeycomb (ya cuenta con una actualización para instalar la versión 3.2), cuya disponibilidad de aplicaciones optimizadas en Android Market es todavía algo limitada (aunque sea una paradoja, la papeleta la salvan los numerosos programas pensados para Android 2.3 o versiones anteriores que sí que están disponibles en la tienda de descargas para los tablets de Google ).

Asus Eee Pad Slider
Asus Eee Pad Slider
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Conviene recordar también que Honeycomb, aun cuando posee una interfaz gráfica lo suficientemente bien pensada para la filosofía de uso de un tablet, no es precisamente el sistema operativo más estable ni fluido que uno puede encontrar hoy en día en este segmento de mercado.

Google debería tener esto muy en cuenta de cara a la llegada de Android 4.0 (alias Ice Cream Sandwich, versión estrenada en el Galaxy Nexus) y futuras entregas. La dotación del Slider como máquina -un chip Nvidia Tegra 2 con procesador de doble núcleo a 1 GHz y 1 GB de RAM- debería ser suficiente para que la ralentización gráfica y los "cuelgues" momentáneos se produjesen sólo de forma esporádica, pero tanto este Slider como otros tablets con Honeycomb están demostrando que algo falla.

Asus Eee Pad Slider
Asus Eee Pad Slider
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Al menos, el equipo lleva un navegador web lo suficientemente fiable (aunque tampoco se libra de algún que otro momento de inestabilidad) y una pantalla de 10,1 pulgadas y 1.280 x 800 píxeles que hace suyas las ventajas de la tecnología IPS en lo que al brillo y los ángulos de visión respecta. Hay que tenerle algo de paciencia, pero cuando las cosas funcionan bien el desempeño del Slider es bastante satisfactorio.

Un tablet para amantes de las rarezas

El Asus Eee Pad Slider no es un dispositivo tan peculiar como el Sony Tablet P. Pero al igual que este último, se trata de un tablet que se sale de lo convencional. La presencia del teclado deslizante no sólo está pensada para quienes necesiten mecanografiar, sino también para aquellos usuarios a los que les gusten los diseños sofisticados (o al menos poco habituales).

Asus Eee Pad Slider
Asus Eee Pad Slider
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Seguramente, muchos le verán más inconvenientes que ventajas al invento. Sobre todo porque la portabilidad se ve claramente comprometida en comparación con la mayoría de tablets disponibles en el mercado. Pero si lo que a uno le gusta es sorprender a todo aquel que le vea usando su tablet, el Slider no es una mala opción.

A pesar de lo curioso de su diseño, eso sí, no deja ser un modelo más dentro de la flota de tablets con Android Honeycomb, un sistema operativo al que le hace falta -y bastante- madurar. Esto provoca que el Slider se quede quizás algo corto de posibilidades para quien, por ejemplo, busque un sustituto de su actual netbook. Y más teniendo en cuenta otras carencias del equipo, como su limitada compatibilidad con formatos de vídeo.

Asus Eee Pad Slider
Asus Eee Pad Slider
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A su favor, hay que señalar que al menos es la opción más económica del catálogo de Asus para hacerse con un tablet con teclado completo. Las versiones con 16 y 32 GB de almacenamiento del Slider -sólo con Wi-Fi a falta de que se lance alguna edición con 3G integrado- pueden encontrarse ya en las tiendas por entre 450 y 500 euros, mientras que en el caso del Transformer hay que pagar precios similares y sumar otros 100 euros por su teclado externo.

Artículos relacionados (2)
Actualidad
31 / MAY 2011
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar