Actualidad

Arrestados tres periodistas de Al Jazeera por pilotar un drone sobre París

2

La legislación francesa prohíbe el uso de drones en el centro de la capital. El piloto del aparato se expone a un año de cárcel y una cuantiosa multa

26
FEB 2015

Tres corresponsales de la cadena de noticias catarí Al Jazeera fueron arrestados ayer en París después de que esta semana ciudadanos y autoridades detectaran la presencia de drones sobrevolando la Torre Eiffel y otros monumentos de la capital francesa.

Los periodistas, de 36, 54 y 70 años, estaban realizando un reportaje en torno a la misteriosa aparición de estos aparatos sobre París, donde está prohibido pilotarlos. La ley estipula que no es posible sobrevolar el centro de París a menos de 6.000 metros de altura, obligando a cualquier persona que desee pilotar cualquier tipo de vehículo aéreo por debajo de esa altitud (desde un drone a un helicóptero de policía) a solicitar un permiso especial.

De acuerdo con la agencia de noticias francesa AFP, uno de los arrestados estaba pilotando el drone, el segundo grababa una escena y el tercero se encontraba observando. El piloto del aparato podría ser castigado con una sanción de hasta un año de cárcel y una multa de 75.000 euros.

No es la primera vez que alguien es arrestado por surcar los cielos de la ciudad con su drone. Según informa la BBC, el pasado mes de octubre un turista israelí fue multado con 400 euros y tuvo que pasar una noche en los calabozos por sobrevolar el hospital Hotel-Dieu y una comisaría de policía.

Territorio vetado para drones

París no es la única ciudad donde el vuelo de drones está restringido por ley. Otro ejemplo es Washington D.C. Gran parte de la capital de los Estados Unidos no puede ser sobrevolada por drones por cuestiones de seguridad, lo cual no impidió que recientemente un aficionado hiciera saltar las alarmas del servicio secreto cuando estrelló su drone en los jardines de la Casa Blanca.

A consecuencia de este y otros incidentes, el fabricante DJI lanzó una actualización de firmware que limita el vuelo de su gama de cuadricópteros Phantom en Washington D.C., marcando una zona de exclusión aérea con un radio de 25 kilómetros. Esta limitación se suma a la imposibilidad de utilizar drones en las inmediaciones de los aeropuertos e instalaciones donde es necesario mantener despejado el espacio aéreo.

La preocupación de los ciudadanos por el potencial invasivo de los drones también ha estimulado el lanzamiento de soluciones que limiten el alcance de este tipo de ingenios. Un ejemplo es NoFlyZone, un proyecto que aspira a que cualquier persona pueda marcar su domicilio o lugar de trabajo como zona libre de drones, colaborando con los fabricantes para que sus creaciones no puedan sobrevolar dichas áreas.

Fuentes y más información
2
Comentarios
Cargando comentarios