• Francesca Oggiano: "No le van a devolver su ojo"
  • Isa Ebrahim: "Esta es la verdad oculta de los bahreiníes que se ...

"Seguirá habiendo enfrentamientos, pero puede llegar algo peor" Aris Messinis  

Foto: Aris Messinis (AFP)
24
ENE 2013
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez
Suscríbete a esta serie

De simbólica puede catalogarse la instantánea capturada por Aris Messinis durante uno de los muchos altercados que ha habido estos últimos tiempos en Atenas. El jefe de AFP en la capital griega resume con dos siluetas humanas el pasado y el presente de Grecia, a la cabeza y a la cola de Europa, y no divisa precisamente un futuro halagüeño. Una imagen que encierra todos los preceptos del buen fotoperiodismo: técnica, reflejos, suerte y capacidad de síntesis en condiciones de presión. No en vano fue la foto utilizada para el cartel publicitario de la última edición de Visa pour l'Image.

Aris Messinis

Aquí [en la plaza Syntagma] es donde los dos últimos años han tenido lugar la mayoría de manifestaciones y enfrentamientos en Atenas. Hubo una huelga general que duró 48 horas, con disturbios durante dos días. En ese periodo de tiempo se contabilizaron unas 20 toneladas de mármol lanzadas y como mínimo 3.000 botes de gases usados por la policía. Quizás fueron más. Estamos hablando de enfrentamientos que empezaban a las nueve de la mañana y duraban hasta entrada la noche. Fue extenuante trabajar en aquella situación.

La atmósfera era muy tensa, repleta de gases lacrimógenos y piedras lanzadas por los manifestantes. Tenías que prestar siempre atención a tus espaldas por la presencia de la policía. En estos casos necesitas mucha suerte para lograr algo bueno y simbólico, es decir, una fotografía que pueda contar una noticia.

Esta estatua es perfecta para obtener una imagen que contenga un detalle simbólico de los tiempos de la antigua Grecia. Yo estaba intentando hacer algo con ella cuando de repente estos manifestantes comenzaron a correr y apareció este chico. Enfoqué tan rápido como pude, y por suerte conseguí capturar el momento en que ambos, estatua y manifestante, quedan en la misma posición. Estamos hablando de décimas de segundo, de una cuestión de reflejos.

Cuando vi la foto en la pantalla de mi cámara, ya antes de editarla [en las oficinas de AFP], dije '¡wow!' Al margen de la posición de ambos, representa una combinación de la Grecia antigua y la moderna.

Al trabajar para una agencia de noticias [AFP], no sólo tenemos que estar allí y tratar de hacer un buen trabajo: también tenemos que poner nuestras fotografías en la "línea" [el catálogo de fotos que una agencia dispone para los medios]. Especialmente ahora, con Internet, hay que actualizar las noticias tan rápido como puedas. Todos tenemos esta presión.

Cuando hay una gran manifestación tratamos de movernos entre el caos, y sólo quien consigue la mejor fotografía del momento se marcha para subirla y se lleva de paso las tarjetas de los demás compañeros [de AFP]. Después vuelve al lugar, y así vamos turnándonos.

Tuvimos un verano tranquilo y un periodo muy confuso durante las elecciones. Las últimas medidas de austeridad han sido peores que todas las anteriores que ha llevado a cabo este gobierno, así que sólo se me ocurre que vayan a ocurrir cosas peores que las que ya hemos visto. Habrá enfrentamientos, por supuesto, pero puede llegar algo peor.

Tengo la sensación que ha sido por pura fortuna que no haya habido muchas víctimas. No te imaginas la cantidad de piedras y gases lacrimógenos que, además de a los manifestantes, pueden alcanzar a un hombre mayor que cruza la calle y provocarle algún tipo de enfermedad. No entiendo cómo después de dos años, con todas estas peleas, no tengamos víctimas. Si fueras a vivir allí y vieras cómo es todo aquello, te preguntarías cómo es posible que haya habido tan pocas víctimas. Hay gente que ha sobrevivido a ataques con cócteles molotov, gente que se estaba quemando. Han muerto algunas personas, pero no en estos enfrentamientos. Hemos tenido mucha suerte.

El sistema político está corrupto. Y el problema es que la mayoría de los griegos no tiene mentalidad suficiente para cambiar su propia vida, porque a lo largo de todos estos años de corrupción esto se ha convertido en el pan nuestro de cada día. No sólo hay corrupción entre los políticos, la hay también a otros niveles: desde el ciudadano de a pie hasta los más influyentes.

Tendrán que pasar muchos años para que cambie esta forma de pensar. Y no estoy muy seguro de que queramos cambiar nuestra forma de pensar...

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar