• Archos gmini 402 camcorder: toma de contacto
  • Panasonic NV-GS300 y GS180: toma de contacto
Prueba de producto
40 GB DE IMAGEN Y SONIDO

Archos Gmini 500: toma de contacto

 
12
DIC 2005

160 horas de vídeo, 400.000 fotografías o 20.000 canciones. Con estos contundentes argumentos llega una de las últimas incorporaciones a la familia multimedia de Archos. El nuevo Gmini 500 tiene en sus 40 GB de disco duro y su colosal pantalla de 4 pulgadas los principales pilares para convertirse en uno de los centros multimedia más interesantes del momento.

Aunque ninguna de sus tres prestaciones fundamentales -reproducción de vídeo, reproducción de audio y disco duro- sea una novedad ni en la gama de Archos ni en el mercado, es la combinación de todas ellas y el amplio abanico de aplicaciones que ofrece el nuevo Gmini 500 donde reside su principal atractivo.

Prestaciones a las que se suma una espectacular pantalla de 4 pulgadas de diagonal, 480 x 272 píxeles de resolución y 262.000 colores que otorga a este Gmini 500 un nombre propio dentro de los reproductores de su clase.

Archos Gmini 500
Archos Gmini 500
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Archos Gmini 500
Archos Gmini 500
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Tanto este monitor como el diseño recuerdan inevitablemente al AV500 de Archos. No obstante, hay que recordar que, a diferencia de esta serie con prestaciones DVR, la gama Gmini no dispone de funciones de grabación de vídeo directamente desde el televisor.

Negro y metálico

Basado en una carcasa metálica, el Gmini 500 luce unas dimensiones bastante comedidas, sobre todo si tenemos en cuenta que nos encontramos ante un reproductor de vídeo portátil con un disco duro de 40 GB. Aunque su peso apenas sobrepasa los 300 gramos, la presencia del metal sí le confiere un aspecto y una sensación de robustez que se agradece.

Archos Gmini 500
Archos Gmini 500
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Este detalle, junto al color negro empleado en la inmensa mayoría del aparato, hacen del Gmini 500 un modelo bastante elegante y discreto (teniendo en cuenta, claro está, la discreción que cabe esperar cuando se enciente una pantalla de estas proporciones).

Archos Gmini 500
Archos Gmini 500
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Archos Gmini 500
Archos Gmini 500
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sólo cabría incluir el tacto de los mandos del Gmini y la visibilidad de algunos tornillos en el listado de aspectos mejorables en la construcción.

Archos Gmini 500
Archos Gmini 500
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La distribución de los controles y las conexiones no conlleva demasiados quebraderos de cabeza: la parte superior del modelo se reserva a las primeras, mientras que el espacio lateral que queda libre a la derecha de la pantalla alberga los escasos mandos utilizados.

Archos Gmini 500
Archos Gmini 500
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Archos Gmini 500
Archos Gmini 500
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Al igual que en otros aparatos de la misma familia, la puesta en marcha se realiza a través del botón central del dial principal, mientras que del apagado se encarga el propio dispositivo. En este sentido, un interruptor principal y un mando propio para la regulación del volumen tal vez supondrían alguna mejora para el usuario.

40 GB de almacenamiento
En las entrañas del Gmini 500 se encuentra un disco duro de 40 GB de capacidad, capaz de almacenar -según las especificaciones de la marca- hasta 160 horas de vídeo, 20.000 canciones o 400.000 imágenes.

Un resorte en el lateral del dispositivo permite acceder a este disco duro. Aunque no hemos podido comprobar si, efectivamente, éste puede ser sustituido por el propio usuario, sin duda sería ésta una opción muy interesante para aquellos a los que algún día se les queden pequeños los 40 GB de serie.

Archos Gmini 500
Archos Gmini 500
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La batería, por su parte, goza de una interesante autonomía que, según Archos, alcanza las 15 horas de reproducción musical y las 5 horas cuando se emplea la pantalla para ver vídeos.

Un centro multimedia
De todas las opciones ofrecidas, la reproducción de vídeo se plantea como una de las posibilidades más interesantes. Compatible con los formatos clásicos asociados al código MPEG4, el Gmini 500 dispone también de una salida de vídeo que permite visualizar la señal a través de un monitor exterior.

De este modo, nos encontramos ante un dispositivo portátil que, situado junto a la televisión o al ordenador, puede hacer las veces de centro multimedia doméstico. Una función en la que el mando a distancia opcional de Archos puede ser de gran ayuda.

Archos Gmini 500
Archos Gmini 500
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Desde el menú principal de opciones, los tres pequeños mandos situados en la parte inferior izquierda permiten realizar los ajustes fundamentales de la pantalla y el sonido, así como bloquear los mandos.

Archos Gmini 500
Archos Gmini 500
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El desplazamiento por las diferentes opciones del Gmini 500 en absoluto resulta complicado. Se trata de una navegación muy clásica a través de menús y carpetas que, aunque pueda no ser muy atractiva visualmente en algunos puntos, resulta muy ágil e intuitiva.

Música y fotos
Más allá del vídeo, el Gmini 500 también se desenvuelve con soltura al trabajar con archivos de audio o con imágenes digitales. En el primer caso, el dispositivo es capaz de reproducir tanto ficheros MP3 como WMA.

En ambos casos, la interfaz utilizada es similar a la del vídeo digital, con la salvedad de que, en este caso, la pantalla pasa a posición de reposo a los pocos segundos, convirtiéndose así en un reproductor portátil de generosas dimensiones, pero interesante capacidad.

Archos Gmini 500
Archos Gmini 500
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En cualquiera de los tres casos -audio, vídeo y fotos- la incorporación de nuevos archivos es muy sencilla. De hecho, el Gmini 500 funciona como un disco duro externo que, una vez conectado al ordenador a través del puerto USB 2.0, se comporta como una unidad externa.

Archos Gmini 500
Archos Gmini 500
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Así, es posible copiar todo tipo de ficheros, teniendo en cuenta que si se quieren reproducir en el propio dispositivo, deberían incluirse en la carpeta correspondiente al tipo de medio.

Las posibilidades de emplear el Gmini 500 como un soporte para almacenar fotografías digitales también son muy interesantes. Además de poder visualizar las imágenes como un pase de diapositivas en la pantalla o en un monitor exterior, el aparato también cuenta con una conexión USB-Host.

Archos Gmini 500
Archos Gmini 500
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Gracias a esta prestación, basta con conectar a este puerto USB una cámara digital compatible para poder descargar directamente al disco duro las imágenes de la tarjeta o de la memoria interna. En este caso, la función "browser" se encarga de mostrar el contenido de la cámara y transferir los archivos escogidos al Archos.

Archos Gmini 500
Archos Gmini 500
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Por último, teniendo en cuenta que este Gmini 500 permite que el usuario se descargue y actualice el firmware del dispositivo, sería una buena idea para próximas renovaciones que el castellano fuera uno de los idiomas disponibles.

Pero, independientemente del idioma, pocas dudas cabe tener sobre las prestaciones de este aparato, que puede presumir de múltiples funcionalidades y un manejo elemental. Un bonito juguete que, sin duda, hará las delicias de los usuarios que sienten predilección por los dispositivos multimedia.

Etiquetas
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar