• Olympus OM-D E-M5: primeras impresiones
  • Olympus OM-D E-M5: toma de contacto
Prueba de producto
TABLETS DE 200 EUROS

Tablets de 200 euros: comparativa

 
14
FEB 2012

A no ser que se trate de algún tipo de promoción especial, nadie vende iPads por 200 euros. Pero dicho presupuesto es suficiente para hacerse con tablets de menos pretensiones y que, aun presentando evidentes carencias e incluso algún detalle bastante reprochable, pueden ser aptos para quienes busquen un dispositivo de este tipo sin realizar un gran desembolso. Prueba de ello son los tres modelos -todos lanzados al mercado durante los últimos meses y basados en Android- que configuran esta comparativa: el Archos 70b Internet Tablet, el renovado bq Kepler de 16 GB y el Nvsbl P4D Sirius.

Pasa con cualquier producto, pero si hay un tipo de dispositivo móvil con el que hay que tomar precauciones es el de los llamados tablets baratos. No es casualidad que cuesten menos de la mitad que un iPad o que los dispositivos con Android más punteros, como pasa con los componentes de esta comparativa a tres bandas entre modelos de Archos, bq y Nvsbl, todos ellos con un precio que se sitúa en torno a los 200 euros.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
De izquierda a derecha: el Nvsbl P4D Sirius (180 euros), el Archos 70b Internet Tablet (200 euros) y el bq Kepler de 16 GB (190 euros).

Ya desde los inicios del fenómeno tablet comenzaron a aterrizar en los escaparates numerosos modelos con Android, precio asequible y de dudosa calidad. Pero es ahora cuando, a medio camino entre los modelos más básicos (incluso los hay de menos de 100 euros) y otros que se colocan en la antesala de la gama alta (como el Archos 101 G9, disponible desde 300 euros), se van asentando tablets con cierta decencia y requisitos mínimamente exigibles (empezando por el acceso a Android Market en lugar de una tienda de aplicaciones alternativa y limitada).

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Comparación entre las características principales del Archos 70b Internet Tablet, el bq Kepler de 16 GB y el Nvsbl P4D Sirius, incluyendo precios y accesorios suministrados de serie.

Se trata de tablets con pantallas normalmente "pequeñas" (los modelos de esta comparativa poseen paneles de 7 y 8 pulgadas) y sin prestaciones como la cámara trasera, el GPS o el 3G. Presupuesto obliga. No cumplen por tanto las expectativas de quienes quieran un tablet lo más completo posible, pero comparándolos en distintos aspectos se pueden sacar conclusiones sobre si son más o menos aptos en función del perfil de cada usuario.

Diseño sin lujos

Ninguno de los tres fabricantes se ha complicado mucho la vida con el aspecto visual y los materiales empleados en las carcasas de estos tablets, consistentes en moldes de plástico de los que podrían ser perfectamente utilizados en otros modelos de cualquier firma poco conocida. Partiendo de esta base, es el Archos 70b Internet Tablet el que aporta un poco más de sofisticación al conjunto.

Archos 70b Internet Tablet
Archos 70b Internet Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Archos 70b Internet Tablet
Archos 70b Internet Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No sólo porque sea con diferencia el modelo más ligero (330 gramos frente al medio kilo de los otros dos), pues esto se debe a que es también el que lleva la pantalla más pequeña. Ni tampoco porque integre una pata trasera desplegable para apoyarse sobre una superficie plana, pues es al fin y al cabo un detalle que forma parte del ADN de los tablets de la firma gala.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El Nvsbl P4D Sirius (situado en medio) es más grueso que el Archos 70b Internet Tablet (arriba) y el bq Kepler (debajo).

El modelo de Archos es también el que da la impresión de ser más delgado. Aunque comparta con el bq Kepler su grosor de aproximadamente 11 milímetros (el del Nvsbl P4D Sirius se eleva a 13,7 milímetros), sus perfiles ligeramente ovalados en los bordes crean un efecto visual de mayor finura, en oposición a las siluetas más uniformes de los otros dos modelos.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La tapa de plástico del bq Kepler (arriba) supone la solución más fiable para proteger la ranura microSD de los tres tablets analizados.

El bq Kepler destaca, eso sí, por tener el acabado más suave y agradable al tacto de los tres modelos, mientras que el Nvsbl P4D Sirius es quizás el menos elegante de todos. No hay más que fijarse en el poco vistoso diseño de los conectores, incluyendo una ranura para tarjetas microSD cubierta por una endeble tira de goma (aunque algo es algo, pues el tablet de Archos lleva esta ranura completamente descubierta).

Nvsbl P4D Sirius
Nvsbl P4D Sirius
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además, el modelo de Nvsbl es algo incómodo de manejar en vertical y con su botón frontal orientado hacia abajo, pues en dicha posición los botones pensados para apagar y encender la pantalla o controlar el volumen quedan también abajo, obligándonos a tantear casi a ciegas con los pulgares para accionarlos.

Nvsbl P4D Sirius
Nvsbl P4D Sirius
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Nvsbl, eso sí, se apunta el tanto de los cables suministrados en la caja del producto. Y es que los tres tablets llevan una salida mini-HDMI y pueden explorar el contenido de lápices de memoria a través de la función USB On-the-Go, pero sólo el P4D Sirius viene suministrado con los adaptadores necesarios.

Nvsbl P4D Sirius
Nvsbl P4D Sirius
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Usando el cable HDMI del P4D Sirius en los tres modelos, por cierto, hemos tenido la ocasión de comprobar que sus pantallas permanecen siempre apagadas, convirtiéndose en improvisados "trackpads" para controlar la interfaz de Android en un televisor de alta definición. Con los tablets de Archos y Nvsbl al menos aparece un puntero en pantalla para orientarse, pero no así en el modelo de bq, con lo que uno tiene que trabajar prácticamente a ciegas.

bq Kepler
bq Kepler
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como rasgo distintivo, el bq Kepler es el único de los tres que lleva iconos táctiles retroiluminados en el marco. Éstos no se reorientan al colocar la interfaz en modo vertical, por lo que siempre invitan a usar el equipo en apaisado, quedando así el control de volumen y el botón de encendido y apagado al alcance del dedo índice de la mano izquierda.

El difícil equilibrio entre pantalla y autonomía

Es una de las cosas que más nos ha llamado la atención al comparar el rendimiento de este trío de tablets: a mejor pantalla, peor autonomía. El panel de 7 pulgadas y 1024 x 600 píxeles del Archos 70b Internet Tablet es de sobra el que proporciona más brillo, contraste y ángulo de visión (de hecho es el único mínimamente practicable en exteriores soleados), pero también el que más rápido consume su batería.

A las cifras obtenidas durante nuestras pruebas nos remitimos: reproduciendo 2 horas de vídeo HD en formato MKV y con el brillo de pantalla al máximo, el Archos 70b Internet Tablet consume en torno el 45% de su batería. En el bq Kepler y el Nvsbl P4D Sirius, dichas marcas se reducen al 33% y el 24%, respectivamente. No consumen tanto, pero también es cierto que la calidad de visionado es muy inferior a la que logra el tablet de Archos.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La portada de QUESABESDE.COM vista -de izquierda a derecha- en las pantallas del Archos 70b Internet Tablet, el Nvsbl P4D Sirius y el bq Kepler.

En este sentido, la pantalla del Nvsbl P4D Sirius resulta especialmente decepcionante. Sobre todo en lo que respecta a los ángulos de visión, tan limitados que parece que el equipo llevase integrado uno de esos filtros de privacidad que impiden ver lo que aparece en pantalla a quien no la mire de frente.

A la hora de visualizar contenidos en sus pantallas, de poco les sirve a los modelos de bq y Nvsbl proporcionar más espacio: 8 pulgadas frente a las 7 del Archos 70b Internet Tablet. Y tampoco es que el Nvsbl P4D Sirius le saque mucho partido a la resolución del panel, que es la más elevada de los tres tablets con 1280 x 768 píxeles (el bq Kepler se queda con 800 x 600 debido a su relación de aspecto 4:3, como la del mismo iPad en lugar de los formatos panorámicos imperantes en el planeta de los tablets Android).

Archos 70b Internet Tablet
Archos 70b Internet Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero como decíamos, el pobre desempeño de las pantallas de estos dos modelos tiene como contrapartida una mayor autonomía. Con un perfil de uso que implique las dos susodichas horas de vídeo MKV, una hora de reproducción musical con auriculares y la conexión Wi-Fi siempre activa para sincronizar cuentas de Gmail y Facebook y consultar en pantalla las notificaciones que generen, la batería del Archos 70b Internet Tablet se consume por completo en poco menos de 24 horas.

Bajo las mismas condiciones, en cambio, la batería del bq Kepler da para unas 40 horas, mientras que el Nvsbl P4D Sirius cubre con soltura dos jornadas completas de autonomía. La única ventaja del modelo de Archos en este sentido está en que puede recargar su batería por USB, mientras que en los otros dos casos hay que pasar sí o sí por el cargador de pared.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Mientras que el bq Kepler y el Nvsbl P4D Sirius recurren a puertos de transferencia mini-USB y cargadores de pared con conector aparte, el Archos 70b Internet Tablet los unifica en un cargador (con varios cabezales intercambiables suministrados) que aprovecha el mismo cable de transferencia micro-USB a USB.

En los tres casos estamos ante pantallas capacitivas lo suficientemente suaves y precisas al tacto, aunque este último adjetivo sólo puede aplicarse cuando el software y la soltura gráfica responden. Y estas condiciones no son siempre las ideales en ninguno de los tres casos, aunque con unos modelos se pueden tener más problemas que en otros, como veremos.

Para usar con paciencia

Darle al navegador web un tiempo para que termine de cargar la página, esperar a que la interfaz cambie completamente de modo al girar el dispositivo, no hacer una nueva pulsación en pantalla hasta que no se ejecute completamente la orden táctil que acabamos de dar... Son algunas de las precauciones que hay que tomar al usar estos tres dispositivos, no aptos para usuarios que siempre anden con prisas.

Teniendo en cuenta que incluso los tablets Android de gama alta suelen presentar este tipo de inconvenientes, los modelos que nos ocupan no iban a ser menos. En la práctica, esto implica que en los tres casos uno debe estar preparado para vivir a diario pequeños momentos en los que la interfaz gráfica se desacelere, alguna aplicación se quede momentáneamente colgada o que la pantalla, simple y llanamente, no haga caso a nuestras pulsaciones.

bq Kepler
bq Kepler
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Son pequeñas taras que se empiezan a notar desde el momento en que desbloqueamos la pantalla, pues el elemento que hay que arrastrar para completar dicho proceso se queda algunas veces "enganchado". O cuando se hace zoom y "scroll" en el navegador web, momentos en los que los elementos que componen cada página tardan más de lo deseado en recolocarse.

Es, como decimos, cuestión de paciencia. Soportando estos pequeños inconvenientes, se pueden realizar las mismas tareas que en otros tablets más caros. Incluyendo por supuesto partidas de Angry Birds, aunque con una tasa de fotogramas de este tipo de juegos algo atragantada. Al fin y al cabo los tres tablets poseen un hardware similar, con procesadores mononúcleo de en torno a 1 GHz (aunque la RAM del bq Kepler, de sólo 286 MB, es sensiblemente inferior a la de los otros modelos).

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Al usar el teclado virtual del Nvsbl P4D Sirius, las imágenes de letras y caracteres que sirven de refuerzo visual a las pulsaciones aparecen "cortadas" en pantalla.

Dejando claro que ninguno es una delicatesen en la materia, eso sí, conviene señalar que el Nvsbl P4D Sirius es el que más comportamientos extraños tiene. En este sentido, el teclado QWERTY virtual es el apartado que se lleva la palma. Baste decir que, si uno lo usa en apaisado y sobre la marcha decide girar el equipo para cambiar al formato vertical (o viceversa), lo más habitual es que el teclado desaparezca por las buenas y que incluso la interfaz suelte un "pantallazo" oscuro.

Tres caras distintas de Android

A Google no le gusta el término fragmentación, pero es innegable que, en lo que respecta a los dispositivos basados en Android, cada uno es de su padre y de su madre. Y estos tres tablets ejemplifican esta idea a la perfección: el Archos 70b Internet Tablet lleva la versión 3.2 (Honeycomb), el bq Kepler se queda con la 2.3 (Gingerbread) y el Nvsbl P4D Sirius está basado en la 2.2 (Froyo), si bien tiene algunos trazos de versiones superiores.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El Nvsbl P4D Sirius (izquierda) y el Archos 70b Internet Tablet mostrando el desplegable con el historial de aplicaciones.

En este último caso, incluso hay un pequeño elemento de Ice Cream Sandwich (versión 4.0): los iconos de la parte inferior de la pantalla, desde los que se puede desplegar el historial de aplicaciones que también emplea Honeycomb. Tampoco es un gran añadido, pues de hecho dichos iconos sólo aparecen cuando el equipo está en posición vertical.

De todas formas, quizás Nvsbl hubiese hecho mejor preocupándose por mejorar lo básico. Al dividir sus escritorios principales en sólo 16 celdas (el Archos 70b tiene 30 y el bq Kepler llega a 36), los elementos que coloquemos en ellos quedan excesivamente separados entre sí, haciendo muy difícil lograr la armonía visual ya que se desaprovecha mucho espacio (y algunos widgets que funcionan bien en apaisado luego aparecen parcialmente cortados en formato vertical)

bq Kepler
bq Kepler
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El bq Kepler no sufre este tipo de problemas y además tiene su pantalla con relación de aspecto 4:3 un buen aliado para quienes prefieran que las cosas no cambien mucho independientemente de cómo se sostiene el equipo. El modelo de Archos, por su parte, es el que proporciona un mayor surtido de widgets, algunos de los cuales incluso se pueden redimensionar sobre la marcha (aunque también hay alguno que a veces falla a la hora de mostrar su contenido).

A pesar de llevar una versión de Android realmente pensada para tablets, eso sí, el Archos 70b Internet Tablet debe enfrentarse a algunas paradojas. Por ejemplo: no puede descargar de Android Market la aplicación oficial de Facebook (los otros dos modelos sí que pueden). Aunque dicho programa sí que cuenta con soporte para Honeycomb, no es compatible con este tablet de Archos.

Archos 70b Internet Tablet
Archos 70b Internet Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Honeycomb le aporta al tablet de Archos una última clara ventaja: su memoria interna no está dividida en dos particiones (una para instalar aplicaciones y otra para almacenar archivos), sino que representa un único espacio con 6,2 GB libres de partida. El Nvsbl P4D Sirius proporciona 820 MB libres de instalación y 6,12 GB de almacenamiento, mientras que el bq Kepler tiene aquí su propia paradoja: es a la vez el que facilita más almacenamiento (14,28 GB) pero menos espacio para instalar programas (412 MB libres).

Muchos usuarios tendrán suficiente con el espacio de instalación que proporciona el bq Kepler. Pero conviene dejar claras estas cifras de cara a los más exigentes, ya que si bien es posible instalar aplicaciones en una tarjeta microSD para liberar espacio en la memoria interna, también es cierto que dicha posibilidad depende de cada aplicación (y de si estamos dispuestos o no a batallar con el SDK de Android o instalar alguna ROM alternativa en el equipo).

Poniendo el acento en la reproducción de vídeo

No serán los tablets más avanzados del mercado, pero sí que pueden hacer algo que a menudo no se permiten los modelos de gama alta: reproducir vídeos con una amplia variedad de formatos, códecs y contenedores como DivX, XviD o MKV. Todo ello a través de sus reproductores de serie, aunque el del bq Kepler es el único que no reconoce pistas de subtítulos.

El otro matiz que hay que hacer en este sentido está en el Archos 70b Internet Tablet. Si bien la calidad de su pantalla es muy superior a la de los otros dos modelos, el equipo tiene una limitación que no afecta a los tablets de bq y Nvsbl: es incapaz de reproducir clips con una resolución que supere los 720p (1280 x 720 píxeles). Aunque su pantalla no alcance dicha resolución, siempre es una ventaja no tener que convertir los vídeos antes de volcarlos a la memoria del equipo.

Archos 70b Internet Tablet
Archos 70b Internet Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En los tres casos la mejor opción para escuchar el sonido de los vídeos -así como el de las canciones del reproductor de música- pasa por la salida de auriculares. Sólo los altavoces integrados del bq Kepler logran un volumen lo suficientemente alto parla intimidad del despacho o el dormitorio, aunque con una calidad de sonido básica.

El tablet de bq también se impone en el apartado de la cámara frontal. Dejando claro que la calidad de imagen sólo se puede catalogar de paupérrima, al menos proporciona 2 megapíxeles de resolución para lograr fotos a 1600 x 1600 píxeles y vídeos a 800 x 600 píxeles y 25 fotogramas por segundo.

bq Kepler
bq Kepler
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los captores de 0,3 megapíxeles de los tablets de Archos y Nvsbl se limitan a trabajar en resolución VGA (640 x 480 píxeles) tanto en las fotos como en los vídeos, logrando en este último caso respectivas tasas de 25 y 14 fotogramas por segundo, respectivamente. La principal función de estas cámaras, en cualquier caso, consiste en dar soporte a aplicaciones de videollamada.

Tres tablets, tres equilibrios distintos

Ya hemos dicho repetidas veces que los ajustados precios de estos tablets se corresponden con limitaciones en el equipamiento (ninguno lleva cámara trasera ni GPS y sólo el de Archos, por ejemplo, tiene conexión Bluetooth) y la experiencia de usuario. Son de esos modelos cuyo uso diario provoca que uno acabe chasqueando la lengua o resoplando en señal de desaprobación con relativa frecuencia.

Pero son baratos en comparación con los gallitos de este segmento de mercado, y al otro lado de Atlántico modelos como el mismo Amazon Kindle Fire ya han demostrado que esta fórmula puede funcionar bien. Por eso lo más justo es señalar claramente cuáles son las fortalezas y debilidades particulares de cada modelo.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este sentido, el Archos 70b Internet Tablet destaca con diferencia en dos aspectos: es el más transportable y el que proporciona la mejor pantalla en términos de visionado (siempre que uno procure respetar la limitación de 720p en los vídeos). Su principal flaqueza está sin duda en la autonomía, no apta para quienes quieran sacarle partido al equipo día a día sin depender completamente del cargador.

El equilibrio de prestaciones del Nvsbl P4D Sirius es prácticamente el inverso: es el que logra la mejor autonomía de los tres modelos, pero también el que lleva la pantalla más pobre en materia de brillo, contraste y ángulos de visión. Por desgracia, también es el que sufre una mayor inestabilidad en su interfaz gráfica y la ejecución de aplicaciones, aunque uno no se puede quejar de los accesorios suministrados en la caja, que incluyen el cable HDMI y el adaptador para USB On-the-Go.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Quedando en un término medio entre ambos en cuanto a pantalla, autonomía y estabilidad, el bq Kepler saca pecho en su almacenamiento integrado, más del doble que el que proporcionan los tablets de Archos y Nvsbl. No le hubiese venido mal más espacio para instalar aplicaciones, pero al menos su interfaz no da tantos problemas y se presenta en un formato 4:3 que lo hace algo distinto.

Aunque sus precios se mueven en la misma franja, por otra parte, también conviene recordar cuánto hay que desembolsar por cada modelo: 200 euros por el Archos 70b Internet Tablet, 190 euros en el caso del bq Kepler y 180 euros si uno se decanta por el Nvsbl P4D Sirius.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar