• BlackRapid RS-4: análisis
  • Papyre 6.S Alex: análisis
UN REMEDIO BARATO

Archos 7 Home Tablet: análisis  

12
AGO 2010

Ahora que todo el mundo habla de tablets, Archos parece dispuesta a aprovechar la coyuntura dinamitando los precios en este joven sector con un equipo dotado de una pantalla de 7 pulgadas y comandado por Android. Y es que los 150 euros que cuesta el Archos 7 Home Tablet en su versión de 2 GB (hay otra con 8 GB por 180 euros) suponen menos de la tercera parte de lo que hay que pagar por el iPad más asequible. Por desgracia, semejante diferencia se convierte en un abismo cuando comparamos las posibilidades que ofrece uno y otro equipo. Y de la experiencia de usuario, mejor ni hablemos.

Cualquiera diría que el Archos 7 Home Tablet es un producto de un fabricante francés. Eso de usar el precio como principal atractivo es una estrategia quizás más habitual en firmas asiáticas y poco conocidas. Tópicos aparte, lo cierto es que en ambos casos la calidad del producto es pareja al desembolso requerido. Que nadie lo imagine como una ocasión para hacerse con un tablet puntero a precio de saldo.

Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hay que concederle a Archos, como suele ser habitual, lo correcto del acabado del equipo y la soltura con la que se soluciona la reproducción de vídeo, compatible además con varios formatos que se dejan ver poco en equipos de porte semejante o más pequeños. Pero sirva de adelanto que sólo se conecta por Wi-Fi, no tiene Bluetooth ni acelerómetro, de almacenamiento integrado anda justito, lleva una versión de Android antigua e insatisfactoriamente adaptada y cuenta con una tienda de aplicaciones capada. Pero mejor pasen y vean.

Diseño sobrio y sin alardes
En su parte trasera, el Archos 7 Home Tablet lleva una pata desplegable para que el equipo pueda descansar sobre un escritorio al estilo de un marco digital. Un detalle de agradecer, pues no es necesario adquirir ningún accesorio aparte para, por ejemplo, usar el equipo como una improvisada pantalla de sobremesa en la intimidad del dormitorio.

Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para la carcasa, Archos ha optado por el bajo coste de producción del plástico, acabado casi completamente en negro piano, aunque lo cierto es que el equipo no deja de resultar bastante compacto y robusto. Está montado a partir de varias piezas ensambladas, pero no se puede retirar la tapa trasera para acceder a la batería (a no ser que recurramos a un destornillador, claro).

Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Su silueta es completamente recta, excepto en los bordes, que se curvan tanto si miramos el equipo de frente como desde arriba. No es para nada un dispositivo de bolsillo, aunque sí que tiene un porte muy indicado para llevarlo en una mochila, un bolso no muy pequeño o una maleta de mano. Sus dimensiones son de 203 x 17 x 12 milímetros y su peso, 388 gramos.

Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Casi todo el protagonismo del frontal se lo lleva la pantalla, flanqueada a ambos lados por una pareja de altavoces estéreo (el de la derecha tiene además un micrófono integrado justo encima). En la parte superior hay una palanca para bloquear y desbloquear la pantalla (o encender y apagar completamente el equipo) y un acceso externo para la ranura de tarjetas microSD, aunque este ultimo no cuenta con la habitual lámina protectora para evitar la entrada de polvo.

Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
En el lateral derecho encontramos la salida de audio de 3,5 milímetros, el conector del cargador y un puerto microUSB. Se echa de menos un control de volumen y zoom, aunque siempre encontraremos pulsadores virtuales en pantalla para dichas funciones. Por supuesto, en la caja del producto se incluyen un cable USB, unos auriculares de botón y un cargador, acompañado por cierto de un cabezal alternativo, por si uno viaja a otras latitudes.
Tócame despacio que tengo prisa
Mal empieza un tablet cuando opta por una pantalla táctil de tecnología resistiva, aunque esto era bastante previsible teniendo en cuenta el precio del equipo. Cierto es que la sensibilidad del panel es algo más alta a lo habitual en este tipo de pantallas, poniéndose al nivel de equipos como el Nokia N900. Pero esto no evita que se yerre de vez en cuando al pulsar iconos y realizar transiciones laterales arrastrando el dedo. Como consecuencia, uno acaba por reducir instintivamente la velocidad de las pulsaciones.

Foto: Quesabesde
El tamaño del teclado QWERTY virtual del Archos 7 Home Tablet es aceptable, pero no hay tecla propia para la letra eñe y la velocidad de escritura es algo limitada, debido a la tecnología resistiva.

La respuesta "háptica", a diferencia de lo habitual en las pantallas resistivas, brilla por su ausencia en este equipo de Archos. Quizás no haga demasiada falta, porque al fin y al cabo estamos ante una pantalla de tamaño considerable (7 pulgadas de diagonal con 800 x 480 píxeles de resolución). Pero en apartados como el teclado QWERTY virtual se echa en falta algún tipo de confirmación vibratoria o sonora.

Ni que decir tiene que el Archos 7 Home Tablet carece de posibilidades multitáctiles, renunciando por tanto a algo tan útil como el zoom multigestual con dos dedos. Por si fuera poco, y como adelantamos al principio, el equipo ni siquiera cuenta con un acelerómetro para auto-rotar la visualización en pantalla. Casi siempre se muestra todo en apaisado, así que nada de sostener el equipo como un cuaderno para aumentar el campo de visión vertical en páginas web.

Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por el resto, la pantalla ofrece las virtudes de visualización habituales en cualquier panel LCD, con un brillo aceptable y 16 millones de colores. El ángulo de visión, eso sí, es algo limitado tanto lateral como horizontalmente. Dos personas podrían compartir este tablet para ver una película, pero una tercera ya tendría serios problemas para percibir las imágenes con la claridad y el contraste necesarios.

Android con pantuflas
El Archos 7 Home Tablet lleva Android como sistema operativo, sí, pero una versión un tanto como de andar por casa (por no decir chapucera). Y no lo decimos sólo porque sea la versión Cupcake o 1.5 (Google ya va por la 2.2, también llamada Froyo), sino porque además le faltan bastantes funciones habituales y su adaptación al formato tablet es algo dudosa. Tanto es así que en varios menús uno puede leer cosas del tipo "opciones del teléfono" o "bloqueo de la tarjeta SIM".

Foto: Quesabesde
Foto: Quesabesde
Arriba, una de las tres pantallas principales del Archos 7 Home Tablet. En la imagen inferior, opciones contextuales que surgen al pulsar en el icono de la esquina superior derecha cuando estamos en alguna de las tres pantallas principales del Archos 7 Home Tablet.

Cosillas sin importancia, pero que no dan muy buena impresión sobre el apartado de software en general. La interfaz de usuario se muestra siempre en formato apaisado, y se construye en primer lugar sobre tres pantallas principales entre las que podemos movernos lateralmente a golpe de dedo, para colocar iconos de acceso directo y algunos widgets. Empezando por los cuatro que vienen de serie: un reloj analógico, la clásica búsqueda en Google, un reproductor de música y notas recordatorias.

Luego uno puede conseguir más widgets buscando en la tienda de aplicaciones a la que se adscribe este equipo (AppsLib), tocando palos tan habituales como la información meteorológica o la suscripción a boletines de noticias.

Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En la parte superior tenemos una fila con información y controles icónicos: la silueta de una casa para volver a la pantalla principal, dos controles para subir o bajar el volumen, una flecha de vuelta atrás y un cuadrado atravesado por cuatro líneas para desplegar opciones contextuales.

Como siempre pasa en Android, desde arriba se convoca una pestaña de notificaciones en la que es posible observar el progreso de las descargas, cambiar el modo de conexión USB o tener el reproductor de música funcionando de fondo, por poner algunos ejemplos. La pestaña que muestra las aplicaciones instaladas en modo cuadrícula se convoca desde la derecha, cuando lo habitual en Android es que surja desde abajo.

Foto: Quesabesde
La clásica galería de imágenes de Android.

Adentrándonos en menús y aplicaciones, todo se muestra siempre de forma bastante sencilla y sobria. La galería de imágenes puede alternar entre previsualizaciones y pantalla completa (incluyendo los habituales pases de diapositivas), y para la música tenemos dos aplicaciones distintas: Música y Audio Player, que se diferencian básicamente porque sólo la segunda es capaz de mostrar las carátulas de los álbumes en la ventana de reproducción.

Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También hay una grabadora de sonidos (para algo tenía que servir el micrófono integrado), una plataforma para descargar y leer eBooks llamada Aldiko (de las pocas en las que se recurre a un formato de visualización vertical) y una aplicación algo inútil como Global Time (tan sencilla como un globo terráqueo que podemos girar para observar en qué parte del planeta da la luz del sol y en cuál no).

Foto: Quesabesde
Un libro electrónico abierto con la aplicación Aldiko.

Por ahora, todo lo que estamos describiendo arroja una experiencia de usuario bastante básica. Que, por otra parte, es la esperable en un tablet con semejante precio. Desgraciadamente, hay algunos aspectos que son, sencillamente, inaceptables en un producto que en teoría ha sido testado y revisado antes de llegar al mercado. El primero de ellos podríamos bautizarlo como el "síndrome de la pantalla emancipada".

Al principio pensábamos que nos habíamos dejado alguna aplicación activa. O que quizás el Archos 7 Home Tablet nos estaba notificando la llegada de un nuevo e-mail. Pero no. Simplemente, la pantalla se enciende ella solita cada cinco minutos, aproximadamente. Sin venir a cuento. Estemos o no conectados por Wi-Fi.. Tengamos o no activado el Push Email. Lo hace por las buenas, y la única forma de evitarlo es tener el equipo siempre conectado a la corriente.

Estos encendidos automáticos y periódicos de pantalla, eso sí, no desbloquean las funciones táctiles. Es decir, aunque el panel se encienda, éste no responderá a las pulsaciones de nuestros dedos hasta que hayamos movido la pestaña de desbloqueo a la izquierda. Pero no deja de ser un fallo incomprensible, incluso diríamos que bochornoso para la imagen de un fabricante como Archos, y que sin duda repercute de forma negativa en la autonomía real del equipo.

Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero no es éste el único fallo del Archos que roza con lo absurdo. El mismo explorador de archivos del equipo es enormemente inestable. Es más, baste decir que la aplicación se nos ha quedado colgada siempre que hemos intentado acceder al tercer nivel de subcarpetas. Y cuando decimos siempre no queremos decir habitualmente o usualmente, no, sino el cien por cien de las veces.

Para rematar la faena, hay una opción para explorar el contenido de otros equipos que hayamos conectado al Archos 7 Home Tablet por el puerto micro-USB, y que resulta completamente inservible. Sospechamos que esto está estrechamente relacionado con la actual inexistencia de drivers USB específicos para el dispositivo, pero el caso es que cada vez que intentemos usar esta opción, nos aparecerá un mensaje que reza "The USB device has been unmounted".

Otras aplicaciones, como la propia tienda AppsLib, también se nos han quedado colgadas. Pero podemos contar estas situaciones con los dedos de una mano, que por otra parte suele ser lo habitual en casi cualquier equipo con Android. Lo del explorador de archivos, en cambio, es para echarse a llorar. Da la sensación de que en Archos hayan querido lanzar el producto al mercado con prisas, sin preocuparse de corregir fallos tan enormes como éste.

Foto: Quesabesde
Primer nivel de carpetas del explorador de archivos del Archos 7 Home Tablet.

Cierto es que la comunidad de usuarios de Archos ya ha publicado varios firmwares alternativos que corrigen éste y otros problemas del dispositivo. Pero no conviene olvidar que instalar este tipo de "apaños" siempre supone un riesgo para la supervivencia del equipo, por no mencionar la pérdida de la garantía del fabricante. La otra opción es esperar a que Archos corrija estas carencias mediante una actualización (o devolver el producto a la tienda e invertir el reembolso en otro tablet más sólido).

Montadito de tablet
Si el iPad fuese un plato del menú habitual en un bar, el Archos 7 Home Tablet sería como una tapa o un montadito. Es decir, una ración mucho menos generosa y habitualmente con ingredientes menos selectos. No tanto por el tamaño de la pantalla, pues sus 7 pulgadas de diagonal no están nada mal, como por otros puntos de la hoja técnica del equipo (algo que queda claramente reflejado en el precio).

Claro que tampoco hace falta citar el equipo de Apple para usar esta metáfora. No hay más que fijarse en todas las prestaciones que pierde este tablet asequible respecto a un producto anterior de la misma marca como el Archos 5 Internet Tablet. Para empezar, el almacenamiento integrado se queda en 2 u 8 GB, cuando el Archos 5 contaba como mínimo con 32 GB, e incluso había versiones con discos duros de plato magnético de 160 y 500 GB.

Además, conviene matizar las capacidades reales de almacenamiento. La versión de 2 GB, en realidad, proporciona 1 GB de espacio libre para guardar archivos. La cosa mejora en la versión de 8 GB, que brinda unos 7 GB reales para estos menesteres (aunque hay que pagar 30 euros más por el equipo, claro). Pero en ambos casos, para llevar encima una colección aceptable de películas es indispensable aprovechar la ranura para tarjetas microSD y microSDHC.

Algo similar sucede con el espacio destinado a instalar aplicaciones: apenas contamos con unos 30 MB. Algunos usuarios tendrán suficiente con esto, pero el tecnófilo que quiera aprovechar bien la tienda de aplicaciones se comerá el espacio más temprano que tarde, viéndose obligado a desinstalar unos programas para poder añadir otros.

Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El procesador del Archos 7 Home Tablet, un ARM 9 a 600 MHz, es algo menos potente que el de su predecesor de 5 pulgadas. Y la memoria RAM es justo la mitad (128 MB). Básicamente, la firma francesa ha recortado prestaciones por todos lados para conseguir reducir el precio al máximo. Tres cuartos de lo mismo pasa en la vertiente inalámbrica, donde la conexión Wi-Fi (802.11b/g) no cuenta con ningún otro estándar que le haga compañía.

Nada de módulo 3G para insertar una tarjeta SIM y conectarse a Internet en cualquier parte. Esto tampoco puede hacerlo el Archos 5, pero al menos sí que cuenta con Bluetooth (con la posibilidad de hacer "tethering" para aprovechar la conexión 3G de un teléfono móvil) y GPS. Quizás por eso se optó por el apellido Home Tablet al anunciar los Archos 7 y 8, en lugar del Internet Tablet que usan los modelos anteriores: en la práctica, sólo navegaremos por Internet aprovechando la red doméstica.

En cuanto al soporte para documentos ofimáticos, el equipo no trae ningún software preinstalado, pero sí que se pueden encontrar remedios en AppsLib. Al menos hay un par de lectores de PDF gratuitos, con un funcionamiento más que correcto y la posibilidad de rotar la visualización, y la plataforma OfficeSuite Viewer para documentos de Word, Excel y PowerPoint. Eso sí, sólo da soporte para lectura durante 30 días, a partir de los cuales hay que pagar una licencia de 10 euros.

A este respecto, comentar que pronto habrá una versión de Documents To Go para el Archos 7 Home Tablet disponible en AppsLib, por lo que al menos podremos abrir y leer este tipo de documentos sin pasar por caja (o por "root", anglicismo usado para referirse a la instalación de un firmware corregido por algún desarrollador desinteresado).

Internet a ratos
La señal Wi-Fi del Archos 7 Home Tablet es algo errática. No han sido pocas las ocasiones en las que hemos tenido que reiniciar manualmente la conexión a la red doméstica, ya estuviésemos usando el navegador web, la tienda AppsLib o el cliente de correo electrónico. Este último es sin duda el más problemático, especialmente cuando intentamos acceder a mensajes que contienen archivos adjuntos. Al menos, su proceso de configuración es muy sencillo, y se puede activar la recuperación automática de correo cada cinco minutos.

Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lástima que dicho cliente no sea capaz de importar los contactos de correo, algo que sólo podremos hacer descargando algún cliente alternativo, lo cual requiere la instalación previa de un fichero APK de Android en el dispositivo, como se explica (en perfecto inglés) en este wiki de ArchosFans. Con este apaño también podemos instalar un navegador web como Skyfire, que soluciona parcialmente la ausencia de soporte Flash en el que trae instalado por defecto el Archos 7 Home Tablet.

Foto: Quesabesde
La portada de QUESABESDE.COM vista con el navegador web del Archos 7 Home Tablet.

El navegador web por defecto es completamente incapaz de reproducir vídeos de YouTube, y como ya hemos comentando anteriormente, carece de gestos multitáctiles y auto-rotación por acelerómetro. Aparte de estas limitaciones, derivadas de la austeridad del hardware del equipo, al menos uno puede surfear la web con funciones habituales como seleccionar y copiar texto, la búsqueda de palabras dentro de la página o la apertura simultánea de varias páginas en ventanas.

Foto: Quesabesde
Varias páginas abiertas en ventanas en el navegador web.

La calidad de visionado es bastante correcta y el "scroll" se mueve a una velocidad aceptable. Su manejo, como pasa prácticamente en todas las aplicaciones del equipo, resulta algo tedioso y plagado de inconvenientes absurdos. Ya no es sólo que no haya zoom multigestual, es que ni siquiera han implementado un zoom por doble pulsación. Para más inri, los pulsadores virtuales de zoom no aparecen al tocar la pantalla, sino que tenemos que hacer un poco de "scroll" para convocarlos.

Foto: Quesabesde

Foto: Quesabesde
Proceso de selección de texto en el navegador web del Archos 7 Home Tablet.

Menos mal que el zoom trae consigo la redimensión automática de los párrafos para que podamos ver las líneas de texto enteras de un solo pantallazo. De lo contrario, tendríamos que estar siempre arrastrando el dedo hacia ambos lados, con la consecuente incomodidad que ello supone en una pantalla resistiva. Por el resto, el Archos 7 Home Tablet hace un aprovechamiento de Internet muy limitado.

Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Contemplando lo que trae el equipo de serie y el catálogo oficial de descargas, no existen aplicaciones oficiales para redes sociales tan populares como Facebook o YouTube, aunque sí hay algún que otro cliente desarrollado por terceros para Twitter y plataformas de mensajería instantánea. Es lícito que Archos quiera controlar qué podemos instalar y qué no en su tablet, pero lo cierto es que las poco más de mil aplicaciones disponibles en AppsLib son un chiste en comparación con Android Market (a la que el equipo no puede acceder de forma oficial).

Sacando pecho en los vídeos
El Archos 7 Home Tablet no es ninguna joya multimedia. Los videojuegos son básicos, no hay sintonizador de radio FM (el Archos 5 lleva además transmisor FM, por rescatar de nuevo la comparación) y no tiene salida para televisión. Pero la reproducción de vídeo es el apartado en el que mejor se desenvuelve. Para empezar, podemos volcar vídeos de distinta procedencia con relativa tranquilidad, ya que goza de una compatibilidad bastante amplia (AVI, MP4, MOV, FLV e incluso MKV).

Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lo de la alta definición hay que ponerlo entre comillas. Es cierto que el equipo admite vídeos a 720p, pero no los muestra con dicha resolución porque, sencillamente, no hay píxeles suficientes en pantalla. Pero teniendo en cuenta el tamaño del panel, la definición es más que satisfactoria, y la tasa de fotogramas no se resiente aunque reproduzcamos películas o cortos de animación en 3D. Además, uno puede reproducir vídeos descargados de YouTube o grabados con el móvil, sin pasar por un programa conversor.

Foto: Quesabesde
Interfaz del reproductor musical.

La parte del audio está bien resuelta con una salida de auriculares de 3,5 milímetros y una pareja de altavoces estéreo bastante resultona. No son un derroche de calidad, pero su potencia nos permite usar el Archos 7 Home Tablet como reproductor musical de escritorio, amplificando canciones y clips de sonido en MP3, WMA, WAV, AAC, APE, OGG y FLAC.

Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En el capítulo de los videojuegos no podemos pedirle al equipo gran cosa. La falta de acelerómetro y de posibilidades multigestuales ya lo limita mucho en el sistema de control, y en cualquier caso el nivel gráfico de los juegos disponibles en AppsLib es de la época de los 8 bits. Hay mucho puzzle y mucho título de estrategia, pero los arcades, los simuladores de carreras o los juegos de acción brillan por su ausencia.

Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por último, conviene hacer una mención especial de Aldiko, la antes mencionada aplicación para eBooks. La pantalla no ofrece las ventajas de la tinta electrónica, pero en esta aplicación podemos rotar la interfaz para sostener el Archos 7 Home Tablet en una posición mucho más cómoda.

Foto: Quesabesde
La interfaz con estanterías virtuales de Aldiko y los distintos catálogos gratuitos a los que podemos acceder.

Además, a través de ella podemos descargar cientos de clásicos de la literatura sin pagar nada, y también podemos usar Aldiko para abrir cualquier libro (o cómic) en formato EPUB, un estándar que se va imponiendo poco a poco como la referencia para estos menesteres.

La autonomía, con permiso del Wi-Fi
El Archos 7 Home Tablet ofrece dos vertientes distintas a la hora de sobrevivir lejos del cargador. La mejor de ellas se produce, como no podía ser de otra forma, cuando no aprovechamos la conexión Wi-Fi. En este modo, las 7 horas de reproducción de vídeo o 42 horas de música que cita Archos en la página oficial del producto son bastante fieles a la realidad.

Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si activamos el Wi-Fi y configuramos el Push Email para que revise el correo cada cinco minutos, la autonomía se queda más o menos en la misma que suele disfrutar un smartphone avanzado: unas 24 horas. Seguramente serían más si no fuese por los constantes encendidos automáticos de pantalla, pero qué se le va a hacer.

Demasiados renglones torcidos
Dentro de su sector, el Archos 7 Home Tablet es un producto realmente barato. Pero su desempeño deja mucho que desear. Dejando a un lado el mundo de las modificaciones de software, sólo se comporta de forma decente en la reproducción multimedia, mientras que la inmensa mayoría del resto de sus funciones son para echarles de comer aparte, si se nos permite la expresión.

Archos 7 Home Tablet
Archos 7 Home Tablet
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Podemos usarlo como equipo adicional de escritorio para escuchar música o gestionar por separado una cuenta de correo electrónico. O llevárnoslo en un largo viaje de avión, bus o tren para ver dos o tres películas durante el trayecto y sin que la batería se agote. Para casi todo lo demás, su rendimiento es sencillamente decepcionante. Pensar en él como un iPad "killer" es un chiste, y de los malos.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar