Crónica

Cuatro fotoperiodistas y más de mil palabras

 
13
FEB 2013
Eduardo Parra   |  Madrid

Aunque el horario en la invitación marcaba el comienzo de la tertulia a las ocho de la tarde, pasaban ya bastantes minutos de las nueve cuando la pantalla gigante que colgaba sobre el escenario del Teatro Caser Calderón comenzó a proyectar la imagen de Enrique Meneses. O mejor dicho: las imágenes que este madrileño tomó a lo largo de su dilatada carrera. Recientemente fallecido, recordar al maestro de los fotoperiodistas era inevitable si de hablar de fotoperiodismo versaba la noche.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Sentados en sofás y butacas y de izquierda a derecha: Bauluz, Aranda, Moleres y Rodríguez.

Bauluz: "Ahora tenemos el síndrome del chimpancé, que es hacer la foto e inmediatamente mirar la pantalla"

"Havana 7. Historias que cuentan" se inauguró ayer en lo que se espera sea un ciclo de "citas temáticas" que buscan homenajear a los contadores de historias y profesionales de la comunicación y la cultura. La primera de estas citas tuvo como tema el fotoperiodismo, y para hablar de ello el escenario acogió nada menos que al póquer de ases formado por Javier Bauluz, Samuel Aranda, Fernando Moleres y Alfons Rodríguez.

Aunque a nadie se le escapó anoche que el fotoperiodismo patrio no pasa por su mejor momento, todos los ponentes estuvieron de acuerdo en culpar de la situación del fotoperiodismo en España a los medios de comunicación. Hubo unanimidad en señalar que los fotoperiodistas españoles son buenos a pesar de España, y se denunció que trabajan para medios extranjeros porque aquí no tienen apoyo (menos aún con la crisis de por medio).

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Aranda atiende a las explicaciones de Bauluz.

Alfons Rodríguez dijo que la época actual es "la mejor para hacer periodismo", ya que ahora tenemos los mejores medios y facilidades. "El problema es que nadie quiere pagar por eso." Se puede hacer fotoperiodismo de calidad pero no vivir de él", sentenció. "Nunca ha habido tantos fotoperiodistas y tan buenos como ahora", afirmó Moleres, recientemente premiado con el Tim Hetherington Grant por su conocido trabajo en Sierra Leona, "pero su trabajo no se ve, no se publica."

Aranda: "Ganar un premio no sirve para que te den trabajo, porque a mí en España no me han ofrecido nada"

En plena revolución digital los ponentes quisieron mojarse acerca de lo que ha significado la tecnología para el fotoperiodismo. "Nosotros somos una ventana", explicó Bauluz, "y en realidad da igual que la ventana sea de madera o de aluminio [...] el problema es que ahora tenemos el síndrome del chimpancé, que es hacer la foto e inmediatamente mirar la pantalla." ¿Y qué hay de la manipulación?, preguntó el moderador. ¿Es Photoshop un problema? Para Bauluz "Photoshop no es malo, es malo el mal uso del mismo." Para Rodríguez "es la cubeta y la ampliadora que usaba Bresson".

Con un World Press Photo y un Pulitzer en la sala sacar los premios a colación era inevitable. "Los premios sirven para que te dejen hablar", afirmó el Pulitzer de 1995 Bauluz, "pero no para que te den trabajo, porque a mí en España no me han ofrecido nada", replicó el último World Press Photo Aranda con cierto pesar. "Sin embargo -prosiguió- te abren puertas a otras instituciones y a otro tipo de trabajos."

Y es que una de las quejas que se puso sobre la mesa es, precisamente, la monotonía que hay a la hora de hablar de fotoperiodismo: "Sólo hay drama", se dijo. "Es evidente que en los medios abunda lo trágico y dramático", afirmó Moleres, "pero ocurre que los reportajes positivos no se publican, por eso parece que sólo se fotografía el drama." Y no es ese drama plato de buen gusto para los profesionales. Para Rodríguez: "La cámara o la grabadora o una libreta son un escudo. Yo no puedo cambiar la realidad, pero sí denunciarla para que los que pueden lo hagan."

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Aranda junto a Moleres.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar